Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'AMARGO, Pablo' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
AMARGO, Pablo
Ilustrador español. 1971-. Nació en Oviedo. Licenciado en Bellas Artes. Ha trabajado en publicidad y en ilustración de libros desde 1996.

AmargoAbrilResd2.jpg
Resdán
(2000)
Texto de Paco Abril. Madrid: Everest, 2000; 31 pp.; col. Rascacielos; ISBN: 84-241-7979-X.
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
Andrés es un chico harto de que se rían y le riñan por sus torpezas. Sin embargo, «dibujando se olvidaba de todo». Y un día dibuja «un ser rabioso, protestón, pegón, chillón y miedoso, con una espina clavada en la garganta, un aparato en los dientes y patas de pato». El monstruo cobra vida: «Soy tu monstruo, el que vive dentro de ti». Andrés lo llama, por tanto, Resdán.
De una cuidadosa planificación, donde se ha pensado la composición de cada doble página de acuerdo con el texto, ha nacido un álbum ilustrado compuesto con colores fríos, motivos geométricos y tramas planas. El ilustrador confiesa influencias muy distintas en su trabajo —nuevo realismo americano, cine, cómic, tendencias últimas del diseño gráfico...—, lo que como resultado da una estética distinta de las habituales en los productos masivos dirigidos a chicos. Contrasta la expresividad de Resdán con la falta de vida de un Andrés acomplejado.

El argumento vuelve a un tema común a muchos relatos: chicos con problemas que buscan superar la soledad recurriendo a un amigo imaginario, y que buscan refugio en una ocupación en la que se sienten cómodos, en este caso el dibujo. Andrés da el primer paso para controlar mejor sus temores: reconocerlos y hacerlos salir de sí mismo. El álbum sirve y atrae también a los adultos: el texto los puede hacer consciente de las necesidades afectivas del niño, y las ilustraciones contienen numerosos guiños cultos que no estorban ni resultan pedantes.
Otros álbumes: Casualidad, de Pepe Monteserín.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo