Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (clasificaciones)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
BellCTorreZoe.jpg
lunes, 29 de septiembre de 2008

Además de las posibles formas de subdividir los álbumes ya mencionadas, apunto algunas más con las que yo me he entretenido algunas veces haciendo listitas.

Según estilos no tanto artísticos como de confección, hay álbumes basados en el dibujo, unos deudores de la caricatura y otros no; otros que son herederos del arte pictórico; otros conceptuales o herederos del mundo publicitario; otros que cabe llamar experimentales, etc.

Según contenidos se podrían:

—observar los núcleos temáticos y ver si muestran principalmente sentimientos, o si reflejan actitudes, o si exponen ideas en busca de activar la reflexión;

—separar álbumes según que hablen del mundo interno o del comportamiento externo de los personajes;

—agruparlos al modo de los géneros habituales en narrativa: aventuras, fantasía, vida diaria...

Según las estructuras se podrían dividir los álbumes

—de acuerdo con los efectos que un autor busca en la confección y con los efectos que la lectura de un álbum puede causar (un lector de la página me apuntaba la posibilidad de ordenarlos según la emoción y el asombro que causan...);

—en función del arco temporal que abarca el argumento: desde los pocos que cuentan toda una vida como La señorita Emilia, pasando por los que narran periodos de tiempo más o menos largos como La jardinera, hasta los que sólo cuentan un suceso mínimo como La torre de Zoe, de Robin Bell Corfield y Paul y Emma Rogers.

Y se me ocurren más, así que dentro de unos meses haré nuevos ajustes. Entretanto, los próximos lunes volveré a poner comentarios de álbumes editados recientemente.

Enviar Imprimir
SchoenherrOwlMoon.jpg

lunes, 22 de septiembre de 2008

Otra manera de organizar los álbumes es atender a sus estilos artísticos básicos. En unos artículos publicados hace tiempo en la revista CLIJ, Fernando Zaparaín y yo propusimos que, según el tipo de dibujo y la herencia pictórica que se revela en los álbumes, se podrían preparar estos grupos:

—Realistas anglosajones, como Owl Moon.

—Realistas europeos, como Las plumas del dragón.

—Cubistas, como La oruguita glotona.

—Pop-Minimalistas, como El globito rojo.

—Expresionistas, como Tú grande y yo pequeño.

—Fusión posmoderna, como Noche de tormenta.

En la web no hay ni habrá grupos construidos de acuerdo con esta división, útil para entender algunas cosas, pero que requiere muchas precisiones y matices. De paso aprovecho la ocasión para incluir en la web la ficha de Owl Moon, un álbum sensacional de John Schoenherr y Jane Yolen.

Enviar Imprimir
LeggeQuépasa.jpg
lunes, 15 de septiembre de 2008

Una fórmula estructural que resulta óptima, cuando el ilustrador cuenta con un texto que se lo permite, es la de componer una serie de ilustraciones hiladas de distintos modos pero en las que no hay un hilo narrativo que fuerce la vinculación entre ellas. Así, se da una sucesión de ilustraciones a doble página, independientes entre sí aunque tengan continuidad gráfica, en álbumes como Princesas olvidadas o desconocidas o Mi laberinto.

Otro grupo es el que forman las historias —que he denominado de humor y nonsense— donde una escena enlaza con otra de un modo más o menos disparatado. Entre las diversas posibilidades, una es la un texto encadenado al modo del clásico La casa que Jack construyó; otra es cuando el relato multiplica las situaciones singulares que vive un mismo protagonista, por ejemplo al modo del ingenioso ¿Qué pasa aquí, abuelo? de David Legge.

Enviar Imprimir
IzqSueñoRed.jpg
lunes, 8 de septiembre de 2008

Se pueden también agrupar los álbumes observando sus estructuras de acuerdo con cómo se manifiestan y resuelven algunos rasgos específicos de los álbumes.

Así, hay distintas maneras de plantear el paso de página o, más en general, el encadenamiento de unas ilustraciones con otras. Esto, a su vez, depende del tipo de historia que se cuente: unas siguen esquemas fijos, otras narran una serie de sucesos consecutivos, otras acumulan episodios parecidos, etc. Unas fáciles de identificar son las señaladas en Probada eficacia.

Hay también diferentes formas de organizar el álbum apoyándose en la oposición gráfica y/o argumental entre la página derecha y la izquierda: un ejemplo de actitudes y personajes contrapuestos está en Ay no; otro tipo de contraposición, entre aspiraciones y realidades, es la del excelente Un sueño redondo, de Gonzalo Izquierdo y Juan Carlos Chandro.

Enviar Imprimir
OxenburyVamosOso.jpg
lunes, 1 de septiembre de 2008

Otra forma de ordenar álbumes según contenidos es mirar a los andamiajes básicos que soportan la historia.

Por un lado, como muchos álbumes están centrados en un protagonista bien definido, podrían prepararse grupos de acuerdo con eso: niños o niñas, adultos o niños, animales o humanos, individuales o colectivos, etc. De momento no he abierto secciones temáticas de esa clase.

Por otro, según el tipo de argumento, se podrían separar aquellos álbumes que cuentan una historia original o que, al menos en principio, no parece depender mucho de un relato previo, de aquellos que se basan en otro ya conocido. Tampoco hay una sección temática de los primeros pues son difíciles de conocer: resulta problemático afirmar con seguridad cuáles son realmente singulares como, por ejemplo, me lo parecen Jumanji y otros álbumes de Chris Van Allsburg. Los segundos son más fáciles y sí hay secciones de álbumes que desean expresamente introducir al mundo propio de referencias culturales: álbumes basados en fábulas o cuentos clásicos, más o menos fieles al texto primero; álbumes basados en historias culturales fundacionales, como los centrados en la Navidad; álbumes basados en poesías o en nanas o en canciones populares, como Vamos a cazar un oso, de Helen Oxenbury y Michael Rosen.

Enviar Imprimir
Seuss-Cat1.JPG
lunes, 25 de agosto de 2008

Si ponemos el foco en que todos los álbumes, de un modo u otro, son educativos, es posible probar una clasificación de contenidos según los tipos de conocimientos y de actitudes que tratan.

Dejando de lado que unos se dirigen más al niño y otros más al adulto, unos los podemos llamar informativos, como más neutros en lo que transmiten, y a otros pedagógicos, como más con el propósito de inculcar algo. En estos apartados se pueden incluir aquellos álbumes que transmiten conceptos —letras, números, colores, formas, tamaños, etc.—, y los que transmiten enseñanzas vitales, aunque lo normal es que unas informaciones se crucen con otras. De momento, entre otros posibles grupos de álbumes de aprendizaje, sí componen una sección temática los que tratan de arte y buscan avivar la sensibilidad estética del lector. Y si hubiera que nombrar al autor de álbumes que mejor ha conjugado divertir y enseñar —sobre todo lenguaje y vocabulario, pero no sólo— en el mundo anglosajón todo el mundo estaría de acuerdo en el Dr. Seuss, un fenómeno editorial sin parangón.

Enviar Imprimir
JeramAdivina.jpg
lunes, 18 de agosto de 2008

El intento de clasificar los álbumes según contenidos se desparrama en muchas direcciones.

Una opción es la de atender a cuestiones argumentales elementales —Abuelos, Juguetes, Ositos, Gatos, Perros, Cocodrilos, Pingüinos...—, algunas de las cuales ya he mencionado en notas anteriores o se pueden ver entrando en la opción Listados-Contenidos específicos.

Otra es la de atender a los núcleos argumentales básicos como aspectos de la vida familiar, o de la convivencia, o del mundo de las emociones infantiles, temas que fácilmente pueden, a su vez, dividirse mucho más. Así, de afecto familiar, y en concreto de amor entre madres e hijos, un tema muy frecuente, es un buen ejemplo Adivina cuanto te quiero, de Sam McBratney y Anita Jeram.

Enviar Imprimir
KeatsDíaNieve.jpg
lunes, 11 de agosto de 2008

Lo que más atrás decía sobre autores decisivos en la historia de los álbumes se puede ver de otro modo: hay fórmulas estilísticas bien determinadas que ha difundido algún autor de prestigio y que han sido continuadas luego por otros ilustradores en su estela. No me refiero a técnicas o estilos pictóricos sino a «marcas de la casa» en las que se da una particular mezcla de técnicas artísticas con recursos gráficos y argumentales más o menos semejantes. Entre otras ya citadas, las de Eric Carle o  Iela Mari, los personajes monos de Anthony Browne o la disposición de tipografía y colages de Lauren Child. Pues otro autor con una fórmula propia, no editado en España según creo, pero sí en español en Estados Unidos, es Ezra Jack Keatsun neoyorquino de padres polacos como Sendak que también abrió caminos nuevos.

Enviar Imprimir
KnightWallace.jpg
lunes, 4 de agosto de 2008

Una tercera forma global de organizar los álbumes es de acuerdo con cuestiones formales.

Dejando de lado rasgos externos obvios —tamaño, formato, pastas...—, otro, al que no he asignado sección propia sería el que podría llamarse, de modo general, «efectos especiales»: de sonido como El grillo silencioso, de texturas como el papel tornasolado de La estrella de Navidad, de troquelados de El pequeño rey de las flores...

Luego, un grupo claro es el de los álbumes que buscan  efectos teatrales como los que solemos llamar tridimensionales, de Lothar Meggendorfer, Jan Pienkovski o Robert Sabuda.

Y otro es el de los que plantean juegos de pura curiosidad y observación, como Martin Handford con su famoso Wally, y como hizo mucho antes Hilary Knight con Where's Wallace?

Enviar Imprimir
DyerTequieroNB.jpg
lunes, 28 de julio de 2008

Siguiendo con una posible ordenación de los álbumes por edades, en las notas no hago secciones temáticas para los álbumes de primeros lectores y de lectores niños, pues esas divisiones ya figuran en los listados por edades y, además, esa separación es difícil de calibrar por más que algunos relatos toquen temas correspondientes sobre todo a esas edades.

Luego, dejando de lado aquellos que requieren conocimientos que normalmente no están al alcance de una mayoría de niños —por ejemplo, históricos como Rosa Blanca o artísticos como Las plumas del dragón—, donde sí hago grupos especiales relacionados con la edad es en los álbumes que, por distintas razones, valoran especialmente los adultos.

Unos son los satíricos cuyos principales destinatarios son sobre todo los educadores, como Ahora no Fernando. Otros son los posmodernos que contienen guiños irónicos o referencias directamente adultas, como El soldadito de plomo. Otros son los que reflejan emociones de adulto, como el El hilo de la vida.

Y otros, que pueden ir en la sección anterior pero que también podrían tener sección propia, son los que tratan sobre los sentimientos propios de padres y madres, sobre todo de madres. Un ejemplo es La mejor familia del mundo pero también los de Jane Dyer, Te quiero, niña bonita, sobre la adopción, o Siempre pienso en ti, sobre el afecto madre-hijo: tal vez algo blandos pero que consiguen en muchos casos hacer temblar el corazón...

Enviar Imprimir
RathmannBNGorila.jpg
lunes, 21 de julio de 2008

Una segunda forma global de ordenar los álbumes es por edades. Aunque a muchos les parece la clasificación más neta también abundan quienes, como yo, piensan que es la menos obvia.

Entre los álbumes a los que sí podemos asignar edades claras están muchos dedicados a prelectores. Ejemplos típicos son los abecedarios o los álbumes sobre números, aunque a veces sea evidente que los autores buscan otro público y, quien tenga como único propósito el de enseñar las letras y vocabulario a los niños, puede ganar tiempo y ahorrar dinero usando libros sin sofisticación gráfica e imaginativa, aunque perderá otras cosas. Otro grupo claro de álbumes para prelectores lo forman muchos tipo «bedtime», entre los que a su vez se pueden distinguir los que son de tipo ritual —por ejemplo Buenas noches luna o Cierra los ojos—, o los que simplemente son una historia para contar antes de dormir —como el supergracioso Buenas noches Gorila, de Peggy Rathman—.

Enviar Imprimir
KraussSendakHole26.jpg
De A Hole is to Dig.
lunes, 14 de julio de 2008

Aunque no se refleje así en las secciones temáticas, también cabría preparar una historia de los álbumes siguiendo el hilo de los autores que consideramos decisivos, debido no a un álbum particular sino al conjunto de su trabajo en el terreno particular de los álbumes. Ya he citado a Leo Lionni, Eric Carle, John Burningham, Anthony Browne o Chris Van Allsburg, entre otros. Sin embargo, si hubiera que mencionar al autor clave casi todo el mundo estaría de acuerdo en dar un nombre: Maurice Sendak. Y ya, de paso, habría que hablar también de Ruth Krauss, esposa de Crockett Johnson y autora de álbumes históricos con su marido y con Sendak, entre otros ilustradores.

Enviar Imprimir
Harold and the purple crayon.jpg
lunes, 7 de julio de 2008

Una primera forma de organizar los álbumes es atender a la cronología. Por un lado están los álbumes históricos: aquellos que, siendo anteriores a 1950 o 1960, sobreviven porque significaron un avance y porque nos siguen gustando. Por otro están los que podemos calificar de hitos por algún motivo: por su modo de tratar un argumento, porque introducen un estilo particular, por la novedad que significaron...; en definitiva, porque podemos colocarlos a la cabeza de muchos otros semejantes. Un álbum histórico y también un hito es Harold and the Purple Crayon, de Crockett Johnson.

Enviar Imprimir
lunes, 30 de junio de 2008

Cuando comencé a poner Notas en esta página web me propuse dejar que la vida misma impusiera las secciones temáticas en las que agruparlas. Pero, en lo que se refiere a los álbumes, he pensado que tal vez convenga explicar algo los distintos grupos en los que voy colocándolas. Por eso, en lunes sucesivos iré señalando posibles modos de agrupar y clasificar los álbumes: según la historia, según edades, según cuestiones formales, según contenidos, según estructuras, según estilos artísticos, y según otras posibilidades.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo