Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (arte)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
TjongKhingElBosco.jpg
lunes, 15 de agosto de 2016

El Bosco. La extraña historia de Hieronymus, el gorro, la mochila y la pelota, de Thé Tiong-Khing, un veterano ilustrador indonesio que estudió y vive en Holanda, es un álbum sin palabras para quien conozca ya la obra de El Bosco o para quien desee introducir a niños en ella. Pero nadie debe esperar explicaciones: el título advierte con honradez de que se trata de una historia extraña y el álbum simplemente la cuenta con imágenes sucesivas y nada más, lo cual es un modo apropiado de acercarse al pintor holandés como para probar si uno conectará o no con él.

En la primera doble página un niño, Hieronymus, se cae por una especie de acantilado y se hunde en un lago o río, junto a un paisaje en el que hay todo tipo de seres propios de pinturas de El Bosco. Recorre ese mundo tan raro, mientras a su alrededor suceden todo tipo de cosas; a veces se detiene para ayudar a quien lo necesita, pero también le persiguen y le capturan… Tanto el ambiente como los seres que aparecen en el relato están tomados de varios cuadros de El Bosco que se mencionan al final. Hay también una reproducción de su cuadro más famoso: El jardín de las delicias.

Thé Tiong-Khing. El Bosco. La extraña historia de Hieronymus, el gorro, la mochila y la pelota (Bosch. Het vreemde verhaal van Jeroen, zijn pet, zijn rugzak en de bal…, 2015). Barcelona: Ekaré, 2016; 48 pp.; ISBN: 978-84-944988-0-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
ReynoldsVerdeMus2.jpg
martes, 12 de abril de 2016

En El museo, un álbum firmado por Susan Verde y Peter Reynolds, vemos a una niña que va recorriendo salas de un museo y contándonos cómo se siente arrebatada delante de distintos cuadros y esculturas —de Degas, Rodin, van Gogh, Picasso, Munch, etc.—. Incluso, cuando está delante un cuadro todo blanco, «un lienzo todo en blanco, no me lo creo», piensa «¿será una broma?», y nos dice que entonces cierra los ojos «y pasa algo maravilloso».

La idea del álbum es excelente y está magníficamente compuesto, al modo habitual del ilustrador, que siempre busca que las palabras, escritas a mano, formen parte del diseño de las páginas. Ahora bien, conviene advertir que, en la mayoría de los casos, ocurrirá que las niñas o niños lectores del álbum pensarán que a ellos no les ocurre, ni de broma, lo mismo que a la entusiasmada protagonista: su énfasis sonará excesivo..., excepto para quienes hayan ya experimentado emociones parecidas a las que cuenta.

Peter H. Reynolds. El museo (The Museum, 2013). Texto de Susan Verde. Barcelona: RBA, 2014; 32 pp.; trad. de Víctor Manuel García de Isusi; ISBN: 978-84-8488-268-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
GeisVanG2.jpg
miércoles, 9 de diciembre de 2015

Vincent van Gogh, de Patricia Geis, pertenece a la colección «¡Mira qué artista!», en la que van apareciendo libros de arte, artractivos y bien confeccionados, con información básica sobre el artista del que se trate, reproducciones de sus obras, y algunos estímulos para el lector pequeño. Así, hay efectos pop-up, troquelados, solapas o sobres que se abren, y, al final, se proponen juegos: en este caso, un recortable con los muebles para la habitación azul.

Son libros que, al menos en mi opinión, que también he formado charlando con distintas personas, son útiles para el adulto (algo que sucede con muchos de los libros de arte infantiles actuales debido a que son claros y sintéticos), y para niños ya interesados en la cuestión o a los que, por ejemplo, les encarguen un pequeño trabajo en el colegio… Es decir, en principio no son libros de los que, por sí mismos, provocan un acercamiento alegre del niño al arte, porque presenten una historia divertida y aviven la curiosidad. Se podría ver así: si regalamos este libro a un niño es muy probable que a los padres les guste mucho y que, si son entusiastas del tema, les ayude a que logren traspasar el entusiasmo a su hijo; también puede ser una buena opción para quienes ya tienen unos conocimientos mínimos; en cambio, tal vez no es lo mejor para quien sea un poco reticente.

Patricia Geis. Vincent van Gogh (2015). Barcelona: Combel, 2015; 16 pp.; col. ¡Mira qué artista!; ISBN: 978-84-9101-031-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
LongGarabatoTinta2.jpg
martes, 4 de noviembre de 2014

Garabato y Tinta,
de Ethan Long, es un álbum humorístico que pone de manifiesto las diferencias entre distintos talantes artísticos y estilos pictóricos. Sus protagonistas son el gato Garabato y el ratón Tinta: a Garabato le gustan los retratos figurativos y a Tinta le interesan los bodegones y el arte más o menos conceptual. Al principio discuten y se pelean pero ven que así no van a ninguna parte. Como sucede con basantes álbumes, no es genial pero es gracioso y cumple bien su función explicativa. Al final hay un póster y un pequeño resumen didáctico de distintos pintores.

Ethan Long. Garabato y tinta (Scribbles and Ink, 2012). Madrid: Lata de Sal, 2014; 40 pp.; col. Gatos; trad. de Lata de Sal; ISBN: 978-8494245176. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BallesterDosM2.jpg
miércoles, 25 de junio de 2014

Entre los álbumes españoles de hace tiempo hubo una serie de cuatro inteligentes relatos ilustrados que fueron un difícil reto: Los artísticos casos de Fricandó, de Arnal Ballester y Montse Ginesta.

Enviar Imprimir
BrotonsMaierCadaC2.jpg
martes, 25 de febrero de 2014

Cada cuadro con su cuento. El mundo de la pintura, de Juan Ramón Brotons y Ximena Maier, es un buen álbum informativo sobre arte. Su propósito es mostrar a los niños varios cuadros famosos y explicarles algunas cosas de arte. Se presentan veinte pinturas: La Gioconda, de Leonardo Da Vinci, Las meninas de Velázquez, Terraza de café por la noche en Arlés de Van Gogh, Casa junto a la vía del tren, de Edward Hopper, y otras. Cada una va con un pequeño relato inventado, con explicaciones y preguntas o propuestas o adivinanzas para el lector. Es un libro útil en manos de quien, a la vez que da explicaciones, puede también advertir y razonar que la pintura, como cualquier arte, no es un mundo «plano», sin jerarquía, como si todos los autores o cuadros fueran igual de importantes, como si Velázquez o Picasso se pudieran poner en línea con Dalí o Richard Hamilton…

Juan Ramón Brotons. Cada cuadro con su cuento. El mundo de la pintura (2013). Madrid: Anaya, 2013; 91 pp.; ilustraciones de Ximena Maier; ISBN: 978-84-678-4028-5.

Enviar Imprimir
KleinArteMoma2.jpg
martes, 17 de septiembre de 2013

Los museos de arte acumulan muchas obras de distinto valor. En el caso de los museos de arte contemporáneo esto es más evidente todavía: una parte importante de lo que contienen tuvo interés o fama en su momento por algo muy circunstancial: alguna transgresión, alguna novedad, algún rasgo de ingenio, el talento de un vendedor, la codicia o la corrupción de un comprador... Como es lógico, el museo mismo no dirá que algunas obras que tienen allí son una basura (del mismo modo que un vendedor de libros sonreirá incluso aunque sepa que el comprador se lleva una bazofia).

He vuelto a pensar esto al leer ¡Arte contemporáneo? Guía para niños MOMA, del famoso museo de Nueva York, firmado por Jacky y Suzy Klein. Como corresponde a un libro informativo, sí, pero propagandístico, las explicaciones, que son buenas y están bien dadas, son todas entusiastas. Esto quiere decir que pone al mismo nivel la obra de autores serios (Richard Serra o Donald Judd, entre los que yo conozco algo) que las (que a mí me parecen) estupideces de otros. Con esta salvedad, en manos de un adulto experto el libro puede ser útil para explicar qué tiene valor y qué no, y por qué; cuáles son las obras interesantes en las que vale la pena fijarse y cuáles responden (o parecen responder, que hay sorpresas) al papanatismo cultural del que saben aprovecharse algunos avispados.

Algunas frases del texto también pueden ser útiles como puntos de partida para dejar algunas cosas claras. En la introducción se dice que «hoy, más que nunca, el arte consiste en hacer preguntas y en establecer tus propias normas». Pues eso no está ni medio claro: en la fabricación de lavadoras el «más que nunca» puede ser correcto pero en el arte no; el arte no es sólo, ni principalmente siquiera, hacer preguntas, aunque haga preguntas; nadie tiene sus propias normas ni de lejos, y menos en el arte, pues las normas que uno tiene vienen siempre de algún sitio aunque sea por rechazo; ni con las propias normas sólo se hace arte, pues cada arte impone las suyas propias… Y podríamos seguir.

Jacky Klein y Suzy Klein. ¡Arte contemporáneo? Guía para niños Moma (2012). Donostia-San Sebastián: Nerea, 2012; 64 pp.; trad. de Maddi Egea; ISBN: 978-84-15042-31-0.

Enviar Imprimir
MayhewCarMuseo2.jpg
lunes, 23 de abril de 2012

Álbumes de los que animan y enseñan a disfrutar de la pintura, y de las visitas a los museos, son los que James Mayhew comenzó con El museo de Carlota.

Enviar Imprimir
VastKorokoro.jpg
lunes, 26 de octubre de 2009

Korokoro
(rodar, en japonés), de Emilie Vast, es un libro desplegable que cuenta, sin palabras, una historia que parece simple: un erizo rueda de izquierda a derecha, cruzándose con otros animales y con distintas plantas, y en sus púas van enganchándose hojas y frutos. El inesperado final hace que la historia no sea tan sencilla como parecía.

El interés del álbum como tal está, sobre todo, en su condición de objeto artístico elegantemente diseñado, compuesto y editado. Pero, así como hay álbumes-objeto que tienen interés por la originalidad de la idea o de su concepción, este también cuenta con un mini-argumento cuyo desenlace arranca una sonrisa de sorpresa.

Emilie Vast. Korokoro (2007). Granada: Barbara Fiore, 2009; 24 pp.; ISBN: 978-84-936778-3-1.

Enviar Imprimir
lunes, 23 de junio de 2008

Si he arrancado miniseries de libros sobre caballos y sobre perros, este comentario tiene la intención de rematar —de momento—, una sobre cocodrilos... (también para que quede constancia de que no me caen mal los cocodrilos dibujados). Por eso, después de Guyi Guyi, Lágrimas de cocodrilo, ¿Qué hace un cocodrilo por la noche? (cuyo personaje principal protagoniza también el reciente Coco y la luna, que tiene un argumento sin tanto encanto), Yo, Cocodrilo, ¡Qué mas quisieras!, El cocodrilo enorme (de Roald Dahl), le toca el turno a El cocodrilo pintor, de Max Velthuijs, un álbum con cuyo argumento podría ponerse en paralelo el de Pablo el Artista.

Enviar Imprimir
KitamuraPablo.jpg
lunes, 2 de junio de 2008

Ya puestos, después de Arte y de El libro de los libros, otro relato más acerca de la creación artística: Pablo el artista, de Satoshi Kitamura, un magnífico autor de álbumes.

El protagonista es un elefante pintor que pertenece al club de arte de la calle Pezuña y que pasa por un momento de bloqueo: no se le ocurre qué pintar. Después de las sugerencias de sus amigos del club decide irse al campo, donde tiene un sueño que le inspira.

El argumento habla un poco de cómo, en los cuadros, tanto el pintor como los espectadores ponen lo que desean encontrar. Como es habitual en el autor, las ilustraciones están bien compuestas y en ellas abundan los detalles simpáticos, y la secuencia de imágenes y la forma de presentar las escenas de transición están bien resueltas, con marcos distintos para las escenas que muestran desplazamientos de un sitio a otro y para las que indican momentos de sueño de Pablo.

Satoshi Kitamura. Pablo el artista (Pablo the Artist, 2005). México: FCE, 2007; 28 pp.; col. Los especiales de A la orilla del viento; trad. de Marisol Ruiz Monter y Laura Emilia Pacheco; ISBN: 968-16-8271-8.

Enviar Imprimir
BeniniLibro.jpg
lunes, 26 de mayo de 2008

El subtítulo de El libro de los libros, de la artista francesa-italiana Sophie Benini, es Cómo se hace un libro. A partir de algunas experiencias en talleres infantiles, con tono simpático y cómplice, la autora da explicaciones e ideas acerca de cómo preparar manualmente un libro compuesto con texto e imágenes. Propone usar materiales cotidianos e insólitos, da ideas en relación al uso de los colores, plantea las dos posibilidades de preparar unas ilustraciones a partir de un texto o la de poner texto a unas ilustraciones, etc.

Libro que puede ser divertido y útil para muchos aunque, con toda sinceridad, me parece insuficiente un comienzo (y un planteamiento) en el que se propone al lector «¿por qué no te dejas llevar, no te dejas arrastrar, no te dejas emocionar por las cosas que te rodean?». Eso lo hacen ya muchos niños sin esfuerzo, como se muestra en un mini-relato como Arte, pero en otra clase de libros tal vez el hincapié no se ha de poner tanto en «ser creativos» como en el trabajo que se necesita para llegar a escribir o a dibujar y pintar bien (al respecto puede verse Una reliquia fosilizada). Pero, al margen de mis pensamientos, el libro está bien.

Sophie Benini Pietromarchi. El libro de los libros (The Book Book. A Journey into Bookmaking, 2007). Barcelona: Thule, 2008; 133 pp.; col. Trampantojo; trad. de Aloe Azid; ISBN: 978-84-96473-84-3.

Enviar Imprimir
McDonellArte.jpg
lunes, 12 de mayo de 2008

El popular historietista norteamericano Patrick McDonnell comenzó a ilustrar álbumes infantiles a partir de 2005. El segundo, titulado Arte, trata sobre un chico llamado Arte, superactivo, que pinta y pinta toda clase de garabatos, dibujos, manchas..., hasta que, al despertarse, ve sus folios pintados pegados en el frigorífico, pues «su madre adora el arte de Arte». Es un álbum simpático, con guiños al clásico de Crockett Johnson, Harold and the Purple Crayon, y que trata de un modo parecido el mismo tema de El punto, de Peter Reynolds. Pero aunque la historia no suene original lo cierto es que los dibujos y las composiciones tienen mucho dinamismo, y tanto el relato como el personaje contagian entusiasmo y simpatía.

Patrick McDonell. Arte (Art, 2006). Barcelona: Serres, 2008; 44 pp.; trad. de Belén Cabal; ISBN: 9788498670592.

Enviar Imprimir
PellicerJulieta.jpg
lunes, 7 de abril de 2008

Un álbum de arte con una protagonista picassiana: Julieta y su caja de colores, de Carlos Pellicer López.

Enviar Imprimir
DecosVolub.jpg
lunes, 7 de enero de 2008

Juego de pistas en Volubilis
es un álbum de Max Ducos dedicado a mostrar una casa de diseño ultramoderno. La narradora nos cuenta cómo descubrió el secreto de su casa cuando era una niña y siguió un juego de pistas que la fue llevando de una habitación a otra. La excusa narrativa no es muy convincente aunque no importa mucho pues el interés del álbum es otro: desplegar ante el lector-espectador perspectivas y rincones de la casa decorados, además, con cuadros de Picasso y Mondrian, con esculturas móviles de Calder y muebles de Bang & Olufsen..., referencias todas que aparecerán en una de las ilustraciones. La visión entusiasta del libro se puede contrastar con la que ofrecía Jacques Tati en Mi tío, una película de las que «hay que ver».

Max Ducos. Juego de pistas en Volubilis (Jeu de pistes à Volubilis, 2006). Madrid: Kókinos, 2007; 48 pp.; trad. de Miguel Ángel Mendo; ISBN: 978-84-96629-13-4.

Enviar Imprimir
BarguirdEscSec.jpg
lunes, 23 de julio de 2007

Escondites y secretos,
de Marie Barguirdjian Bletton, es un atractivo álbum de arte dedicado a la pintura holandesa del XVII. Con recursos como pestañas y pequeños desplegables, la autora monta una seudohistoria que nos pone delante cuadros de Johannes Vermeer, Pieter De Hooch, Gerrit Dou, Samuel Van Hoggstraten, Gerard Ter Borch, Adriaen S. Coorte y Rembrandt. Consigue su finalidad de interesar al lector y de darle a conocer el mundo interior de las viviendas de la época. A la vez, logra que no sea sólo una lección de arte sino que, también, prenda en nosotros el interés por las vidas y las tareas de las personas que muestran los cuadros.

Marie Barguirdjian Bletton. Escondites y secretos (Cachettes et secrets, 2006). Madrid: SM, 2006; 22 pp.; trad. de Teresa Tellechea; ISBN 84-675-1094-3.

Enviar Imprimir
DesnMirarPint.jpg
lunes, 11 de junio de 2007

Un buen libro de arte para niños: Mirar la pintura a través de los siglos, de Caroline Desnoëttes, que me ha gustado, entre otras cosas, por su sencillez. Se muestran 18 cuadros clásicos, completos y con algunos recortes de detalles, y se dan explicaciones sobre cada uno. Están bien escogidos, porque cada uno representa bien una época y porque no son los más conocidos, con la excepción de la Mona Lisa. Al final se añaden más explicaciones históricas.

Caroline Desnoëttes. Mirar la pintura a través de los siglos (Regarde la peinture à travers les siècles, 2006). Pontevedra: Factoría K de libros, 2006; 60 pp.; trad. de Pedro A. Almeida; ISBN: 84-934641-8-X.

Enviar Imprimir
SmithMOMA.jpg
lunes, 30 de octubre de 2006

Desde hace años son frecuentes los álbumes sobre museos. Uno bueno, por ejemplo, es Lucas, un detective en el museo, con imágenes de Lauren Child y texto de Alexander Sturgis, uno de los conservadores de la National Gallery de Londres.

Hace pocas semanas ha llegado al mercado español un álbum acerca del MOMA de Nueva York, firmado por Lane Smith y Jon Scieszka. A pesar de su atractivo diseño y del probado talento de los autores, no es especialmente brillante: quizá porque algunas obras de arte moderno no son para ver en formato pequeño, quizá porque antes de llegar a ellas hay que pasar por otra clase de obras, quizá porque un libro infantil debe centrar mejor el tiro y no intentar abarcar demasiado...; y sobre todo porque la historia de un chico que intenta encontrar a su amigo Art en el museo no es gran cosa. A esto se ha de añadir la dificultad de traducir la frasecilla que contiene la gracieta del relato, la pregunta que formula el protagonista una y otra vez a los transeúntes: «Have you seen Art?»: en castellano el protagonista se llama Artemiro, Arte para los amigos, y la preguntita es «¿Ha visto a Arte?»...

Lane Smith. MOMA: En busca de Arte (Seen Art?, 2005). Texto de Jon Scieszka. Barcelona: Serres, 2006; 43 pp.; ISBN: 84-7871-643-2.

Enviar Imprimir
DumbarLola.jpg
lunes, 15 de agosto de 2005

Quizá la línea temática de los libros para pequeños donde hoy podemos encontrar los mejores productos es la que, de distintos modos, trata de desarrollar la sensibilidad artística del niño. Es lógico, pues no en vano es la que logra sacar el máximo partido a las características específicas de los álbumes y es la cuestión a la que más vueltas le han dado los ilustradores. Un ejemplo reciente, uno más, es Lola con alas, de Polly Dunbar.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo