Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Aventuras del Oeste (infantiles y juveniles)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
RoussinBandidoC2.jpg
miércoles, 19 de agosto de 2015

El bandido del colt de oro, de Simon Roussin, es un relato de aventuras del Oeste que, seguramente, muchos lectores desearían que fuera más largo. Es como una novela juvenil que se presenta en un formato híbrido entre un álbum —pero es más extenso que los habituales— y una novela gráfica —pero es, en este caso, más corta que las habituales—.

Colorado, mediados del siglo XIX. Jesse y Henry Moonlight son dos niños que viven con sus padres en una granja. Unos bandidos asesinan a sus padres y ellos huyen. Aprenden a sobrevivir en la naturaleza y Jesse protege siempre al pequeño. Al cabo del tiempo encuentran a unos bandidos que acaban de asaltar un tren. Jesse se une a ellos pensando en que su hermano pueda comer y dormir…, pero a Henry le repugna unirse a esos hombres, por lo que huye y acaba siendo recogido por un viejo trampero. A partir de ahí sus destinos se separan y Jesse se convierte en un famoso y sanguinario bandido.

El autor confiesa que su relato se apoya en las aventuras que le cautivaron en su infancia y que tiene querencia por los héroes de las películas antiguas, algo que se nota en el tono con el que cuenta las cosas y en la resolución que pone a su argumento. Usa palabras sencillas para narrar los hechos, que presenta con unas grandes imágenes, a doble página, en las que las figuras son realistas y están llenas de movimiento, y los paisajes de fondo, como desiertos, montañas o bosques, tienen unos colores vivos, muy intensos.

Simon Roussin. El bandido del colt de oro (Le bandit au colt d'or, 2013). Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2014; 68 pp.; trad. de Palmira Feixas; ISBN: 978-84-942473-9-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
LawrenceCadEle.JPG
jueves, 22 de agosto de 2013

El caso del cadáver elegante,
de Caroline Lawrence, la continuación de las aventuras de P. K. Pinkerton me ha decepcionado más de lo que ya esperaba. La novela comienza cuando Pinky, con doce añitos, abre su propia agencia de detectives y, aunque al principio nadie le hace caso, un día entra una sirvienta que le dice que ha visto un asesinato, le da una descripción del autor y algún indicio más, y desaparece. Los incidentes que se suceden son muchos y, de nuevo, una buena parte de los golpes de humor tienen que ver con la incapacidad del héroe de reconocer las emociones de los demás.

Era lógico que la historia no tuviera ni la frescura ni las sorpresas del primer relato, una vez establecidos los escenarios y los rasgos tan especiales del protagonista y de su forma de narrar. Sin embargo, en cuanto al contenido, ni el planteamiento inicial se sostiene, ni los numerosos guiños al lector mayorcito —al poner a Pinky en medio de prostitutas (bondadosas) y jugadores (honrados) que se preocupan por él— tienen más lógica que la comercial. Además, la escritora repite los mismos recursos constructivos: la narración comienza igual que la primera —Pinky anuncia que morirá enseguida—, los giros del relato son iguales —se fía de quien no debe—, y se da un mismo descubrimiento sorpresa final —que ya no sorprende a quien haya leído el primer relato—.

Caroline Lawrence. El caso del cadáver elegante (The Case of the Good-looking Corpse, 2012). Barcelona: La Galera, 2013; 357 pp.; trad. de Ángeles Leiva Morales; ISBN: 978-84-246-4628-8.

Enviar Imprimir
LawrencePink.jpg
jueves, 15 de noviembre de 2012

Caroline Lawrence, la autora de Misterios Romanos, ha empezado hace poco una nueva serie ambientada en el Oeste. La primera entrega, El caso de los bandidos asesinos, es amena, da mucha información, y tiene un protagonista y narrador simpático y que, en estas primeras aventuras, resulta imprevisible.

Enviar Imprimir
BrinkCaddie.jpg
miércoles, 30 de marzo de 2011

Un buen relato norteamericano de hace muchas décadas y del que no conozco traducción en castellano: Caddie Woodlawn, de Carol Ryrie Brink. Es una historia de pioneros, que la autora escribió a partir de los relatos de su abuela, con una protagonista tomboy: una niña que se comporta como un niño (de la época) pero educada así por deseo expreso de su padre.

Enviar Imprimir
miércoles, 19 de enero de 2011

Una singular novelita del Oeste con un final de rara intensidad: La caravana de los niños, de An Rutgers Van der Loeff. No me suena que se hayan hecho ediciones recientes y se ha de buscar en bibliotecas.

Enviar Imprimir
DalglieshSarahN.jpg
martes, 10 de agosto de 2010

Un excelente relato del Oeste para primeros lectores: El valor de Sarah Noble, de Alice Dalgliesh. La autora, que fue también una importante editora de libros infantiles en Estados Unidos, sabía bien cómo pintar el mundo interior del niño. En este caso, habla del valor interior de una niña (como, por ejemplo, lo hacía Sauce azul, otra novela norteamericana que decía bien en qué consiste el valor). A la derecha, cubierta de una edición norteamericana.

Enviar Imprimir
WilderCasaPradera.jpg
miércoles, 29 de abril de 2009

La serie de novelas a las que pertenece La Casa de la Pradera, de Laura Ingalls Wilder, son buenos relatos acerca del Oeste norteamericano tal como lo vivieron algunos pioneros o, si se quiere, tal como lo recordaron sus descendientes. Hay relatos con otras perspectivas, que más adelante incluiré, pero estos son excelentes y, para juzgarlos, conviene no guiarse por el recuerdo de la serie televisiva de los ochenta. Ahora que Noguer vuelve a editar libros de su catálogo, esperemos que le llegue pronto el turno a estos.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo