bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
DerouenFayComedte2.jpg
lunes, 14 de abril de 2014

¡Voy a comedte!, de Laure du Faÿ y Jean-Marc Derouen, es un álbum magnífico para contar en voz alta pero también para contemplar porque las imágenes son excelentes y muy divertidas.

Su principal protagonista es un lobo que acecha entre los árboles a la espera de su próxima víctima. Un conejito sonrosado que pasa por allí, sorprendido por el «¡Voy a comedte!» con que le asalta el lobo, le repregunta «¿puedes repetir lo que has dicho?»… Y convence al «enorme y malvado lobo» que debe arreglarse la boca y que, si le espera un poco, enseguida vuelve. El lobo no tiene más suerte con un conejito «dojo» poco después. Pero este sí parece que vuelve y, cuando salta sobre él…

La narración es muy clara. Tercero, porque las palabras van en blanco sobre negro, o en negro sobre blanco y, para determinadas palabras, se usa un tipo de letra mayor. Segundo, porque las figuras de los personajes son graciosas, las ilustraciones están bien compuestas, y también hay personajillos pequeños que observan lo que ocurre, o que pasan por allí, en las que los lectores pueden fijarse. Y primero porque tiene un argumento bienhumorado, unos textos bien pensados para ser leídos en alto, y un satisfactorio desenlace a tono con el relato.

Laure du Faÿ. ¡Voy a comedte! (Ze vais te manzer, 2012). Texto de Jean-Marc Derouen. Madrid: Kókinos, 2012; 36 pp.; trad. de Miguel Ángel Mendo; ISBN: 978-84-92750-86-3.
Enviar Imprimir
OramLiaoDiabB2.jpg
martes, 7 de enero de 2014

Hay autores de gran trayectoria cuyos nuevos libros no siempre tienen el nivel de sus obras anteriores, por más que sean buenos y que, si vinieran firmados por autores noveles, seguramente los calificaríamos mejor. Eso he pensado al leer Filbert: el diablillo bueno, escrito por Hiawyn Oram e ilustrado por Jimmy Liao. Es un álbum de formato grande cuyo protagonista es un diablito cuya bondad defrauda a sus padres, y que se encuentra con una angelita, llamada Florinda, que tiene el mismo problema pero al revés.

Las ilustraciones son exuberantes. Algunos personajes secundarios —compañeros de Filbert, su maestra búho Aliento-Esperpento, etc.— son muy divertidos. Algunas escenas, como la de la pelea en la escuela, son magníficas. Sin embargo, ahora leemos como una broma que un argumento y unos personajes que han llegado a ser tan convencionales se nos presenten como poco convencionales. Y otro problema de credibilidad es que las imágenes de Liao, tan amables, no parecen encajar con una historia que uno se imagina ilustrada por Tony Ross o alguien así. Pero, una vez más hay que decir que muchos no se plantearán nada de lo que digo atrás y leerán con gusto, e incluso con entusiasmo, el álbum.

Jimmy Liao. Filbert: el diablillo bueno (2013). Texto de Hiawyn Oram. Granada: Barbara Fiore, 2013; 29 pp.: trad. de Carles Andreu y Albert Vitó; ISBN: 978-84-15208-40-2.
Enviar Imprimir
FloraCanguro2.jpg
lunes, 9 de diciembre de 2013

Un canguro por Navidad, de James Flora, es un álbum antiguo de un conocido ilustrador y diseñador de hace décadas, que se publicó en castellano hace pocos meses, y que es un buen ejemplo de relato disparatado. Un día antes de Navidad, a casa de Catalina llega un camión con una caja que contiene un canguro: Adelaida. A partir de ahí empieza un recorrido loco por la ciudad, con Catalina encima de Adelaida, donde los incidentes se van encadenando al modo de, por ejemplo, los álbumes de Peter Newell o El papagayo de Monsieur Hulot.

La Navidad en este caso es un marco ambiental que se subraya en el texto y que se refleja en las escenas de nieve: hay copos siempre en el cielo. Como corresponde a un álbum antiguo, se alternan las dobles páginas en negro con las de color. El estilo de los dibujos se podría comparar al de los álbumes de Sasek aunque sin tanta calidad y con menos atención a la perspectiva, pues aquí todo está supeditado a los efectos cómicos. También, como los de Sasek, este álbum deja constancia del ambiente urbano y el mobiliario de los sesenta. 

James Flora. Un canguro por Navidad (Kangaroo for Christmas, 1962). Madrid: Lata de sal, 2012; 30 pp.; col. Vintage; trad. de Susana Collazo Rodríguez; ISBN: 978-84-940584-0-0.
Enviar Imprimir
BlochBoaBob2.jpg
martes, 26 de noviembre de 2013

En Mi boa Bob, de Serge Bloch y Randy Siegel, el niño narrador cuenta que su padre le regala, por su cumpleaños, una caja con una serpiente enorme. Es una boa verde, de lo más amable, que, como la cola del marsupilami, es capaz de cualquier cosa: formar palabras con su cuerpo o ayudar al niño de distintos modos —encuentra cualquier cosa, usa el mando a distancia de la tele, lo sabe todo, puede asustar a alguien…—. Incluso vence los temores de su madre.

Álbum divertido-disparatado sobre una mascota singular nada amenazadora. Cada doble página es una escena. Las ilustraciones son dibujos esbozados sencillos con colorido gris o rojo en alguna ropa o en algunos objetos. La boa es un animal que —como el protagonista de Lágrimas de cocodrilo— se presta muy bien para un relato con formato apaisado, y el ilustrador lo aprovecha.

He leído una crítica a un aspecto de la historia por el siguiente motivo: los diálogos de los padres delante del niño hacen de menos a la madre, como si el relato tuviera un aire a los años sesenta no sólo en los dibujos sino también en ciertos comportamientos del hombre hacia la mujer. Es un comentario tal vez exagerado pero no desencaminado pues, en efecto, el padre toma decisiones por su cuenta y desecha sin consideración alguna las objeciones de la madre. Pero de ahí a que algo así afecte al niño lector actual hay un trecho.

Serge Bloch. Mi boa Bob (My Snake Blake, 2012). Texto de Randy Siegel. Barcelona: Juventud, 2013; 32 pp.; trad. de Pablo Manzano; ISBN: 978-84-261-3991-7.
Enviar Imprimir
PascualDondGaf2.jpg
lunes, 14 de octubre de 2013

¿Dónde están mis gafas?, de María Pascual, es un incidente casero transformado en un álbum sin palabras. En él vemos a un orondo personaje que no sabe dónde están sus gafas y recorre toda su casa buscándolas. Mira en los bajos del sillón, en el frigorífico; comprueba si no se las habrá comido el perro, etc. También hay momentos en los que se pone a leer pero no ve bien, y reemprende la búsqueda.

Las ilustraciones están bien compuestas y cuentan el incidente ordenadamente. Las imágenes están repletas de detalles para fijarse y abordan la situación desde todos los ángulos imaginables: a veces vemos lo que mira el protagonista y, en ocasiones, se nos enseñan las cosas desde planos cenitales. La comicidad está en que el suceso es familiar a cualquiera, en el recurso de darle al lector la información que no tiene el personaje, y, sobre todo, en la simpatía que desprenden la figura y los esfuerzos del héroe.

María Pascual. ¿Dónde están mis gafas? (2012). Barcelona: Thule, 2012; 24 pp.; col. Trampantojo; ISBN: 978-8415357056.
Enviar Imprimir
BernateneEmmetPC2.jpg
lunes, 9 de septiembre de 2013

Gracias a esta entrevista busqué los álbumes The Santa Trap y La princesa y la cerdita, de Jonathan Emmett y Poly Bernatene, ambos magníficos y divertidos como pocos.
Enviar Imprimir
KerrMogF2.jpg
lunes, 22 de julio de 2013

Con motivo de su 90 cumpleaños la prensa inglesa ha hablado mucho últimamente de Judith Kerr, como en este artículo. Por eso he añadido en la página uno de sus álbumes más populares Mog: the forgetful cat (1970), un olvidadizo personaje inolvidable.
Enviar Imprimir
MessengerJamasC2.jpg
martes, 14 de mayo de 2013

El país de jamás lo creerás, de Norman Messenger, es un álbum enciclopédico bromista de los que causan admiración, por el trabajo enorme, y por el talento gráfico y el ingenio imaginativo del autor. Es también uno de esos libros de los que resultan inacabables para el lector, que puede pasarse horas explorando y descubriendo detalles nuevos. La primera doble página es un mapa explicativo: en él se ve una isla con forma de perro y se indican los territorios que mostrarán cada una de las doce láminas que van a continuación, todas con una solapa desplegable y algunas con dos. Por ejemplo, las primeras son: La aldea, Árboles peculiares, Insólitos árboles silvestres, El pantano y el río, etc.

Aunque no todo el mundo aprecia igual este tipo de álbumes, tan «inútiles» y «desmadrados», lo cierto es que componer personajes que integran cualidades o rasgos de distintos seres, es un ejercicio de larga tradición. Basta repasar A book of nonsense o los relatos del doctor Dolittle, entre muchos otros, y descubriremos seres parecidos al arbusto zanacebolla (El Vergel de las cosechas), al ave zancuda con botas (El lago mágico), al pez payaso (Los islotes), a los murciélagos herradura (Las montañas tenebrosas) o al árbol alfabeto (El claro del bosque feliz).

Norman Messenger. El país de jamás lo creerás (The Land or Neverbelieve, 2012). Madrid: SM, 2012; 30 pp.; trad. de Margarita Arroyo; ISBN: 978-84-675-5584-4.
Enviar Imprimir
MerveillePapagayoH2.jpg
martes, 26 de marzo de 2013

Un álbum sin palabras, que a mi modo de ver es uno de los mejores que se han publicado los últimes meses en España: El papagayo de Monsieur Hulot, de David Merveille, un autor que no conozco bien y que tendré que conocer mejor. Es una historia inteligente y cordial que atrae tanto a lectores adultos como a lectores niños. Además, para quien no las haya visto, es una buena incitación para conocer las excelentes películas de Jacques Tati.
Enviar Imprimir
DonaldGravettCaveBAby2.jpg
lunes, 25 de marzo de 2013

He visto recientemente Cave Baby, de Emily Gravett y Julia Donaldson, dos autoras que son una garantía de calidad y buen humor. El protagonista es un niño (prehistórico pero de piel tan fina como cualquier niño de hoy) que vive con sus padres en una cueva. Cuando intenta pintar en las paredes, como ve que hacen sus padres, estos se molestan. Hasta que llega un mamut peludo que se lleva al niño a su propia caverna…

Las ilustraciones son más dulces de lo habitual en Gravett, pues ni el tipo de historia ni la ironía de Donaldson son como las suyas. El texto está siempre bien colocado, donde se lee bien, y los juegos tipográficos, con letras ondulantes o cambios de tamaño, son oportunos. Vale la pena disfrutar el relato sin entrar a que si celebra o no la creatividad artística de los niños frente a la esclerosis mental de los adultos: me parece a mí que no se compone una historia como esta para sostener una tesis así.

De paso, los intresados pueden echar un vistado a este video donde Donaldson y su ilustrador más habitual, Axel Scheffler, hablan de su trabajo.

Emily Gravett. Cave Baby (2010). Texto de Julia Donaldson. London: Macmillan Children's Books, 2010; 32 pp.; ISBN: 978-0230743083.
Enviar Imprimir
ArmisenParrotComer2.jpg
martes, 12 de febrero de 2013

¡Todos a comer!, de Eva Armisén y Marc Parrot, contiene unos divertidos comentarios versificados, que también son canciones, a distintos tipos de comilones: el Explorador, la Lima, el Tiquismiquis, los Rápidos, el Gourmet, la Dulce. No es un catálogo, como algunos otros álbumes citados semanas atrás de abuelas y de sueños, sino un buen muestrario que podría seguir ampliándose.

Las ilustraciones son composiciones planas, en colores adecuados a las comidas y al estilo de unos personajes que se presentan en figuras sencillas con contornos gruesos. En negrita y cuerpo más grande van algunas palabras más sonoras. Los textos son graciosos: «En un restaurante chino comí medusa, / parecía goma, sabía a poca cosa. / Cocodrilo frito y ancas de rana: / su sabor recuerda al pollo, no me lo esperaba».

Eva Armisén. ¡Todos a comer! (2012). Texto de Marc Parrot. Barcelona: Lumen, 2012; 32 pp.; CD con las canciones; ISBN: 978-84-488-3377-0.
Enviar Imprimir
PerezConduciresFacil.JPG
lunes, 4 de junio de 2012

Conducir es fácil,
de Fernando Pérez Hernando, es un álbum que, al abrirlo, presenta un volante que se ha de agarrar por ambos lados. Luego, el lector ha de seguir las instrucciones que le va dando el texto: girar a la izquierda, girar a la derecha, etc. Al final, si supera todas las pruebas, bastante fáciles, el lector se gana su permiso de conducir.

En la línea de Un libro, de Hervé Tullet, el autor demuestra el poder de sugerencia de los libros con una broma simpática. Es sencilla, sí, pero, que yo sepa, es original. Además, es fácil comprobar cómo los lectores que al principio exclaman ¡vaya bobada!, siguen el juego hasta el final sin parar de reír.

Fernando Pérez Hernando. Conducir es fácil (2012). Madrid: A Buen Paso, 2012; 32 pp.; col. Ilustrados; ISBN-13: 978-8493941444.
Enviar Imprimir
SchlefferDonalZog.JPG
lunes, 21 de mayo de 2012
El dragón Zog, de Axel Scheffler y Julia Donaldson, es un álbum divertido en la larga tradición irónica que abrió El dragón perezoso.

Zog es un pequeño dragón que asiste a su colegio y ha de aprender las habilidades características de los dragones: el primer año volar, el segundo rugir, el tercero arrojar fuego, capturar una princesa en el cuarto año y salir a combatir contra caballeros deseosos de liberar princesas en el quinto. En cada una de las primeras pruebas tiene un accidente del que sale ileso gracias a una voluntariosa chica que aparece por allí. En la cuarta, es la misma chica la que se ofrece a ser la princesa (Pearl en el original, Alelí en la traducción española). Y en la quinta…

El argumento es simpático y los versos que acompañan las imágenes son graciosos. La composición de las dobles páginas y la personalidad gráfica de los héroes son tan acertadas como acostumbra el ilustrador. Como es habitual en los libros infantiles hoy, Alelí es una chica independiente que se las ingenia, con amabilidad y simpatía, para domesticar al dragón y conseguir lo que desea.

Axel Scheffler. El dragón Zog (Zog, 2010). Texto de Julia Donaldson. Madrid: Macmillan, 2012; 40 pp.; trad. de Roberto Aliaga; ISBN 13: 978-84-15426-20-2.
Enviar Imprimir
DematonsGloboAmarillo2.jpg
lunes, 19 de diciembre de 2011
Hay un tipo de álbumes, con ilustraciones pobladas, en donde se propone al lector que se fije bien para descubrir quiénes son y qué hacen los personajillos que pululan por ellos. Que haya citado ya, y que recuerde ahora, están Where's Wallace?, El viaje de Anno, los de la serie de Wally, ¿Dónde está mi hermana? A ellos se puede sumar El globo amarillo, de Charlotte Dematons, un álbum sin palabras que, comenzando en las guardas iniciales, de día, y terminando en las finales, de noche, presenta un coche azul cuyos ocupantes pierden un globo al que luego persigue un faquir en su alfombra: por el aire —entre pájaros, aviones, brujas en escobas y angelitos con alas…—; en una ciudad con edificios de todo tipo; en un paisaje campestre; por medio de montañas y desfiladeros; en el desierto; en las sabanas africanas; en el mar —entre portaviones, veleros, naves de combate de hace siglos, etc.—; en el polo; en las selvas amazónicas; en una ciudad playera que también tiene palafitos en un extremo; en una ciudad con un parque de atracciones infantil y un barrio de chabolas al lado; en un bosque nocturno con castillo misterioso y brujas alrededor de una hoguera… Son muchos los detalles en los que fijarse: hay que seguir al faquir, a un presidiario con el traje de rayas, a una camioneta con jirafas, por supuesto al globo amarillo…; hay muchos guiños a personajes conocidos (aparecen Batman, Mary Poppins, Caperucita, Papá Noel, etc.); quien desee motivos para criticar también los puede descubrir (pues hay escenas de caza políticamente incorrectas, otras de pillajes y de peleas con alfanjes, deportes de riesgo sin medidas de seguridad, una playa con una zona nudista, etc.), pero hace falta una buena lupa para enfadarse a gusto pues los personajillos son muy pequeños.
Charlotte Dematons. El globo amarillo (De gele ballon, 2003). Barcelona: Juventud, 2011; 28 pp.; ISBN: 978-84-261-3846-0.
Enviar Imprimir
LentTembo.JPG
lunes, 1 de agosto de 2011
Un álbum de hace años, que cuenta una historia graciosa y está compuesto con una técnica particular a base de acuarelas y recortes de cartulina: Tikki Tikki Tembo, de Blair Lent. No está editado en España, que yo sepa.
Enviar Imprimir
BlakeEremita.jpg
lunes, 23 de mayo de 2011
Hay ilustradores cuyos álbumes tienen unos rasgos «marca de la casa» muy reconocibles. Uno es Quentin Blake que, aparte de su modo de dibujar abocetado, tiene querencia por personajes estrafalarios en el centro de sus historias.
Se ve claro en dos álbumes editados recientemente: Los bolsillos de Lola y Doña Eremita sobre ruedas. A las dos señoras protagonistas les pasa de todo: de los bolsillos de la primera puede salir cualquier cosa; y la segunda sólo piensa en nuevos inventos para mejorar las prestaciones de su bicicleta.
Los dos captan al lector porque son entretenidos y bienhumorados, tienen un ritmo basado en que suceden cosas continuamente y en continuas repeticiones. Puestos a escoger, me quedo con el estilo ingenieril de doña Eremita.
Quentin Blake. Los bolsillos de Lola (Angelica Sprocket's Pockets, 2010). Sevilla: Kalandraka, 2010; 30 pp.; col. Libros para soñar; trad. de ; ISBN: 978-84-92608-16-4
Quentin Blake. Doña Eremita sobre ruedas (Mrs Armitage On Wheels, 1987). Barcelona: Ekaré, 2011; 32 pp.; trad. de Carmen Diana Darden; ISBN: 978-84-937767-7-0.
Enviar Imprimir
RoldanMonstruo.jpg
lunes, 21 de febrero de 2011
Respecto a Pum, de Claudia Rueda, y a Cómo reconocer un monstruo, de Gustavo Roldán, se podría decir lo que ya indiqué hace unos días: son álbumes simpáticos que hacen sonreír y, por tanto, uno podría plantearse regalar…, en caso de que vinieran en ediciones baratas.
En las ilustraciones de las páginas derechas de Pum se ven distintos animales con formas raras y un rótulo abajo: lagartija veloz, comadreja cazadora, etc. En las páginas izquierdas se leen, sobre fondo blanco, las letras «pum», que van en aumento a lo largo del libro. La idea es buena y la realización también pero, tal vez, los textos podrían ser o más ingeniosos o más sencillos, y la tipografía podría ser más contundente y, por ejemplo, salirse de la página cuando llega el momento cumbre…
El narrador de Cómo reconocer un monstruo es un monigote con sombrero de copa que, en la primera ilustración, afirma que «si nos encontramos ante algo que pudiera ser un monstruo, es mejor asegurarse de que realmente lo sea», y asistimos a continuación a las comprobaciones que va realizando. Diría que, más que un álbum, estamos ante un minirelato bromista de los que uno podría encontrar en unas tiras cómicas.
Claudia Rueda. Pum (2010). Barcelona: Océano Travesía, 2010; 14 pp.; ISBN: 978-84-494-4160-8.
Gustavo Roldán. Cómo reconocer un monstruo (2010). Barcelona: Thule, 2010; 26 pp.; ISBN: 978-84-92595-63-1.
Enviar Imprimir
MayerRana2.jpg
lunes, 22 de febrero de 2010
Rana, ¿dónde estás?, el sexto libro de Mercer Mayer, es un álbum sin palabras que prolongó la historia e intentó sacar partido al éxito anterior de Un niño, un perro y una rana. Esta vez la rana huye por la noche de la habitación del niño y, a la mañana siguiente, el niño y el perro salen a buscarla, y sufren toda clase de contratiempos hasta que la encuentran. Tiene las mismas cualidades del primero —dibujos estupendos bien secuenciados y argumento simpático, aunque no tanto como el primero—, y precede a más libros con los mismos personajes.
Mercer Mayer. Rana, ¿dónde estás? (Frog, Where Are You, 1969). Madrid: Los Cuatro Azules, 2009; 32 pp.; ISBN 13: 978-84-937295-2-3.
Enviar Imprimir
MullerBrunoLoro.jpg
lunes, 30 de noviembre de 2009
Un loro en mi granja, de Lucie Müllerova y Pep Bruno, es un buen ejemplo de cómo se cuenta una historia con palabras e ilustraciones inseparablemente, de cómo un álbum infantil guiña el ojo al lector adulto y de cómo un relato puede ser un puente hacia lecturas posteriores para el lector niño, en este caso si algún adulto le pone tras el rastro que deberá seguir.
El narrador, poco a poco, va presentándole al lector a los distintos animales de su granja y, en particular, le habla del papel tan importante que juega en ella un mandón loro rojo. Las ilustraciones, todas a doble página, con figuras recortadas y pegadas encima del paisaje de fondo, van mostrando distintas perspectivas de la granja hasta que, al final, la vemos completa. Tampoco conocemos al narrador hasta el final, aunque intuimos desde el comienzo que debe ser alguien singular y tan imperioso como su loro.
Lucie Müllerova. Un loro en mi granja (2009). Texto de Pep Bruno. Zaragoza: Edelvives, 2009; 28 pp.; ISBN: 978-84-263-7341-0.
Enviar Imprimir
ClarkLaskyBob.jpg
martes, 6 de octubre de 2009
Le pasé a un amigo varios álbumes de distinta clase y cuando le pregunté cuál le había gustado más me dijo que El pirata Bob, una historia de Kathryn Lasky con ilustraciones de David Clark. En ella, Bob, el protagonista y narrador, habla de su amistad con su compañero Jack, de su  vida como pirata, y cuenta el asalto y saqueo de un galeón. «¿Por qué te parece la mejor? Te he pasado álbumes de más calidad gráfica», le pregunté. «Sí, y quizá por rechazo me ha gustado más: los otros son más sofisticados pero no son relatos para niños. Esta es una historia de piratas y a los niños les gustan los piratas. El dibujo es muy bueno, el comienzo del álbum enseñando un primer plano de la cicatriz en la nariz de Bob es magnífico,  las escenas de barcos en altamar tienen mucha calidad, golpes como el que la nariz le pica cuando hay oro cerca es divertido y hay varios momentos en que tanto las imágenes como el texto son graciosos. Además, aunque la historia tiene un punto de reflexión sobre la confianza que puede haber entre piratas y cosas así, se queda en eso y no intenta darte ninguna lección».
David Clark. El pirata Bob (Pirate Bob, 2006). Texto de Kathryn Lasky. Barcelona: Juventud, 2006; 32 pp.; trad. de María Lucchetti; ISBN: 978-84-261-3568-1.
Enviar Imprimir
BradfordPepin00.jpg
lunes, 31 de agosto de 2009
Los álbumes de Jolly Roger Bradfield, que no he conocido hasta hace poco, me han hecho pensar, por sus ilustraciones ricas en detalles y por el tipo de argumentos, en los álbumes de Sven Nordqvist. De los cuatro que se han publicado últimamente, los mejores son El palo de hockey volador y Pastel de crema de pepinillos, aunque también tengan gracia los otros dos: Un león de color lila y Un perfecto caballero para dragones. El autor pone su talento para el dibujo, su espíritu de observación, y su sentido del humor al servicio de unos argumentos simpáticos, que es siempre lo más importante para que una historia dure.
Enviar Imprimir
KellogBoaJimmy.jpg
lunes, 20 de julio de 2009
Un álbum superdivertido: The day Jimmy´s Boa Ate the Wash, de Steven Kellogg y Trinka H. Noble. Sé que hay edición en castellano en Estados Unidos titulada El día que la boa de Jimmy se comió la ropa. Para el estudio de la técnica narrativa en los álbumes es un ejemplo poco habitual de superposición de puntos de vista: el del narrador del álbum, el de la niña narradora dentro de la historia, y el de la madre que oye la historia que le cuenta su hija; y cada uno de los tres se compone, a su vez, de lo que afirma el texto y lo que muestran las imágenes.
Enviar Imprimir
ChouxSadatRegalos.jpg
lunes, 13 de abril de 2009
Hay álbumes que no pasarán a la historia pero que están bien hechos y cumplen sus funciones de atraer, entretener y avivar la imaginación. Un ejemplo es El gran libro de los regalos mágicos, un álbum simpático en el que tres ilustradoras combinan su imaginación y su talento para presentar distintas posibilidades (que a pesar de la sugerencia visual de la cubierta no hay por qué limitar a una época como la navideña). En la izquierda va un texto breve y en la derecha la imagen que lo ilustra. Por ejemplo: una barra de bomberos para bajar en un segundo de tu cuarto al salón, una sortija que cambia de color cuando va a cambiar el tiempo, un pasadizo secreto que se adapta a cualquier pared, un equipo de duendes cocineros para preparar la cena, una poción que da a todos los platos el sabor que tú elijas, una mesilla de noche come-monstruos, un balón de fútbol que no rompe nada, etc.
Nathalie Choux, Mandana Sadat, Rémi Saillard. El gran libro de los regalos: los regalos que más te harán soñar son los que no existen (L’incroyable catalogue de Noël, 2007). Madrid: SM, 2008; 90 pp.; trad. de Teresa Tellechea; ISBN: 978-84-675-2909-8.
Enviar Imprimir
MayerNiño.jpg
lunes, 9 de febrero de 2009
Un álbum sin palabras de hace varias décadas, el primero de Mercer Mayer: Un niño, un perro y una rana. Es un relato divertido, gráficamente bien armado, con un argumento sencillo que, a la mitad, se reaviva con un giro gracioso e inesperado.
Enviar Imprimir
DochertyPlaya2.JPG
lunes, 24 de septiembre de 2007
Relatos como el citado de La aventura formidable del hombrecillo indomable, usan una fórmula característica: escenas sucesivas unificadas por el protagonista y vinculadas por un hilo narrativo que podríamos calificar de disparatado. A esta clase de argumentos de «nonsense» les hace falta un personaje simpático, imaginación y talento gráfico, como se ve, por ejemplo, en A la playa, un álbum sin texto de Thomas Docherty. Al protagonista, que desea ir a la playa y se viste para la ocasión, sólo le falta..., un avión, un velero, un camión, un camello, un poco de arena, el mar, un amigo...; y, para volver, un barco, un helicóptero, una bici, un tractor... Las ilustraciones graciosas y bien compuestas tienen una notable capacidad de conexión con cualquier lector fantasioso. (En fin, lamento que la reseña llegue algo tarde; pero puede servir para ir preparando el año que viene).
Thomas Docherty. A la playa (2007). Madrid: Anaya, 2007; 31 pp.; col. Sopa de cuentos. Primeros lectores; ISBN: 978-84-667-6406-3.
Enviar Imprimir
TraxlerAventura.jpg
lunes, 13 de agosto de 2007
Recuperación de un relato humorístico en verso con características de álbum: La aventura formidable del hombrecillo indomable, del caricaturista Hans Traxler.
Enviar Imprimir
DohertyPipa.jpg
lunes, 25 de junio de 2007
El sueño de Pipa, de Thomas Docherty, es un álbum con todo lo necesario para gustar: una simpática historia, unas buenas ilustraciones bien secuenciadas, una edición y una traducción cuidadas...
Enviar Imprimir
Loof3cuentos.jpg
lunes, 18 de septiembre de 2006
Dos divertidos álbumes, para buscar en bibliotecas pues actualmente están descatalogados en España, son Mi abuelo es pirata e Historia de una manzana roja, de Jan Lööf, un popular autor sueco. A la derecha, cubierta de una edición sueca reciente de un libro que contiene tres álbumes del autor de los años setenta, esos dos entre ellos.
Enviar Imprimir
BauerBonaNox.jpg
lunes, 28 de agosto de 2006
Un reciente álbum-divertimento de Jutta Bauer es Bona Nox, basado en una cancioncilla de Mozart, y con una broma marrón de las que abundan en los libros infantiles. Apunto aquí lo mismo que ya he dicho en otras ocasiones: he visto tantas veces el mismo recurso, aunque al niño le haga gracia siempre, que ya reacciono con cansancio al verlo de nuevo. Sin embargo, en este caso supongo que algunas versiones musicales de la obrita de Mozart —no la que yo conozco—, pueden justificar la oportunidad de la broma.
Jutta Bauer. Bona nox (2005). Santa Marta de Tormes (Salamanca): Lóguez, 2006; 26 pp.; adaptación de Eduardo Martínez; ISBN: 84-89804-97-4
Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo