Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Aventuras (animales, naturaleza)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
FaulknerOso.JPG
jueves, 6 de febrero de 2014

Ya que hablé, hace días, de Peñagrande, pongo ahora El oso, un conocido relato de William Faulkner. Es uno de los siete que, originalmente, componían ¡Desciende Moisés! (Go Down, Moses, 1942), todos los cuales se sitúan en el condado de Yoknapatawpha y comparten personajes, igual que otras novelas del autor. Como no es muy largo, para ciertos lectores dispuestos a ser pacientes puede ser un primer acercamiento al autor y a su forma de armar las historias.

Es una historia de crecimiento de un chico llamado Isaac, o Ike, McCaslin, cuyo gran deseo es salir en una expedición anual de caza que busca, sobre todo, abatir a un oso legendario: Old Ben. Aunque no sea exactamente así, pues los hechos y las reflexiones, de Ike y otros, van y vienen en el tiempo, cada uno de los cinco capítulos se centra en el momento en el que Ike tiene 10, 13, 16, y 21 años los dos últimos. Las tres primeras veces le vemos de caza: la primera vez que le permiten salir, la que ve frente a frente al oso, y la que logran abatirle. Después, la narración va desgranando recuerdos de su familia y las discusiones que tiene a raíz de que renuncia a heredar la tierra que le corresponde pues piensa que la tierra no es de nadie: ni de los indios, ni de los blancos, ni de los negros, ni de los cazadores…

El relato tiene intensidad emocional para quien logra entrar en el mundo propio de Faulkner, tanto en los arabescos de su estilo como en el entretejido de las vidas de sus personajes. Está centrado en la maduración del héroe, que adquiere un respeto enorme al animal que busca y a la naturaleza en general, y que acaba con la convicción de que la relación de los hombres con la tierra no ha de ser la que todos a su alrededor dan por sentada. De más está decir que la historia es como una pieza que ocupa su sitio dentro del diseño de conjunto de un gran rompecabezas (por lo que a uno le tiene que gustar el rompecabezas lo suficiente como para dedicarle tanto tiempo como pida).

La comparación que hice al principio con Peñagrande, que hará fruncir el ceño a quienes mitifican a los grandes autores y minusvaloran a quienes escriben LIJ o libros populares, tiene también este sentido: el oso de aquella novela es un oso que no se olvida, como titulé la nota con la que lo presentaba, mientras que de El oso de Faulkner normalmente a quien recordamos es a... Faulkner.

William Faulkner. El oso (The Bear, 1940). Barcelona: Anagrama, 1990; 151 pp.; col. Compactos Anagrama; trad. de Ana Mª Foronda; ISBN: 84-339-2024-3.

Enviar Imprimir
MartinPenaGr2.jpg
jueves, 30 de enero de 2014

El otro libro que no había puesto aquí todavía tiene también un narrador memorable que habla de un oso al que los lectores no suelen olvidar: Peñagrande, de Miguel Martín Fernández de Velasco. En lo que yo conozco, es de los pocos libros españoles que pueden alinearse con las mejores novelas realistas sobre animales.

Enviar Imprimir
CurwoodElOso2.jpg
miércoles, 13 de noviembre de 2013

Se acaba de publicar de nuevo El oso, de James Oliver Curwood, relato cuyo argumento muchos conocen debido a la película del mismo título de hace unos años, y muchos recuerdan en libro con el título original de El rey de los osos.

En las Montañas Rocosas del Canadá, un joven cazador llamado Jim Langdon, su acompañante veterano, y más adelante también un indio que guía los perros, encuentran un enorme oso al que llaman Thor y, con él, a un osito que lo sigue, al que denominan Muskwa. Los persiguen hasta que los encuentran pero, entonces, las cosas no suceden como suponían y la decisión final de Langdon tampoco es la que sus compañeros esperaban. La narración alterna capítulos de la vida de Thor —donde abundan los pormenores sobre la conducta de los osos— y los de los cazadores —que añaden más información de todo tipo y puntualizan los errores que cometen algunos contadores de historias sobre animales—.

El autor confiesa en el prólogo que publica sus libros acerca de los animales con una cierta intención de reparación por su pasado como cazador y con la esperanza de transmitir su actual visión entusiasta de la naturaleza. La narración es buena y el argumento, aún teniendo en cuenta los evidentes propósitos informativos y pedagógicos del libro, es tenso. Se lee con gusto y el paso del tiempo no le pesa mucho aunque, a veces, el narrador se pase un poco en la humanización de los animales. Por ejemplo, en este párrafo: «La mente de Thor recordó atávicamente las impresiones de su raza acerca del hombre. Éste se armó primero con una porra; luego con la lanza endurecida al fuego; más tarde con la flecha de punta de pedernal; valiose, después, de las trampas, y finalmente aparecía armado de rifle. A través de las edades el hombre había sido siempre el amo y señor, y tal impresión la sintieron todos los antepasados de Thor, llegando a éste el recuerdo subconsciente de ello». Demasiado para cualquier oso. Pero, en cualquier caso, vale la pena leer el relato.

James Oliver Curwood. El oso (The Grizzly King, 1916). Barcelona: Noguer, 2013; 192 pp.; col. Noguer Juvenil; trad. de José Fernández; ISBN: 978-8427901513.

Enviar Imprimir
RawlsHelecho2.jpg
miércoles, 23 de octubre de 2013

Un relato extraordinario, políticamente incorrecto para algunos, que se desarrolla en las montañas de Oklahoma hace ya unos sesenta o setenta años: La leyenda del helecho rojo, de Wilson Rawls. Es la historia de un niño entusiasmado con sus dos magníficos perros a los que entrena para cazar mapaches. Un libro que no hay que perderse.

Enviar Imprimir
UllmanBannerSky.JPG
miércoles, 23 de enero de 2013

Para los apasionados por la montaña, una novela juvenil, no traducida al castellano, es Banner in the Sky, de James Ramsey Ullman.

Enviar Imprimir
JamesSmoky.JPG
miércoles, 13 de julio de 2011

Antes de hablar, mañana, de una novela de actualidad, pongo información sobre Smoky, the Cow-Horse, una autobiografía de un caballo que firmó Will James, un escritor canadiense que también fue un buen dibujante de caballos y de la vida en el Oeste, como puede verse aquí.

Enviar Imprimir
ODellEstNegBrAm.jpg
miércoles, 18 de mayo de 2011

Acaba de reeditarse Estrella Negra, Brillante Amanecer, una estupenda novela de Scott O’Dell con una protagonista inolvidable: una chica esquimal que ha de competir en la carrera de Iditarod con un trineo encabezado por un enérgico perro llamado Estrella Negra.

Quien no sepa nada de esa carrera puede ver estas sensacionales fotos.

Enviar Imprimir
PaulsenHacha.jpg
jueves, 7 de abril de 2011

Una robinsonada creíble: El hacha, de Gary Paulsen.

Enviar Imprimir
EckertCrossbreed2.jpg
miércoles, 8 de diciembre de 2010

En la tradición de autores como London, Seton, Roberts, o Curwood, otro escritor de libros que siguen la vida de un animal, desde que nace hasta que muere, y es capaz de contarla como una gran aventura, es Allan Eckert, del que se puede leer, al menos en bibliotecas, El gato salvaje. Me parece que actualmente no hay edición en castellano disponible.

Enviar Imprimir
GeorgeJulieLobos.jpg
miércoles, 1 de diciembre de 2010

Jean Craighead George
es una autora de relatos sobre la vida en la naturaleza que son, al mismo tiempo, amenos y sólidos. Su libro más conocido es el emotivo Julie y los lobos, que cuenta con una protagonista inolvidable, una chica esquimal de cara redonda y nariz achatada, y, además, con unas ilustraciones magníficas de John Schoenherr.

Enviar Imprimir
FitzPatrickJock.jpg
miércoles, 24 de noviembre de 2010

Un clásico surafricano que, por lo que sé, no está traducido al castellano, es Jock of the Bushveld, de Percy Fitzpatrick, un amigo de Kipling que contaba por las noches a sus hijos las aventuras que corrió, cuando era joven, con su perro Jock, un terrier. Y Kipling, que parece ser que le había visto hacerlo, le animó a escribir un libro con ellas.

Enviar Imprimir
MoreyGentleBen.jpg
miércoles, 18 de agosto de 2010

Un conocido autor de novelas sobre animales: Walt Morey. Dos obras publicadas en España, tiempo atrás, fueron Ben: el oso dócil, y Kavik, el perro lobo. Tienen argumentos parecidos y tocan las mismas teclas emocionales —relación estrecha entre un chico y un animal salvaje—, pero están bien y atraen lectores. Me parece que no están en el mercado español ahora y se han de conseguir en bibliotecas.

Enviar Imprimir
RobertsRedFox02.jpg
martes, 30 de marzo de 2010

En la tradición canadiense de relatos que respiran amor por la naturaleza, de historias sobre animales «a favor» de los animales, un clásico del que no conozco edición en España: Red Fox, de Charles Roberts.

Enviar Imprimir
SetonTwoLS04.jpg
Il. de Two Little Savages.
miércoles, 10 de febrero de 2010

Dentro de los autores que han contado historias sobre la vida en la naturaleza ocupa un lugar especial Ernest Thompson Seton, pues en él se juntaban ser un gran narrador, ser un naturalista muy experto, ser un excepcional dibujante y ser un magnífico divulgador. El resultado fueron muchos relatos sobre animales, como La vida de un oso gris y El bosque de Tallac, y otros con protagonistas humanos, entre los que destaca un libro con acentos autobiográficos que fue decisivo para muchos lectores de varias generaciones: Two little savages. Lo interesante de libros como estos es que, como sus personajes y sus ambientes son intemporales pues la vida de los animales es siempre igual, son duraderos para todos los lectores a quienes el género les guste. Además, estos tres libros y muchos otros del autor están disponibles en la red.

Enviar Imprimir
miércoles, 5 de agosto de 2009

En su momento me gustaron las novelas de Hanns Radau sobre las aventuras de Pequeño zorro, el gran cazador y el último jefe. En mi experiencia, los buenos relatos sobre la vida en contacto con la naturaleza tienen siempre un público fiel al que incluso no le importa que sean antiguos sino que, más aún, con frecuencia los valoran mucho precisamente por eso, porque la edad a veces es garantía de que contienen experiencias e información de interés.

Enviar Imprimir
TournierViernes.jpg
miércoles, 8 de julio de 2009

Viernes o la vida salvaje
,
de Michel Tournier, es un libro juvenil que se publicó cuando muchos autores jugaban a invertir los papeles tradicionales de las historias clásicas. Se ve que esto no le acababa de gustar a Gerard Genette cuando señalaba que, ante este relato, «yo estoy solo ante el texto y me siento dos: el niño al que el texto apunta y el adulto al que le da. De ahí infiero que es bizco». En cualquier caso, es una buena historia.

Gerard Genette. Palimpsestos: la literatura en segundo grado (Palimpsestes, 1982). Madrid: Taurus, 1989; 519 pp.; col. Teoría y crítica literaria; trad. de Celia Fernández Prieto; ISBN: 84-306-2195-4.

Enviar Imprimir
ManziOrzow.jpg
miércoles, 8 de abril de 2009

Es una buena noticia que se vuelvan a publicar libros del catálogo de Noguer. Uno de los que ha salido ya es Jim Botón y Lucas el maquinista, de Michael Ende, con una portada clásica y apropiada. Otro, con una portada de la que no se puede decir lo mismo, es Orzowei, un Tarzán juvenil (para mí) más atractivo que su modelo, de Alberto Manzi.

Enviar Imprimir
martes, 22 de abril de 2008

Un relato de animales muy popular, que Disney llevó al cine hace tiempo, es Viaje increíble, de Sheila Burnford. No sé bien por qué no hay edición en castellano disponible actualmente pues es excelente.

Enviar Imprimir
CurwoodKazan.jpg
miércoles, 9 de abril de 2008

Pocos años después de Jack London, tomó su relevo como autor popular de relatos sobre animales James Oliver Curwood, más optimista y positivo, y por tanto más popular, buen conocedor de los ambientes que trata en novelas con momentos a la vez «inolvidables y espeluznantes». Recientemente, además, ha salido una nueva edición del clásico Kazán, perro lobo.

Enviar Imprimir
LondonLlamaSelva.jpg
miércoles, 2 de abril de 2008

Se puede considerar como el iniciador del subgénero tan popular de animales que corren aventuras a Jack London. Aunque sea recordado sobre todo por novelas como La llamada de lo salvaje y Colmillo blanco, con el paso del tiempo a mí me han llegado a gustar más algunos de sus relatos cortos, como varios contenidos en La quimera del oro.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo