Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (emociones adultas)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
SamartziUltimaCarta2.jpg
lunes, 12 de diciembre de 2016

Hay álbumes apropiados para enseñar los modos de vivir de otras gentes y otros tiempos. No a todos los lectores pequeños les atraen, pues no siempre les resulta fácil entender las cosas, aunque todo depende mucho de quienes tengan al lado. Por ejemplo, que recuerde ahora, El diario de las cajas de fósforos.

Otro buen álbum en esa línea es Una última carta, de Iris Samartzi y Antonis Papatheodoulou. Su protagonista es el señor Costas, el único cartero en una isla cuando no había ni teléfonos. Se cuenta su último día de trabajo y, de paso, se habla de que ha tenido que llevar noticias malas, noticias buenas, fotos…; de que ha tenido que ir a sitios lejanos, y leerles las cartas en alto a personas que no sabían leer. Al fin, cuando termina el día, le queda una última carta.

El relato respira nostalgia y simpatía. Contribuyen a eso el aspecto amable del señor Costas —cuyo traje se presenta perfilado con el reborde típico de los sobres de correo aéreo—; los ambientes luminosos de las imágenes, en las que predomina el azul del cielo y del mar —claramente de una isla mediterránea—; las viviendas y los escenarios propios de un pueblo costero, construidos a veces con collages y fotografías; las figuras de los paisanos del cartero, dibujadas sólo con un leve perfil —¿tal vez para sugerir que hay un tipo de personas que está desapareciendo?—. Están bien pensadas las guardas, con sobres cerrados las primeras y con algunos sobres abiertos las últimas. Atrae también la elegante cubierta-envoltorio del álbum.

Iris Samartzi. Una última carta (2016). Texto de Antonis Papatheodoulou. Pontevedra: Kalandraka, 2016; 44 pp.; ISBN: 978-84-8464-268-8. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
PerezHerArmando.jpg
martes, 23 de agosto de 2016

Armando, de Fernando Pérez Hernando, es uno de esos álbumes que —por ejemplo como dije al hablar de Arquelogía—, son como una broma de revista cómica más que un libro-álbum; que —como dije a propósito de Cómo reconocer a un monstruo—, cuentan algo sencillo y deberían venir en ediciones baratas; y que, como se puede decir de no pocos álbumes, tiene un miniargumento de interés para… una escuela de padres. En él vemos que a un niño, Armando, su padre le regala su primer balón de fútbol, y luego se suceden los incidentes en los que se aprecia el forofismo del padre y el desinterés del niño. De más está decir que, sea como sea, el álbum es sólo para quienes aprecien la broma implícita en el nombre y la figura del niño.

Fernando Pérez Hernando. Armando (2016). Barcelona: Takatuka, 2016; 36 pp.; ISBN: 978-84-16003-60-0. [
Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
GervaisPittPeq.jpg
lunes, 8 de agosto de 2016

Cuando era pequeño y Cuando sea mayor, de Bernadétte Gervais y Francesco Pittau, son dos álbumes basados en el mismo concepto. El niño narrador, al que vemos en todas las imágenes, nos dice, en el primero, que «pasaba por debajo de la mesa sin agacharme», «no veía más que rodillas», «no veía nunca lo que había encima de los armarios»…, hasta un momento en el que hay un «pero, sobre todo, cuando era pequeño…». En el segundo dirá que, cuando sea mayor, «la mesa me llegará a las rodillas», «subiré los escalones de cuatro en cuatro», «no iré más al colegio»…, también hasta un punto en el que sus pensamientos dan un giro.

Los dos álbumes avanzan con una ilustración en cada página, que mantienen la continuidad porque la figura del niño siempre tiene el mismo tamaño y se muestra siempre al mismo nivel, y terminan con una página desplegable bien pensada. Son álbumes amables que, más que a los sentimientos habituales de muchos niños, apelan más bien a la memoria y la nostalgia del adulto —en especial el primero y parcialmente el segundo—.

Bernadétte Gervais. Cuando era pequeño (Quand j’etais petit, 2007). Texto de Francesco Pittau. Barcelona: Picarona, 2016; 42 pp.; trad. de Joana Delgado; ISBN: 978-84-16117-97-0. [Vista del libro en amazon.es]
Bernadétte Gervais. Cuando sea mayor (Quand je serai grand, 2007). Texto de Francesco Pittau. Barcelona: Picarona, 2016; 42 pp.; trad. de Joanna Delgado; ISBN: 978-84-16117-98-7. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
NegleyTiposD2.jpg
martes, 3 de mayo de 2016

Dentro de la línea, tan frecuente hoy, de intentar enseñar a los niños a ser menos brutos y más sensibles, o la de intentar dejarles claro que uno puede ser muy fuerte y no tener miedo a mostrar sus sentimientos, está el álbum de Keith Negley titulado Tipos duros.

En él vemos, en cada doble página, cómo lo ejemplifican algún o algunos personajes robustos: un tipo musculoso de un gimnasio, un astronauta, unos ninjas, un superhéroe, un cowboy, un pirata, un caballero medieval, un piloto de carreras, un marino, un robot, un tipo tatuado en moto, etc. Las palabras son escasas y dejan todo el peso del álbum a las ilustraciones en colores vivos muy contrastados, que están bien compuestas y presentan figuras contundentes y amables.

Keith Negley. Tipos duros (también tienen sentimientos) (Tough Guys (Have Feelings Too), 2015). Madrid: Impedimenta, 2016; 26 pp.; trad. de Susana Rodríguez Álvarez; ISBN: 978-84-16542-27-7. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
GrahamPrimerP2.jpg
martes, 5 de abril de 2016

Al final del comentario que titulé Matemáticamente invisible incluí un párrafo acerca de «la simultaneidad de los instantes». De lo mismo trata el álbum El primer paso, del norteamericano-australiano Bob Graham. En él todo empieza cuando una niña, Rosie, está a punto de dibujar el último botón de plata de un pato, escena que vemos antes de los datos editoriales del álbum y de que comience la historia, y todo termina cuando lo dibuja. El acontecimiento que narra el album es que Rosie ve que su hermano pequeño Pablo, justo a las diez menos un minuto, da su primer paso, y lo anuncia a su alrededor: a continuación vemos diversas escenas de todo tipo que ocurren al mismo tiempo, de un modo parecido a cómo las veríamos si una cámara se alejase y fuese mostrándonos en ese mismo momento la habitación, la casa, el barrio, la ciudad… No es necesario hacer comentarios sobre los magníficos dibujos ni sobre más cosas porque esta reseña extensa, con muchas imágenes, lo explica y muestra todo detalladamente. Parece claro que, aunque sea un libro excelente para cualquier edad, las reflexiones que suscita el concepto en el que se basa el álbum no son para prelectores.

Bob Graham. El primer paso (Silver Buttons, 2013). Barcelona: Juventud, 2015; 32 pp.; col. Álbumes ilustrados; trad. de Christiane Scheurer; ISBN: 978-84-261-4213-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
LlenasVacio2.jpg
miércoles, 2 de marzo de 2016

La protagonista de Vacío, de Anna Llenas, es Julia, una niña normal y feliz. «Pero un día, de golpe, todo eso se fue y ella se quedó con un gran vacío», que se representa como un gran agujero en su centro. A continuación vemos distintas expresiones gráficas de lo que supone y significa ese vacío, vemos que Julia prueba con tapones de distintas clases —tapones buenos, aparentemente buenos, peligrosos…—, y no resuelve nada, hasta que para de buscar… Y ahí comienza la segunda parte de la historia.

Como el álbum previo de la ilustradora —cuya protagonista Rita se parece mucho gráficamente a Julia—, este también tiene un ritmo narrativo conseguido, unas ilustraciones eficaces y compuestas con talento, y un argumento más para mayores que para niños (con la dificultad, para llegar al público adulto, de que las ilustraciones son de las que siempre consideramos infantiles). El texto de la contracubierta («libro que nos habla de la resiliencia, o la capacidad de sobreponerse a la adversidad y encontrarle un sentido») nos anuncia un relato de autoayuda y, aunque algunas frases van en esa línea («busca en tu interior», «sensación de conexión»), la historia como tal se sostendría bien y sería mejor sin ellas (aunque supongo que vendería menos).

Anna Llenas. Vacío (2013). Granada: Barbara Fiore, 2015; 80 pp.; ISBN: 978-84-15208-72-3. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
SilversteinArbolG2.jpg
jueves, 12 de noviembre de 2015

Para terminar esta mini-serie de álbumes sobre árboles —aunque sea un tanto especial por sus rasgos argumentales y por las discusiones que ha suscitado—, hay que citar El árbol generoso, de Shel Silverstein, que llega al mercado español con una traducción diferente a la de una edición venezolana previa.

Después de presentar a los dos protagonistas en las dos primeras dobles páginas —«había una vez un árbol…», «que quería mucho a un niño»»—, se cuenta cómo, según el niño va creciendo, el árbol está dispuesto a darle lo que le pide: hojas, manzanas, sombra… Y, al niño, al joven, al hombre, y al anciano, el árbol sigue dispuesto siempre a contentarle. Las ilustraciones, características del autor, son unos sencillos pero expresivos dibujos a plumilla en los que siempre vemos al árbol protagonista y, casi siempre, al niño, joven, adulto o anciano que le pide algo.

La historia puede leerse de distintos modos: positivamente, irónicamente, amablemente... Se puede pensar en que habla de la vida completa de un hombre que, tal vez, sólo al final de su vida parece caer en la cuenta de lo que ha recibido del árbol. Se puede aplicar alegóricamente a la relación de alguien con otras personas, por ejemplo sus padres, siempre dispuestos a dar sin recibir nada a cambio. Se puede concluir de ella que el protagonista humano es un egoísta de tomo y lomo a quien nadie le ha dicho nunca que hay comportamientos buenos y comportamientos malos…

De todos modos, como creo que siempre hay que decir, mejor es no sacar muchas conclusiones generales, dejarse llevar por la historia  y que cada uno entienda lo que sea. Sin embargo, si alguien desea darle vueltas al libro, puede leer los interesantes comentarios que figuran en este artículo, en el cual varios profesores universitarios norteamericanos —que no están relacionados con la literatura infantil— explican cómo ven cada uno el libro.

Shel Silverstein. El árbol generoso (The Giving Tree, 1964). Caracas: Litexsa Venezolana, 1999; 64 pp.; trad. de Carla Pardo Valle; ISBN: 980-6053-44-3. Nueva edición en Pontevedra: Kalandraka, 2015; 64 pp.; col. Libros para soñar; trad. de Miguel Azaola; ISBN: 978-84-8464-961-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
AnnallenasTeQ2.jpg
martes, 31 de marzo de 2015

Te quiero casi siempre,
de Anna Llenas, se podría poner en paralelo con Sencillamente tú: es un relato adulto (o, al menos, no de niños) contado con imágenes y recursos habituales en los álbumes infantiles. La diferencia es que Sencillamente tú es un álbum más regalable, por tamaño y tipo de imágenes; o al menos a mí se me hace más difícil pensar en que, por las mismas razones, lo sea Te quiero casi siempre…

La primera página izquierda dice: «Lolo y Rita son muy diferentes», y en la derecha asoman unos pelillos diferentes, de uno y otra. En la segunda doble página se presentan a los protagonistas, en la izquierda, Lolo, un bicho bola, y en la derecha, Rita, una luciérnaga. Primero se nos indica por qué se quieren, luego por qué se distancian un poco y, por último…

El ritmo narrativo es perfecto para el paso del álbum de doble página en doble página. Las imágenes están elaboradas con collages y dibujos de líneas rápidas y como desmañadas. Los personajes están bien diferenciados: por ejemplo, Lolo se compone de collages de periódicos y Rita de collages de cartón. La lección de aprender a ceder cada uno un poco está bien obtenida.

Anna Llenas. Te quiero casi siempre (2015). Barcelona: Espasa, 2015; 48 pp.; ISBN: 978-84-670-4370-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
LartiteguiLairlaSuerte.JPG
miércoles, 14 de enero de 2015

El libro de la suerte, un álbum de Ana Lartitegui y Sergio Lairla, está muy bien comentado en Biblioabrazo y en La coleccionista.

En esas dos reseñas se da el argumento —dos viajes paralelos de dos personajes opuestos, el señor Buenaventura y el señor Malapata, cada uno de los cuales comienza en un extremo del álbum para confluir en una página central desplegable—, se hace notar que la trama resulta intrigante, que la riqueza de detalles a los que prestar atención es enorme, y que tiene una muy pensada y cuidada construcción narrativa.

Sin duda, un álbum con un largo trabajo detrás, que a cualquiera le gustará conocer, pues es ingenioso y divertido, pero que los entusiastas y estudiosos del género van a mirar y analizar con calma.

Ana Isabel González Lartitegui. El libro de la suerte (2014). Texto de Sergio Lairla. Barcelona: A buen paso, 2014; 56 pp.; col. Ilustrados; ISBN: 978-8494157998. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
JuventenyPas2.jpg
miércoles, 19 de noviembre de 2014

Así como siempre temo que algunos relatos pueden acentuar comportamientos que no me gustan, y que a nuestro alrededor hoy son demasiado frecuentes (por ejemplo, que un álbum como el citado ayer aumente más aún el espíritu quejoso y protestón que tanto abunda en nuestra sociedad), hay otros que aplaudo también porque defienden un talante que me parece que nos hace más falta.

Es el caso de Manual del buen paseante, de Raimon Juventeny, un álbum más bien adulto que se parece mucho, en su estética y en su contenido, a Ramón, de Jesús Cisneros. En veinte escenas sucesivas vemos a un paseante y, al pie, hay una frase que describe algo propio del buen paseante: empieza con «El buen paseante sale a pasear cuando le apetece» y casi termina con «El buen paseante vuelve a casa cuando le apetece». Además se nos dice que no tiene prisa, que sonríe, que se asombra, etc. Tal vez algunas frases podrían ser menos contundentes o estar más matizadas: por ejemplo, a «el buen paseante no se preocupa si se hace tarde», yo le añadiría «o sí», pues a veces hay que preocuparse…

Raimon Juventeny. Manual del buen paseante (2014). Pontevedra: Faktoria K, 2014; 44 pp.; prólogo de Carl Honoré; ISBN: 978-84-15250-72-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SantosArqueol.JPG
martes, 16 de septiembre de 2014

Arqueología,
de Antonio Santos, es de esos álbumes sencillos y eficaces que son como una broma o un guiño irónicos, y que podríamos encontrar con el formato de tira de humor satírica.

Un hombre tiene un sueño y construye un barco en el desierto; todos se ríen de él y le llaman loco; él espera y espera pero nada sucede y muere; pasa el tiempo y la arena del desierto cubre los restos del barco; pasan siglos… y entonces llegan los arqueólogos.

Álbum con una historia certera pues desvela del mejor modo posible la inconsistencia de algunas suposiciones que dicen interpretar lo que nos ha llegado del pasado. Las ilustraciones, hechas con recortes, van de acuerdo con el relato: están bien compuestas y muestran las figuras de modo sintético sobre fondos simples que tienen los tonos propios del escenario.

Antonio Santos. Arqueología (2010). Madrid: El Jinete Azul, 2010; 36 pp.; ISBN: 978-84-937902-1-9. [
Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
TrohinskyDomaSue2.jpg
miércoles, 13 de agosto de 2014

Son muchos los libros que hablan de un abuelo que, de un modo u otro, es un gran contador o inspirador de historias. Uno más, un álbum atractivo sobre la cuestión, es El domador de sueños, de Nicolai Troshinsky, cuyo narrador habla de «un hombre al que se le daba bien soñar: mi abuelo». A continuación vemos cómo tiene sueños acerca del panadero, la frutera, el barrendero…, que además están encantados de oírlos.
Las ilustraciones tienen aires constructivistas y recurren a collages para mostrar bien retazos de los sueños (una pipa y otros objetos, planos, diseños de barcos, etc.), o bien escenas del abuelo y de otros personajes. La forma de componerlas va muy bien con el contenido del relato, que tiene buen humor y un desenlace simpático.

Nicolai Troshinsky. El domador de sueños (2008). Madrid: Kókinos, 2008; 30 pp.; ISBN: 978-84-96629-50-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
CisnerosRamon2.jpg
martes, 22 de julio de 2014

Ramón, de Jesús Cisneros, refleja el itinerario habitual de domingo de un tal Ramón, un hombre alto y delgado con un paraguas abierto, que, de camino al parque, va encontrando a un pájaro, a otro tipo con sombrero, a la chica de la bicicleta, a un señor que cuenta hojas… Es uno de los muchos álbumes cuya estructura es la de un simple paseo y de los que reflejan o suscitan, de modo poético y nostálgico, algunas emociones propias de adulto, al modo de un relato corto chejoviano. A fin de cuentas, en él no sucede nada memorable pero, también por eso, hace pensar al lector en su propia vida o en la vida de quienes pasan a su lado. Las sugerentes ilustraciones —normalmente a doble página salvo cuando hay una ilustración en una página y otra pequeña en la página en blanco de al lado—, son narrativamente claras y presentan bien un clima de color y serenidad otoñales.

Jesús Cisneros. Ramón (2009). Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2009; 24 pp.; ISBN: 978-84-92412-26-6. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
IbatFleisCajaF2.jpg
martes, 3 de diciembre de 2013

El diario de las cajas de fósforos, de Bagram Ibatoulline y Paul Fleischman, es uno de esos álbumes de recuerdos de adulto que resultan fascinantes: porque la historia es buena y porque las ilustraciones, de un hiperrealismo que asusta sólo de pensar en el trabajo que llevan, tienen mucho encanto.

Un bisabuelo cuenta cosas del pasado a su bisnieta cuando ella abre una caja que, a su vez, contiene muchas cajas de cerillas. Cada una contiene un objeto que recuerda un episodio de la vida del narrador. Un hueso de aceituna de cuando era un niño muy pobre y vivía en Italia; semillas de girasol que representan los días del viaje en barco que hizo, con sus hermanas y su madre, hasta los Estados Unidos, donde los esperaba su padre; el ticket de entrada al primer partido de béisbol al que fue con su padre… Y más objetos de sus primeros trabajos, en fábricas siendo niño, como impresor siendo joven, como librero después…

Una parte de las ilustraciones, las que presentan algo del pasado, son como antiguas fotografías en sepia. Otras, las del presente, son detallistas y a todo color: unas muestran al bisabuelo y su bisnieta, y otras lo que ven ellos en ese momento. La narración está bien llevada y deja el poso que, seguramente, los autores buscaban: de nostalgia pero de satisfacción por una vida completa; de que hay objetos sin valor objetivo pero con una enorme carga significativa para quien vivió los acontecimientos que recuerdan.

Bagram Ibatoulline. El diario de las cajas de fósforos (The Matchbox Diary, 2013). Texto de Paul Fleischman. Barcelona: Juventud, 2013; 40 pp.; trad. de Susana Tornero; ISBN: 978-84-261-3976-4.

Enviar Imprimir
TurkovskiMont2.jpg
martes, 16 de octubre de 2012

Dos álbumes de Einar Turkowski, un autor con un estilo y un mundo imaginativo propios, como varios citados semanas atrás. En Estaba oscuro y sospechosamente tranquilo el protagonista es un hombre que se instala en una casa abandonada; los lugareños lo espían con catalejos y observan cosas raras que nadie sabe interpretar; un día el hombre intenta vender pescado en el pueblo y los habitantes del pueblo están intrigados con la forma en que captura los peces. En La montaña se habla de un país curioso donde hay una peligrosa montaña de la que nadie vuelve normal, hasta que un tipo decide subir y, al comenzar, encuentra un cartel que indica «¿sabes ver?»; y, en efecto, a partir de ahí todo es un espectáculo.

Álbumes con unos extraordinarios y exhaustivos dibujos en blanco y negro. En el primero, de unos seres como cyborgs y de todos los artilugios mecánicos que utilizan, todos con su planito de montaje. En el segundo, de personajes y escenarios a cuál más pintoresco. Las intrigas de las historias no importan mucho pues nada se resuelve realmente, aunque tal vez la primera dice que muchas veces la gente supone cosas sin saber realmente nada (en realidad igual que le ocurre al lector), y la segunda podríamos suponer que propone aprender a mirar. El primer álbum tiene la deriva posmoderna de los relatos que se presentan como con una bromista intención enciclopédica. El segundo no parece sacarle todo el provecho al formato vertical acentuado —igual que dije a propósito de Casualidad, pero aquí el argumento lo facilitaría más, o eso me parece—.

Einar Turkowski. Estaba oscuro y sospechosamente tranquilo (Es war finster und merkwürdig still, 2005). Barcelona - Madrid: Libros del Zorro Rojo, 2007; 24 pp.; trad. de Marisa Delgado; ISBN: 978-84-96509-51-1.
Einar Turkowski. La montaña (Der rauhe Berg, 2012). Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2012; 28 pp.; trad. de Moka Seco Reeg; ISBN: 978-84-96509-28-3.

Enviar Imprimir
MelendezLeopold2.jpg
martes, 25 de septiembre de 2012

Tal vez el ejemplo español más característico de lo que citaba ayer, de un autor con un estilo personal y unas historias imaginativas basadas en personajes excéntricos, es Francisco Meléndez. Entre otros álbumes semejantes, el que a mí más me gustó en su momento, fue Leopold, la conquista del aire.

Enviar Imprimir
BarrenetxeaCuCarp.JPG
lunes, 24 de septiembre de 2012

Algunos ilustradores tienen la particularidad de que, con su estilo y con el contenido de sus libros, crean mundos propios que, aunque normalmente no son o no serán nunca masivamente populares, sí captan un buen número de adictos. Es el caso de Iban Barrenetxea con El cuento del carpintero, más bien un relato ilustrado que un álbum ilustrado. Su protagonista es Firmín, un carpintero muy experto a quien llama sucesivas veces el Barón von Bombus para que repare las consecuencias de sus guerras: primero un brazo, luego otro brazo, luego una pierna, etc. Y el trabajo de Firmín es tan bueno que, cada vez, su pieza de recambio es mejor que la original.

Palabras e ilustraciones ocupan dobles páginas alternas. Hay una única ilustración desplegable que aparece al comienzo. Las imágenes, compuestas con figuras estilizadas que siempre aparecen de cuerpo entero, reflejan escenarios y vestuarios decimonónicos, y el colorido prácticamente sólo lo ponen el pelo del carpintero y la doncella. La narración facilita que la secuencia sea clara y, además, a lo largo de las imágenes se desarrolla otra historia de la que no se habla nada en el texto. El mensaje de rechazo hacia los ímpetus bélicos del barón queda claro sin necesidad alguna de insistir.

Iban Barrenetxea. El cuento del carpintero (2011). Barcelona: A buen paso, 2011; 43 pp.; ISBN: 978-84-939414-2-.

Enviar Imprimir
SoleMyPolAniv.JPG
lunes, 17 de septiembre de 2012

Nueva edición de El aniversario, un álbum de Carme Solé con un texto irónicamente melancólico de Miquel Martí i Pol, acerca de un tal Señor M. que, después de diez años de casado, reflexiona y se siente un don nadie. Entonces decide ponerse sombrero y no quitárselo nunca, lo que al principio es considerado una extravagancia y, más tarde, acaba siendo una fuente de conflictos.

Álbum cuyo argumento, dentro de la LIJ se podría poner en línea con, por ejemplo, El hombrecito vestido de gris, de Fernando Alonso. Tiene interés su edición, aparte de las excelentes ilustraciones y de la lograda composición como álbum, por su valor dentro de la historia particular de la LIJ: igual que se podría decir de Cepillo —aunque en ese caso el protagonista es un niño—, preparar un álbum con un contenido así era una gran novedad en los ochenta. Incluso lo es hoy.

Carme Solé. El aniversario (L’Aniversari, 1983). Texto de Miquel Martí i Pol. Barcelona: Hymsa, 1983; 24 pp.; col. Baúl de cuentos; trad. de Fabricio Caivano; ISBN: 84-7183-291-7. Nueva edición en Madrid: El Jinete Azul, 2012; ISBN: 978-84-939213-3-0.

Enviar Imprimir
ErlbruchMeierMirlo.JPG
lunes, 20 de agosto de 2012

La señora Meier y el mirlo, un álbum con la firma tan reconocible de Wolf Erlbruch, tiene como protagonista a la señora Meier, una mujer preocupona con un marido tranquilo que tiene muchos pasatiempos personales. Un día que la señora Meier encuentra un mirlo recién nacido lo cuida y, para que aprenda a volar, intenta volar ella también.

Relato amable más bien adulto pues, podemos suponer, refleja cómo una mujer termina por tener una vida propia al margen de su marido. También se podría entender que un cuidado bondadoso de la naturaleza, en este caso del mirlo, abre nuevas e inesperadas posibilidades vitales, superiores a las del hombre práctico y pegado a lo cotidiano.

Bien, al margen de lo anterior, me ha interesado ver cómo no hay marco en las ilustraciones que representan las imaginaciones de la señora Meier y en las escenas en las que aparece el mirlo; sin embargo, sí hay marco en las escenas de vida cotidiana. También hay un gato que lleva su propia vida, dentro y fuera de los marcos.

Wolf Erlbruch. La señora Meier y el mirlo (Frau Meier, die Amsel, 1995). Buenos Aires: Libros del Zorro Rojo, 2012; 32 pp.; trad. de Ana Garralón; ISBN: 978-987-27092-8-0.

Enviar Imprimir
RuanoGuardianOlvido.jpg
miércoles, 17 de agosto de 2011

El guardián del olvido
,
un relato de Joan Manuel Gisbert ilustrado por Alfonso Ruano, es un álbum con imágenes evocadoras, perfectas para una historia que habla de que hay personas a la espera de ser rescatadas por alguien que las encuentre.

Enviar Imprimir
FariasCobasGallego2.jpg
martes, 5 de julio de 2011

Ha fallecido hace unos días Juan Farias, un autor que ha dejado una profunda huella en la LIJ española. En este enlace hay comentarios con ese motivo. En mi archivo tenía un comentario a una obra suya que no había puesto en su momento aquí: Gallego.

O Rapaciño, un anciano de 90 años que fue marinero, espera la muerte mientras recuerda su noviazgo y rumia su añoranza de la que fue su mujer durante muchos años. La narración habla también de su vida con su hija y su yerno, de su relación con su nieto, de sus escapadas al mar para salir con su vieja barca.

El texto es rico y evocador, al mismo tiempo que sencillo. La historia tiene una fuerte componente de amor al mar y al oficio propio de las gentes del mar. Debido a los acentos fuertemente nostálgicos tal vez conecte mejor con personas mayores que con niños, aunque para ellos puede ser también una forma de acercarse al modo de ver la vida de alguien que ya sólo puede mirar atrás.

Las ilustraciones acompañan y potencian la historia con acierto. Al final va un glosario con las palabras gallegas usadas en el texto.

Juan Farias. Gallego, a la orilla del mar (2006). México: Fondo de Cultura Económica, 2006; 44 pp.; col. Los especiales de A la Orilla del Viento; ilust. de Xosé Cobas; ISBN: 968-16-8277-7.

Enviar Imprimir
ValentinisKonnecke.jpg
lunes, 10 de enero de 2011

Hay álbumes que no van a pasar a la historia pero que son simpáticos y están bien hechos y que, como recogen bien actitudes reconocibles —no necesariamente de un niño—, yo los regalaría, si pudiera conseguirlos en ediciones pequeñas y baratas. Es decir: creo que ni a mí ni a la mayoría de la gente se nos ocurre plantearnos tal cosa cuando los álbumes vienen en pasta dura y tamaño grande..., y precio de acuerdo con eso.

Dos ejemplos recientes son ¡Tú puedes!, de Ole Könnecke, y La duda, de Pia Valentinis. El primero presenta un pájaro indeciso y temeroso que necesita un estímulo para vencer su miedo. El segundo presenta varios animales que se preguntan cosas: la serpiente que se dice ¿qué me pondré hoy?, el camaleón que piensa ¿me habrá visto?, etc. Ambos son álbumes con textos cortitos en la página izquierda, casi toda ella en blanco, que acompañan los dibujos que se ven en la derecha, completamente limpios los primeros y a base de sombreado en cruz los segundos.

Ole Könnecke. ¡Tú puedes! (Du shaffst das!, 2007). Salamanca: Lóguez, 2010; 36 pp.; ISBN: 978-84-96646-46-9.
Pia Valentinis. La duda (Dubbi, 2010). Barcelona-Madrid: Libros del zorro rojo, 2010; 28 pp.; trad. de Valentina Colombo; ISBN: 978-84-92412-53-2.

Enviar Imprimir
SchössowMaaas2.jpg
lunes, 6 de septiembre de 2010

¡¡Máass!!,
de Peter Schössow, es un álbum sin palabras o, mejor, con aquella única palabra. En la doble página de presentación, donde van el título y los datos editoriales, vemos un hombre mayor, con abrigo, bufanda y sombrero, paseando por una playa en un día ventoso. En la segunda doble página vemos que le vuela el sombrero. En la tercera, que comienza a correr tras él. En la cuarta, que el viento lo levanta...

Relato de argumento elemental, aparentemente, pero gráficamente muy bien construído pues, con las distintas ilustraciones y con su secuencia, logra transmitir los sentimientos del protagonista: de susto y de miedo en su primera parte, de gozo y asombro cuando al fin se ve volando por encima del mar y de los campos... El colorido es escaso, como corresponde a un tiempo tormentoso. La historia recuerda, (o en cualquier caso a mí me recuerda), un conocido artículo de Chesterton, que dio título a la edición española de una recopilación de textos suyos, y que habla de las contrariedades transformadas en aventuras o de cómo todas las contrariedades, bien enfocadas, pueden ser aventuras.

Peter Schössow. ¡¡Máaas!! (Meehr!, 2010). Salamanca: Lóguez, 2010; 27 pp.; ISBN: 978-84-96646-45-2.

Enviar Imprimir
AuladellAlboInes2.jpg
lunes, 18 de mayo de 2009

Tanto Estela como Inés Azul, dos álbumes con texto de Pablo Albo e ilustraciones de Miguel Ángel Díez y Pablo Auladell respectivamente, ejemplifican algo que a veces me ocurre: los textos y las imágenes tienen calidad y me gustan... pero el conjunto no tanto.

Estela habla de una estrella de los deseos que se pone contenta y brilla más cuantas más cosas le piden; pero un día la pilla una lluvia de estrellas y acaba cayendo en fosas cada vez más profundas del mar, donde todo es oscuridad y habita el pez ogro. Inés Azul, una historia poética sobre la percepción que puede tener o que le hacen tener a una niña de la muerte de un amigo, está contada por la propia protagonista, que habla de su amistad con un chico que no está y del que le dicen que no volverá.

Como corresponde a un relato de fantasía y a uno poético, los ilustradores recurren a su imaginación para crear unos mundos propios con los que unos lectores conectarán más y otros menos, tal vez más los adultos que los niños. Por su calidad son álbumes para conocer y, al menos por parte de un adulto como yo, suspender el juicio y ver su impacto en lectores concretos: a mí me parecen magníficas algunas escenas y los álbumes, como tales, están bien compuestos, pero no me atraen los monstruos que rodean a Estela y me dicen poco los toques surrealistas de Inés Azul —no sé por qué Inés lleva un extraño sombrero de copa, por ejemplo—. Pero habrá lectores que no reaccionen igual.

Miguel Ángel Díez. Estela (2007). Texto de Pablo Albo. Barcelona: Thule, 2007; 32 pp.; col. Trampantojo; ISBN: 978-84-96473-73-7. [Vsita del libro en amazon.es]
Pablo Auladell. Inés Azul (2009). Texto de Pablo Albo. Barcelona: Thule, 2007; 26 pp.; col. Trampantojo; ISBN: 978-84-92595-04-4. [Vista del libro en amazon.es]


Enviar Imprimir
ReynoldsADía00.jpg
martes, 14 de octubre de 2008

A diferencia del citado ayer, un estupendo álbum de sentimientos adultos para el que no veo claro que su destinatario pueda ser un niño: Algún día, de Peter Reynolds. En él se reflejan los sentimientos de una madre que acaba de tener a su hija y que piensa en las etapas de su crecimiento hasta que, a su vez, su hija tenga también una niña.

Gráficamente la historia está muy bien contada. Las ilustraciones van en tinta y acuarela y, cada una, que a veces ocupa la doble página y a veces una sola, muestra una etapa del crecimiento de la niña. Los pensamientos de la madre son textos breves cuyo diseño, a veces, va de acuerdo con el contenido de la ilustración prolongando el movimiento de las figuras —por ejemplo, al trazar el arco del movimiento del columpio o de la chica que se tira a la piscina—. Son extraordinarios dos detalles: el de unas lilas que aparecen al principio y reaparecen en ilustraciones posteriores dando continuidad a toda la historia, y el de que la primera ilustración se convierta en un cuadro en la última.

Eso sí, habrá quien eche de menos al padre de la niña y al padre de la nieta en toda esta historia y quien la vea como una confirmación más de que vivimos en un matriarcado educativo...

Peter Reynolds. Algún día (Someday, 2007). Texto de Alison Meghee. Barcelona: Serres, 2007; 40 pp.; trad. de Teresa Mlawer; ISBN: 978-84-7871-068-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BosqueRocío.jpg
lunes, 13 de octubre de 2008

Como es lógico, la mayoría de los álbumes cuentan historias o tratan sobre acontecimientos que pueden comprender los destinatarios niños y, por tanto, son pocos los que abarcan periodos de tiempo largos que desbordan la comprensión del lector pequeño. Si, además, un álbum habla de sentimientos que no son inmediatos sino que son de los que van acumulándose con el paso del tiempo, parece que sus destinatarios naturales son más bien adultos. Si, además, el estilo artístico con el que se cuenta la historia tiene sus raíces en el arte románico, en principio se puede tender a pensar que pocos niños conectarán con él. Lo gracioso es que razones como estas a unos les valdrán para no dar un álbum así a los niños y otros, mi caso, las considerarán óptimas precisamente para dárselo. Es el  caso de De cómo nació la memoria de El Bosque, de Rocío Martínez, un valioso e inusual álbum.

Enviar Imprimir
Vincent00Perro.jpg
martes, 2 de septiembre de 2008

Por la intensidad emocional que tienen, por el talento para el dibujo y la maestría en la composición de la historia que revelan, Un día, un perro y La pequeña marioneta, de Gabrielle Vincent, son álbumes que dejan huella... sobre todo en el lector adulto.

Enviar Imprimir
LobatoValleNiebla.jpg
martes, 29 de julio de 2008

Un álbum muy especial, de hace años, que trata de sentimientos adultos: Cuaderno de una espera, de Arcadio Lobato y Lourdes Huanqui. De paso aprovecho para recomendar El valle de la niebla, un álbum excelente del mismo ilustrador, actualmente descatalogado en castellano pero no en inglés, como se puede ver a la derecha.

Enviar Imprimir
BauerSencTú.jpg
martes, 17 de junio de 2008

Del mismo modo que podríamos comparar Emigrantes o Desencuentros con novelas de texto extensas, hay álbumes como El hilo de la vida que son equiparables con relatos cortos. A este tipo de álbumes, que pretenden mostrar emociones adultas, pertenecen dos que firma Jutta Bauer.

Uno es Selma, una ovejita que intenta responder, a su modo, en qué consiste la felicidad. En este mini-relato, publicado hace tiempo por Zambón Iberoamericana y recuperado ahora, lo importante es la idea y la realización gráfica se pone a su servicio: imágenes a la derecha y texto en la página en blanco de la izquierda; imágenes recuadradas para la vida ordinaria y sin marco para cuando la ovejita sueña.

Otro es Sencillamente tú, con texto de Heinz Janisch, donde se muestran de modo a la vez poético y gracioso los altibajos que puede pasar una relación entre un gato y una gata... Los dibujos, tan expresivos y sintéticos como acostumbra la ilustradora, comunican las distintas emociones o sentimientos que menciona el texto.

Parecen «poca cosa» y, si atendemos a su tamaño, efectivamente cabría llamarlos «obritas menores», pero ambos están pensados y realizados con un talento que pasa como inadvertido y que también se advierte por comparación con tantos productos inflados.

Jutta Bauer. Selma (1997). Madrid: Los Cuatro Azules, 2008; 48 pp.; trad. de Moka Seco Reeg; ISBN 13: 978-84-936292-2-9
Jutta Bauer. Sencillamente tú (Einfach du, 2006). Texto de Heinz Janisch. Salamanca: Lóguez, 2007; 32 pp.; col. Rosa y manzana; trad. de Eduardo Martínez García; ISBN 13: 978-84-96646-15-5 .

Enviar Imprimir
LiaoDesenc.jpg
martes, 13 de mayo de 2008

El sonido de los colores
y Desencuentros, de Jimmy Liao, se pueden alinear con Emigrantes, de Shaun Tan, por su solidez y consistencia tanto gráficas como argumentales, por su carácter híbrido entre los álbumes y las novelas gráficas, y porque también buscan unos destinatarios más bien jóvenes o adultos. Además, igual que Emigrantes, son relatos que merece la pena no sólo conocer sino también tener: son muy ricos de contenido y están editados con el cuidado que merecen las obras que perdurarán.

Enviar Imprimir
CaliBlochHilo2.jpg
lunes, 28 de enero de 2008

El hilo de la vida
,
de Davide Cali y Serge Bloch, es una obra magnífica, que se puede llamar álbum por su extensión o novela gráfica en cuanto relato en imágenes que abarca todo el arco de una vida y que intenta convocar emociones de adulto.

Enviar Imprimir
TanEmigrantes.jpg
viernes, 18 de mayo de 2007

Si tuviera que decir, ahora mismo, qué libro me ha impactado más de los últimos meses, no tendría dudas: Emigrantes, de Shaun Tan. Los entusiastas de las novelas gráficas, que a veces elogian en exceso productos visualmente interesantes pero de argumentos risibles, pueden recrearse aquí en la suerte: el autor hace rendir al máximo los recursos del cómic y de los álbumes ilustrados y obtiene un libro que reúne poder emocional, valor pictórico y el singular interés documental que procede, no de recoger datos históricos sino de capturar sentimientos humanos permanentes.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo