Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (convivencia: rivalidades)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
AlbertineZulloRasc2.jpg
lunes, 18 de abril de 2016

Los rascacielos, de Albertine y Germano Zullo, es uno de esos álbumes que intentan sacar el máximo partido al formato vertical y cuya ironía de fondo se dirige principalmente a lectores mayores. En sus páginas enfrentadas vemos crecer dos edificios debido a que los dos propietarios compiten para ver cuál construye una casa más alta y cuál va poniéndole los añadidos más llamativos. No faltan las bromas, en las cosas que ocurren y en las cosas que dicen los personajes. En las ilustraciones, que son dibujos de línea, hay muchos detalles que harán sonreír a un lector pequeño. Pero parte del desarrollo de la historia y parte de los comentarios que se hacen sólo serán comprensibles para un lector consciente de muchas tontas vanidades y rivalidades del mundo adulto. Hay más información, y un breve vídeo sobre el álbum, en esta reseña.

Albertine. Los rascacielos (Les Gratte-Ciel, 2011). Texto de Germano Zullo. Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2014; 40 pp.; trad. de Palmira Freixas; ISBN: 978-84-941619-9-5. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
SchefflerDonaldHijaG2.jpg
lunes, 28 de marzo de 2016

La hija del Grúfalo, de Axel Scheffler y Julia Donaldson, es una magnífica secuela del álbum previo, con un argumento en el que los papeles se invierten. La hija del Grúfalo no se acaba de creer los cuentos de su padre sobre el temible Gran Ratón Malvado que les amenaza. Sale a dar un paseo nocturno por el bosque y, después de un rato, en el que todo marcha como ella piensa, encuentra un pequeño ratón, así que lo atrapa y decide comérselo.

No hace falta insistir en el reconocido talento de los autores. Una vez más es oportuno recordar que hay gran diferencia entre el original inglés, en verso, y el texto castellano, sabiamente traducido en prosa. Por ejemplo: «His eyes are like pools of terrible fire, and his terrible whiskers are tougher than wire» suena muy distinto a «Sus ojos son como bolas de fuego y sus temibles bigotes son más duros que el alambre».

Axel Scheffler. La hija del Grúfalo (The Gruffalo’s Child, 2004). Texto de Julia Donaldson. Madrid: Bruño, 2015; 32 pp.; trad. de Roberto Vivero; ISBN: 978-84-696-0328-4. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
CerroDespuesLluvia.JPG
lunes, 29 de febrero de 2016

Después de la lluvia, de Miguel Cerro, cuenta que, debido a unas lluvias continuas e intensas, los animales del bosque han de refugiarse en una cueva. Más tarde se organizan para salir a buscar comida y bebida, y se reparten los trabajos. Pero al zorro, a pesar de sus deseos de ayudar, no le dejan hacer nada.

Álbum bien planificado, con unas ilustraciones que son, a la vez, oscuras y luminosas. Son algo estáticas, pero resultan expresivas, las figuras de los animales. Tal vez la narración con palabras podría ser menos explícita y dejar que las imágenes llevasen casi todo el peso. El argumento hace pensar en cómo algunos prejuicios nos pueden hacer injustos y trae también a la mente la misma idea de Frederick, de lo que acaban aportando los poetas a la vida de todos.

Miguel Cerro. Después de la lluvia (2015). Pontevedra: Kalandraka, 2015; 32 pp.; ISBN: 978-84-8464-967-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SegoviaBlackPancha2.jpg
martes, 20 de octubre de 2015

La marmota Pancha y el zorro, de Carmen Segovia y Susan Blackaby, es un álbum con un argumento semejante al de una fábula clásica pero al revés: aquí la marmota es el héroe astuto y el zorro es el rival ingenuo. Todo comienza cuando la marmota Pancha se despierta y sale al campo helado, donde tropieza con un zorro flaco y pequeño que quiere comérsela, cosa que intenta una y otra vez.

Son atractivas las figuras de los protagonistas. Contra el fondo de unos paisajes nevados invernales destacan el rojo de la bufanda de Pancha y del zorro. Se cuenta el relato con ilustraciones de distinto tamaño y sin marco. Comienza siendo una historia de pícaro que confunde a su rival pero termina siendo un relato alegre de amistad y deseos compartidos de que por fin lleguen la primavera y el sol.

Carmen Segovia. La marmota Pancha y el zorro (Brownie Groundhog and the February Fox, 2011). Texto de Susan Blackaby. Barcelona: Corimbo, 2015; 32 pp.; trad. de Macarena Salas; ISBN: 978-84-8470-510-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
HutchinsTitch2.jpg
lunes, 5 de octubre de 2015

Hace unas semanas puse un breve comentario a un álbum antiguo de Pat Hutchins. Otro, compuesto del mismo modo, con colores alegres y figuras simples sobre fondo blanco, es Titch, una de esas historias que resultan muy satisfactorias porque acaban con una victoria del pequeño sobre los mayores.

Todo lo que tiene Titch es mucho más pequeño que lo de su hermano y hermana mayores, Pete y Mary, cuyas bicicletas son más grandes y rápidas, sus cometas vuelan más alto, etc. Cada ilustración cuenta esto con distintos ejemplos. Hasta que, al final, de la semilla pequeña de Titch nace un árbol mucho más grande que todas las cosas que tienen sus hermanos.

El álbum se apoya en la expresividad de las caras y posturas, las del pequeño Titch sobre todo, en la secuencia de cada uno de los pasos de la historia, y en su argumento tan sencillo como potente para los lectores naturales del relato.

Pat Hutchins. Titch (1971). Nueva York: Aladdin Books, 2009; 32 pp.; ISBN: 978-0689716881. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
LichPatoConejo2.jpg
lunes, 24 de agosto de 2015

¡Pato! ¡Conejo!, de Tom Lichtenheld y Amy Krouse Rosenthal, presenta una disputa entre dos interlocutores que, a diferencia de álbumes como Desavenencia o ¿Quién es el jefe?, no conduce a un enfrentamiento físico.

El lector no ve a los dos personajes que discuten y sólo ve lo que ven ellos: una cabeza que a uno le parece un pato y a otro un conejo. Las observaciones de cada uno se presentan enfrentadas: uno habla en la página derecha y el otro en la izquierda. La ilustración contiene la misma figura siempre, pero con algún añadido —un trozo de pan, un trozo de zanahoria, un fondo de hierba…— que sirve para que uno u otro afirmen su postura.

Álbum ingenioso en el planteamiento y en su realización: la idea es excelente y su ejecución, tan sencilla, no lo es menos. Las ilustraciones van recuadradas y la figura tiene gruesas líneas de contorno. El remate final, que anuncia una nueva «discusión» remite a las formas de las nubes que se ven en las guardas.

Tom Lichtenheld. ¡Pato! ¡Conejo! (Duck! Rabbit!, 2009). Texto de Amy Krouse Rosenthal. Madrid: SM, 2009; 34 pp.; trad. de Teresa Tellechea; ISBN: 978-84-675-3391-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
PascualSalesJugar2.jpg
lunes, 8 de junio de 2015

¿Sales a jugar?, de María Pascual, es un álbum que resultará entrañable para muchos adultos, que podrán hablar con sus hijos de los juegos infantiles de un tiempo sin aparatos electrónicos. En él vemos a once niños y niñas, junto a un perro y un gato, jugando al escondite inglés, el pañuelo, la sogatira, el balón prisionero, policías y ladrones, y el churro-va (que yo conocí como «el burro» o «huevo, pico, araña»).

Hay un breve comentario introductorio a cada juego —que no es descriptivo sino que apunta brevemente cómo se juega y las tensiones entre quienes lo practican— y luego, sin palabras, sucesivas escenas que muestran lo que pasa y la distinta forma de actuar, no siempre limpia, de cada uno de los niños. Las figuras, niñas y niños cabezones de pies pequeñitos, son expresivas en sus caras y en sus movimientos. Aquí hay una reseña entusiasta e inmejorable.

María Pascual. ¿Sales a jugar? (2015). Madrid: Narval, 2015; 42 pp.; ISBN: 978-84-942228-7-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ChildNinoNuevo2.jpg
lunes, 4 de mayo de 2015

El niño Nuevo, de Lauren Child, plantea los celos del pequeño rey de la casa, Elmore Green, cuando tiene un hermanito. La narración respira el buen humor propio de la autora: Elmore, «como muchos otros niños, empezó siendo hijo único» y estaba contento, por ejemplo, porque «no había peligro de que nadie se comiera sus gominolas naranjas, porque los padres de Elmore Green NO comían gominolas». Hasta que, con mayúsculas características de Child, «LLEGÓ ALGUIEN MÁS». Las imágenes tienen también su habitual simpatía gráfica y una composición clara. La resolución es de lo más clásico y eficaz: hay asuntos donde no hay nada que inventar o donde cualquier invento lo estropearía todo.

Lauren Child. El niño nuevo (The New Small Person, 2014). Barcelona: Juventud, 2015; 32 pp.; trad. de Susana Tornero; ISBN: 978-84-261-4133-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
JeffersCrayones2b.jpg
martes, 16 de diciembre de 2014

Si hubiera que señalar el álbum más simpático del año seguramente le daría el premio a El día que los crayones renunciaron, con texto de Drew Daywalt e ilustraciones de Oliver Jeffers, un álbum cuya composición gráfica realza el ingenio y la gracia de una idea y un texto muy conseguidos.

El relato comienza cuando, un día, en la escuela, Duncan iba a sacar sus crayones para dibujar y encontró un montón de cartas con su nombre. A continuación, cada doble página contiene, en el lado izquierdo, la carta de cada crayón —con sus quejas, porque Duncan lo usa mucho o lo usa poco, y sus susceptibilidades, porque, por ejemplo, el naranja reclama ser el verdadero color del sol y no entiende cómo Duncan ha podido usar el amarillo…—, y en la derecha se ven los dibujos de Duncan en el color correspondiente junto con la figura del crayón utilizado en cada caso. En fin, Duncan sólo quiere dibujar y, por supuesto, que sus crayones sean felices.

Después de una excelente ilustración inicial, en la que vemos como una fotografía del fajo de cartas que recibe Duncan, vamos leyendo las divertidas cartas de los crayones —todas ellas escritas a mano, de modo irregular, con subrayados o tachaduras y palabras en mayúscula—. Los dibujos de figuras, como desmañados, se corresponden con lo que se cuenta e imitan perfectamente la forma de dibujar de un niño (algo mucho más difícil de lo que algunos podrían pensar). Es una buena idea, también, que los crayones no sean una foto sino un dibujo y cada uno tenga un aire propio. La resolución de la historia es esperable pero magníficamente realizada.

Oliver Jeffers. El día que los crayones renunciaron (The Day the Crayons Quit, 2013). Texto de Drew Daywalt. México: Fondo de Cultura Económica, 2014; 36 pp.; col. Los especiales de la Orilla del Viento; trad. de Susana Figueroa; ISBN: 978-607-16-1812-2. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
WiesnerMinino2.jpg
miércoles, 26 de noviembre de 2014

Señor Minino es un álbum sin palabras que demuestra, una vez más, la capacidad imaginativa y la maestría compositiva de David Wiesner.

Un gato negro pasa por delante de un pequeño juguete que tiene forma de nave espacial. Hay un zoom luego al interior de la nave y vemos a sus tripulantes, unos seres con túnicas que bien podrían estar en un cómic de Flash Gordon, que se ve que han tenido problemas: están como mareados y algo pasa con su nave. Esos personajillos salen de su nave y se refugian del gato en un hueco, detrás del radiador, junto a unos insectos que, en las paredes de donde viven, han pintado las aventuras de sus enfrentamientos anteriores con el gato. Uniéndose a ellos intentan arreglar la nave y eludir el acecho del gato.

Relato de los que habla de que a nuestro lado tal vez vivan personajillos de cuyas vidas no nos enteramos. Se presentan, a sangre, algunas ilustraciones en las que vemos primeros planos del gato, y recuadradas y en más pequeño, como con viñetas de cómic, las de los alienígenas y los insectos. Los alienígenas mantienen conversaciones en globos cuyas letras son representaciones geométricas: algunos lectores encontrarán divertido el trabajo de descifrarlas pero, en cualquier caso, la historia se sigue igualmente bien.

David Wiesner. Sr. Minino (Mr. Wuffles, 2013). México D.F.: Océano Travesía, 2014; 32 pp.; col. Los Álbumes; ISBN: 978-607-735-298-3. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
DesmondGRGA2.jpg
martes, 27 de mayo de 2014

Gato rojo, Gato Azul es un gran debut en el mundo de los álbumes de Jenni Desmond. La autora domina el medio y construye bien su historia, un buen relato de celos y rivalidad, pero también de amistad y aprendizaje.

Gato Rojo y Gato Azul vivían en la misma casa, uno en el piso de abajo y otro en el piso de arriba. Siempre se peleaban entre sí pero Rojo deseaba ser tan inteligente como Azul y Azul deseaba ser rápido y ágil como Gato Rojo. Se suceden los intentos infructuosos de cada uno de ser como el otro… hasta que ven la forma de aprender uno del otro. Pero…

Álbum que tiene frescura. La narración, que combina escenas de todos los tamaños, está bien llevada y tiene mucho dinamismo. Tanto las figuras de los personajes como los escenarios donde se les ve son como esbozos desmañados pero bien reconocibles. La tipografía es uniforme con las salvedades de que los nombres de los protagonistas van en azul o en rojo siempre, y de que, algunos sonidos, van como a mano. La historia se complementa con el toque de algunos ratoncillos que aparecen a veces y, sobre todo, con un final excelente, que hace comenzar de nuevo el relato: las guardas del final contienen, en pequeño, como un nuevo álbum entero.

Jenni Desmond. Gato rojo, Gato Azul (Red Cat, Blue Cat, 2012). Madrid: Lata de Sal, 2013.; 36 pp.; trad. de Lata de Sal; ISBN: 978-84-941136-5-9.

Enviar Imprimir
JoynerOrmerodCam.JPG
lunes, 19 de mayo de 2014

El cambalache, con ilustraciones de Andrew Joyner y texto de Jan Ormerod, es un relato simpático sobre celos infantiles.

Carolina, la cocodrilita protagonista, está celosa porque su madre no para de hacerle carantoñas al bebé cocodrilo. Así que un decide ir a una tienda de bebés para «hacer un cambalache», es decir, cambiar al bebé cocodrilo por uno que no babee. Prueba con un bebé panda, pero es demasiado quisquilloso para comer; un bebé elefante, que salpica demasiado; dos pequeños tigres gemelos, que son agotadores; un bebé jirafa ni se lo plantea pues su madre necesita bebés escamosos; un bebé cerdo tampoco, pues su madre adora los bebés verdes…

Si el argumento y el texto son graciosos, los dibujos de los personajes y sus hazañas también lo son. Abundan las escenas urbanas abigarradas, en las que aparecen toda clase de animales humanizados, muy bien representados. Al final, como era de esperar, se resuelve muy bien el conflicto de Carolina.

Andrew Joyner. El cambalache (The Swap, 2013). Texto de Jan Ormerod. Barcelona: Ekaré, 2014; 32 pp.; trad. de María Francisca Mayobre; ISBN: 978-84-941716-2-8.

Enviar Imprimir
WinterYoP2.jpg
lunes, 25 de noviembre de 2013

Dos álbumes paralelos protagonizados por un chico y su hermana pequeña: Yo puedo y Yo también, de Susan Winter.

Yo puedo comienza con una ilustración a doble página donde vemos al hermano, leyendo en la página izquierda, y a su hermana mirándole desde la puerta entornada, mientras las palabras, abajo, dicen: «Mi hermana quiere hace todo lo que yo hago». A continuación alternan dos tipos de dobles páginas: dos ilustraciones separadas y recuadradas, a la izquierda el niño y a la derecha, imitándole, la niña; o lo mismo pero con una sola ilustración que ocupa todo el espacio. Así, la primera vez dice: «Yo me puedo vestir solo» frente a un «Ella no puede»…

Yo también empieza de modo parecido pero, en este caso, las palabras que acompañan la imagen dicen: «Mi hermano es muy inteligente»… Y, de nuevo, vemos la oposición entre «A él le gusta leer» y un «A mí también»…

Las ilustraciones son acuarelas luminosas que recogen bien los sentimientos de los niños. Los relatos presentan con acierto el aprendizaje imitativo y competitivo que se da en la relación entre hermanos, aunque aquí no haya conflicto alguno entre ellos. Como álbumes tienen también el interés, igual que ¡Baja, Gata!, de que la última frase y escena de cada álbum redondean las historias muy bien y amplían la comprensión del lector.

Susan Winter. Yo puedo (I Can, 1993) y Yo también (Me Too, 1993). Barcelona: Ekaré, 2013; 24 pp.; trad. de Elena Iribarren; ISBN: 978-84-940256-8-6 y 978-84-940256-9-3.

Enviar Imprimir
JeffersAlce2.jpg
martes, 12 de noviembre de 2013

Otro ilustrador que todavía no había mencionado: Oliver Jeffers. Tal vez el rasgo que más llama la atención en sus álbumes sea la frescura de las imágenes, de la composición de los álbumes, y de los argumentos, que aunque son los habituales en los libros infantiles también tienen un punto de originalidad. Esto es claro en El corazón y la botella, una historia que, sobre todo, se dirige al adulto. Pero también se aprecia en un álbum más para pequeños como Este alce es mío, el más reciente de los publicados en España, creo.

Enviar Imprimir
HerguetaCuando2.jpg
martes, 16 de abril de 2013

Otro álbum que, con un planteamiento distinto, habla también de rivalidad y reconciliación: Cuando no estás aquí, de María Hergueta. Es un relato de los que, más que contar una historia, ponen de manifiesto un aspecto del mundo interior de un personaje. El niño narrador, al que vemos en las imágenes sucesivas, empieza con un «me gusta cuando no estás aquí» y luego va señalando las ventajas de que su hermana no esté. Pero, luego, en las escenas de la segunda parte del álbum, va indicando cómo todo es mucho más aburrido cuando ella no está. El planteamiento argumental es eficaz para poner de manifiesto el vaivén anímico del niño narrador. Los dibujos y las composiciones son excelentes, en sí mismas, y como vehículo para transmitir los sentimientos del niño protagonista.

María Hergueta. Cuando no estás aquí (2012). Madrid: El Jinete Azul, 2012; 32 pp.; ISBN: 978-84-939213-2-3.

Enviar Imprimir
IdleFlora2.jpg
lunes, 15 de abril de 2013

Flora y el flamenco, de Molly Idle, una ilustradora que ha trabajado años en estudios de animación, es un estupendo álbum sin palabras que presenta bien una pequeña historia de amistad. En cada doble página vemos a un flamenco en la izquierda y a una niña gordita en la derecha que intenta replicar sus movimientos como de pasos de ballet. Pero el flamenco se da cuenta y, por las miradas que echa a Flora, se ve que no le gusta nada y Flora se intimida un poco.

Las ilustraciones están bien compuestas y contienen sólo, sobre fondo blanco, las figuras de las protagonistas. Las dos son realistas y tienen unas caras expresivas que reflejan bien los sentimientos que van teniendo según avanza su juego de imitación y rivalidad. El álbum tiene la originalidad de que muchas figuras son, en realidad, dos: la que se ve primero, que va sobre una solapa, y la que, al levantarse la solapa, presenta un segundo momento de la acción.

Molly Idle. Flora y el flamenco (Flora and the Flamingo, 2013). Granada: Barbara Fiore, 2012; 32 pp. con desplegables; ISBN: 978-84-15208-23-5.

Enviar Imprimir
ChenePaulaPerGato2.jpg
lunes, 16 de julio de 2012

Un perro y un gato,
de Chené Gómez y Paula Carbonell, es un buen ejemplo de un tipo de álbumes: el que forman los basados en textos de narradores orales, donde las frases son cortas, contundentes y sonoras, para ser leídas o dichas en voz alta y, si es el caso, enfáticamente: «Un perro y un gato se conocieron. El perro dijo: ¡Guau!. El gato dijo: ¡Miau! Pero no se entendieron». Al tiempo que la historia progresa, el vocabulario aumenta: «El perro gruñía. El gato bufaba».

El argumento también es una muestra de cómo algunos relatos, por medio de personajes interpuestos, sirven para que los lectores y oyentes saquen conclusiones: en este caso, acerca de los motivos nimios para los enfados y la irritación que a veces pueden brotar en la convivencia, y acerca del cauce que, al final, se les ha de dar. Las ilustraciones, compuestas equilibradamente con dibujos en ceras y collages, presentan figuras amables con actitudes reconocibles, y usan con acierto los escenarios y los colores para sugerir más de lo que las palabras solas dicen.

Chené Gómez. Un perro y un gato (2011). Texto de Paula Carbonell. Pontevedra: OQO, 2011; 32 pp.; ISBN: 978-84-9871-362-6.

Enviar Imprimir
PfisterCuervoLuna2.jpg
lunes, 12 de septiembre de 2011

El pequeño cuervo y la luna
,
de Marcus Pfister, es un muy buen álbum cuyo contenido, de dolor y petición de perdón por haberse portado mal con otro por envidia, y cuyo tipo de narrador, el de alguien que recuerda con arrepentimiento un suceso del pasado, son poco usuales. Además, su composición gráfica es sobresaliente.

Enviar Imprimir
OshimaTigreGato.jpg
martes, 25 de mayo de 2010

El tigre y el gato,
de Eitaro Oshima, cuenta de dónde procede la enemistad entre los tigres y los gatos, y por qué los gatos prefieren vivir en las casas y los tigres en las profundidades de los bosques.

Un tigre tontorrón que no sabía cazar pide consejo y enseñanzas a un gato habilísimo que, pacientemente, le enseña cómo acercarse a un presa, cómo correr velozmente, cómo saltar desde lugares elevados...

La historia es graciosa y el álbum, como tal, es clásico: la narración es buena, se apoya en unos dibujos de calidad, se distribuyen bien los textos en las ilustraciones, que siguen la secuencia señalada por el argumento. Para el lector occidental son graciosos unos animales completamente realistas pero vestidos con quimonos y un gato que, cuando cierra los ojos, los tiene rasgados.

Al final, el traductor comenta cómo el gato habla siempre de usted y con respeto a su alumno, mientras el tigre tutea sin consideración a su profesor. Entiendo que, a un lector japonés, la lectura del texto le daría esa clave de interpretación inicial y que, a mí, se me pasó por alto e hizo que el desenlace me cogiera por sorpresa: tal vez porque las imágenes al principio sugieren un gato presuntuoso y un tigre inocentón, o tal vez porque yo tenía en la cabeza un gato chulesco tipo Gato con Botas.

Eitaro Oshima. El tigre y el gato (Mukashi Mukashi Tora To Neko Wa – Chugoku No, 2009). Barcelona: Corimbo, 2010; 36 pp.; trad. de Rafael Ros; ISBN: 978-84-8470-372-3.

Enviar Imprimir
BoujonDesav.jpg
lunes, 5 de octubre de 2009

Desavenencia,
de Claude Boujon, es un relato sencillo sobre convivencia —parecido a ¿Quién es el jefe?—, de los que juegan con la oposición entre las páginas opuestas —como Negros y blancos—. Su argumento es como el de una fábula de La Fontaine: el conejo marrón Bruno y el conejo gris Grimaldi viven en madrigueras cercanas y, al principio, se llevan bien; pero luego empiezan a discutir y sólo vuelven a unirse cuando los dos se ven amenazados por un lobo.

El texto podría estar más pulido y a veces no va en la página del personaje que habla. Cuando el lobo aparece por primera vez, lo vemos en la página izquierda mientras los dos conejos pelean a lo lejos en la página derecha, pero en la doble página siguiente ataca saltando desde la derecha: así se subraya más el efecto sorpresa y se respeta la convención habitual en la construcción gráfica de los álbumes de que las amenazas vienen desde la derecha..., que tal vez aquí podría haberse obviado. En cualquier caso es un relato que funciona bien con el lector pequeño: por su sencillez gráfica y porque a partir de su argumento el mensaje brota solo.

Claude Boujon. Desavenencia (La brouille, 1989), Barcelona: Corimbo, 2009; 36 pp.; trad. de Rafael Ros; ISBN: 978-84-8470-326-6.

Enviar Imprimir
Brooks-Zorro.jpg
lunes, 21 de agosto de 2006

Zorro
,
de Margaret Wild y Ron Brooks, es un álbum premiado que merece ser conocido, aunque no a todo el mundo le agradará. Y es que, argumentalmente tiene algunas cosas infrecuentes: que una historia que se dirige a un público infantil tenga un final agridulce y que se presente a un animal rencoroso como protagonista principal. Y, además, porque gráficamente, aunque tiene una fuerza poco común, no es convencional: por la técnica mixta que usa el autor y por los trazos desasosegantes de los dibujos... Esto es mayor aún en la versión original, en la cual el texto va escrito nerviosamente a mano por el mismo ilustrador, algo imposible de conservar en las versiones en otro idioma.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo