Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de febrero de 2020 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
GedaVidasD.jpg
viernes, 21 de febrero de 2020

Vidas descalzas, de Fabio Geda, es una historia de más calidad que la mayoría de novelas de adolescentes al uso. Retrata relativamente bien algunos problemas de unos chicos en un mundo marginal y presenta con acierto —embelleciéndolo todo un poco, eso sí— cómo, ante unos padres caóticos, a veces son los hijos los que toman las riendas con más sensatez.

El protagonista y narrador es Ercole, que tiene unos quince años cuando todo sucede y que cuenta las cosas cuando, dice al final, han pasado unos cuatro años. Él y su hermana Asia, que tiene unos veinte años, viven con su padre, un tipo que quiere a sus hijos pero que lleva una vida desarreglada. Su madre les dejó hace tiempo, Ercole no sabe del todo por qué aunque supone que por cuestiones de drogas. Un día Ercole ve a lo lejos a una chica, Violetta, la aborda y empiezan a salir. Asia decide irse a vivir con su novio, el jefe del restaurante donde trabaja. Detienen a su padre y Ercole escapa antes de que la policía y los servicios sociales se hagan cargo de él. Más o menos averigua que su madre vive en un pueblo llamado Erta y se dirige allí. La encuentra, ve que tiene un hermano de seis años, Luca, y pasa con ellos los meses de verano. Regresa luego a Turín, al comenzar el curso, aunque vuelve a Erta los fines de semana.

Este largo planteamiento, en el que hay a veces regresos al pasado para contar incidentes significativos, precede a una situación de conflicto que mueve a Ercole a huir en coche con su hermano Luca, mientras es perseguido por la policía y su familia. Todo está un poco forzado y tiene un punto peliculero pero es emocionante y le sirve al autor para darle a la novela un desenlace que resulta realista y positivo. Hay algunos toques literarios en la confección de la trama —con citas de libros que abren los capítulos—, y una novela de referencia: Reencuentro, que Violetta, buena lectora, presta a Ercole, que no lee nada pero al que atrapa la novela de Uhlman.

Fabio Geda. Vidas descalzas (Anime scalze, 2017). Barcelona: Nube de Tinta, 2019; 254 pp.; trad. de Helena Aguilà Ruzola; ISBN: 978-84-16588-98-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
WeingMargoMaloo.jpg
jueves, 20 de febrero de 2020

Los espeluznantes casos de Margo Maloo, de Drew Weing, es una novela gráfica que su autor comenzó a publicar en internet y que luego se ha convertido en un gran éxito editorial.

Comienza cuando la familia de Charles acaba de mudarse a Eco City y se instalan en un antiguo edificio, algo siniestro, en el que les permiten vivir a cambio de que su padre se dedique a reparar los pisos deteriorados. A Charles, un chico con aficiones periodísticas, le parece ver un monstruo por la noche. Cuando conoce a Kevin, un vecino del barrio, este le recomienda que contacte con Margo Maloo, una mediadora de monstruos que siempre sabe cómo tratarles y cómo actuar. Charles lo hace y comienza su relación con Margo. En el primer episodio, «Metrópolis monstruosa», Charles es amenazado por un trol; en el segundo, «Un fantasma en el periódico», ha de hacer frente a unos fantasmas; en el tercero, «Un bebé ogro en peligro», es acusado por los ogros de haber secuestrado a uno de sus bebés. Al final hay unas explicaciones sobre qué clase de seres son los Fantasmas, los Trasgos, los Ogros y los Troles.

La narración gráfica es excelente: se sigue bien, tiene mucho colorido, está llena de detalles. Tienen tirón los escenarios, de una ciudad abigarrada y caótica, y todo el submundo de seres especiales, que viene a ser una ciudad paralela. Los personajes tienen gracia y están bien definidos. El guión está bien armado y los diálogos son vivos. La heroína transmite seguridad total —un poco como Hilda de Luke Pearson—, por lo que incluso quienes temen las narraciones un tanto góticas, seguramente se sentirán cómodos. Charles tiene un papel de comparsa y combina tanto el papel de asustado torpe como el de chico imprudente y entrometido.

Drew Weing. Los espeluznantes casos de Margo Maloo (The Creepy casa files of Margo Maloo, 2016). Madrid: Maeva, 2019; 121 pp.; trad. de Marta Armengol; ISBN: 978-84-17708-47-4. [Vista del cómic en amazon.es]

Enviar Imprimir
FieldGoughBocado.jpg
miércoles, 19 de febrero de 2020

Un bocado de cuidado, nuevo libro de la serie Osa y Conejo, de Jim Field y Julian Gough, se puede poner como ejemplo de buena historia, por su simpatía, tanto gráfica como de algunos aspectos del relato y de los personajes, pero también como muestra de la tendencia didáctica inoportuna y mareante que abunda tanto en la LIJ.

El argumento es que, al ir a rascarse al árbol de rascarse, Oso solo encuentra un tocón. También ve que faltan otros árboles. Y que el río ha cambiado su curso. Averigua qué pasa y ve que el responsable es Castor Canadensis, el nombre científico del castor americano, que les explica que lo que ocurre «es el progreso»: está haciendo una obra de hidroingeniería…, buena para unos animales y mala para otros (como los conejos y otros «animales tontos, pequeños y sin importancia» como los topos, los ratones, etc.). En cambio, dice, «los castores somos animales importantes y de mucho éxito». Sin embargo, a Castor le harán darse cuenta de otras cosas: «o sea, que te matas a trabajar, estás siempre cansado y no tienes amigos», le dirá Osa.

Para mí al menos es obvio que la transposición a la vida de los animales del bosque, de algunos comportamientos humanos como los que aquí se presentan, acaba resultando absurda. También me parece claro que la mezcla de distintos mensajes resulta confusa: se aplica bien, en este caso, el viejo dicho de que no hay que perseguir varias liebres a la vez.

Jim Field. Un bocado de cuidado (Attack of the Snack, 2019). Texto de Julian Gough. Zaragoza: Edelvives, 2019; 89 pp; trad. de Diego de los Santos; ISBN: 978-84-140-2387-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
GustiJovenGuerrero.jpg
martes, 18 de febrero de 2020

El joven guerrero, de Gusti y Ricardo Alcántara, es un álbum para pequeños semejante a El pirata valiente. Como allí, Juanito aparece transformado en indio: «Cara pintada es un joven guerrero / de la tribu de los tero-tero. / En la aldea no hay otro como él, / y eso lo saben hasta en el cuartel» Con versos divertidos y sonoros, y con ilustraciones ágiles de trazos sueltos y vivos, los autores saben mostrar bien la inmensa capacidad de la imaginación de un niño para transformar los objetos que tiene a su alcance. Se podría incluir este álbum en un numeroso grupo con un elemento común: la presencia cercana y la intervención final de la madre como condiciones del juego.

Gusti. El joven guerrero (1993). Texto de Ricardo Alcántara. Pontevedra: Kalandraka, 2019; 14 pp. en cartoné; col. Acartonados; ISBN: 978-84-8464-491-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
MontserratKeselmanRegalo2.jpg
sábado, 15 de febrero de 2020

He completado alguna información o he puesto datos de nuevas ediciones de El regalo, La famosa invasión de Sicilia por los osos e Intemperie.

Enviar Imprimir
TolkienCaidaGondolin.jpg
viernes, 14 de febrero de 2020

En el prefacio a La caída de Gondolin recuerda Christopher Tolkien que, al publicar Beren y Lúthien, había dicho que, ya con 93 años, ese sería «presumiblemente», el último de la larga serie de ediciones de los escritos de su padre, pero que usó la palabra «presumiblemente» porque ya pensaba en la posibilidad de publicar este libro, el tercero de los «Grandes Relatos» de su padre, y añadía que ahora ya estaba «fuera de toda duda» que este sí era su último libro.

Está construido del mismo modo y con iguales propósitos que Beren y Lúthien: se introducen y comentan textos que Tolkien escribió sobre la caída de Gondolin, una ciudad secreta de los noldor (o noldoli, o gnomos), una clase de elfos, se comparan las distintas narraciones a partir de su evolución, se señalan las discrepancias que hay entre ellas, y se indica qué pasajes fue reformulando el autor con el tiempo.

Aunque se dan explicaciones sobre cómo llegó a construirse Gondolin, el núcleo de la historia es que Tuor, un hombre, logra llegar a Gondolin enviado por Ulmo, el Señor de las Aguas, con el fin de llevar una importante advertencia para Turgon, rey de Gondolin, pero este decide «cerrar sus oídos al mundo de los pesares exteriores». Tuor se acaba casando con la hija de Turgon, Idril Celebrindal, con la que tiene un hijo, Eärendel (que será el padre de Elrond, a quien recuerdan bien los lectores de El Señor de los anillos). El narrador explica que Tuor y Beren fueron los únicos mortales que se casaron con Elfas, y como Elwing, nieta de Beren, se casó con Eärendel, «por ellos ha llegado la raza Elfinesse a la sangre mortal».

Pero el elfo Meglin, el jefe de los mineros, enamorado de Idril y celoso de Tuor, que moraba en los recintos del rey «con una sonrisa en la cara y el mal en el corazón», termina tracionando a su ciudad y facilitando la entrada en ella de Morgoth y sus ejércitos. Tiene lugar entonces una batalla épica —en la que aparecen, entre otros asombrosos seres, dragones de fuego sobre los que montan feroces balrogs, «demonios que tenían látigos de llamas y tenazas de acero»—, que termina con la huida de los últimos Noldor, Tuor, Idril y Eärendel entre ellos. Los pasajes largos más espectaculares son los de la batalla por Gondolin —de una intensidad al nivel de las que se narran en El Señor de los anillos—, texto escrito en 1917, y el del largo viaje de Tuor y su entrada en Gondolin, de 1951.

El editor incluye informaciones para poner en contexto la historia y los personajes cuando lo considera conveniente, y añade, al final, una lista de nombres, unas notas adicionales con más explicaciones, genealogías y mapas, pero, con todo, muchos no lo encontrarán un libro fácil. Ahora bien, quienes sientan entusiasmo por los grandes relatos de aventuras harán bien en leerlo: se estremecerán con seres como Ungoliant, la Tejedora de Sombras, «que vive en una hondonada en las montañas donde absorbe luz o cosas brillantes para tejer telarañas llenas de una negra y asfixiante oscuridad, niebla y sombras» y, sobre todo, disfrutarán con un héroe como Tuor, «la última esperanza» que nadie ha previsto ni preparado y que será «una luz que horadará la oscuridad».

J. R. R. Tolkien. La caída de GondolIn (The Fall of Gondolin, 2018). Editado por Christopher Tolkien. Barcelona: Planeta, 2019; 326 pp.; col. Biblioteca J. R. R. Tolkien; ilust. de
Alan Lee; trad. de Martin Simonson; ISBN: 978-8445006092. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
AlvarezHicotea.jpg
jueves, 13 de febrero de 2020

He buscado y leído Hicotea, de la colombiana Lorena Álvarez, un premiado cómic confeccionado con brillantez que puede verse como una mezcla de Raina Telgermaier por lo que tiene de historia escolar, de las aventuras de Alicia porque tiene una parte de viaje a un mundo en el que habitan seres asombrosos, y de Hazuo Miyazaki por la presentación gráfica de todos esos ambientes fantásticos.

La protagonista es Sandy, una niña que, junto con su profesora monja y sus compañeras de clase, hace una excursión al campo. Allí, cuando da una patada a un caparazón de tortuga sin darse cuenta, se arrepiente y, al mirar dentro, acaba en el interior de un mundo inesperado: el de la tortuga Hicotea y la rana Den (que antes había visto en su clase de biología…) y, más adelante, de un pájaro amenazador llamado Livion.

Me han resultado atrayentes la calidad de los dibujos, la narración que combina toda clase de viñetas y dibujos que ocupan la doble página, y la exuberancia imaginativa que demuestra la autora… Por otro lado, me parece que hay que hacer un esfuerzo demasiado grande para captar bien los pormenores del lado fantástico de la historia: tienen mucho de desparrames surrealistas con los que (para mí al menos) no es fácil conectar.

El párrafo anterior se puede aplicar también al cómic que precede a este: Luces nocturnas, con la misma protagonista en el mismo colegio. En este caso una inquietante y terrorífica niña es la que causa los desvaríos imaginativos de Sandy. Aquí no quedan nada bien las monjas profesoras, cuyas antipáticas intervenciones nada tienen que ver con el relato y suenan a un ajuste de cuentas con pasadas experiencias de la autora.

Lorena Álvarez. Hicotea (Hicotea: A Nightlights Story, 2019). Bilbao: Astiberri, 2019; 53 pp.; trad. de Gonzalo Quesada. ISBN: 978-84-17575-25-0. [Vista del cómic en amazon.es]
Lorena Álvarez. Luces nocturnas (Nighlights, 2016). Bilbao: Astiberri, 2017; 54 pp.; trad. de Gonzalo Quesada; ISBN: 978-84-16880-15-7.


Enviar Imprimir
BoutavantGuibertAriol.jpg
miércoles, 12 de febrero de 2020

Una preciosa vaquilla, de Marc Boutavant y Emmanuel Guibert, tiene en su cubierta un círculo, al modo de una pegatina, en la que pone «100% como la vida misma» y, en efecto, esa es la sensación que provoca la lectura de estos doce nuevos episodios de Ariol, sus padres, y sus amigos, Ramono en especial. Los autores consiguen atrapar y presentar bien las relaciones de niños entre sí y las actuaciones más normales de padres, familiares y profesores. Por contraste con otras series más o menos semejantes es destacable que, por lo que nos han contado hasta el momento, los autores presentan a los padres y a los profesores como gente amable, paciente y que, si es necesario, corrigen o mandan.

Marc Boutavant. Una preciosa vaquilla (Ariol. Une jolie vache, 2011). Texto de Emmanuel Guibert. Madrid: Harper Collins Ibérica, 2019; 124 pp.; trad. de Pilar Garí y Juan Carlos Chandro; ISBN: 978-84-17222-64-2. [Vista del cómic en amazon.es]

Enviar Imprimir
HaughtonNoTengasM.jpg
martes, 11 de febrero de 2020

No tengas miedo, cangrejita, de Chris Haughton, es un álbum más de los muchos que se componen para despejar temores en los niños. En este caso vemos cómo Papá Cangrejo, poco a poco y con gran paciencia y amabilidad, va quitando miedos a Cangrejita en su camino por las rocas durante una excursión al mar. Como es habitual en el ilustrador, los personajes se presentan con unas figuras simplificadas, como reducidas a las formas más básicas, y también los fondos y los textos están reducidos al mínimo.

Chris Haughton. No tengas miedo, cangrejita (Don’t Worry Little Crab, 2019). Madrid: NubeOcho, 2019; 48 pp.; col. Somos8; trad. de Salvador Figueirido y Luis Amavisca ; ISBN: 978-8417673192. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
sábado, 8 de febrero de 2020

Ha fallecido hace unos días George Steiner (1929-2020), un autor al que he leído bastante.

Un libro suyo, que me pareció deslumbrante y utilicé mucho en La discreción del bien, fue Tolstoi o Dostoievski (1960).

Otro, que menciono en Un comentario a Antígona, fue Antígonas (1990).

Y en esta página he puesto notas tomadas de varios libros:

—De Lenguaje y silencio (1976): Clases de analfabetos, De la enseñanza de la literatura, Remedio y veneno.

—De Presencias reales (1989): Por qué hay creación estética, Apuesta por la supervivencia.

—De George Steiner en diálogo con Ramin Jahanbegloo (1992): Tratamientos de antes.

—De Errata (1997): De padres e hijos, Fundamentalismo, Nuestra propia trivialidad, Alguien que nos lee.

—De Lecciones de los maestros (2003): Fidelidad judía, Reivindicación de la memoria, Profesores que no buscan la verdad, Un chiste judío.

Enviar Imprimir
TolkienBerenLuthien.jpg
viernes, 7 de febrero de 2020

La edición de Beren y Lúthien publicada en 2017 es diferente a la de Los hijos de Húrin. Lo explica Christopher Tolkien en el prólogo: no intenta presentar una obra que complete los volúmenes que había publicado antes sobre La historia de la Tierra Media ni tampoco intenta sólo extraer un elemento narrativo de aquel conjunto de relatos sino que desea contar la historia de Beren y Tinúviel, o Lúthien, de tal manera que se puedan seguir bien sus aventuras y amores, pero también mostrar cómo evolucionó esta historia con el paso del tiempo. A lo largo de los años, Tolkien la tituló de formas distintas y la narró de distintas maneras —en prosa, en verso, en versiones resumidas—, y fue introduciendo en ella cambios de nombres, personajes e incidentes, y hubo partes a las que dio un desarrollo mayor.

El hilo principal de la narración sigue las vicisitudes del amor entre un hombre mortal, Beren, y una doncella élfica inmortal, Lúthien, cuyo padre impone a Beren, cuando le confiesa su amor por su hija, que recupere uno de los Silmarils robados a los elfos. A pesar de que tal condición significa prácticamente ir a la muerte, pues el Silmaril está en posesión de Melko, o Melkor, o Morgoth, Beren acepta el reto que, al final, podrá superar con ayuda de Lúthien. Como Lúthien habrá de optar entre la inmortalidad propia de una elfa o la mortalidad de un hombre si se une a Beren, la historia tiene semejanzas con la de Arwen y Aragorn que se apunta en la trama de El Señor de los anillos y que se cuenta con más detalle en uno de los apéndices a esa obra.

El editor comienza por ofrecer al lector El cuento de Tinúviel, la versión que Tolkien escribió en 1917 (en la que Beren era un elfo). Después de esa versión, el libro incluye un relato cortito que se corresponde al esbozo de toda la mitología que Tolkien preparó en 1926, y extractos titulados La balada de Leithian escritos en la misma época (textos en los que Beren ya es un hombre, y no un elfo). A continuación se suceden pasajes donde se vuelve a la historia en las versiones del Silmarillion elaboradas en los años treinta, en una nueva reescritura de La balada de Leithian de los cincuenta, y en otros textos.

El prefacio, clarificador para quien desee conocer un resumen del trabajo de Christopher Tolkien como albacea literario de su padre, da pormenores de cómo llegó a escribir este libro, hace notar que, ya con 93 años, piensa que será el último, y dice: «He elegido este relato in memoriam no sólo por su arraigada presencia en la vida de mi padre, sino también por sus insistentes reflexiones sobre la unión entre Lúthien, a quien llamaba “la más grande de los Eldar”, y Beren, el Hombre moral, y acerca de sus destinos y segundas vidas».

J. R. R. Tolkien. Beren y Lúthien (Beren and Lúthien, 2017). Editado por Christopher Tolkien. Barcelona: Minotauro, 2018; 298 pp.; col. Biblioteca J. R. R. Tolkien; ilust. de Alan Lee; trad. de Martin Simonson, Rubén Masera, Teresa Gottlieb, Luis Domènech, Estela Gutiérrez, Elías Sarhan y Ramón Ibero; ISBN: 978-8445005064. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
TelgermaierFantasmas.jpg
jueves, 6 de febrero de 2020

Fantasmas, de Raina Telgemeier, es un cómic con una narración de igual calidad gráfica que otros de la autora. En él se cuenta que la familia de Catrina decide mudarse a un lugar neblinoso llamado Bahía de la Luna, situado en la Costa de California, porque piensan que el clima beneficiará a la pequeña y revoltosa Maya, que tiene fibrosis quística. A Catrina no le gusta el cambio pero se da cuenta de que debe poner buena cara y eso intenta. Se hacen amigos de un vecino, Carlos, que les dice que en Bahía de la Luna hay fantasmas. La narración, entonces, evolucionará hacia escenarios y momentos como los de Coco, la película de Disney: las tradiciones mexicanas en torno al día de los muertos el 1 de noviembre.

El relato respira buen humor y están bien atrapados los conflictos interiores que se le plantean a Cat respecto a la atención de su hermana. Personalmente me gustó la primera parte, la realista con aires de librito terapéutico, y me pareció artificial la segunda, en la que unos fantasmas persiguen a los personajes; supongo también que no es del todo realista concentrar todo en solo tres meses —cada capítulo se titula con el nombre del mes—. Sea como sea, el libro es una manera más de intentar, por un lado, dar a conocer algo de la enfermedad de Maya y provocar empatía con quienes tienen que lidiar con ella, y por otro, al hablar de las costumbres locales relacionadas con el día de los muertos, hablar de la muerte de modo animoso. Hay unas explicaciones finales sobre la composición del libro, sobre la fibrosis quística y algunos bocetos de hace tiempo de la autora.

Raina Telgemeier. Fantasmas (Ghosts, 2016). Madrid: Maeva, 2019; 245 pp.; color de Braden Lamb; trad. de Ana Belén Fletes; ISBN: 978-84-17708-50-4. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SadatMolistReinaNoche.jpg
miércoles, 5 de febrero de 2020

La reina de la noche, de Mandana Sadat y Pep Molist, cuenta el viaje de regreso a su casa de Teo y su papá. Se retrasan porque la bicicleta en la que van se avería y deben arreglarla; cuando se les hace tarde y la noche llega, Teo pasa momentos de inquietud mientras su padre le tranquiliza. Una vez más estamos ante un álbum que cuenta los incidentes que ocurren durante un viaje y esto da la oportunidad de aprender, de modo natural, y también con los comentarios a veces un tanto poéticos del padre de Teo, algunas lecciones de paciencia, serenidad, alegría del regreso… Con el eficaz estilo económico propio de la ilustradora, se presentan unas figuras como muñecos contra fondos que representan de modo sintético edificios o bosques, que siguen un sendero azul que, por momentos, al atravesar un túnel, deben seguir sólo con la luz del faro de la bicicleta. Es un buen recurso que la tipografía para los diálogos sea un poco mayor que la que se usa para contar lo que van haciendo los personajes.

Mandana Sadat. La reina de la noche (2019). Texto de Pep Molist. Barcelona: Ekaré, 2019; 28 pp.; ISBN: 978-84-948900-5-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
AgeeMuroMitad.jpg
martes, 4 de febrero de 2020

A mí me suele parecer interesante cualquier relato que dé valor narrativo a los rasgos físicos de un libro como, por ejemplo, lo hacen los tres de la Trilogía del límite, de Suzy Lee. Un buen álbum, en sus ilustraciones y en su contenido, cuyo argumento se apoya también en el pliegue central, como lo hacen esos álbumes de Suzy Lee, es El muro en mitad del libro, de Jon Agee.

Un joven caballero medieval se acerca, con una escalera, a un muro en cuyo lado derecho, según miramos, vemos a un rinoceronte y un tigre. El joven caballero se dirige al lector para explicarle que el muro es bueno pues protege el lado izquierdo del libro. Y, así, mientras vemos criaturas amenazadoras en la derecha, e incluso aparece un enorme ogro gigante (quien, según nos dirá el héroe, es el mayor peligro del otro lado), poco a poco el protagonista va subiendo por la escalera, se supone que picado por la curiosidad. Lo que el lector aprecia pero él no es que, a su espalda, el agua va subiendo de nivel y también se va poblando de animales amenazadores.

No sé si el álbum está inspirado en las polémicas acerca de la construcción de un muro entre México y los Estados Unidos: bien podría ser. En cualquier caso, la historia está bien contada y su valor no está en algo circunstancial sino en que su planteamiento es certero y, por tanto, en que los mensajes tienen validez general y brotan con toda naturalidad del relato: en que los prejuicios nos suelen impedir ver las cosas como son, en que con frecuencia los peligros no están en dónde suponemos, en que quien consideramos enemigo no lo es cuando lo conocemos mejor, etc. El álbum también está construido con acierto al pintar unos personajes secundarios como un pato en la izquierda y un ratón en la derecha. Eso sí, yo hubiera construido la cubierta de otro modo, con el muro en el mismo sitio que ocupa en las dobles páginas del interior.

Jon Agee. El muro en mitad del libro (The Wall in the Middle of the Book, 2018). Barcelona: La Casita Roja, 2019; 40 pp.; trad. de la editorial; ISBN: 978-84-949276-5-2. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
sábado, 1 de febrero de 2020

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de enero.

En este mes hay muchos libros excelentes. Entre los de prelectores el eficaz Juego de letras; entre los álbumes de conocimientos el amable La noche de Nandi y el espectacular Océano; entre los cómics o novelas gráficas el interesante NonNonBa, el emocionante Yin y el dragón, y un libro de Sempé editado en España por primera vez como El taller de bicicletas.

En el mes he añadido libros a la sección Tolkien, con obras suyas y sobre él, y seguiré poniendo algunos más en las semanas que siguen. También he añadido dos comentarios a la sección Relecturas, donde pongo y pondré reseñas de libros a los que siempre vale la pena volver.

En nuevocuaderno: notas del mes de diciembre.

En Libros para jóvenes: notas del mes de enero.

En medium, he puesto comentarios a 'Mi lucha contra Hitler', de Dietrich von Hildebrand, 'Mímesis. La representación de la realidad en la literatura occidental', de Erich Auerbach, y recuperé otro de un libro de Wayne Booth en Vivir en un ambiente noble. También puse una jugosa nota breve chestertoniana a principios de año: Un nuevo comienzo.

AVISO
Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo