Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de julio de 2018 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
sábado, 21 de julio de 2018

He actualizado los enlaces que remiten a sus obras originales y he modificado un poco las voces de Henry Van Dyke, Joseph Jacobs y Thomas Bewick.

Enviar Imprimir
viernes, 20 de julio de 2018

Uno de los motivos por los que me interesó mucho el Breviario de saberes inútiles es que Simon Leys es un buen conocedor de Chesterton. En ese libro tiene un artículo titulado «Chesterton, el poeta que baila con cien piernas», expresión del mismo Chesterton en una entrevista para referirse a Domingo, el protagonista de El hombre que fue jueves y que se refiere a la dificultad de mantener enfocada su imagen para poder hacer un buen retrato suyo.

Habla de que Chesterton era un poeta como son poetas los niños: «el don del poeta (que es también el don del niño) es la capacidad para conectar con el mundo real para mirar las cosas embelesado». Explica cuánto valoraba Chesterton lo que puede hacer un aficionado frente a un profesional pues, de acuerdo con un principio básico de la estética clásica china, en la que Leys es especialista, puedes ser profesional si eres abogado, sepulturero, dentista, etc., pero no si eres poeta, marido o esposa, padre o madre... Recuerda la precisión de los análisis chestertonianos, lo certeras que se han demostrado sus advertencias proféticas, la pertinencia que siguen teniendo muchos comentarios suyos frente a los que hicieron la mayoría de sus contemporáneos. Termina, con acierto, apuntando cómo «su abrumador sentimiento de asombro y gratitud precedió en muchos años a su conversión religiosa».

Me gustó también leer a Leys, en un artículo titulado «Joseph Conrad y “El agente secreto”», lo sorprendente que resulta que Conrad y Chesterton no tuvieran nunca ningún trato ni se mencionasen mutuamente (salvo una referencia ocasional en una carta de Conrad, dato que yo no tenía). Es una consideración que no escribí en Gramática de la gratitud —donde sí señalé qué curioso es que nunca tratase sobre Dostoievski—, porque me había referido a ella en Formas de la felicidad: la única conexión que yo conocía era que, cuando Chesterton falleció, la viuda de Conrad le escribió a la de Chesterton diciéndole que a su marido le hubiera gustado conocerle. Apunta Leys que si Chesterton se caracteriza por una «alegría solar», en su obra en general y en El hombre que fue jueves en particular, Conrad «en cuanto se aleja del mar se sumerge en una negra angustia (¿acaso no había observado él mismo que la paz de Dios, ese dios en el que no creía por otra parte, no comienza más que en alta mar a mil leguas de tierra firme?); El agente secreto se desarrolla íntegramente en Londres, megalópolis monstruosa, opresiva y crepuscular. El mar es allí invisible y, en la época, sus lectores no se lo perdonaron».

Simon Leys. «Chesterton, el poeta que baila con cien piernas» (Chesterton: The Poet Who Dances With a Hundred Legs, 1997) y «Joseph Conrad y “El agente secreto”» (Joseph Conrad et L’Agent secret, 2011), Breviario de saberes inútiles. Ensayos sobre sabiduría en China y literatura occidental (The Hall of Uselessness, 2011). Barcelona: Acantilado, 2016; 592 pp.; trad. de José Manuel Álvarez-Flórez y José Ramón Monreal; ISBN: 978-84-16748-07-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ConningtonAseLaberinto.jpg
jueves, 19 de julio de 2018

J. J. Connington, seudónimo del escocés Alfred Walter Stewart, es autor de la novela policiaca Asesinato en el laberinto, se dice que la mejor de las suyas. Al comienzo se presentan los tres hermanos Shandon —Neville, un abogado, su gemelo Roger, un hombre de negocios, y el diletante Ernest— y sus sobrinos. Luego aparecen asesinados los dos primeros, con un dardo que llevaba curare, en el interior del laberinto vegetal de la finca familiar. El jefe de policía, sir Clinton Driffield, junto con su ayudante Wendover, inicia los interrogatorios.

Relato de lo más clásico. Sir Clinton es un hombre seguro de sí mismo —aunque a veces se lamente de que es «una pena que Sherlock no esté aquí»—, que sabe a dónde ha de llegar desde el comienzo, mientras que su ayudante le acosa con preguntas y avanza posibles soluciones, todas equivocadas. Así, cuando Wendover inicia un diálogo: «¿Piensas que...?», el detective interrumpe inmediatamente: «Nunca. Va en contra de mis principios más estrictos». Su espíritu, asegura, es tener la mente siempre abierta y no asumir prejuicios y, llegado el momento, le aclarará: «a veces la mente humana está hecha para asumir conexiones que no existen en la naturaleza, no sé si me sigues».

J. J. Connington. Asesinato en el laberinto (Murder in the Maze, 1927). Madrid: Siruela, 2018; 264 pp.; col. Biblioteca de Clásicos policiacos; trad. de Esther Cruz Santaella; ISBN: 978-84-17308-01-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
VarleyGraciasT.jpg
miércoles, 18 de julio de 2018

He reunido en esta sección temática varios álbumes que se acercan al tema de la muerte y a ellos habría que añadir los que cito al principio de la nota Álbumes de abuelos. Un primer punto es que, aunque a los adultos este asunto suele interesarnos, pues todos nos damos cuenta de lo difícil que puede ser explicarlo a un niño cuando le toca de cerca, creo que no es adecuado acercarse a él utilizando los libros en plan píldoras medicinales y muchos recurren así a estos álbumes. Un segundo punto es que, aunque los álbumes que incluyo tengan cualidades indudables —por eso los cito—, ninguno me parece satisfactorio debido a la misma simplicidad con la que han de abordar el tema. En esta selección de relatos se toca la cuestión con más extensión, de distintas formas y con más matices. Hecha esta introducción, dos álbumes más.

En La gota de agua, de Inés Castel-Branco, que hila ideas de Raimon Panikkar, se plantea el destino de la vida humana como el de una gota de agua: una persona cuando muere es como una gota que cae al mar, que no desaparece sino que se une a todas las demás y deja de existir como gota. Las observaciones que se van haciendo, que no forman una narración, van acompañadas de imágenes sugerentes y, al final del álbum, de algunas explicaciones en las que se habla de la fuerza de la metáfora y de no renunciar al misterio de la muerte. Con todo, para mí y creo que para muchos, resultan insatisfactorios tanto la destrucción final de la propia personalidad que propone el budismo como el cielo hindú donde cada uno será el otro... 

Otro relato es Gracias tejón, de Susan Varley, un gran álbum de hace tiempo que se ha vuelto a publicar recientemente. Un tejón —como el de El viento en los sauces porque tiene un talante parecido y porque sus mejores amigos son Topo y Rana, además de que los dibujos son como los de Sheppard—, ve que se va a morir y se despide de sus amigos antes de irse «por la Gran Madriguera abajo». Sus amigos se quedan tristes pero encuentran cierto consuelo en los recuerdos. Además, y esto está especialmente bien planteado, al final, el narrador dice que Topo caminaba por donde había visto a Tejón por última vez y sigue: «“Gracias, Tejón..”, dijo con suavidad, creyendo que Tejón le oiría. Y, en cierto modo, Tejón le oyó». La narración se cuenta con dos o tres ilustraciones cada doble página, una que ocupa página completa, y otras dos pequeñas en la misma página en la que van las palabras del relato.

Inés Castel-Branco. La gota de agua (2018). Ideas de Raimon Panikkar. Barcelona: Akiara, 2018; 48 pp.; ISBN: 978-8417440046. [Vista del álbum en amazon.es]
Susan Varley. Gracias, Tejón (Badger’s parting gifts, 1984). Madrid: Altea, 1988; 26 pp.; trad. de Juan R. Azaola; ISBN: 84-372-6601-7. Nueva edición en Madrid: Los cuatro azules, 2017; ISBN: 978-8494724527. [
Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
EstradaVenturaNinaAnton.jpg
martes, 17 de julio de 2018

Nina y Antón, de Alejandra Estrada y Antonio Ventura, es un álbum que presenta la relación entre una niña y su gato: mientras la niña hace y dice cosas cuando lee un cuento, el gato se mueve a su alrededor y, mentalmente, hace sus observaciones. La minihistoria es amable y se desarrolla sin énfasis alguno, tal como nos imaginamos que podría ser. Esto viene subrayado por los dibujos realistas, que tienen calidez, son sugerentes, y hacen simpáticos y cercanos a los personajes. Esta reseña, con algunas imágenes, presenta bien el atractivo del álbum.

Alejandra Estrada. Nina y Antón (2018). Texto de Antonio Ventura. Pontevedra: Kalandraka, 2018; 48 pp.; col. Libros para soñar; ISBN: 978-8484642947. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
BlackwoodDiaPerfecto.jpg
lunes, 16 de julio de 2018

Un día perfecto, de Freya Blackwood y Danny Parker, presenta una sucesión de escenas en las que vemos a una niña de unos seis o siete años, un niño algo menor, una niña más pequeña todavía, y un gato que participa en sus juegos y observa lo que ocurre. Los vemos desayunar, dibujar, hacer mejunjes, jugar en el campo, explorar, subirse a un árbol, jugar con el viento y volar una cometa..., hasta que se van a dormir. Es como si el álbum tratase de presentar una serie de momentos bonitos de la infancia, tal como los podría idealizar un adulto en sus recuerdos. Todo está contado con estupendos dibujos realistas realizados con lápiz y acrílicos.

Freya Blackwood. Un día perfecto (Perfect, 2015). Texto de Danny Parker. Barcelona: Patio, 2017; 32 pp.; trad. de Isabel de Miquel; ISBN: 978-84-16820-58-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
StevensonJekyllQuarello.jpg
sábado, 14 de julio de 2018

He actualizado los datos editoriales de Cuentos españoles de antaño, La leyenda de Sleepy Hollow y he puesto los datos de una nueva y espectacular edición de El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde.

Enviar Imprimir
KorczakDiarioGueto.jpg
viernes, 13 de julio de 2018

He leído, con interés pero no muy bien, Diario del gueto y otros escritos, de Janusz Korczak. Con interés porque la época y el autor lo merecen: estas páginas están escritas en pocos meses del comienzo de 1942, en el gueto de Varsovia, poco antes de que Korczak y los niños de su orfanato fueran enviados a morir a Treblinka; por otro lado, sus ideas pedagógicas y humanitarias no están formuladas en el vacío sino que tienen el respaldo de su fuerte compromiso personal. No muy bien porque, a pesar del estilo vivo de Korczak, seguir lo que cuenta requiere, más que otros textos parecidos, conocer sus referencias sociales, culturales y literarias mucho mejor que lo que yo las conozco. Esta reseña explica algo más el libro.

Janusz Korczak. Diario del gueto y otros escritos (Pamietnik i inne pisma z getta, 2012). Barcelona: Seix Barral, 2018; 369 pp.; col. Los Tres Mundos; trad. de Jerry Slawomirski y Anna Rubió Rodon; epílogo de Jacek Leociak; ISBN: 978-84-322-3342-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SzymbCorreoLiterario.jpg
jueves, 12 de julio de 2018

En Correo literario o cómo llegar a ser (o no llegar a ser) escritor se recuperan respuestas de Wisława Szymborska a personas que mandaban sus poemas o relatos originales a una revista en la que trabajaba como editora.

Es un libro muy rico, magnífico para cualquier aspirante a escritor, con abundantes sentencias irónicas contundentes pero también cordiales. Algunas están en este enlace y, en esta jugosa entrevista con la autora, hay explicaciones sobre el libro. 

Algunas de mis notas cortitas son estas:

—«Solo de lejos todas las personas parecen iguales. Un escritor, sin embargo, tiene que observar de cerca».

—«El mundo hay que volverlo a describir continuamente porque nunca es el de antes, aunque solo sea porque antes no estábamos nosotros».

—«Si queremos que nos crean, seamos comedidos».

—«Una comparación sirve para reforzar y precisar una descripción. Si no cumple esa función, se trata de una comparación mala e innecesaria».

—Una cita de Rilke: «Si su vida diaria le parece pobre, no se queje de ella; quéjese de usted mismo, dígase que aún no es lo bastante poeta como para convocar su riqueza».

—«Le recuerdo, de paso, que Chéjov reescribía sus textos siete veces, y que Thomas Mann hacía cinco correcciones (entretanto se inventó la máquina de escribir)».

Wisława Szymborska. Correo literario o cómo llegar a ser (o no llegar a ser) escritor (Poczta literacka, czyli jak zostać (lub nie zostać) pizarzem). Madrid: Nórdica, 2018; 171 pp.; col. Otras latitudes; trad. de Abel Murcia y Katarzyna Mo l oniewicz; ISBN: 978-84-17281-18-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
DickNickGlimmung.jpg
miércoles, 11 de julio de 2018

Nick y el Glimmung fue un relato infantil que Philip K. Dick escribió en 1966 y que se publicó después de su muerte. Su argumento trata de que, en el lejano año 1992, la tierra está superpoblada y no se permiten las mascotas. Cuando se descubre que Nick tiene a Horace, un gato, y las autoridades van a quitárselo, su familia decide marcharse al Planeta del Labrador, donde sí podrán conservarlo con ellos. Pero allí todos están amenazados por un ser malvado muy evasivo: el Glimmung.

El relato parece un tanto improvisado pues no está bien construido ni rematado: las cosas van sucediéndose con rapidez y se resuelven sin que se sepa muy bien cómo ni por qué. Su interés para unos pocos lectores estará en algunas cosas que Dick apuntaba ya entonces, como las clases en los colegios por videoconferencia o una especie de impresión en tres dimensiones, aparte, claro está, del intrusismo enorme de los gobiernos futuros en las vidas privadas de la gente. Para otros lo jugoso estará en la multitud de seres curiosos que van apareciendo en el relato —que podrían estar sacados de los libros del Dr. Seuss, como los wubs, los impresores, los trobes, los nunks, los werjes, los zancajos…—, cada uno con sus propias singularidades. Por ejemplo, los zancajos suelen hablar así: «Será mejor que no aminoremos. Ciudad Urgencia», dice uno; «no pueden hacer gran cosa, en realidad. Ciudad Impotencia, diría yo», dice otro personaje; «no hay esperanza. Esto es Ciudad Rendición», dice un tercero.

Philip K. Dick. Nick y el Glimmung (Nick and the Glimmung, 1966). Barcelona: Minotauro, 2017; 136 pp.; col. Biblioteca P. K. Dick; trad. de Juan Pascual Martínez Fernández; ISBN: 978-8445004814. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ScharerMalo.jpg
martes, 10 de julio de 2018

Malo, de Kathrin Schärer y Lorenz Pauli, es un álbum que usa la cubierta y la contracubierta, juntas para presentar a los personajes y dar comienzo al relato. En la portada se ven un caballo, un perro, dos cerdos, una cabra y una paloma, observando desde una valla; en la contraportada vemos a un ratón comiendo tranquilamente: a él es a quien están mirando los demás. En el interior veremos conversar a los animales: cada uno presume de ser el más malo de todos y lo intenta demostrar con una broma que tiene como víctima a otros animales de la granja. Hasta que todos ven cómo el gato acecha al ratón y temen que esa no será una travesura más...

Es notable la composición de las ilustraciones, en lápices de colores y dibujos como de tiza, que muestran lo que ocurre con perspectivas y desde distancias diferentes: son muchos los primeros planos de caras o, por ejemplo, de la pezuña del caballo en algunos momentos críticos. El relato tiene, claramente, la intención de ayudar a reflexionar sobre algunos comportamientos y las intenciones que puede haber detrás, y de mostrar que si algunos encuentran que determinadas cosas están mal siempre hay quienes no lo ven así o hay quienes se quedan paralizados y no intervienen... En definitiva, tal como dice una prescindible y pedagógica frase de la contracubierta, que «eso de distinguir el bien del mal no siempre es tan sencillo como parece».

Kathrin Schärer. Malo (Böse, 2016). Texto de Lorenz Pauli. Barcelona: Takatuka, 2018; 28 pp.; trad. de Patric de San Pedro: ISBN: 978-84-17383-02-2. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
McDonnellAbrazar.jpg
lunes, 9 de julio de 2018

Ya he comentado alguna vez que hay ideas que son poéticas y que funcionan cuando se presentan de modo comedido pero que dejan de ser eficaces cuando se alargan en exceso. Un ejemplo de lo último, en mi opinión, es Abrazos; un ejemplo de lo primero es Tiempo de abrazar, de Patrick McDonnell. Este es un álbum con un punto cómico cuyo protagonista, el gato Jules, se siente lleno de cordialidad hacia todo el mundo, primero a sus amigos Mooch, Noddles y Earl, y luego hacia todos los seres vivos. El texto es breve y está un poco versificado. Hay una imagen en cada página y las figuras, casi siempre pequeñas, tienen la simpatía y expresividad habituales del autor.

Patrick McDonnell. Tiempo de abrazar (Hug Time, 2007). Barcelona: Océano Travesía, 2018; 44 pp.; trad. de Sandra Sepúlveda; ISBN: 978-607-527-443-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
martes, 26 de junio de 2018

Envío por adelantado el boletín del mes de junio porque no publicaré notas los próximos quince días.

En bienvenidosalafiesta: notas de junio.

En las notas de la semana pasada he puesto selecciones de los mejores libros leídos en los últimos seis meses. Esta es la selección de las selecciones. Además, álbumes que no figuran ahí pues son nuevas ediciones en España, o reediciones de libros antiguos, son Diez deditos, El arca de Noé y El dragón Albert. Un libro que tampoco incluí en las selecciones, que es extraordinario y que citaré más veces, es Breviario de saberes inútiles.

En Libros para jóvenes: notas de junio.

En medium he seguido poniendo reseñas de relatos que tratan sobre la muerte: Hermana muerte, La Casa del Álamo, Los lisiados serán los primeros, El río.

AVISO
Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
lunes, 25 de junio de 2018
Enviar Imprimir
FariasAlgunosN.jpg
sábado, 23 de junio de 2018

He actualizado los datos editoriales de Algunos niños, tres perros y más cosas, Cuentos para jugar y Cuentos escritos a máquina (libro citado en la voz de Gianni Rodari).

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo