Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Fantasía infantil' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
BiermannZorroHilo.jpg
miércoles, 1 de marzo de 2017

El señor Zorro y el hilo rojo, de Franziska Biermann, es la continuación de Al señor Zorro le gustan los libros. Si en aquel libro se habla del poder adictivo de la lectura este podría decirse que se refiere al poder adictivo de la escritura.

Al principio se nos explica que el señor Zorro se ha convertido en una celebridad mundial gracias al éxito que han tenido sus libros sobre las aventuras policiacas de Jacky Marrone. Conocemos a su agente, el señor López, feliz con el dinero que le hace ganar el señor Zorro. Un día que el señor Zorro decide comenzar una nueva novela —antes se nos ha contado el trabajo de documentación previo a ponerse a escribir—, descubre que han desvalijado su sótano y ha desaparecido todo el material almacenado de ideas, cuadernos, etc. Acaba encontrando un pasadizo por el que llegó y escapó el ladrón y lo sigue: para no perderse se ata un hilo rojo, del jersey de su editor, que aguarda en la superficie.

Historia disparatada y graciosa, que se sigue con interés. Como es de suponer, el señor Zorro se pregunta qué haría, en su caso, Jacky Marrone: poner en funcionamiento «su hocico buscapistas»... Las figuras caricaturescas de los personajes caen bien. Las imágenes añaden información que no se cuenta con las palabras: no hace falta, por ejemplo, que se describan los túneles por los que se mete el Zorro, porque las ilustraciones los presentan con claridad. Hay muchos cambios de color y tamaño en la tipografía que añaden dinamismo y emoción al relato. El vocabulario es rico pero el narrador es consciente de a quienes se dirige y no recarga los aspectos metaliterarios del relato en busca del elogio de los adultos.

Franziska Biermann. El señor Zorro y el hilo rojo (Herr fuchs und der rote faden, 2015). Madrid: Los cuatro azules, 2016; 60 pp.; trad. de Elena Abós; ISBN: 978-84-941866-6-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
DubosarskyBrooks2.jpg
martes, 4 de marzo de 2014

No conocía un libro australiano titulado Las Aventuras de Oso y Plumas, de Ursula Dubosarsky y Ron Brooks, y es magnífico. Son cinco relatos cortitos de amistad titulados: «Una idea buena y una idea mala», «El secreto de Oso», «Contar hojas», «La visita», «Plumas está enfadada». Es un libro con el mismo aire y el mismo concepto que los de Sapo y Sepo. Todo se cuenta con acentos amables y en cada doble página van una o dos ilustraciones realistas, que dan cuenta de la escena y del ánimo de los protagonistas, y que están compuestas con la maestría que cabe suponer de Brooks.

Para dar una idea del tono, un pequeño fragmento narrativo: «Limpió la cocina con una bayeta. Recogió las migas de la mesa. Fregó los platos. Barrió el suelo con una escoba peluda». Y un diálogo característico: 

«Plumas estaba enfadada.

Llevaba todo el día enfadada.

—¿Por qué estás enfadada? —preguntó Oso.

—¡No lo sé! –contestó Plumas.

—¿Quieres jugar a las cartas? –preguntó Oso enseñándole una baraja.

—No —dijo Plumas—. No quiero jugar a las cartas. Voy a salir».

Ursula Dubosarsky. Las Aventuras de Oso y Plumas (Honey and Bear, 1998). Barcelona: Corimbo, 2013; 50 pp.; trad. de Macarena Salas; ISBN: 978-84-8470-483-6. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
TellegenCartas2.jpg
martes, 24 de septiembre de 2013

Cartas de todos para todos, de Toon Tellegen, es otra edición, con ilustraciones renovadas, de un libro que se había publicado años atrás con el título Cartas de la ardilla, de la hormiga, del elefante, del oso. Es un librito amable y divertido con escenas de humor que podríamos llamar posmoderno, algunas muy conseguidas.

Enviar Imprimir
martes, 27 de agosto de 2013

Dos colecciones de relatos infantiles de fantasía ingeniosa: ¡Parece mentira! e ¡Imposible!, de Yak Rivais.

Enviar Imprimir
LeeuwenDesi.JPG
miércoles, 20 de marzo de 2013

Dentro de la LIJ son muchas las historias de viajes a lo Alicia donde los o las protagonistas entran en mundos singulares en los que se llegan a conocer mejor a sí mismos y aprenden cosas del mundo de los adultos. Un buen relato de hace tiempo, que me parece que ahora está descatalogado, es El increíble viaje de Desi, de la holandesa Joke van Leeuwen.

Enviar Imprimir
SiebeKasperle2.jpg
miércoles, 4 de enero de 2012

Hace años, una especialista alemana me dijo que los libros de Kásperle, que escribió en los años veinte Josephine Siebe, tenían poca calidad. Sin embargo, en mi recuerdo, no era así: tal vez porque, como comprobé después de que me lo dijo, la traducción era de María Luisa Gefaell. En cualquier caso, sí son libros que capturan bien la magia que, para los niños, tiene el mundo de las marionetas. La ilustración de la derecha, de Karl Purrmann, está tomada de la edición en alemán del primer libro de la serie, que se puede leer en el proyecto Gutenberg.

Enviar Imprimir
KrussPaulina02.jpg
martes, 15 de marzo de 2011

Se acaban de publicar en castellano dos obras de James Krüss: Paulina y el Príncipe del Viento y su continuación, Cartas a Paulina.

En la primera conocemos a Paulina, una niña vecina del autor, don Jaime, que tiene un acuerdo con él: por cada historia que le cuente recibe unos caramelos o bombones de acuerdo con la calidad del cuento. El autor, luego, reescribe y ordena lo que Paulina le ha contado. Con esta estructura se suceden nueve relatos: lo que habla el autor va en negro y los relatos de Paulina en azul. Paulina y el Príncipe del Viento es una de las historias. En Cartas a Paulina es el autor, que se ha trasladado a vivir a Las Palmas, quien envía relatos a Paulina, que le responde desde Alemania enviándole cosas que le va pidiendo don Jaime.

El lenguaje es rico y el tono es amable. Los relatos son de fantasía humorística y, aunque no son especialmente convincentes ni chispeantes, se leen con agrado. A todas se les podría aplicar que «resulta increíblemente difícil componer una historia tan sólida y convincente de algo tan ligero y fugaz como son las pompas de jabón» (Paulina y el mundo a través de una pompa de jabón). No faltan las consideraciones sabias propias del género y del autor, como esta del segundo libro: «con la isla de San Borondón, señor, pasa lo mismo que con la felicidad: quien la busca no la encuentra y quien la ve no se da cuenta. Porque hasta que su imagen no se desvanece, no somos conscientes de haberla tenido al alcance de la mano durante un breve, pero dichoso, intervalo de tiempo» (La historia de Manolito el pastor). Es una idea que también podemos encontrar, expresada de modo semejante en otra de sus obras, Las islas felices detrás del viento.

James Krüss. Paulina y el Príncipe del Viento (Pauline und der Prinz im Wind, 1964). Madrid: Anaya, 2010; 128 pp.; ilust. de Renate Habinger; trad. de Moka Seco Reeg; ISBN: 978-84-667-9343-8.
James Krüss. Cartas a Paulina (Briefe an Pauline, 1968). Madrid: Anaya, 2010; 128 pp.; ilust. de Renate Habinger; trad. de Moka Seco Reeg; ISBN: 978-84-667-9344-5.

Enviar Imprimir
LornsenYeska.jpg
martes, 11 de mayo de 2010

Se acaba de reeditar Tía Yeska, de Boy Lornsen, un buen relato para pequeños, con el mismo motivo argumental, tan eficaz si se desarrolla bien, de Mary Poppins.

Enviar Imprimir
RodariCuentosJugar.jpg
martes, 19 de enero de 2010

Otro autor que también algunos han echado de menos con razón: Gianni Rodari, un gran renovador de la fantasía en los años sesenta y setenta. De sus muchos libros mi favorito es Cuentos para jugar. Al respecto, por cierto, esta observación y sus comentarios tienen interés.

Enviar Imprimir
FethBoratTodoa.jpg
Ilust. de Antoni Boratýnski.
martes, 5 de febrero de 2008

Otra historia de humor suave que habla de lo comentado ayer, del poder de transformación de un trabajo cotidiano bien hecho, aunque acentúa sobre todo la influencia positiva de la música y la literatura, es El señor Todoazul: abrillantador de placas callejeras, de Monika Feth.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo