Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'BARKLEM, Jill' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BARKLEM, Jill
Escritora inglesa cuyo nombre real era Gillian Gaze. 1951-2017. Nació en Epping. Una enfermedad infantil le permitió dedicar tiempo al dibujo. Se graduó en Ilustración y puso imágenes a biblias infantiles. Se hizo famosa por sus libros sobre El seto de las zarzas (Brambly Hedge). Falleció en Londres.

BarklemSetoZarzas2.jpg
Las cuatro estaciones de El seto de las zarzas y otras historias
(1980)
Barcelona: Noguer, 2010; 248 pp.: trad. de Margarida Trias; ISBN: 978-84-279-0112-4;  abajo se dan datos de nuevas ediciones de distintas historias que se incluyen en este volumen.
6 años: primeros lectores.
Álbumes ilustrados.
El seto de las zarzas es el lugar donde vive una colonia de ratones. El libro contiene Cuento de primavera (Spring Story, 1980), que trata de la fiesta de cumpleaños de Fermín Largacola; Cuento de verano (Sumer Story, 1980), que habla de la boda del señor Polvareda y Amapola Buendía; Cuento de otoño (Autumn Story, 1980), que narra cómo se pierde la ratoncita Hortensia y todos salen en su busca; Cuento de invierno (Winter Story, 1980), sobre la organización de un Baile de la Nieve; La escalera secreta (The Secret Staircase, 1983), un descubrimiento que hacen Fermín y Hortensia en el Palacio del Viejo Roble; Las montañas altas (The High Hills, 1986), una expedición a las montañas, para llevar mantas a unos campesinos, a la que se incorpora Fermín; Cuento de mar (Sea Story, 1990), una expedición, río abajo, hasta el mar, a la que van varios protagonistas de cuentos previos; Los bebés de Amapola (Poppy’s Babies, 1994), donde los ratones preparan, por sorpresa, una casa para que vivan Amapola, el señor Polvareda y sus bebés.
Relatos amables con un parecido buscado, en tono y en las ilustraciones, a los cuentos de Beatrix POTTER. Los argumentos no tienen la agudeza de los relatos de Potter pero son simpáticos. Las ilustraciones son extraordinariamente ricas y detalladas: hay muchas imágenes sencillas pero, lo que más llama la atención, son las grandes que presentan escenas de salones enormes o de despensas repletas, o de actividades como banquetes en los que participan muchos personajes, o, en especial, las que muestran cortes transversales de árboles o cuevas en las que se ven pisos y estancias de toda clase.

El prólogo de la autora explica cómo empezó, concibió y realizó sus relatos. Pensó en un mundo de ratones cuya vida fuera una colección de meriendas, reuniones, fiestas y salidas; buscó darle una cierta coherencia, para lo que eliminó conceptos humanos y se inventó un sistema de medición en el que las longitudes se basaban en colas y patas, los pesos en bellotas y granos de trigo, el tiempo en relojes de sol, de vela y de agua; luego se preocupó de que cada flor tuviera el número preciso de pétalos y que creciera en el lugar adecuado; en definitiva, intentó que todo lo que hicieran los ratones fuera más o menos creíble.
La edición que cito tiene formato rectangular y tamaño relativamente grande, lo que sirve para apreciar mejor las ilustraciones grandes. Los libros originales, cada uno con un cuento, eran más pequeños y de formato cuadrado, tal como lo son unas nuevas ediciones de 2018: Cuento de verano, Cuento de primavera, Cuento de otoño, Cuento de invierno, en Barcelona: Blackie Books, 32 pp.; col. Blackie Little; trad. de Jorge de Cascante; ISBN: 
978-8417059941, 978-8417059927, 978-8417059880 y 978-8417059903.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo