Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'FINN GARNER, James' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FINN GARNER, James
Escritor norteamericano. 1960-. Nació en Detroit. Se graduó en la Universidad de Michigan. Tuvo distintos trabajos antes de ser colaborador en varias publicaciones y dedicarse a escribir. Actualmente vive en Chicago.

FinnGarnerCIPC.JPG
Cuentos infantiles políticamente correctos
(Politically Correct Bedtime Stories, 1995)
Tres libros: Cuentos infantiles políticamente correctos (Politically Correct Bedtime Stories, 1995), Cuentos navideños políticamente correctos (Politically Correct Holiday Stories, 1995), Más cuentos infantiles políticamente correctos (Once upon a More Enlightened Time, 1996). Barcelona: Circe, 1998 8ª impr., 1997 y 1997 3ª impr.; 149, 158 y 136 pp.; trad. de Gian Castelli Gair; ISBN: 84-7765-114-0, 84-7765-140-X, 84-7765-128-0. Últimas ediciones en 2001, 2010, 2006.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Fantasía.
En el primer libro, versiones de Caperucita Roja, Los Tres cerditos, El enano saltarín, Cenicienta, y más cuentos clásicos. En el segundo, de El Cascanueces y Cuento de Navidad, entre otros. En el tercero, de La princesa y el guisante, La liebre y la tortuga, El gato con botas, y varias fábulas y relatos tradicionales conocidos.
Si las recopilaciones de cuentos clásicos no suelen ir destinadas a los niños o los jóvenes sino a los adultos, que pueden encontrar en ellos la fuente que puede nutrir sus narraciones orales, más aún estas reescrituras de los cuentos de siempre que cambian su intencionalidad. Finn Garner se dirige a un lector-cómplice, que ya conoce los argumentos y que está familiarizado con mucha jerga de la época, para introducirlo en un juego intelectual de paralelismos y contrastes, con un propósito «educativo» que ironiza sobre algunas líneas del actual pensamiento dominante: entre otras cosas, afirma que sus cuentos quieren ayudar a evitar prejuicios sexistas y a conseguir una «imaginación progresivamente justa».

Consigue su propósito pues algunas ridículas susceptibilidades y eufemismos frecuentemente manejados son reducidos al absurdo con golpes de apabullante hilaridad. El patito feo es ahora «el patito que logró verse juzgado por sus propios méritos y no por su aspecto personal»; los ángeles son «intercesores extradimensionales»; La bella durmiente es «La persona durmiente de belleza superior a la media» —el narrador indica que era una mujer «inteligente, compasiva y autocultivada» pero que señalar «hasta qué punto era o no asimismo físicamente atractiva es algo que carece aquí de importancia y que dependería únicamente del modelo de belleza de cada uno»—. O, por ejemplo, así comienza Rapunzel: «Érase una vez un calderero económicamente desfavorecido que vivía con su mujer. Su falta de bienestar material no debe dar a entender que el conjunto de los caldereros formen un grupo económicamente marginado, ni que, de ser así, merezcan sufrir dicha condición»...

En general se ha de decir que si esta forma de humor logra muchas frases y momentos felices puede llegar a cansar: a veces parece que sería mejor más contención o, quizás, la cuestión está en que un libro así no ha de leerse de un tirón sino poco a poco. Luego, el que los relatos gusten o no depende de la conexión particular que tenga el lector con el tipo de bromas: por ejemplo, a un corredor le puede hacer especial gracia una versión de La liebre y la tortuga donde se dice que «la tortuga avanzaba poco a poco, cuidando de mantener estable el nivel de sus fluidos corporales mediante la ingesta de líquidos isotónicos a lo largo del trayecto»; y no le sorprenderá saber que, cuando al final de la carrera, le hicieron análisis de orina, se descubrió que «usaba y abusaba poderosamente de los esteroides, aunque ella defendió que en realidad se debía a los efectos secundarios del tratamiento contra el asma al que se hallaba sometida».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo