Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Aforismos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
sábado, 8 de octubre de 2016

Sigo con más aforismos irónicos, esta vez no literarios, del agridulce Diario de Jules Renard.

—«Los burgueses son los demás».

—(Un 1 de enero). «Quiero tener un año excepcional, y empiezo levantándome tarde, almorzando demasiado y durmiéndome en un sillón hasta las tres».

—«Cuando me dicen que tengo talento no hace falta que lo repitan: lo entiendo a la primera».

—«Sé nadar lo justo para abstenerme de salvar a otros».

—«Los elogios se invierten como se invierte el dinero, para que nos lo devuelvan con intereses».

—«El talento es como el dinero: para hablar de él no hace falta tenerlo».

—«A los grandes la modestia les va bien. Lo que es difícil es no ser nadie y sin embargo ser modesto».

—«Vive de nada: un pequeño dolor le basta para llenar toda su vida».

—«Cuando uno se mira cinco minutos en el espejo, ya no se encuentra parecido».

—«A una mujer que acaba de pasarse una hora tocando el piano: —¿Le gusta la música, señora?»

—«Hay gente que retira sin problemas sus palabras, como quien retira la espalda del vientre del adversario».

—«La vida es corta, y aún así nos aburrimos».

—«Hay gente tan aburrida que te hace perder un día en cinco minutos».

—«Confieso que soy un sectario y no respeto lo que me parece idiota».

—«Un hombre con carácter no tiene buen carácter».

—«El coche, el tedio vertiginoso».

Jules Renard. Diario: 1887-1910 (Journal : 1897-1910, 1925). Barcelona: Grijalbo Mondadori, 1998; 243 pp.; selección y edición de Josep Massot e Ignacio Vidal-Folch; trad. de Ignacio Vidal-Folch; introd. de Josep Massot; ISBN: 84-397-0265-5. Nueva edición en Debolsillo, 2009; 304 pp.; ISBN: 978-8483467084. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
sábado, 1 de octubre de 2016

Algunos aforismos literarios del agridulce Diario de Jules Renard:

—«La verdad no siempre es el arte. El arte no es siempre la verdad, pero la verdad y el arte tienen puntos de contacto: yo los busco».

—«Conozco el punto exacto en que la literatura pierde pie y ya no toca el fondo de la vida».

—«Las palabras no deben ser más que el traje hecho a medida del pensamiento».

—«Para triunfar hay que escribir inmundicias o bien obras maestras. ¿De qué se siente usted más capaz?»

—«Ya puedes escribir pocos libros: la gente persiste en no conocerlos todos».

—«Un escritor solo tiene que ser escritor. Lo demás es literatura».

—«Hombre sin corazón, que sólo ha tenido emociones literarias».

—«Escribir es una forma de hablar sin que te interrumpan».

—«Recientemente una obra suya ha sido prohibida por el público».

—«Me felicitan por no escribir demasiado. Pronto me felicitarán por no escribir nada».

—«Sobre un fondo de hostilidad, todos los detalles adquieren relieve».

—«La justicia no existe: existe nuestro gusto y nuestro humor. Lo que tiene que hacer el crítico es formarse un gusto y controlar su humor».

—«Un crítico es un poco como un soldado que dispara contra su regimiento, o que se pasa al enemigo, el público».

Jules Renard. Diario: 1887-1910 (Journal : 1897-1910, 1925). Barcelona: Grijalbo Mondadori, 1998; 243 pp.; selección y edición de Josep Massot e Ignacio Vidal-Folch; trad. de Ignacio Vidal-Folch; introd. de Josep Massot; ISBN: 84-397-0265-5. Nueva edición en Debolsillo, 2009; 304 pp.; ISBN: 978-8483467084. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
GMPalomasSerp.JPG
domingo, 7 de febrero de 2016

Uno de los aforismos reunidos en Palomas y serpientes, de Enrique García-Máiquez, el único con la palabra sonrisa, es un consejo:

—Consejo de Jean Cocteau: «No incurrir en pleonasmos, no hacer poesía poética». Por el mismo motivo: no hablar jamás de nada serio sin una sonrisa.

Un consejo que el autor sigue, como se puede ver estos ejemplos de aforismos de tipo personal, político, social, paradójico:

—Me caigo bien, lo reconozco.
(Espero levantarme.)

—Sin principios se empieza mal.

—Se buscaba la gloria; luego, la fama; luego, el éxito; ahora, los «Me gusta» y los retuits; y todavía hay quien habla de progreso.

—«Hablar» empieza con hache muda.

Otro aforismo es una resolución:

—Propósito: escribir cada día mejor, o sea, que se note menos.

Así que aquí van algunos más, de tipo literario, en los que se ve cómo lo cumple:

—El primer verso te lo dan los dioses, y el último hay que devolvérselo. Con intereses.

—La literatura es usar más palabras de las necesarias y que resulten imprescindibles.

Diferencia
El poeta dice lo que no sabe y el narrador sabe lo que no dice.

Y de propina, dos más:

Cuento de hadas
El niño, siempre que pisa un charco, pasa a través del espejo.

—El gran problema de la sociedad es la educación, sí, pero el gran problema de la educación es la sociedad.

Aquí está una muy buena reseña. Y aquí, otra.

Enrique García-Máiquez. Palomas y serpientes (2015). Granada: Comares, 2015; 86 pp.; col. La Veleta; ISBN: 978-84-9045-357-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
JacobConsejos.JPG
jueves, 15 de octubre de 2015

No sabía quién era Max Jacob —poeta, converso, amigo de Picasso, que fue su padrino de boda— hasta que leí Consejos a un joven poeta y Consejos a un estudiante, que son unas reflexiones algo deslavazadas y afectuosas escritas como respuestas a un joven amigo. Indico algunas frases, varias como aforismos, de las que tomé nota.

Sobre la lectura:

—«Lo que hace a un gran médico o a un gran poeta no es el número de libros que hayan leído, sino la calidad de su vida interior: la digestión de los conocimientos y la búsqueda».

—«¡Cuánto tiempo, cuántas horas he perdido leyendo libros de los que ni siquiera me queda un solo recuerdo!».

—«No lea mediocridades. Lea las obras de los grandes espíritus y camine en su compañía».

Sobre el trabajo del artista:

—«Sea un alma de primera calidad. Sea cristiano, frecuente los sacramentos, confiésese, examínese. (…) Picasso me decía: “Piensa en Dios y trabaja”. El examen de conciencia cotidiano es el ABC de la literatura».

—«Este color de época, es decir, la moda, es perjudicial. Lo único que en usted tiene valor es lo eterno, y eso tiene tiempo de decirlo. (…) Fórmese antes de escribir».

—«¡Recójase!, recójase algunas veces, recójase a menudo. Viva con recogimiento. ¿Que eso está por encima de su edad? ¿Y por qué no estar por encima de su edad?»

Sobre la vida:

—«Vendedor, comprador. Tenga el alma de un comprador cuando venda. Tenga el alma de un vendedor cuando compre».

—«Crea en los milagros. Dios puede todo, pero no se crea digno de ellos».

—«Recuerdo de infancia: “Mamá, me aburro”, “Hijo mío, sólo los imbéciles se aburren”».

Y algunas exageraciones divertidas que tienen su punto de verdad:

—«¡No cene fuera!, ¡no coma fuera!, es un peligro enorme, un azote, un diluvio, un incendio.
El estudiante que acepta una comida fuera está perdido».

—«Casi todas las vidas fallidas provienen de cenas fuera de casa».

—«En cuanto a los libros para niños, son, para un joven serio, fastidiosos, estúpidos y sin interés».

—«No vaya al cine. Es un placer desorientador».

Max Jacob. Consejos a un joven poeta seguidos de Consejos a un estudiante (1941, 1943). Madrid: Rialp, 2014; 112 pp.; col. Doce uvas; trad., edición, prólogo y notas de José Antonio Millán; ISBN: 978-84-321-4472-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
EderVidaOndulante2.jpg
viernes, 11 de abril de 2014

Debido a reseñas como esta y esta, busqué La vida ondulante, de Ramon Eder. A modo de aperitivo, algunos aforismos que se contienen en él, de los que yo tomé nota, son:

—Esas mujeres vestidas como Dior manda.
—Sonreír es vencer la ley de la gravedad.
—El sentido moral se adquiere en la infancia al repartir la merienda con los hermanos.
—Haber tenido una infancia feliz es un serio obstáculo para el resto de la vida. Solo se puede ir a peor.
—Los niños nos obligan mágicamente a inclinar la cabeza.
—No hay que ser ingratos con los libros que nos hicieron felices en la infancia. Esos libros que ahora no leemos nos aficionaron a la lectura y nos enseñaron a leer.
—Es agradable que un escritor nos cuente su vida siempre que ponga bien los adjetivos.
—La vanidad para un escritor es como la gordura para una bailarina.
—El que publica un libro y no recibe ninguna crítica siempre podrá pensar que ha dejado al mundo atónito.

Ramón Eder. La vida ondulante: hablando en plata, ironías y pompas de jabón (2012). Madrid : Renacimiento, 2012; 123 pp.; ISBN: 978-84-8472-662-3.

Enviar Imprimir
BobinRuinasCielo.JPG
jueves, 31 de octubre de 2013

Las ruinas del cielo es otro libro inclasificable de Christian Bobin. Se podría describir como una colección de reflexiones o de aforismos, algunas de las cuales tienen su origen en personajes y sucesos relacionados con la destrucción de la abadía de Port Royal en el siglo XVIII. El interés del autor es, como siempre, hablar de una forma de estar en la vida y de una forma de mirar alrededor. Por ejemplo: «Todos los hospitales están en el interior de un barrio de la luna. Visitar a un enfermo es el más extraordinario de los viajes que se puede llevar a cabo en esta vida». O bien: «Las manos de los recién nacidos y las de los viejos están a un milímetro del infinito». También hay ramalazos de buen humor: «Me pregunto por qué los abejorros son tan malévolos, ¿quizás tuvieron una infancia difícil?». O, al final, una consideración sobre la fortaleza de los débiles: «Es por su destrucción total por lo que triunfa Port-Royal: el Bien siempre acaba por perder, es su manera de ganar».

He puesto arriba frases que no están en este post —donde también hay otras de más libros del autor— ni en este comentario general a la obra de Bobin publicada en España. Un párrafo que tampoco figura en esos textos, y que a mí me gusta mucho, es este: «Después de la muerte de Vermeer en 1675 su viuda regala dos de sus cuadros al panadero para saldar una deuda contraída por varios años de consumo de pan. De un lado la luminosidad de nácar de las pinturas, del otro la corteza dorada del pan caliente: el intercambio es mucho más satisfactorio para el espíritu que la relación establecida entre una obra maestra y el dinero. El pan y la belleza son dos reinos comparables, dos alimentos indispensables en la vida eterna de cada día».

Christian Bobin. Las ruinas del cielo (Les ruines du ciel, 2009). Zaragoza: Sibirana, 2012; 136 pp.; trad. de A. Gª Inda y Mª José González Ordovás; ISBN: 978-84-939600-3-2.

Enviar Imprimir
sábado, 29 de diciembre de 2012

En relación a la literatura que se ha de dar a los niños, estas observaciones de Joubert están muy bien:

«A los niños, en literatura, darles sólo lo sencillo. La sencillez jamás ha corrompido el gusto; todo lo que es poéticamente defectuoso resulta incompatible con ella. Así es como la limpidez del agua se arruina con la mezcla de materias demasiado terrestres. Nuestro gusto alimenticio se corrompe por efecto de sabores demasiado fuertes, y nuestro gusto literario, puro en sus comienzos, por efecto de las expresiones demasiado marcadas. Tratad con tiento, alegrad la vista de esos espíritus jóvenes, dadles autores que la sosieguen y la alborocen».

«No deis a los niños sino modelos de sencillez y buen gusto; poned sólo en sus manos autores en los que su alma encuentre a la vez un movimiento y un reposo perpetuos que les ocupen sin esfuerzo y de los que se acuerden sin dificultad».

Pascal, La Rochefoucauld, La Bruyère, Vauvenargues, Chamfort, Joubert. Moralistas franceses. Máximas, pensamientos y caracteres. Córdoba: Almuzara, 2008; 1214 pp.; Biblioteca de Literatura Universal; trad. de Salustiano Masó y José Antonio Millán Alba; introducción de Alicia Yllera; edición de José Antonio Millán Alba; ISBN: 978-84-96968-28-8.

Enviar Imprimir
MoralistasFranceses.JPG
viernes, 16 de noviembre de 2012

Estoy de acuerdo con que esta edición de Moralistas franceses es magnífica y para mí también ha sido una novedad leer a Vauvenargues.

Unos ejemplos:
—de La Rochefoucauld: «El perfecto valor estriba en hacer sin testigos lo que uno sería capaz de hacer ante todos»;
—de La Bruyère: «Es una gran desventura no tener bastante talento para hablar bien, ni el suficiente juicio para callarse. He aquí el principio de toda impertinencia»;
—De Chamfort: «Celebridad: la ventaja de ser conocido por quienes no te conocen»;
—De Vauvenarges: «Siempre me ha sorprendido que los reyes no se pregunten si los que escriben grandes cosas no serían capaces de hacerlas: eso se debe muy posiblemente a que no tienen tiempo de leer»;
—De Joubert: «Los menores tienen más necesidad de modelos que de críticas».

Pascal, La Rochefoucauld, La Bruyère, Vauvenargues, Chamfort, Joubert. Moralistas franceses. Máximas, pensamientos y caracteres. Córdoba: Almuzara, 2008; 1214 pp.; Biblioteca de Literatura Universal; trad. de Salustiano Masó y José Antonio Millán Alba; introducción de Alicia Yllera; edición de José Antonio Millán Alba; ISBN: 978-84-96968-28-8.

Enviar Imprimir
FrostProsas.jpg
viernes, 6 de enero de 2012

En «Algunas definiciones» (1923), Robert Frost dice:

—«Hay dos tipos de realistas: el que para demostrar que es real ofrece una buena cantidad de tierra con la patata y el que se contenta presentando la patata sin tierra. Yo tiendo a ser del segundo tipo. Para mí, lo que hace el arte por la vida es limpiarla para revelar la forma».
Y algunos inteligentes e irónicos ¿aforismos? de «Poesía y escuela» (1951), son:
—«No se ha explicado a los niños por qué en la escuela la poesía parece tener más importancia que en el mundo de fuera. Deben preguntárselo».
—«La principal razón para ir a la escuela es adquirir la impresión para toda la vida de que todo acaba basándose en los libros».
—«Vamos a la universidad para tener una ocasión más de aprender a leer por si no hemos aprendido en el instituto. Una vez hemos aprendido a leer, puede confiarse que el resto vendrá por añadidura».
—«Escribimos en la escuela sobre todo porque experimentar con la escritura debería convertirnos en mejores lectores».
—«Las emociones tienen que ser contenidas y sujetadas con disciplina al molino de la inteligencia, no liberadas con exclamaciones. Ninguna fuerza llevará lejos su expresión si no se cierran todos sus poros con disciplina para que el chorro salga por un solo orificio. Es sabido que la emoción supura».

Robert Frost. Prosas (The Collected Prose of Robert Frost). Barcelona: Elba, 2011; 158 pp.; trad. de Dolors Udina; prólogo y notas de D. Sam Abrams; ISBN: 978-84-938448-3-7.

Enviar Imprimir
domingo, 2 de octubre de 2011

Marshall McLuhan
formuló una buena parte de sus ideas en forma de frases aforísticas:

—«Es el marco el que cambia con cada nueva tecnología y no sólo la pintura dentro del cuadro».
—«En publicaciones ilustradas y revistas incluso las palabras toman forma de paisaje».
—«La dicotomía entre información y espectáculo ha terminado».
—«Los ambientes no son sólo contenedores, sino procesos que cambian el contenido totalmente».
—«Siempre podemos ver el traje viejo del emperador, pero no el nuevo».
—«Una foto de un grupo de personas de cualquier color es una foto de gente, no de “gente de color”».
—«El hombre usa la prensa para tener intimidad en los transportes públicos».
—«“Pasa a mi salón”, dijo el ordenador al especialista».
—«No quiero sonar hostil con mis críticos. En realidad, aprecio su atención. Después de todo, los detractores del hombre trabajan para él sin descanso y gratis».

Marshall McLuhan. Escritos esenciales (Essential McLuhan, 1995). Compiladores: Eric McLuhan y Frank Zingrone. Barcelona: Paidós Ibérica, 1998; 492 pp.; col. Paidós comunicación; trad. de Jorge Basaldúa y Elvira Macías; ISBN: 84-493-0532-2.

Enviar Imprimir
domingo, 29 de marzo de 2009

Cuando leí un comentario que me pareció formidable de E. M. Cioran, decidí leer un libro en el que se reúnen diferentes entrevistas que le hicieron. Encontré más citas valiosas y abundantes ideas jugosas —sobre todo, muchas opiniones interesantes sobre sus amigos Ionesco, Mircea Eliade, Beckett...—, pero también la frivolidad del hombre muy inteligente al que, con frecuencia, sólo parece interesarle su propia agudeza. Él mismo lo explica en una entrevista de 1982:

«Ahora ya sólo escribo aforismos: soy víctima de mis propias ideas. Como todo lo que he hecho era atacar la literatura, atacar la vida, atacar a Dios, ¿por qué habría de escribir algo hilado en esas condiciones? ¿Para probar qué? (...) Siempre me he considerado irresponsable. Por tanto, para mí escribir es decir lo que quiero, sin perjuicio de contradecirme, eso no tiene la menor importancia. No he escrito por la honorabilidad ni por el éxito. (...) Como usted comprenderá, escribir aforismos es muy sencillo: vas a las cenas, una señora dice una tontería, eso te inspira una reflexión, vuelves a casa, la escribes. Es más o menos ese, verdad, el mecanismo. O bien, en plena noche, tienes una inspiración, un inicio de fórmula, a las tres de la mañana escribes dicha fórmula y al final se convierte en un libro. No es serio. (...) Pero considero que en una civilización que se disgrega ese tipo de cosas resulta de lo más apropiado. (...) Los aforismos son generalidades instantáneas. Es pensamiento discontinuo. (...) Es una mezcla de seriedad y de falta de seriedad. A veces hago afirmaciones totalmente insensatas y me las echan en cara. Puedo decir perfectamente: “Mire, también digo lo contrario: basta con que pase la página”. No es que sea yo un sofista, el moralista no es un sofista. Pero son verdades pensadas con la experiencia. Son verdades falsamente fragmentarias. Hay que aceptarlas como tales. Pero, evidentemente, la ventaja del aforismo es que no hay necesidad de dar pruebas. Se lanza un aforismo como se da una bofetada».

Lo anterior ejemplifica bien cómo «las medias verdades del escéptico no son solamente hojas afiladas sino también hojas de doble filo. Cortan la base del racionalismo de la misma manera que la de la religión; pueden ser usadas para herir a la democracia igualmente que al despotismo y en última instancia pueden inocular las mentes con dudas acerca de la duda misma. El joven verdaderamente inteligente encontrará cada vez más que se ha vuelto lo suficientemente afilado como para lastimarse. Y si no busca algo más allá del escepticismo, se volverá lo suficientemente escéptico como para cortarse el cuello». Chesterton, naturalmente.

E. M. Cioran. Conversaciones (Entretiens, 1995). Barcelona: Tusquets, 1996; 264 pp.; col. Marginales; trad. de Carlos Manzano; ISBN 84-7223-949-7.
G. K. Chesterton. El Pozo y los charcos (The Well and the Shallows, 1935). Buenos Aires - Madrid: Ágape - Edibesa, 2007; 286 pp.; trad. de Horacio Velasco Suárez; ISBN: 84-8407-684-9.

Enviar Imprimir
domingo, 1 de febrero de 2009

Además de los relativos al éxito, algunos aforismos de los Apuntes de Canetti que me han gustado son éstos:

—«Los grandes aforistas se leen como si todos ellos se hubieran conocido bien unos a otros».
—«Reseñaba libros que sólo leía después. Así sabía ya lo que pensaba sobre ellos».
—«Él es sagaz como un periódico. Lo sabe todo. Lo que sabe cambia cada día».
—«Su pensamiento tiene aletas en lugar de alas».
—«¡Qué convincente suena todo cuando se sabe poco!».
—«Él es tan sagaz que sólo ve lo que ocurre a sus espaldas».
—«Él se busca un dios sordo para poder rezar lo que le venga en gana».
—«También debes leer a tus contemporáneos. Uno no puede alimentarse sólo de raíces».

Elías Canetti. Apuntes: 1942-1993. Barcelona: Galaxia Gutenberg: Círculo de Lectores, 2003; 1195 pp.; col. Opera mundi; Obras completas, 4; edición dirigida por Juan José del Solar; ISBN: 84-226-9368-2 (Círculo de Lectores), 84-8109-398-X (Galaxia Gutenberg).

Enviar Imprimir
domingo, 18 de enero de 2009

En los Apuntes de Elías Canetti se mezclan anotaciones de muy distinta clase: aforismos, sentencias, algunas frases que son como embriones de relatos, agudezas bromistas o irónicas, citas de diversos autores, pensamientos sobre actitudes propias o de otros, apóstrofes al lector (que tal vez son a sí mismo primero), observaciones en torno a la muerte, reflexiones críticas o rendidas respecto a Dios, comentarios a obras literarias —a muchos dramas clásicos, algunos de Shakespeare, a libros de todo tipo de autores—, pensamientos sobre otros escritores, etc. Como corresponde a una recopilación de textos escritos durante muchos años, sin intención de publicarlos más tarde y como una especie de desahogo de sus lecturas, también con la enorme ambición de pensar de nuevo muchas cosas pensadas antes, contiene momentos fulgurantes y bobadas cósmicas, es desordenado y desigual, homogéneo en unos pocos temas y contradictorio en muchos, pues Canetti puede decir una cosa y su contraria, por ejemplo cuando habla de su relación con la Biblia con el paso de los años.

Entre los comentarios que me han gustado más, por ahora estos dos:

—«Despistar al niño divierte a los adultos. Lo consideran necesario pero a la vez les hace gracia. Muy pronto caen los niños en la cuenta y practican ellos mismos el despiste».
—«Adultos repugnantes, uno los ha conocido cuando eran fascinantes criaturas jóvenes. Pero han visto y aprendido mucho, tarde, y ahora son como todos».

Elías Canetti. Apuntes: 1942-1993. Barcelona: Galaxia Gutenberg: Círculo de Lectores, 2003; 1195 pp.; col. Opera mundi; Obras completas, 4; edición dirigida por Juan José del Solar; ISBN: 84-226-9368-2 (Círculo de Lectores), 84-8109-398-X (Galaxia Gutenberg).

Enviar Imprimir
domingo, 11 de enero de 2009

Un amigo me dice que Tagore no le atrae porque le parece blando, una opinión que tiene la lógica propia de algunas elecciones —a mí tampoco me gustan algunos géneros o algunas obras de mérito— pero que conviene precisar. En lo que yo conozco, que no es mucho, pienso que Tagore puede ser sentimental en algunos contenidos y blando en la manera de formularlos otras veces, pero llamarle blando es parecido a decir que la no-violencia de Gandhi es blanda o que poner la otra mejilla es una doctrina más blanda todavía. Las memorias citadas días atrás ayudan a conocer al autor un poco mejor: en ellas se pueden leer comentarios bromistas como el de que «la Providencia, apiadándose de la humanidad, ha dotado a todas las cosas tediosas de un hechizo soporífero», pero también contundentes como el de que no debemos temer tanto el mal «como los tiránicos esfuerzos por crear el bien». Y, por citar otro libro, entre los aforismos que hay en Obra escojida —que es lo que yo hace años leí de Tagore— hay muchos excelentes como, por ejemplo, el de que «si de noche lloras por el sol no verás las estrellas», el de que «la vida se nos da y la merecemos dándola», el de que «no insultes a tu amigo con méritos de tu bolsillo», o el de que «el poder cree que las convulsiones de sus víctimas son de ingratitud». [Actualización: puntualizo que la j de «escojida» fue una elección de los traductores para las palabras donde la g suena j, como en frájil, fujitivo, etc.].

Rabindranath Tagore. Obra escojida. Aguilar, 1955; 1464 pp.; trad. de Zenobia Camprubí; prólogo de Agustín Caballero Robredo. El libro que contiene los aforismos del autor se titula Pájaros perdidos.

Enviar Imprimir
sábado, 27 de septiembre de 2008

Al hablar sobre libros de aforismos con un amigo de cuyo criterio me fío, me insistió en que no dejara de leer el Diccionario del diablo de Ambrose Bierce y así lo hice. Tuve la suerte de coger una edición de Cátedra en la que no sólo venía ese libro, que me pareció flojo y desigual, sino también una buena introducción crítica y unos excelentes relatos cortos que compensaron la decepción del Diccionario.

No creo que a la mayoría de las frasecillas de Bierce se las pueda calificar de aforismos en el mismo sentido que a las de los libros clásicos: la mayoría son más bien pullas periodísticas ingeniosamente irónicas con las que uno conecta más o menos según sus experiencias personales. En mi caso asiento de buen grado a las del tipo: «Egoísta: Persona de mal gusto que se interesa más por sí mismo que por mí»; exclamo un «bueno, a veces sí y a veces no» ante otras como «Novela: un relato corto cuando se hincha»; aprecio el ingenio del autor por ejemplo en «Sobre: el ataúd de un documento, la funda de una factura, la cáscara de un envío...»; pero con frecuencia lamento su cinismo amargo en bastantes. Y al leer  «Tirar: una de las dos acciones que llevan casi siempre al éxito en política. La otra es Aflojar», recordé otra frasecilla tal vez inspirada en ella, pero mejor, de Les Luthiers: la de las dos palabras que conviene conocer porque abren la mayoría de las puertas: tirar y empujar.

Ambrose Bierce. Relatos. Diccionario del diablo (Tales of Soldiers and Civilians (In the Midst of Life), 1891; Can Such Things Be?, 1893; The Devil’s Dictionary). Madrid: Cátedra, 1999; 418 pp.; col. Letras universales; edición y trad. de Aitor Ibarrola; ISBN: 84-376-1760X.

Enviar Imprimir
domingo, 21 de septiembre de 2008

Como el repaso a El arte de la prudencia, de Gracián, también me resultó refrescante volver a leer este verano los Pensamientos de Pascal.

En unos casos, por reconocer frases mil veces leídas: «el hombre no es más que una caña, la más débil de la naturaleza, pero una caña pensante»; «el corazón tiene razones que la razón no conoce; uno lo advierte en mil cosas».

En otros, por ver qué aplicables parecen algunas consideraciones a nuestro momento histórico: «Corremos sin temor hacia el precipicio después de haber colocado delante de nosotros alguna cosa que nos impida verlo»; «es necesario pues, unir la justicia y la fuerza, y para ello hacer que lo que es justo sea fuerte o lo que es fuerte sea justo».

En otros, por comprender de nuevo que tantas veces «se ama más la caza que la presa» o que no «buscamos las cosas, sino la búsqueda de las cosas»; y, en particular, que «hay la suficiente luz para quienes desean ver, y suficiente oscuridad para quienes tienen una disposición contraria».

Y entre bastantes más cosas, claro, por caer en la cuenta una vez más en la importancia de intentar «pensar bien: he aquí el principio de la moral».

Blaise Pascal. Pensamientos (Pensés, 1659). Madrid: Cátedra, 1998; 392 pp.; col. Letras universales; edición y traducción de Mario Parajón; ISBN: 84-376-1608-5.

Enviar Imprimir
GraciánArtPru.jpg
domingo, 14 de septiembre de 2008

Así como lo pasé bien con los libros mencionados de Catón, Marco Aurelio y La Rochefoucauld, he disfrutado de verdad releyendo El arte de la prudencia de Baltasar Gracián.

Es improbable que los héroes incombustibles típicos de thrillers hayan sido lectores de Gracián pero los novelistas o guionistas de esa clase de historias harían bien en conocer sus sabios consejos: el de saber «dormir sobre las preocupaciones más que desvelarse por ellas»; el de tener presente que «tontos son los que lo parecen y la mitad de los que no lo parecen»; el de que «conocer el eficaz impulso de cada uno es como tener la llave de la voluntad ajena»; el de que «la reserva es la marca de la inteligencia»; el de que «hay ocasiones tales que lo más sabio es demostrar no saber», pero hay otras que «valer y saberlo mostrar es valer dos veces», y otras en que «causa mayor veneración la opinión y la duda sobre dónde llega la capacidad de cada uno que la evidencia de ella, por grande que fuera».

Bromas aparte, vale la pena reparar en que una de las causas del atractivo de los héroes es precisamente la prudencia, una virtud que enseña a pulsar en cada caso los resortes necesarios para manejar bien las distintas situaciones de la vida: razonar sin precipitación, enjuiciar con claridad, decidir y actuar con acierto. A pesar de que algunos comentarios propongan comportamientos o actitudes tácticas complacientes que pueden ser rechazables —aunque yo no quiero ser ahora de los que «de los átomos hacen vigas»—, Gracián desgrana con elegancia formal y agudeza intelectual cómo ha de ser un comportamiento regido por la prudencia, entendida en este caso como un arte práctico, útil para todo y que «debe extenderse a parcelas que otros reservan para el azar».

La edición que cito presenta los aforismos retocados para hacer más legible el texto a cualquier público.

Baltasar Gracián. El arte de la prudencia - Oráculo manual (1647). Madrid: Temas de Hoy, 1994, 3ª ed.; 184 pp.; col. Clásicos; ed. de José Ignacio Diez Fernández; ISBN: 84-7880-346-7.

Enviar Imprimir
RochefMáx.jpg
domingo, 7 de septiembre de 2008

Me ha gustado leer las Máximas de La Rochefoucauld, no sé si a pesar de o debido a su cinismo. Tal vez también por ver que, a fin de cuentas, el ingenio de salón y las sonrisillas de superioridad al final acaban en nada, pura espuma. He situado, eso sí, el origen de frases como «la hipocresía es un homenaje que el vicio tributa a la virtud», o la de que «es una gran inteligencia saber ocultar la inteligencia», y he reparado, como dice Carlos Pujol, en cuál es la condición «sine qua non» de la elegancia irónica: que el primer blanco ha de ser uno mismo.

También he visto la enorme diferencia del francés con Gracián, que Carlos Pujol explica del siguiente modo: «La Rochefoucauld es más imprevisible, más acicalado y elegante. Gracián es más original, más fuerte y más profundo. Es la archisabida distinción entre el gusto y el genio». Y, en el remate, las instrucciones de ambos se oponen de modo radical: «no hay virtud, ha repetido incansablemente el duque, “la virtud es cosa de veras, lo demás de burlas”, nos dice Gracián en el último aforismo, el que lleva el número trescientos. Las Máximas concluyen con una reflexión sobre la muerte, como punto final, y Gracián termina cifrando en la santidad todas las perfecciones dichas: “En una palabra, santo, que es decirlo todo de una vez”».

François de la Rochefoucauld. Máximas (1678, 1693). Barcelona: Edhasa, 1994; 166 pp.; introd., trad. y notas de Carlos Pujol; epílogo de Giovanni Maccia; ISBN: 84-350-9132-5.
Baltasar Gracián. El arte de la prudencia - Oráculo manual (1647). Madrid: Temas de Hoy, 1994, 3ª ed.; 184 pp.; col. Clásicos; ed. de José Ignacio Diez Fernández; ISBN: 84-7880-346-7.

Enviar Imprimir
domingo, 31 de agosto de 2008

Dice Carlos García Gual que «Marco Aurelio resulta un tipo de héroe muy poco frecuente en la Historia —entre otras cosas, porque carece de la alegría autoafirmativa y del énfasis jovial de otras grandes figuras—. Es un filósofo de reducida originalidad. Pero la conexión de su posición histórica, su conducta personal y su actitud filosófica, hacen de él una figura atractiva y un ejemplo apasionante de humanidad». Como es sabido, sus Meditaciones reúnen, de un modo a la vez cerebral y cordial, una serie de propuestas para vivir del modo más acertado posible.

Por ejemplo, para quienes tenemos a veces la mente tan ocupada en nada importante y tan abarrotada de imágenes, este comentario: «La mayor parte de las cosas que decimos y hacemos, al no ser necesarias, si se las suprimiese reportarían bastante más ocio y tranquilidad. En consecuencia, es preciso recapacitar personalmente en cada cosa: ¿no estará esto entre lo que no es necesario? Y no sólo es preciso eliminar las actividades innecesarias, sino incluso las imaginaciones. De esa manera, dejarán de acompañar las actividades superfluas». Porque, dirá más adelante, tal «como formes tus imaginaciones en repetidas veces, tal será tu inteligencia, pues el alma es teñida por sus imaginaciones».

Marco Aurelio. Meditaciones (escritas en los últimos años de su vida, hacia el 170). Madrid: Gredos, 1994, 3ª reimpr.; pp.; col. Biblioteca Clásica Gredos; introducción de Carlos García Gual; trad. y notas de Ramón Bach Pellicer; ISBN: 84-249-3497-0.

Enviar Imprimir
domingo, 24 de agosto de 2008

A lo largo del verano he leído por primera vez los libros de aforismos y pensamientos de Catón y de La Rochefoucauld, y el Diccionario del diablo de Ambrose Bierce; y he releído tres que recordaba poco, los de Marco Aurelio, de Gracián y de Pascal. Así que, a pesar de que Bierce diga que los aforismos son «sabiduría predigerida» (aunque no por eso deje de colocar los suyos), como también es cierto que muchos son excelentes, en domingos sucesivos pondré unos comentarios y algunas frasecillas.

De Marco Porcio Catón (234-149 a.C.), el primer prosista en lengua latina, me ha gustado su «Cíñete al asunto y te saldrán las palabras»; me parece un buen consejo el «Ayuda en cuanto puedas, incluso a los extraños. Mejor ganar amigos que servir al Estado»; y me gusta más todavía el «No condenes jamás a ningún viejo amigo. Aunque cambie, recuerda: le tenías cariño». Entiendo que a consideraciones así, aunque no sólo a ellas, se refería Marco Aurelio cuando proponía la conveniencia de que, «del mismo modo que los médicos siempre tienen a mano los instrumentos de hierro para las curas de urgencia, así también conserva tú a punto los principios fundamentales para conocer las cosas divinas y las humanas, y así llevarlo a cabo todo, incluso lo más insignificante, recordando la trabazón íntima y mutua de unas cosas con otras. Pues no llevarás a feliz término ninguna cosa humana sin relacionarla al mismo tiempo con las divinas, ni tampoco al revés».

Marco Porcio Catón. Dichos de la sabiduría proverbial romana. Barcelona: Península, 1996; 157 pp.; col. Nuestros contemporáneos; edición latino-castellana, con presentación y trad. de Jordi Cornudella; ISBN: 84-297-4184-4.
Marco Aurelio. Meditaciones (escritas en los últimos años de su vida, hacia el 170). Madrid: Gredos, 1994, 3ª reimpr.; pp.; col. Biblioteca Clásica Gredos; introducción de Carlos García Gual; trad. y notas de Ramón Bach Pellicer; ISBN: 84-249-3497-0.

Enviar Imprimir
sábado, 26 de enero de 2008

Más aforismos de Joubert:

—«Homero escribió para ser contado; Sófocles para ser declamado; Herodoto para ser recitado; y Jenofonte para ser leído. De estas diferencias de propósitos en sus obras debía nacer una multitud de diferencias en sus estilos».
—«Sólo se debe emplear en un libro la dosis de ingenio que se requiere, pero en la conversación se puede emplear más de la que se requiere».
—«La ignorancia, que en moral atenúa la falta, es en literatura una falta capital».
—«Lo que acarrea todos los males a nuestra literatura se halla en que nuestros sabios tienen poco ingenio y nuestros hombres de ingenio no son sabios».
—«Los libros que uno se propone releer en la edad madura son muy semejantes a los lugares en donde uno quisiera envejecer».
—«Es imposible volvernos instruidos si sólo leemos lo que nos gusta».

Joseph Joubert. Sobre arte y literatura (de la selección y edición póstuma que hizo Chateaubriand en 1838). Cáceres: Periférica, 2007; 101 pp.; col. Biblioteca portátil; trad. de Luis Eduardo Rivera; ISBN: 978-84-935492-8-2.

Enviar Imprimir
JoubertArteLit.jpg
sábado, 19 de enero de 2008

No soy muy capaz de hacer una reseña de un libro de aforismos, y menos cuando rebosa tanta inteligencia como Sobre arte y literatura, de Joseph Joubert. Así que aquí está una primera selección personal de algunas de sus perlas:

—«Cuando se escribe con facilidad siempre se cree contar con más talento del que se tiene».
—«Antes de emplear una palabra hermosa hazle un sitio».
—«Son buenas obras sólo aquellas que han sido durante mucho tiempo, si no trabajadas, al menos soñadas».
—«En literatura nada vuelve tan imprudente y tan atrevido al intelecto como la ignorancia de los tiempos pasados y el desprecio por los libros antiguos».
—«Incluso para el éxito momentáneo no basta que una obra sea escrita con los atractivos propios del tema: tiene también que ser escrita con los atractivos propios del lector».

Joseph Joubert. Sobre arte y literatura (de la selección y edición póstuma que hizo Chateaubriand en 1838). Cáceres: Periférica, 2007; 101 pp.; col. Biblioteca portátil; trad. de Luis Eduardo Rivera; ISBN: 978-84-935492-8-2.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo