Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de diciembre de 2019 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
domingo, 15 de diciembre de 2019

Adelanto la publicación del boletín de diciembre pues en las notas próximas pondré las habituales selecciones de los mejores libros leídos en los últimos seis meses, y luego dejaré de publicar notas en bienvenidosalafiesta hasta los primeros días de enero.

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de diciembre.

De los libros citados en el mes destacaría un álbum informativo sencillo y deslumbrante como Fieras encantadoras; un libro infantil alegre y cordial como Escarabajo de vacaciones; y la nueva edición de un clásico que vale la pena conocer como Las aventuras de la abeja Maya.

En nuevocuaderno: notas del mes de diciembre. Un interesante libro de no-ficción comentado aquí es Happycracia.

En Libros para jóvenes: notas del mes de diciembre.

En medium, durante diciembre y hasta la fecha puse notas previas a las fiestas de Navidad como Dos cuentos judíos y Papá Noel. Además, recordé unos escolios de Nicolás Gómez Dávila sobre política y políticos y una nota sobre los cuentos de hadas titulada Un antiguo instinto de asombro.

AVISO
Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
BonselsMaya2.jpg
sábado, 14 de diciembre de 2019

Con motivo de una nueva edición he actualizado los datos y el comentario de Las aventuras de la abeja Maya, de Waldemar Bonsels.

Enviar Imprimir
ChristieAutobio.jpg
viernes, 13 de diciembre de 2019

La Autobiografía de Agatha Christie es un libro muy ameno. La autora habla en él de sus padres, su hermana y hermano mayores; de su niñez y la educación que recibió; de su juventud y sus noviazgos; de su primer matrimonio en 1914, en el que tuvo a su hija Rosalind; de cómo llegaron sus primeras publicaciones; de su divorcio en 1926; de su afición a Oriente Medio y a las excavaciones arqueológicas, donde conoció a su segundo marido; de cómo hizo de la escritura de relatos policiacos su profesión y, más adelante, decidió también escribir obras teatrales.

El libro cuenta muchas anécdotas personales y contiene reflexiones sobre la sociedad y la forma de afrontar la vida de la autora, pero no intenta ser un relato completo. En el epílogo, fechado cuando tiene 75 años, confiesa: «No me he atado ni al tiempo ni al espacio. Me he detenido donde he querido y he saltado a voluntad hacia el futuro y hacia el pasado. Supongo que he recordado solo lo que me interesaba, y entre ello muchas cosas ridículas sin motivo aparente. Así somos las criaturas humanas».

Son interesantes los comentarios que hace sobre sus cualidades infantiles para los cálculos aritméticos y sus dificultades para expresarse: «probablemente esta es una de las causas que me han convertido en escritora». También los que hace a propósito de su educación lectora: le impresionaban las narraciones del Antiguo Testamento en los servicios litúrgicos dominicales, leía muchos cuentos, enseguida fue lectora de libros de aventuras aunque no le gustaban las descripciones demasiado prolijas.

Los entusiastas de sus novelas policiacas encontrarán también aquí los hitos que la hicieron escritora de novelas del género y cómo su trabajo como enfermera durante la primera Guerra Mundial la hizo conocer el funcionamiento de los venenos que más tarde aparecerán en sus relatos; las explicaciones sobre cómo se le ocurrieron personajes como Hércules Poirot y Miss Marple, y por qué nunca quiso reunirlos a los dos en un solo libro; su interés mayor en las víctimas que en los criminales y que, al fin, «quien importa es el inocente, no el culpable»...

Destacan el sentido común, el conocimiento propio y el talante decidido de la escritora. Por ejemplo, cuando se da cuenta de que no podrá ser pianista profesional, antes de ser una escritora ya conocida dice: «Si no se puede ser lo que se desea, es mejor reconocerlo y seguir adelante, en vez de hundirse en lamentaciones vanas e ilusiones». En otro momento recuerda una placa que había leído en una pared: «Si no puedes conducir la locomotora, dedícate a engrasar los ejes», y afirma: «No hay mejor lema para la vida y creo que me he atenido a él. Por supuesto que a veces he intentado hacer esto o aquello, pero nunca me he obstinado en hacer algo que me sale mal o para lo que no tengo aptitudes naturales».

Más adelante apunta cómo llegó un momento en el que alcanzó lo que llama «humildad literaria»: «Si pudiera escribir como Elizabeth Bowen, Muriel Spark o Graham Greene, daría saltos de júbilo, pero sé que es imposible y nunca intentaría copiarlos. He aprendido que yo soy yo, que hago aquello para lo que estoy capacitada aunque no sea lo que me gustaría hacer. Como dice la Biblia: “¿Quién es capaz de aumentar un palmo su estatura?”».

En el final de su libro hace un balance muy positivo de su vida y de sus logros: «He sido extraordinariamente afortunada». Los párrafos con los que termina su narración son estos:

«Los niños dicen: “Gracias, Señor, por los alimentos que hemos recibido”.

¿Qué puedo decir yo a los setenta y cinco años? “Gracias, Señor, por la hermosa vida que me has dado y por todo el amor que he recibido».

Agatha Christie. Autobiografia (An Autobiography, 1977). Barcelona: Espasa, 2019; 668 pp.; trad. de Diorki; ISBN: 978-84-670-5681-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
GriotTonyLynx.jpg
jueves, 12 de diciembre de 2019

Los diarios de Tony Lynx: El libro del poder, de Miguel Griot y Álvaro Ortiz, es un libro parecido en su composición a los de Julian Press y Hans Jürgen Press. También me dicen que se parece a unos juegos de la Nintendo DS que no conozco.

El narrador y héroe cuenta que una chica, Rose Abbey, lo contrata para emprender la búsqueda de su padre desaparecido, un famoso arqueólogo; así que, desde Londres, viajarán a Damasco, al desierto, a Hong Kong, Moscú, Asia Central, India, una isla volcánica… En cada página izquierda, normalmente, se cuenta con palabras lo que se ilustra en la derecha. Cada página de texto termina con una pregunta en la que se pide al lector que mire bien la ilustración para ver algo que el héroe ya ha descubierto y que propiciará lo que sigue a continuación. El tono de la narración es ingenuo y también jactancioso, de alguien seguro de sí mismo. Se lee con gusto pues la historia es amena y pica la curiosidad, y además remite (aunque no expresamente) a conocidos relatos de aventuras del pasado.

Miguel Griot. Los diarios de Tony Lynx: El libro del poder (2018). Madrid: SM, 2019; 102 pp.; ilust. de Álvaro Ortiz; ISBN: 978-84-9107-947-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BrunoRocioEscarabajo.jpg
miércoles, 11 de diciembre de 2019

Escarabajo de vacaciones, de Pep Bruno, continúa las andanzas de los personajes presentados en Escarabajo y compañía, también con luminosas ilustraciones de Rocío Martínez.

Se cuentan cinco etapas de un viaje. Al principio Escarabajo recibe una carta de Saltamontes en la que le invita, a él y a sus amigos, Tres Hormigas, Grillo y Ciempiés, a pasar unos días en su casa. Luego emprenden la marcha, no sin antes resolver unos líos al preparar el equipaje. Encuentran una Mariposa que decide acompañarles. En el viaje juegan a distintas cosas para que se les haga más corto el camino. Finalmente llegan al huerto de Saltamontes y Mariposa se despide. Los personajes son todo un ejemplo de amabilidad y cortesía en el trato. Son simpáticas las situaciones y las reacciones, que van de acuerdo con el modo de ser de cada personaje: triples respuestas de Tres Hormigas reafirmando lo que dice la primera, el numeroso equipaje de Ciempiés o el modo de ser olvidadizo y soñador de Mariposa.

Pep Bruno. Escarabajo de vacaciones (2019). Barcelona: Ekaré, 2019; 80 pp.; col. Primeras lecturas; ilust. de Rocío Martínez; ISBN: 978-8494890031. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
CeruttiQuarelloPotipo.jpg
martes, 10 de diciembre de 2019

La señora Potipó busca casa, de Francesca Cerutti y Serenella Quarello, trata exactamente de lo que anuncia el título: la protagonista no encuentra ningún tipo de casa que le guste, ni un iglu, ni una caravana, ni un castillo con fantasmas, ni una isba rusa… El álbum es amable: visualmente la heroína es simpática, sus expresiones son graciosas, las ilustraciones representan sin complicaciones sus actividades. Puede alinearse con otros que tienen protagonistas adultos —como Dos hermanas reciben visita—, y en ese sentido puede resultar lejano a muchos lectores, aunque habrá otros que sí conecten con el afán de la heroína de conseguir una casa a medida. También es un álbum en la línea tan frecuente hoy en la que los protagonistas todo lo cifran en cómo se sienten y en que nunca están satisfechos (pues incluso aunque al final de la historia lo estén, el lector pronto entiende que no tardarán nada en volver a sentirse incómodos).

Francesca Cerutti. La señora Potipó busca casa (2019). Texto de Serenella Quarello. Madrid: Narval, 2019; 40 pp.; ISBN: 978-8412083606. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
JobYakari19b.jpg
sábado, 7 de diciembre de 2019

He actualizado la voz de Yakari, de Job y Derib, y he puesto datos de nuevas ediciones: en los últimos años están siendo publicadas de nuevo todas las historias del personaje.

La última entrega, la número 19, contiene El devorador de estrellas y La asesina de los mares: en la primera el protagonista es un alce albino a quien un indio desea cazar, y en la segunda es una orca malvada a quien Yakari pacifica. El primer relato se mantiene dentro del realismo habitual y en él hay personajes de historias anteriores; en el segundo, sin embargo, reaparece Nanabozo, el conejo mágico que figuraba en dos cómics previos, y con sus habilidades traslada a los protagonistas a unas islas del Pacífico cercanas a la costa canadiense. 

Job y Derib. Yakari: El devorador de estrellas y La asesina de los mares (Le mangeur d'étoiles y Yakari et la tueuse des mers, 2012 y 2014). Barcelona: Norma editorial, 2019; 96 pp.; trad. de David Domínguez y Marion Carrière; ISBN: 978-84-679-3811-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MalcolmChejov.jpg
viernes, 6 de diciembre de 2019

Me ha parecido un gran libro Leyendo a Chéjov, de Janet Malcolm. Pongo aquí unos comentarios que hace a propósito de la influencia que tuvieron los relatos bíblicos en sus cuentos.

Habla de que hay quienes han «encontrado una fuente inesperada de posibles significados [de los relatos de Chéjov] en una veta de material todavía sin interpretar; en concreto, las repetidas referencias de Chéjov a la religión. Es una situación semejante a la del cuento de Poe La carta robada: las referencias a la Biblia y a la liturgia ortodoxa rusa siempre han estado allí, pero no las hemos visto, porque aceptamos la pretensión de Chéjov de ser un racionalista y un incrédulo». En una de sus cartas Chéjov escribió: «En mi infancia recibí una educación religiosa y la misma clase de aprendizaje: cantaba en el coro, leía las epístolas y los salmos en la iglesia, asistía con regularidad a los maitines, hacía de monaguillo, me ocupaba de tocar las campanas. Y ¿cuál ha sido el resultado? Cuando rememoro mi infancia, todo me parece absolutamente sombrío. Ahora no tengo religión». Sin embargo, continúa Malcolm, «si ralentizamos el paso de nuestra lectura y prestamos atención a cada línea, no se nos pasarán por alto algunos indicios», como el comentario de un personaje que dice sentirse «como si me hubiera despertado después de romper el ayuno de Pascua», o el de otro que tiene la impresión «de haber sido ungido con un óleo. En realidad, nos daremos cuenta de que, siempre que un personaje de Chéjov sufre una transformación notable, aparece cerca una alusión a la religión, de la misma manera que los hongos crecen cerca de ciertos árboles del bosque. Esas alusiones son oblicuas, a veces casi invisibles, y posiblemente ni siquiera conscientes».

Más adelante dice la autora norteamericana: «Cuando empezó a escribir sus poderosos y elípticos relatos, tenía modelos a mano: los poderosos y elípticos relatos de la Biblia. Se dice que Chéjov es el padre del relato corto moderno. Sería más preciso (y útil para los escritores contemporáneos que deseen aprender de él) pensar que fue un genio capaz de extraer lo mejor de la narrativa bíblica. La brevedad, densidad y rebeldía de los relatos de Chéjov son cualidades características de los relatos bíblicos».

Janet Malcolm. Leyendo a Chéjov: un viaje crítico (Reading Chekhov. A Critical Journey, 2001). Barcelona: Alba, 2004; 187 pp.; col. Trayectos; trad. de Victor Gallego Ballestero; ISBN: 84-8428-218-X.

Enviar Imprimir
VivesPolina.jpg
jueves, 5 de diciembre de 2019

Gracias a una excelente recomendación he leído hace poco Polina, un elegante y minimalista relato en cómic de Bastien Vivès. En él se cuenta la historia de una bailarina, Polina Oulinov, desde su ingreso en una escuela de danza hasta que alcanza la fama, pasando por etapas diferentes en otras escuelas, en el teatro y en compañías de danza. Se cuentan un poco sus vaivenes emocionales y las decisiones humanas y profesionales que va tomando. Lo más importante acaba siendo la relación que tiene con el estrictísimo profesor Nikita Bojinski, que al principio casi no le habla e incluso le reprende, pero que, a la vez, la distingue con un trato especial, del que luego se aleja cuando su carrera toma otros rumbos, y cuyo papel reconoce y agradece al final.

Recae, prácticamente toda la narración, sobre los dibujos de figuras con contornos finos bien delineados para las bailarinas en acción, y de figuras esbozadas con contornos de trazos sueltos, más gruesos, para las figuras en la vida ordinaria. Los globos de texto contienen la mínima información necesaria. El relato avanza con la sucesión de imágenes en las que se acentúan los sentimientos o sensaciones del momento con el lenguaje corporal y los cruces de miradas. Es elogiable la opción de no decir ni mostrar muchas cosas, y de no exagerar ni amplificar nada, sino dejar que la narración deje su poso precisamente a través de lo que no se dice o no se muestra. Es un gran momento narrativo el del reencuentro final entre la protagonista y su antiguo profesor. También es brillante la elección de fondos: con alguna excepción son grises en interiores, blancos para el cielo, fondos negros o blancos para las bailarinas en los escenarios.

Bastien Vivès. Polina (2011). Madrid: Diabolo ediciones, 2012, 2ª ed.; trad. de Diego Álvarez; ISBN: 9788415153160. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SmithGardnerFieras.jpg
miércoles, 4 de diciembre de 2019

Fieras encantadoras, álbum subtitulado «Una verdad sorprendente» (aunque mejor sería «verdades sorprendentes»), de Heidi Smith y Kate Gardner, es, como dice esta vez con razón la contracubierta, un espectacular álbum, adjetivo que hay que subrayar más si pensamos en que es el primero de la ilustradora.

Como muchas veces pasa, la idea compositiva detrás del álbum es muy sencilla: se nos muestran dos imágenes del mismo animal, una es un cuidado dibujo en blanco y negro (al modo de, por ejemplo, las imágenes de Chris Van Allsburg en Jumanji) y sin fondo, y otra es una ilustración en colores cálidos donde no se resalta ya su ferocidad; junto con la primera se nos habla, por ejemplo, de que los gorilas son feroces y junto con la segunda de que son papás adorables; o de que los murciélagos son feos, sí, pero también unos excelentes guardianes… Es un acierto más que los textos que acompañan las deslumbrantes ilustraciones sean cortitos y estén muy medidos.

Heidi Smith. Fieras encantadoras. Una verdad sorprendente (Lovey Beasts. The Surprising Truth, 2018). Texto de Kate Gardner. Madrid: Harperkids, 2019; 48 pp.; trad. de Elena García Aranda; ISBN: 978-84-17222-65-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
WillemsPalomaAcueste.jpg
martes, 3 de diciembre de 2019

Quien ya conozca los anteriores álbumes de la paloma, de Mo Willems, supondrán con facilidad cómo será No dejes que la paloma se acueste tarde. De nuevo el lector verá la enorme capacidad de la protagonista para encontrar argumentos a su favor: «¡no estoy cansada!», «¡de hecho, me apetece montar una fiesta de perritos calientes!»; «hay un programa de pájaros interesante en la tele»; «¿sabes? Nunca tenemos tiempo de hablar»; «¡Oh! ¡Tengo una idea genial! ¡Podríamos contar estrellas!»... Es excelente también la doble página con ocho viñetas en las que figuran más intentos de la paloma: «Ahora en China es de día», «¡Mañana sí que me iré a la cama temprano!», «Mi conejito también quiere quedarse»… No falta el momento en que lo intenta de nuevo con un llanto desconsolado… Y, cuando al fin la paloma ya duerme, la vemos soñando precisamente con alguno de sus intentos fallidos. El autor pone una tipografía más grande cuando la paloma hace algunas propuestas, o cuanto pronuncia exclamaciones, al tiempo que sabe transmitir su picardía o su teatralidad con gestos mínimos y superexpresivos.

Mo Willems. No dejes que la paloma se acueste tarde (Don’t Let the Pigeon Stay Up Late!, 2006). Valencia: Andana, 2018; 40 pp.; col. Álbums Locomotora; trad. de Anna Llisterri, revisión de Tina Vallès; ISBN: 978-84-16394-82-1. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo