Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'GÁNDARA, Alejandro' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GÁNDARA, Alejandro
Escritor español. 1957-. Nació en Santander. Profesor de Sociología en la Universidad. Traductor. Articulista. Autor de varias novelas.

El final del cielo
(1990)
Madrid: Siruela, 1997, 3ª ed.; 175 pp.; col. Las Tres Edades; ISBN: 84-7844-377-0.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria.
Un escritor separado de su mujer se dispone a pasar un fin de semana con sus hijos, Totó y Carlota. Los lleva de paseo en avioneta, pero tienen un accidente, el piloto muere y el escritor y sus hijos tienen que sobrevivir durante unos días en las montañas. En ese tiempo, y al hilo de las dificultades a las que deben enfrentarse, el escritor-narrador reflexiona sobre sus carencias como padre...
Relato con un punto de partida semejante al de El hacha, de Gary PAULSEN. Tiene calidad, está bien trabado, la tensión se mantiene, y las disquisiciones del narrador son las justas aunque van más dirigidas a los padres que a los chicos. Cuando ha de hacer frente a la situación, el protagonista declara que «tenía miedo al miedo de los niños. Y tenía miedo de que vieran mi miedo»; que le asusta su hija Carlota, pues «tiene un talento especial, como su madre, para ver la debilidad, sobre todo cuando es mía». Ésta es una de las cuestiones que se trata con agudeza: las mentiras a sí mismos de padres que son conscientes de su incoherencia y de su falta de generosidad con los hijos.

A lo largo de sus penalidades, el «pobre tipo» reconoce que su trabajo siempre ha sido su refugio: «Lo único que he hecho en mi vida es esconderme de ellos con el pretexto de que tenía que escribir o hacer cualquier otro trabajo. [...] Mi propia familia se fue convirtiendo también en una fiera de la que tenía que escapar, que me daba miedo». En un momento dado, intenta explicar a sus hijos que es normal que la gente mayor se separe, dice, «y eso, además, no tiene nada que ver con los hijos», les aclara. Nadie responde a tal incoherencia, pero es reveladora una confesión explícita: «Yo nunca he sabido jugar con nadie, ni querer, ni ninguna otra cosa que no fuera estar metido en mi despacho».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo