Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del libro 'Historia de Lafcadio, el león que devolvió el disparo' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
SilversteinLeocadio.jpg
Historia de Lafcadio, el león que devolvió el disparo
(Lafcadio, the Lion who Shot Back, 1963)
Barcelona: Lumen, 1992; 106 pp.; ilust. del autor; trad. de Víctor Pozanco; ISBN: 84-264-3663-3. Nueva edición, titulada Leocadio, un león de armas tomar, en Pontevedra: Kalandraka, 2016; 112 pp.; col. Libros para soñar; trad. de Miguel Azaola;  ISBN: 978-8484642756. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
«Y ahora, niños, vuestro tío Shelby os va a contar una historia de un león muy raro, el león más raro que he conocido». Así comienza este relato sobre un león sin nombre que no sólo no huye cuando llegan los cazadores, sino que hace frente a uno, lo devora, le coge su escopeta, aprende a disparar hasta llegar a ser el mejor tirador del mundo, nada menos. «¿Y cómo se las apañaba el león para la munición? Pues cada vez que se quedaba sin balas salía a comerse a otro cazador, se quedaba con sus balas y volvía a practicar». A partir de entonces, el león devolvía los disparos a los cazadores «hasta que dejaron de aparecer hombres por la selva. Y todo era paz y tranquilidad. Y todos los leones estaban rollizos y eran felices. Y todos tenían alfombras de cazadores». Hasta que un día, en vez de un cazador, llegó el dueño de un circo que, con la promesa de convertirle en el león más grande de la historia, se lo llevó a un hotel, al peluquero, le puso de nombre Lafcadio, y lo hizo viajar por todas partes, firmando autógrafos. «Y dejó de comerse las cartas de los restaurantes. Y aprendió a llevar trajes oscuros y camisas blancas con cuello de botón y trajes marrones con camisas de seda. Y siempre llevaba la cola recogida y sólo la dejaba colgando si se le olvidaba o si se había tomado demasiados batidos». Lafcadio hace gimnasia, patina, anda en bicicleta, toca la guitarra... Pero, rico y famoso, no está satisfecho...

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo