Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'TALLÓN, José Sebastián' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
TALLÓN, José Sebastián
Escritor argentino. 1904-1954. Nació y falleció en Buenos Aires. Fue dibujante, caricaturista, pintor, músico y poeta infantil.

TallonTorresN.jpg
Las torres de Nuremberg
(1927)
Buenos Aires: Kapelusz, 1962; 90 pp.; ilust. del mismo autor y de Fernando Colombo. Nueva edición en Buenos Aires: Colihue, 1995; 96 pp.; ISBN: 950-581-548-4.
9 años: lectores niños.
Poesía.
El autor explica en el primer poema que no habla de Nuremberg, «la ciudad fabulosa de Alemania», sino de una imaginaria Nuremberg que representa para él la ciudad de los primeros años de la infancia. Divide su libro en tres partes: «Las torres de Nuremberg», «El sapito Glo Glo Glo y otras canciones», «La cápsula de fusil y otros cuentos y canciones». En total hay treinta y seis poemas de distinta clase: adivinanzas, canciones, romancillos, pequeños cuentos versificados...
Sobresale la mirada de asombro del autor, que sabe descubrir la belleza de las cosas más sencillas, y, sobre todo, su capacidad para reflejar los sentimientos del niño y expresarlos con claridad y musicalidad, desde distintas perspectivas.

Como desde fuera del chico lo hace, por ejemplo, en Canción del niño que vuela:

«El niño dormido está / ¡y qué sueño está soñando! / ¿Qué sueña? Sueña que vuela. / ¡Qué bien se vuela soñando!

Abre los brazos, los mueve / como un ave, y va volando... / ¿Qué sueña? Que no es un sueño. / ¡Qué bien se sueña volando!

En la cuna quieto está. / Pero sonríe, soñando. / ¿Qué sueña? Que vuela, vuela. / ¡Qué bien se vuela soñando!»

Como desde dentro del chico se coloca en Canción de las preguntas:

«¿Por qué no puedo acordarme / del instante en que me duermo? / ¿Por qué nadie puede estar / sin pensar nada un momento?

¿Por qué si no sé qué dice / la música, la comprendo? / ¿Quién vio crecer una planta? / ¿A qué altura empieza el cielo?

¿Por qué a veces necesito / recordar algo y no puedo, / y después, cuando me olvido / que lo olvidé, lo recuerdo?

¿De qué color es la luna? / ¿Por qué no hay ángeles negros? / ¿Por qué no puedo correr / cuando me corren en sueños?

¿Por qué hay gallinas que cantan / como los gallos? ¿Y es cierto / que hay relojes que se paran / cuando se mueren sus dueños?

Y el pelo ¿cómo nos crece? / ¿por cuál de sus dos extremos? / Y los peces, cuando duermen, ¿tienen los ojos abiertos?...»

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo