Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del libro 'Cenicienta o el zapatito de cristal' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Perrault-Rack-Cenic02.jpg
Ilust. de Arthur Rackham.
Cenicienta o el zapatito de cristal
(Cendrillon ou la petite pantoufle de verre, 1697)
6 años: primeros lectores.
Narrativa: Fantasía.
Un hombre con una hija de «dulzura y bondad sin igual» se casa en segundas nupcias con una mujer que tiene dos hijas. Las tres nuevas mujeres de la casa maltratan a la primera, encargándole las tareas peores, obligándola a dormir en un desván y a sentarse en un rincón de la chimenea junto a las cenizas, de ahí su nombre. Cuando el hijo del Rey da un baile y a ella no la dejan ir, un encantamiento que hará su Madrina lo hará posible: la condición será que antes de que suenen las doce campanadas esté de vuelta en casa. Ya en la fiesta el príncipe quedará prendado de la belleza de Cenicienta, que huye antes de las doce. Esto se repetirá una segunda vez pero, en esta ocasión, en la huida se dejará el zapato de cristal, que servirá para que termine bien la posterior búsqueda del príncipe.
Quizá sea Cenicienta el más popular de los cuentos clásicos. Perrault introduce algunas pequeñas variantes en el argumento y en el modo de contar la historia respecto a versiones anteriores. Su ironía de cortesano resabiado asoma en que, después de sacar la primera moraleja acerca de que lo primero son siempre la bondad y la gentileza, obtiene una segunda: que sin padrinos no hay nada que hacer en la vida. Lo cierto es que no necesitamos esta clase de cuento para esa conclusión y, por eso, lo que al final ha quedado es el núcleo de la historia: el daño que hace la envidia, el reconocimiento de cuál es la verdadera belleza —que se oculta debajo de las cenizas— pues se nos dice que Cenicienta «era tan buena como hermosa» y por eso perdona a sus hermanas. En este caso la versión de los hermanos GRIMM será diferente: aunque también en ella la hermosura exterior funciona como metáfora de la belleza interior, el castigo final que tendrán las hermanastras será realmente cruel.

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo