Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (vida escolar)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
RobinsonRexColegio.jpg
martes, 10 de octubre de 2017

El primer día de un colegio, de Christian Robinson y Adam Rex, es un álbum que tiene como protagonista al mismo colegio. Se nos muestra cómo se construye, cómo un conserje lo prepara y le habla de qué ocurrirá cuando abra sus puertas, y se cuenta lo que pasa el primer día que los niños llegan. Su nombre es Escuela elemental Frederick Douglass: «Me gusta ese nombre», se nos dice que pensó el colegio. Al final del día vuelve el conserje para volver a reordenar las cosas y el colegio está encantado de ser un colegio.

Libro que, a ciertos lectores pequeños les puede hacer mirar las cosas desde un punto de vista en el que no habían pensado. La narración se sigue bien y son expresivas las imágenes de figuras humanas alargadas características del ilustrador. Se alternan ilustraciones del edificio y de los chicos y chicas, tan distintos, que llegan al colegio. El nombre de la escuela, tan importante para muchos lectores norteamericanos, dirá poco al lector español.

Christian Robinson. El primer día de un colegio (School’s First Day of School, 2016). Texto de Adam Rex. Barcelona: Corimbo, 2017; 36 pp.; trad. de Teresa Mlawer; ISBN: 978-84-8470-562-8. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
StephensLeonEsc2.jpg
lunes, 27 de febrero de 2017

Cómo esconder un león en la escuela, de Helen Stephens, es el tercer libro de una serie con encanto —hablé del primero en Otro león suelto y del segundo en Todos esconden algo—, y un ejemplo más de que muchos lectores leen personajes y no libros por lo que, cuando un autor o editor da con un pequeño filón, intenta sacarle todo el partido que pueda. Para quien conozca los libros previos, el argumento es fácilmente imaginable: la protagonista quiere llevar al león a su escuela pero los problemas que causa son muchos y no le dejan; hasta que, como era de esperar, sucede algo que convierte al león en un héroe y los problemas terminan. Lo mejor del álbum es el atractivo de las ilustraciones. Lo más flojo es la resolución: pocos lectores pequeños encontrarán creíble la hazaña del león.

Helen Stephens. Cómo esconder un león en la escuela (How to Hide a Lion at School, 2016). Barcelona: B de Blok, 2016; 32 pp.; trad. de Roser Ruiz; ISBN: 978-84-16712-10-6. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
VeilleSecretosCole.jpg
miércoles, 22 de febrero de 2017

Los secretos del cole: ¿adónde van las profes cuando se pone el sol?, de Éric Veillé, es otro álbum humorístico de vida escolar. En capítulos titulados, por ejemplo, «Los orígenes. ¿Cuándo apareció la primera profe?», «De camino al cole», «Los habitantes del cole», «El comedor», etc., el autor se hace preguntas del tipo «¿Qué comen las cocineras del comedor del cole?», «¿Por qué casi nunca nos dan patatas fritas?», y cosas así, y se responde, con imágenes y párrafos bromistas, unos mejores que otros pero en conjunto divertidos.

Muchas de las bromas las apreciarán más algunos adultos, que podrán hacer un ejercicio de memoria y de perspectiva, y recordar preguntas y preocupaciones de los años de colegio ahora que conocen muchas de las realidades tan prosaicas que había detrás. A bastantes lectores niños el libro les puede ayudar a mirar alrededor de modo divertido, pero conviene no perder de vista que, para ellos, muchas de las cosas de la vida en el colegio no son bromas, y que para captar otras, e incluso para poder imaginarlas, hace falta una experiencia de la vida que no tienen.

Éric Veillé. Los secretos del cole: ¿adónde van las profes cuando se pone el sol? (Les secrets de l’ecole, 2014). Barcelona: Blackie Books, 2015; 26 pp.; prólogo de El Hematocrítico; trad. de Isabel Obiols; ISBN: 978-84-16290-36-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
RossWillisMalvadoC.jpg
martes, 21 de febrero de 2017

Malvado conejito es un álbum de hace unos años, digamos que de vida escolar, firmado por Jeanne Willis y Tony Ross. Así comienza: «Nunca hubo un conejo más malo que Malvado Conejito. O por lo menos eso podríamos suponer después de leer la carta que dejó sobre su cama un día al regresar de la escuela…». A continuación leemos la carta y vemos las imágenes de lo que cuenta: que ha huido de casa, que vive con sus amigos Los Conejos del Infierno, y que con ellos hace cosas como comer hamburguesas de lombrices, acrobacias con la moto, perforarse las orejas… Firma como Malvado conejito (antes llamado Copo de Algodón). Por último, los motivos del héroe se aclaran.

Él álbum va en la línea de otro parecido de los autores, Odio la escuela, y, como él, está bien construido, son  divertidos el argumento y las imágenes, y el humor hiperbólico al que se recurre desactiva cualquier interpretación más o menos literal. La historia puede actuar en varias direcciones: advertir a los padres de cómo funciona la imaginación de algunos niños y señalar la tendencia de todos (niños y padres) a dramatizar y exagerar las cosas. No conozco la edición original y la que indico tiene una traducción mexicana, pero la diferente sonoridad de una y otra puede intuirse si leemos que Malvado Conejito es Big Bad Bun y Copo de Algodón es Fluff.

Tony Ross. Malvado conejito (Big Bad Bun, 2009). Texto de Jeanne Willis. Barcelona: Oceano Travesía, 2009; 22 pp.; trad. de Kunas; ISBN: 978-84-494-3960-5. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
BrownMaestra.jpg
martes, 6 de diciembre de 2016

Muchos de los relatos infantiles son, para sus lectores naturales, buenos ejercicios de perspectiva, formas de aprender a ver las cosas desde otros puntos de vista, oportunidades para entender mejor cómo son los demás. Se ve bien en el caso de ¡Mi maestra es un monstruo!, de Peter Brown. El protagonista, un chico revoltoso llamado Roberto, piensa que la maestra Kirby es un monstruo: le grita, le riñe, le castiga… Además, para su disgusto, Roberto coincide un día con ella en el parque. El álbum tiene mucho de cómic: el autor recurre a globos de texto para los diálogos entre los protagonistas y a multiplicar, en algunas páginas, las escenas que muestran el trato entre Roberto y su maestra. Son muy expresivos los rostros de las figuras y, como las imágenes van sobre fondo blanco al modo más clásico, el álbum es de lectura muy cómoda.

Peter Brown. ¡Mi maestra es un monstruo! (My Teacher es a Monster (No, I am Not), 2014). Barcelona: Océano Travesía, 2016; 34 pp.; trad. de Luis Bernardo Pérez; ISBN: 978-607-735-732-2. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
ChaudCaliHellegado2.jpg
lunes, 14 de diciembre de 2015

Después de No he hecho los deberes porque…, Benjamin Chaud y Davide Cali componen un libro muy parecido e igualmente divertido: He llegado tarde porque… Un sudoroso narrador empieza contándole a su profesora que unas hormigas gigantes le robaron el desayuno y, a partir de ahí, todos los encuentros inesperados que tuvo antes de llegar al colegio —por ejemplo, con Caperucita Roja y el Flautista de Hamelín, entre muchos otros—. Salvo algunos sucesos, que ocupan dobles páginas completas, en cada página le ocurre algo al chico. Una historia del mismo tipo, por cierto, es el primer álbum del Dr. Seuss titulado And To Think That I Saw It On Mulberry Street.

Benjamin Chaud. He llegado tarde porque… (A Funny Thing Happened On the Way to School…, 2014). Texto de Davide Cali. Madrid: NubeOcho: Pepa Montano, 2015; 36 pp.; col. Nubeclásicos; trad. de Luis Amavisca; ISBN: 978-84-944137-3-5. [
Vista del libro en amazon.e]

Enviar Imprimir
SayBicycle2.jpg
martes, 28 de abril de 2015

En The bicycle man, de Allen Say, el narrador recuerda un incidente colegial de cuando era un niño, en el Japón ocupado después de la segunda Guerra Mundial. Un día de primavera en el que se desarrollaban competiciones en su escuela —carreras de los niños, tiro de cuerda, carreras por parejas con padres y profesores, etc.—, aparecieron dos soldados norteamericanos, uno negro y uno blanco, que les entretuvieron con sus equilibrios circenses sobre una bicicleta.

La historia se desarrolla con calma y es sencilla, pero tiene mucho encanto y el interés de ver y aprender que hay distintos modos de comportamiento. Los dibujos de línea son magníficos: recogen bien las actividades de los niños, primero, y las habilidades sobre la bicicleta del soldado negro después. El relato no explica nada sino, simplemente, presenta una historia simpática de convivencia cordial, por encima de cualquier diferencia cultural y de lenguaje.

Allen Say. The bicycle man (1982). Oakland: Parnassus Press, Boston: Houghton Mifflin Company, 1982; 44 pp.; ISBN: 0-395-32254-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ChaudCalidDeberes2.jpg
lunes, 23 de marzo de 2015

No he hecho los deberes porque…, con texto de Davide Cali e ilustraciones de Benjamin Chaud, es un álbum de los que hace sonreír. En la primera página la profesora le preguna al niño protagonista «¿por qué no has hecho los deberes?» y él se inventa distintas excusas de lo más fantasiosas. Las respuestas son breves —«unos enormes reptiles invadieron mi barrio», «nos quedamos sin leña, por lo que tuve que sacrificar mis cuadernos para calentarnos»…— y las imágenes humorísticas, ricas en detalles, muestran distintos escenarios y multitud de personajes de todo tipo. El final es simpático y satisfactorio para... los profesores.

Benjamin Chaud. No he hecho los deberes porque… (I Didn’t Do My Homework Because…, 2014). Texto de Davide Cali. Madrid: NubeOcho: Pepa Montano, 2014; 36 pp.; col. Nubeclásicos; trad. de Paz Gil Soto; ISBN: 978-84-942360-9-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
KitamuraMcNOnce2.jpg
lunes, 16 de marzo de 2015

Hay relatos que sirven para entender la importancia de recibir un empujón oportuno a tiempo como, por ejemplo, El punto, de Peter Reynolds. Otro, que no había puesto aquí todavía, y que no está editado en España, es Once Upon an Ordinary School Day, con ilustraciones de Satoshi Kitamura y texto de Colin McNaughton. Trata sobre un niño que va a la escuela y lo ve todo en tonos apagados. Pero, cuando el profesor de música, Mr. Gee, entra en clase con un fonógrafo, la imaginación del niño se llena de sueños y de color. Además, el profesor les dice que pongan por escrito lo que la música les sugiere.

La historia es sencilla pero, también por eso, habla bien de la capacidad transformadora de la música y, más en general, del poder de un buen profesor para enriquecer la vida de sus alumnos. La maestría del ilustrador para los relatos que cambian del plano real al imaginativo del niño se pone aquí de manifiesto una vez más.

Una observación más: todos entendemos lo que un relato así quiere decir..., pero me pregunto si, para muchos, no será engañoso presentarles con brillantez y colorido los sueños frente a una realidad ordinaria que se ve gris y aburrida, cuando lo propio del sueño es el despertar y la decepción mientras que la realidad es lo que deberíamos aprender a ver como brillante y llena de oportunidades.

Satoshi Kitamura. Once Upon an Ordinary School Day (2005). Texto de Colin MacNaughton. Andersen, 2005; 32 pp.; ISBN: 978-1842704691. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
RossWillisOdio2.jpg
martes, 18 de noviembre de 2014

Odio la escuela, de Tony Ross y Jeanne Willis, es un álbum muy sarcástico. Comienza diciendo esto: «Esta es la historia de una niña / llamada Honorata Valentón, / que no quería ir la escuela / pues la odiaba con pasión». A las preguntas de un interlocutor, ella va describiéndolo todo del modo más feroz posible: «—Pero ¿acaso no te divertías? / ¿No aprendiste a leer? / —Al contrario —me decía—, / Nos torturan cada día / si tratamos de aprender». Y no sólo todos y cada uno de sus profesores fueron malvados, sino que también sus compañeros «esa bola de embusteros / Todos ellos son villanos, / son piratas, ¡son muy malos!».

Como álbum es excelente: en cada doble página se representan dos, tres o cuatro escenas, todas sin recuadrar, tal vez para indicar que corresponden a un mundo imaginativo. El final sirve para enseñar lo que es un «narrador poco fiable»: Honorata es demasiado fantasiosa y de lo que se ve se deduce que tan mal no lo pasaba en la escuela...

Como relato, algunos temerán tanta ferocidad, que tan bien sabe representar un Tony Ross que disfruta incluyendo toques truculentos en sus excelentes dibujos. En relación a esto se pueden decir varias cosas:

—una, que todo es tan excesivo que su impacto real en el lector —en el sentido de que le lleve a rechazar el colegio— seguramente será escaso..., siempre y cuando el niño o la niña ya conozcan y estén a gusto en el colegio;

—otra, que tal vez mostrarlo a los más temerosos antes de ir al colegio, o a quienes ya tienen dificultades de adaptación, sí podría ser contraproducente;

—y otra más, que refleja una preocupación mía, es si relatos como este no servirán para introducir más a los niños, ya desde pequeños, en la «cultura de la queja», y de la queja un tanto histérica, en la que vivimos.

Tony Ross. Odio la escuela (I Hate School, 2003). Texto de Jeanne Willis. México D. F.: Océano Travesía, 2014; 28 pp.; trad. de Sandra Sepúlveda Martín; ISBN: 978-607-735-265-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
RossBradmanLucas.jpg
lunes, 14 de febrero de 2011

Lucas
(Michael en el original), es un álbum con texto de Tony Bradman e ilustrado de Tony Ross. Es magnífico: un ejemplo perfecto de historia inteligentemente construida, en la que todo se desarrolla paso a paso, en la que todas las imágenes están tan bien pensadas que, al llegar a la penúltima, te paras y dices «¡un momento! Tengo que volver atrás para volver a mirarlas todas...». Y sencillez, sobre todo sencillez. Para estudiar.

Para mí, un misterio de la traducción es por qué Michael, en el original, se traduce por Lucas. Igual que Dan, en otro álbum, se tradujo también por Lucas. Debe haber alguna querencia oculta por ese nombre que no acabo de captar.

Enviar Imprimir
SwatkowskaYoonJade.jpg
lunes, 28 de septiembre de 2009

Yoon y la pulsera de jade,
de Gabi Swiatkowska y Helen Recorvits, es un nuevo episodio colegial de la niña coreana presentada en Me llamo Yoon. Esta vez su madre le regala, el día de su cumpleaños, un cuento sobre una niña y un tigre que la engañaba, y una pulsera de jade que había sido de su abuela y de su madre, pero el deseo más fuerte de Yoon es aprender a saltar a la comba. Cuando una niña mayor le propone cambiar la pulsera por enseñarle a jugar, Yoon accede... Relato gráficamente no tan conseguido como el primero pero la historia está bien: es realista, recoge con acierto los comportamientos de los niños y los sentimientos de la protagonista, los lector quedan con la satisfacción de que al fin la justicia triunfa y, tal vez, algunos se verán en la historia como en un espejo.

Gabi Swiatkowska. Yoon y la pulsera de jade (Yoon and the Jade Bracelet, 2008). Texto de Helen Recorvits. Barcelona: Juventud, 2009; 32 pp.; trad. de Christiane Reyes; ISBN: 978-84-261-3741-8.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo