Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'ALEIXANDRE, Marilar' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ALEIXANDRE, Marilar
Escritora española. 1947-. Nació en Madrid. Doctora en Biología. Profesora de universidad. Autora de varios libros infantiles y juveniles.

AleixandreExpePac.JPG
La Expedición del Pacífico
(A Expedición do Pacífico, 1994)
Madrid: Anaya, 1996; 187 pp.; col. Tus Libros; ilust. de Tino Gatagán; apéndice de Constantino Bértolo y Begoña González; ISBN: 84-207-7522-3.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Aventura.
Año 1862. Ocho naturalistas embarcan rumbo a Sudamérica. Emilia Goianes, una chica de trece años cuyo hermano es uno de los científicos, se introduce como polizón en la goleta Resolución, y, disfrazada de chico, termina participando en todos los trabajos de campo y en todas las penalidades de la expedición. Ella misma es la narradora del viaje.
Contra el fondo del paisaje político de la España de la época, la autora construye sabiamente una trama verniana en la que, tomando pie de una expedición real, integra con naturalidad descripciones científicas precisas y bien dosificadas, y da unas acertadas pinceladas sobre la transición hacia la madurez de la protagonista. Van sucediéndose enfrentamientos de los científicos con los mandos militares de los barcos, reivindicaciones feministas ajustadas a las circunstancias históricas, dificultades propias del trabajo, encuentros con otros científicos y otras expediciones, problemas económicos que permiten afirmar que «nunca una expedición tan mísera descendió el Amazonas»... El vocabulario está medido y el estilo ha sido definido como impresionista descriptivo: son magníficas, por ejemplo, las descripciones de la selva tropical, o de la tormenta en alta mar, cuando «el temor se mezclaba con la emoción de estar viviendo una aventura», como podría decir CONRAD. La novela refleja el admirable trabajo de los científicos decimonónicos para describir y comparar miles de especies, enfocado a veces con entusiasmo casi religioso: en la lápida de uno de los componentes de la expedición únicamente se dirá que «la ciencia fue su único empeño». Pero el amor de Emilia y el botánico Diego Vargas prueba de sobra que la ciencia no lo abarca ni lo mide todo, que hay dimensiones de la vida que no se pueden someter a observaciones y experimentos controlables.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo