Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (convivencia: gobernantes)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
TallecFelicio2.jpg
martes, 22 de septiembre de 2015

Felicio, Rey del rebaño, de Olivier Tallec, es un álbum de tipo «político», de los que hablan del uso del poder, como La reina de las ranas o El rey de los animales.

Estando en el prado, con las demás ovejas, Felicio ve una corona. Se la pone en la cabeza, se yergue para ponerse a dos patas, toma una rama como cetro, y se transforma en Rey del rebaño. Su imaginación le hace vivir toda clase de momentos y posibilidades, y si sus ensoñaciones primeras tienen lugar en el prado, luego pasan a ser en palacios dieciochescos y versallescos… (como es fácil suponer si uno mira el título del original francés).

El álbum está bien construido y tiene todo el aire de una fábula clásica. Cada doble página presenta, normalmente, una escena con dos versos. En muchos momentos las imágenes resultan cómicas y transmiten bien el ridículo de los comportamientos altivos. Tiene un buen y doble final: por un lado, el de la historia que se ha contado; por otro, el de las posibilidades tan distintas que abre la última ilustración.

Olivier Tallec. Felicio, Rey del rebaño (Louis 1er roi des moutons, 2014). Valencia: Algar, 2015; 32 pp.; trad. de Teresa Broseta Fandos; ISBN: 978-84-9845-702-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
TancoReyAnim2.jpg
martes, 23 de septiembre de 2014

El rey de los animales, de Miguel Tanco, es un álbum que podríamos calificar de «crítica política», como, por ejemplo, La reina de las ranas no puede mojarse los pies.

Empieza cuando el León se pregunta «¿no soy yo el rey de los animales?» y decide mandar algunas cosas para que la vida sea más fácil para él. Cada doble página contiene una de las leyes que dicta: «prohibidas las cebras con rayas», «los elefantes deben perder peso», «los hipopótamos deben ir limpios», «los animales deben reducir la velocidad a 40 km por hora», etc.

El planteamiento es hábil y el texto es divertido. La sucesión de las dobles páginas viene dictada por el mismo argumento. Las figuras sintéticas de los animales son graciosas y bien reconocibles. Además, en las ilustraciones el lector puede observar a otros personajillos interesantes, como una liebre respondona o los topitos compactos que llevan a cabo las órdenes del león.

Miguel Tanco. El rey de los animales (2012). Lleida: La Fragatina, 2012; 28 pp.; col. Lo Mullarero; ISBN: 978-84-939833-6-9. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ArguilBonofLeon2.jpg
martes, 26 de agosto de 2014

El león Kandinga, de Elisa Arguilé y Boniface Ofogo, es una provechosa fábula ilustrada con brillantez y de acuerdo con su origen africano.


Enviar Imprimir
UngererOgro2.jpg
martes, 10 de diciembre de 2013

Otros dos álbumes antiguos, de autores conocidos como Tomi Ungerer y Quentin Blake, que se acaban de publicar: El ogro de Zeralda y Doña Eremita, reina de la carretera.  En el primero, un ogro de mal humor que se comía a todos los niños se lesiona cuando asalta a una chica que iba al mercado, y cambia cuando la niña se lo gana preparándole unas excelentes comidas. En el segundo, que continúa otro álbum anterior, a Doña Eremita su tío Cosmo le regala un coche antiguo; Eremita lo prueba y, ante las sucesivas averías, va despojándolo de muchos accesorios…

Quienes conozcan a los autores encontrarán en estos álbumes precisamente lo que esperan: simpatía, calidad en las ilustraciones, claridad narrativa (que también se debe a que los textos van sobre fondos blancos). El relato de Blake tiene acentos disparatados y amables, como es habitual; y el de Ungerer una ironía semejante pero no igual a la de Los tres bandidos (un álbum de la misma época, pero en el que los malvados son transformados no por la pillería y el trabajo sino por la bondad de la protagonista). 

Quentin Blake. Doña Eremita, reina de la carretera (Mrs. Armitage Queen of the Road, 2003). Barcelona; Ekaré, 2012; 32 pp.; trad. de Carmen Diana Dearden; ISBN: 978-84-940256-4-8.
Tomi Ungerer. El ogro de Zeralda (Zeraldas Riese, 1963). Barcelona: Ekaré, 2013; 30 pp.; trad. de Araya Goitia Leizaola; ISBN: 978-84-941247-0-9.

Enviar Imprimir
SomaCaliRanas2.jpg
martes, 8 de octubre de 2013

La reina de las ranas: no puede mojarse los pies, de Marco Somà y Davide Cali, es un relato de tipo «educativo» pensado para que los lectores se planteen la legitimidad de origen de sus gobernantes y la forma en que, tantas veces, adquieren privilegios abusivos. Cuando unas ranas están tocando y cantando juntas (tienen una orquesta de jazz), algo cae en el estanque. Luego, una rana emerge con una corona en la cabeza y alguien exclama: «¡Mirad, es la reina de las ranas!». A partir de ahí, recibe homenajes de reina y se forma una corte a su alrededor. Hasta que…

El argumento es un poco simple al plantear cómo alguien puede llegar a ser rey, pero tiene su punto de realismo y es eficaz cuando pinta ciertas actitudes y comportamientos. Las ilustraciones son excelentes, no sólo porque su secuencia sea buena, tengan calidad y acompañen bien el texto, sino porque resultan amables y simpáticas al presentar a los personajes, y lo hacen sin caer en la trampa de hacer odiosos a unos y agradables a otros. En definiva, buen álbum aunque, al menos yo, siempre dudo de hasta qué punto y en qué forma se han de presentar cosas como estas a los niños.

Marco Somà. La reina de las ranas: no puede mojarse los pies (A rainha das räs não pode molhar os pés, 2012). Texto de Davide Cali. Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2013; 36 pp.; ISBN: 978-84-941041-0-7.

Enviar Imprimir
ErlbJanischReyMar.jpg
lunes, 12 de abril de 2010

El rey el mar,
de Wolf Erlbruch y Heinz Janisch, son veintiuna historias muy cortas con el mismo protagonista y parecidas reflexiones. La primera es «El rey y el mar», y todas las demás se titulan igual: «El rey y la gata», y el árbol, y la ardilla, y el perro, y la noche, y la estrella, y la sal, etc.

Entre el rey y sus interlocutores hay diálogos en los que el rey aprende algo: se da más cuenta de sus limitaciones y, en general, reconoce mejor algún aspecto de la realidad. Son ideas amables y amablemente presentadas, tanto con el texto como con unas ilustraciones compuestas con la elegante sencillez que acostumbra Erlbruch.

Es un libro reflexivo que, se podría decir, habla de tener una relación cordial con el entorno y de abandonar cualquier pretensión de ser uno mismo el centro del universo. Habrá lectores niños que lo apreciarán pero, sobre todo, lo harán más los lectores adultos.

Wolf Erlbruch. El rey y el mar (Der König und das Meer, 2008). Texto de Heinz Janisch. Salamanca: Lóguez, 2009; pp.; trad. de L. Rodríguez López; ISBN: 978-84-96646-42-1.

Enviar Imprimir
SolotareffRC.jpg
lunes, 19 de marzo de 2007

De otro ilustrador de referencia, Gregoire Solotareff, se ha publicado no hace mucho El rey cocodrilo. El protagonista, ya desde pequeño, se come a todo el que se le pone por delante: «Nada más salir del huevo, se precipitó sobre un pollito y se lo comió», un arranque realmente fuerte. A ese ritmo el cocodrilo acaba siendo rey del pueblo pero su capricho de cuidar a la elefanta Lila desde pequeñita para engordarla y comerla cuando sea mayor acaba cambiando sus planes: el buen humor de Lila y su sentido de la amistad transforman al rey cocodrilo. Es una historia en la línea de ¡Qué más quisieras!, esta vez no con elefantito sino con elefantita simpática como héroe, y que también trata de amistad y de arrepentimiento, como muchos relatos del autor.

Gregoire Solotareff. El rey cocodrilo (Le roi crocodile, 2005). Barcelona: Corimbo, 2006; 32 pp.; trad. de Rafael Ros; ISBN: 84-8470-224-3.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo