Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de mayo de 2019 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
GrannAsesinosLuna.jpg
viernes, 31 de mayo de 2019

He leído rápido dos libros periodístico-históricos interesantes y bien escritos de David Grann: Z, la ciudad perdida y Los asesinos de la luna. Los dos tienen una estructura semejante: el foco se pone sobre todo en un personaje del que se acaba contando toda su vida; se habla también de aquellos que se relacionaron con él, en algunos casos con extensión; y ambos tienen páginas dedicadas a la investigación del autor, en el primer libro entreveradas con la historia y en el segundo en una sección final, que siempre añaden algo más a lo que ya se sabía de su tema de investigación.

En Z, la ciudad perdida, el protagonista principal es Percy Harrison Fawcett, el gran explorador del Amazonas. Se comentan sus relaciones con novelistas como Rider Haggard y Conan Doyle. Se habla de las investigaciones arqueológicas impulsadas por la Royal Geographical Society de Londres y de su trabajo con vistas a cartografiar el mundo por completo. Se presenta la biografía de Fawcett, cómo llegó a ganarse la fama de ser un explorador de leyenda y de ser un personaje que provocaba adhesiones inquebrantables pero también odios furibundos. Y, finalmente, la expedición de 1925 al Amazonas en la que desapareció, junto con su hijo, y en la que pretendía descubrir una civilización perdida: el mítico El Dorado, la ciudad de Z.

En Los asesinos de la luna, subtitulada «Petróleo, dinero, homicidio y la creación del FBI», el héroe acaba siendo Tom White, un agente veterano del recién creado FBI a quien su joven jefe Edgar Hoover encarga descubrir el origen de muchas muertes, unas violentas y otras aparentemente no, en el condado de Oklahoma donde vive la comunidad india de los osage. A los indios osage, desplazados de Kansas a Oklahoma en 1870, se les adjudicaron tierras que, muy pronto, se descubrió que ocultaban grandes depósitos de petróleo. Para mantener bajo control de la tribu ese patrimonio, las acciones que les daban la propiedad de la tierra sólo se podían transmitir por herencia. El relato empieza con las muertes de familiares de Mollie Burkhart, una mujer osage; explica la historia previa; y se centra después en la biografía y el trabajo que hizo Tom White. Un último apartado señala que, con todo, la investigación y descubrimientos de White fueron incompletos y los culpables de lo sucedido eran más, y algunos más encumbrados.

David Grann. Z, la ciudad perdida (The Lost City of Z, 2007). Barcelona: Penguin Random House, 2017; 410 pp.; trad. de Nuria Salinas; ISBN: 978-84-397-3288-4. [Vista del libro en amazon.es]
David Grann. Los asesinos de la luna. Petróleo, dinero, homicidio y la creación del FBI (Killers of the Flower Moon: The Osage Murders and the Birth of the FBI, 2017). Barcelona: Penguin Random House, 2019; 350 pp.; trad. de Luis Murillo Fort; ISBN: 978-8439734321. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HarroldCancionLejos.jpg
jueves, 30 de mayo de 2019

Después del éxito que obtuvo con Los imaginarios, A. F. Harrold publica Una canción de muy lejos, relato también de fantasía que apoya parte de su atractivo en unas sugerentes y enigmáticas ilustraciones en blanco y negro de Levi Pinfold. El libro comienza cuando a Frank (Francesca) la están acosando unos compañeros de clase y en su ayuda llega Nick Underbridge, un chico raro y corpulento de su clase. Con ese motivo Frank acaba yendo a casa de Nick y allí oye una música extraña pero encantadora. Vuelve para oírla, no la convencen las explicaciones que le da Nick, y acaba descubriendo a un ser curioso en el sótano.

Están bien planteados el arranque de la historia y los problemas que se le presentan a Frank: el acoso de los gamberros, la vergüenza porque descubran en su clase que se ha hecho amiga de un tipo tan raro como Nick, la curiosidad que siente por los secretos que parece ocultar la casa de Nick. Después, sin embargo, el relato cambia de rumbo y entra de lleno en un mundo fantástico: las dificultades de Frank cambian de dimensiones y pasan a ser unas amenazas cósmicas que no comprende del todo. Aquí es donde la historia, bien contada y con unos protagonistas inicialmente atractivos, no resulta del todo convincente: los problemas reales de Frank se disuelven en los nuevos escenarios.

Otro elemento que cansa es que el narrador insiste mucho en que Frank tiene, como un interlocutor interior que la advierte, a su estómago: parece un intento artificioso de originalidad. Por otro lado, el recurso a que hay ventanas que conectan nuestro mundo con otros mundos, tan bien articulado por Diana Wynne Jones en sus novelas, aquí es más artificioso: las intervenciones de la agente especial Jofolofski, del Departamento de Asuntos Extraexistentes, no dejan de ser un recurso externo fácil para resolver el problema. Un último punto es que las descripciones de los momentos críticos, por escrito, resultan, o a mí me suenan, muy artificiales.

Y una vez más insisto en que, con todo, a un lector joven pueden no afectarle para nada los defectos que yo veo. Del mismo modo supongo que, transformada en película, la trama puede funcionar bastante mejor.

A.F. Harrold. Una canción de muy lejos (The Song From Somewhere Else, 2016). Barcelona: Blackie Books, 2019; 222 pp.; ilust. de Levi Pinfold; trad. de Gemma Rovira; ISBN: 978-84-17552-16-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
NunezCatalinaCiclope.jpg
miércoles, 29 de mayo de 2019

Catalina y la isla del cíclope, de Miguel B. Núñez es un cómic infantil con una narración clara y un argumento movido. Gráficamente los protagonistas son unos seres esquemáticos: Catalina, una niña-rata, y René, un niño-pollo. El argumento es que intentan ayudar a un gran ojo suelto que se encuentran pero acaban en una isla con seres mitológicos —el cancerbero, Hades…—, que resulta ser la isla de un Cíclope al que le falta su ojo. Los dibujos son simpáticos, aparentemente simples pero eficaces, y los diálogos y enredos tienen gracia. El relato avanza normalmente con seis viñetas por página. Al final hay unas breves y humorísticas explicaciones sobre los seres mitológicos que aparecen. Tengo dudas sobre la recepción de la historia entre un público infantil: si las referencias mitológicas son una barrera o no para un lector pequeño, y si esta forma de presentarlas es la más conveniente o no. Pero, sea como sea, cualquiera leerá el relato con gusto y, en algunos casos, el adulto puede aprovechar la oportunidad para explicar más cosas a los lectores pequeños.

Miguel B. Núñez. Catalina y la isla del cíclope (2019). Madrid: Narval, 2019; 68 pp.; color de Felipe H. Navarro; ISBN: 978-84-948765-9-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BlochCaliMartin.jpg
martes, 28 de mayo de 2019

Serge Bloch y Davide Cali han firmado juntos algunos álbumes memorables como El hilo de la vida y El enemigo. Con Martín y su sombra no alcanzan el mismo nivel pero sí han construido un buen libro. El protagonista es un adulto (en el que algunos niños pueden verse reflejados), que descubre su sombra una mañana cuando se levanta, e intenta de todos los modos posibles deshacerse de ella; en cambio, su perro Rex, que todo lo mira con atención, ve a la sombra de Martín con simpatía. El argumento no pretende más que contar una historia de nonsense graciosa. Lo hace con ilustraciones expresivas, bien compuestas con dibujos coloreados y collages, y con una narración armada con frases medidas y diálogos escuetos. La simpatía del relato se apoya, sobre todo, en las actitudes del perro, que al principio no aparecen en lo que se cuenta con palabras y que van componiendo un hilo argumental que acaba combinándose con el principal.

Serge Bloch. Martín y su sombra (George and his Shadow, 2017). Texto de Davide Cali. Madrid: Harper Collins Ibérica, 2019; 40 pp.; col. Harperkids; trad. de Sonia Fernández-Ordás; ISBN: 978-84-17222-36-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
ShireenLolaM.jpg
lunes, 27 de mayo de 2019

Lola y el monstruo, de Nadia Shireen, es un álbum dedicado a toda la gente con una gran melena. La heroína saca partido a su pelo afrocaribeño rizado y organizado en plan colmena convirtiéndolo en un escondrijo para todo tipo de cosas…, como galletas (espero que las lectoras no la imiten y, siguiendo entre paréntesis, indico que algunos autores y editores podrían darse cuenta de que este tipo de detalles argumentalmente innecesarios desaniman a muchos adultos a la hora de comprar un libro para entregarlo a un niño). Pues bien, Lola y el gato Bola, un personaje de aspecto muy gracioso, dan un paseo por el bosque y van saludando a un erizo, un zorro, unos ratones y unos adorables conejitos. Pero más adelante no los ven y comprueban, con horror, que un monstruo terrorífico está preparando una sopa terrorífica y piensa introducirlos en un humeante y terrorífico caldero. Pero Lola se las arregla para ir ofreciendo alternativas distintas al monstruo y evitar, así, que cocine a sus amigos. La historia, que me ha recordado a la excelente (y no editada en España) Hog-Eye, se lee con gusto: la protagonista es hábil y tiene recursos, se repiten con acierto algunas palabras o frases, las figuras y los rostros de los personajes son expresivas, la narración está bien secuenciada y tiene golpes buenos, el diseño de las páginas es variado y dinámico, la tipografía también cambia en algunos momentos. Es decir: el típico buen-álbum-pero.

Nadia Shireen. Lola y el monstruo (Billy and the Beast, 2018). Madrid: Kókinos, 2018; 32 pp.; trad. de Miguel Ángel Mendo; ISBN: 978-84-17074-44-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
ForsythZorro.jpg
viernes, 24 de mayo de 2019

Dos novelas decepcionantes, a pesar de que admiro a los autores y lo he pasado bien leyéndolas: El zorro, un thriller maniqueo más de Frederick Forsyth, y Chicago, una novela turbia y confusa, que podríamos llamar negra, de David Mamet.

El zorro es un chico autista inglés que logra entrar en los sistemas informáticos más secretos de los Estados Unidos. Es localizado pero, al ver quién es y cómo lo ha hecho, el servicio secreto inglés lo ficha y, gracias a él, pueden llevar a cabo algunas operaciones que humillan, una y otra vez, al servicio secreto ruso. Este, lógicamente, se pone a buscar deseseperadamente a los culpables de sus fiascos. Como uno siempre espera de Forsyth, su narración es excelente: ágil, documentada, con personajes atractivos, con descripciones detalladas de lo que domina —la forma de funcionar de los espías del pasado—, y con hábiles omisiones de aquellos asuntos que no comprende —como todo el espionaje informático—. También, como es habitual en él, su relato habla de situaciones que han sido noticia en los periódicos últimamente y no se priva de mostrarse muy a favor de Inglaterra y su actual primera ministra —«una rara excepción en la regla del ego»—, ni de complacerse al criticar a Rusia y su actual presidente —«ahora mismo Rusia es tan agresiva con Occidente como lo era durante la Guerra Fría»—. La posición de sus héroes también está clara: sir Adrian «era un veterano en un mundo de jóvenes, pero algunas cosas no cambian. Hay amigos, hay enemigos, hay traidores y hay tontos que hablan demasiado. La época de los encuentros fugaces en callejones adoquinados de la Bratislava ocupada por los soviéticos podía parecer cosa del pasado, pero la información correcta en el lugar y momento adecuados aún podía cambiar la historia». Y, por supuesto, frente a los héroes de Le Carré, el de Forsyth lo tiene claro: «no idealizaba la profesión de espía a la que había consagrado casi toda su existencia. Sabía que tenía su lado oscuro. (…) Su experiencia en “el trabajo” lo había convencido de que, en un mundo sumamente imperfecto, era necesario arriesgarse para que quienes gozaban de una vida libre y segura siguieran viviendo así. Creía en su país y en sus normas de probada validez».

Chicago se ambienta en la época en que Capone domina la ciudad. El periodista Mike Hodge, que había sido aviador durante la primera Guerra Mundial, se enamora de una chica irlandesa que trabaja en una floristería. Cuando la chica es asesinada por un mafioso desconocido, Mike piensa que la culpa es suya por sus investigaciones de los bajos fondos. Después de pasar un tiempo completamente hundido, se plantea vengar su muerte. Quien conozca obras anteriores de Mamet, obras teatrales y películas, puede suponer que la presentación de ambientes y el desarrollo del argumento avanzarán, sobre todo, por medio de largos diálogos con réplicas afiladas continuas. Los problemas son que la trama resulta enrevesada y es confusa la forma en que se cuentan los conflictos que hay entre las distintas bandas mafiosas; que resulta estereotipado y un punto políticamente correcto apoyarse una vez más en los secretos que conocen una sabia madame negra y su, digamos, guardaespaldas; y en que, para una mayoría de lectores, resultan deprimentes los comportamientos destructivos del héroe, primero por su depresión después del asesinato de la chica y luego por su afán de venganza. Con todo, de un autor como Mamet siempre se pueden rescatar buenas observaciones con su toque  de cinismo. Da idea de lo anterior, y del estilo culto de Mamet (que a mí me gusta pero que otros podrían aquí rechazar como impropio, creo que con razón), este comentario de Parlow, un amigo periodista de Hodge: «un romántico es solo un cínico que aún no se da cuenta de las cosas. No pueden romperte el corazón si todo te importa una mierda. El “paraíso del idiota” es una redundancia perfecta. El paraíso, ya sea el amor o el éxito, no consiste en sus atributos agradables, sino en la ignorancia de su transitoriedad por parte del idiota. No puedes vivir en el paraíso a menos que seas idiota».

Frederick Forsyth. El zorro (The Fox, 2018) . Barcelona: Plaza & Janes, 2019; 288 pp.; trad. de Carlos Abreu Fetter y Efrén del Valle Peñamil; ISBN: 978-8401021831. [Vista del libro en amazon.es]
David Mamet. Chicago (2018). Barcelona: RBA, 2018; 317 pp.; trad. de Efrén del Valle Peñamil; ISBN: 978-84-9187-100-2. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
VallesMemoriaArbol.jpg
jueves, 23 de mayo de 2019

La memoria del árbol, de Tina Vallès, es una novela corta bien comentada en esta reseña. El niño narrador, Jan, cuenta serenamente los cambios que se producen a su alrededor cuando sus abuelos dejan el pueblo y se vienen a vivir con sus padres y él a Barcelona. La narración muestra bien algunos modos propios de percibir las cosas que pueden tener los niños: «No sabía que el cuento de la cigarra y la hormiga era una fábula. Papá me lo había leído hacía tiempo, pero si lo contaba el abuelo los dos insectos me caían mejor». Muestra también con acierto el contraste entre los ritmos vitales del pueblo y de la ciudad: «El tiempo pasa más despacio en casa de los abuelos, y no sé si es por este sol que quema, por el silencio denso o por el montón de relojes que lo cuentan, tictac, tictac. El abuelo dice que es al revés, que en Barcelona siempre vamos deprisa». Y, por otro lado, se ve cómo el narrador va detectando las limitaciones de la vejez y el acercamiento de la muerte, siempre sin inquietudes y con acentos tranquilos (tal vez demasiado).

Tina Vallès. La memoria del árbol (2017). Barcelona: Anagrama, 2017; 232 pp.; col. Narrativas hispánicas; trad. de Carlos Mayor; ISBN: 978-8433998392. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MorpurgoQueBien.jpg
miércoles, 22 de mayo de 2019

¡Qué bien lo hemos pasado! es un breve relato escrito por Michael Morpurgo con motivo del cuarenta aniversario de Farms for City Children, una institución fundada por él y su esposa para poner en contacto a chicos y chicas de ciudad con la vida en el campo. Una maestra cuenta una excursión de su colegio a la granja de Nethercott y cómo, con ocasión de lo que ven y de la relación que tienen con los animales, un chico vietnamita, huérfano y refugiado, que siempre se había mantenido en silencio, se abre por primera vez y habla con su profesora. es la más esperada por la maestra y los alumnos de una escuela de Londres. El relato es amable, sencillo y da lo que promete.

Michael Morpurgo ¡Qué bien lo hemos pasado! (Didn't We Have a Lovely Time!, 2016). Barcelona: Bambú, 2017; 40 pp.; col. Jóvenes lectores; ilust. de
Quentin Blake; trad. de David Paradela; ISBN: 978-84-8343-507-6. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
GiulianiPompas.jpg
martes, 21 de mayo de 2019

Pompas de jabón, de Emma Giulianni, es un gran álbum tridimensional, no tan articulado e impactante como fue Ver la luz, pero en cualquier caso excelente. En todas las dobles páginas hay algún pop-up y en cada una se presenta una escena que podemos interpretar como un recuerdo de infancia: hacer pompas de jabón, coger cerezas directamente del árbol, estrenar cuadernos nuevos, encontrar canicas perdidas, caminar bajo la lluvia hasta llegar a una librería, decorar un árbol de navidad, hacer un muñeco de nieve, volar una cometa. Las imágenes, en colores planos, están muy bien compuestas y son a la vez elegantes y sencillas.

Emma Giulianni. Pompas de jabón (Bulles de savon, 2015). Madrid: Kókinos, 2019; 20 pp.; trad. de Hugo Pérez de la Pica; ISBN: 978-8417074555. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
NewmanBuu.jpg
lunes, 20 de mayo de 2019

¡Buu! es el primer y muy destacable álbum infantil de Ben Newman, el ilustrador de los libros informativos de AstroCat. Se cuentan varios episodios, cada uno en dos dobles páginas consecutivas: en la primera se presentan dos animales, el de la página izquierda dice que es el más valiente que existe y en la derecha vemos otro animal que asoma por detrás; este asusta y hace huir al primero en la siguiente doble página. Y la secuencia se repite a continuación con el animal triunfador, que cada vez es más grande según avanza la historia… Los dibujos y el colorido tienen la calidad y la espectacularidad de los álbumes informativos ya conocidos del autor. Una pega menor son las guardas, que aunque son excelentes en sí mismas, rompen el ritmo del álbum: las iniciales no tienen que ver con la secuencia que luego se contará y quien vea las finales, tan explícitas, se podría decir que lo ha visto todo ya.

Ben Newman. ¡Buu! (Boo!, 2016). Valencia: Andana, 2019; 32 pp.; col. Álbums Locomotora; trad. de Anna Llisterri; ISBN: 978-8417497231. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
JonesCastilloAire.jpg
sábado, 18 de mayo de 2019

He actualizado los datos editoriales de Historias de Winny de Puh (una de las ediciones en castellano de Winnie the Pooh) y Las aventuras de Pinocho; y he puesto datos de nuevas ediciones de las tres novelas de la Trilogía de Howl.

Enviar Imprimir
viernes, 17 de mayo de 2019

Unas recomendaciones de Ursula Le Guin a un escritor o aspirante a escritor:

«Para escribir una historia tienes que confiar en ti mismo, tienes que confiar en la historia y tienes que confiar en el lector». Tienes que «dedicarte al arte. Escribir, haber escrito, esforzarte por escribir, planear escribir. Leer, escribir, practicar, aprender el oficio, hasta saber algo al respecto y saber que sabes algo al respecto. Puede ser complicado. Tengo un corresponsal de once años que ha escrito medio cuento y ya me está pidiendo que lo ponga en contacto con mi agente y mis editores. Mi deber, muy desagradable, es decirle que aún no se ha ganado semejante confianza en sí mismo como escritor».

«Tengo mucho respeto por mi arte como tal y mi oficio como tal, por la habilidad, la experiencia, el pensamiento arduo y el trabajo minucioso. Reverencio esas cosas. Respeto las comas mucho más que a los congresistas. Quienes dicen que las comas no tienen importancia podrán referirse a la autoexpresión o a la terapia u a otras cosas buenas, pero no a la escritura. Puede que estén hablando sobre la mejor manera de empezar, o de romper las barreras emocionales; pero, desde luego, no están hablando de escribir. Si uno quiere ser bailarín, debe aprender a usar los pies. Si quiere ser escritor, debe aprender dónde van las comas. Solo entonces podrá preocuparse por lo demás».

«Cualquier público especial y restringido necesita temas y léxicos específicos. Toda la escritura de género, desde la novela romántica media al cuento medio de la revista The New Yorker, se escribe con un público en mente; un público tan específico que puede denominarse mercado». Es cierto que, «al escribir, debo centrarme por completo en la obra misma, confiar en ella y ayudarla a encontrar el camino, pensando poco o nada en para qué o para quién escribo. Pero cuando llego a la tercera etapa, la de corrección y reescritura, la cosa se invierte una vez más: tener conciencia de que alguien leerá la historia, y de quién podría leerla, resulta esencial».

«La corrección quita de en medio los obstáculos innecesarios para que el lector pueda recibir la historia. Por eso es importante la coma. Y por eso la palabra adecuada, no la palabra aproximada, es importante. Y es importante la coherencia. Y son importantes las implicaciones morales. Y todas las demás cosas que hacen que una historia sea legible, que le dan vida. Al corregir tienes que confiar en ti mismo, en tu juicio, suponiendo que funciona con la misma inteligencia receptiva que poseen tus lectores potenciales».

Por tanto, «¿Qué puedo recomendar? Confía en tu historia; confía en ti mismo; confía en tus lectores. Pero con sabiduría. Confía con cautela, no ciegamente. Confía con flexibilidad, no con rigidez. Todo este asunto de escribir una historia es un ejercicio de equilibrismo: estás en mitad del aire, caminando sobre una cuerda floja de palabras, mientras los demás te miran desde allá abajo, en la oscuridad. ¿En qué puedes confiar sino en tu sentido del equilibrio?».

Ursula K. Le Guin. Contar es escuchar: sobre la escritura, la lectura, la imaginación (The Wave in the Mind: Talks and Essays on the Writer, the Reader, and the Imagination, 2004). Madrid: Círculo de Tiza, 2017; 402 pp.; trad. de ; ISBN: 978-84-947707-0-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
GierCastillo.jpg
jueves, 16 de mayo de 2019

El castillo en las nubes, de Kerstin Gier, es una novela con defectos constructivos pero amena y que hará disfrutar a muchos lectores, y sobre todo lectoras.

Se desarrolla en un hotel en los Alpes suizos en los días de Navidad. La narradora es Fanny Funke, una chica de 17 años recién contratada como niñera. Son muchos los personajes: propietarios y empleados del hotel por un lado, y huéspedes de muy diferente clase por otro: al final hay un útil índice con todos ellos, igual que un glosario bromista de palabras que se usan en el relato. La trama es que se teme un robo de una joya durante la fiesta de fin de año. Las subtramas son numerosas: amistad creciente de la narradora con dos chicos, un joven huésped inglés y el hijo del propietario del hotel; sus rivalidades con otras chicas, unas  huéspedes y otras compañeras de trabajo; hay otro enamoramiento entre huéspedes en el que Fanny media; se teme la venta del hotel; relaciones tensas entre la narradora y sus padres y entre el dueño del hotel y su hijo; son varios los huéspedes misteriosos —un matrimonio de ancianos bondadosos, un oligarca ruso y su joven e impertinente mujer, un guardaespaldas de no se sabe quién, un famoso autor de thrillers, un empresario de basuras y uno de sus hijos, un pequeño psicópata de nueve años…—, y son interesantes también varios trabajadores —un conserje sabio y bondadoso, los jefes de cocina y de lavandería…—.

Los defectos principales vienen de lo anterior: son muchos los personajes y muchos los incidentes, y son abundantísimas las descripciones de salones, habitaciones, pasillos, escaleras, etc., que en una película y en un relato construido literariamente serían innecesarias. Otros reproches serían que algunos pasos argumentales sean difíciles de creer y que el pequeño y atractivo psicópata que al comienzo hace la vida imposible a la heroína deja de tener relevancia en cuanto pasan unas decenas de páginas. Por otro lado, la narradora cuenta las cosas con fluidez, es simpática y equilibrada, y sabe dar réplicas magníficas; un hotel antiguo como escenario tiene todo lo mejor de cualquier castillo gótico donde, detrás de cada recodo, puede saltar una sorpresa; algunos personajes tienen el tirón propio de los antiguos y exquisitos ladrones de guante blanco; y la historia contiene situaciones tensas y giros más o menos sorprendentes.

Kerstin Gier. El castillo en las nubes (Wolkenschloss, 2017). Barcelona: B de Blok, 2019; 412 pp.; trad. de Claudia Toda Castán; ISBN: 978-84-16712-77-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
FombelleVictoria.jpg
miércoles, 15 de mayo de 2019

Victoria sueña, de Timothée de Fombelle, es una historia corta, intrigante y bien escrita. La protagonista es una chica muy lectora de relatos de aventuras y está ensimismada con frecuencia. Le comienzan a pasar cosas raras e intenta descubrir sus orígenes: por qué su amigo y vecino Jo busca un libro titulado Los tres apaches, por qué han desaparecido libros de su biblioteca, por qué ve a su padre vestido de cowboy en un coche y qué pasa en la fábrica de paté donde trabaja… Se presenta bien cómo la heroína vive inmersa en su mundo imaginario y cómo tarda en entender algunas dificultades reales de su familia.  Las ilustraciones realistas refuerzan bien el mundo ensoñador en el que vive la heroína. Aunque algunos hilos de la trama no son del todo consistentes, el relato se lee con agrado.

Timothée de Fombelle. Victoria sueña (Victoria rêve, 2012). Madrid: Nórdica, 2019; 100 pp.; ilust. de Albert Asensio; trad. de Delfín G. Marcos; ISBN: 978-84-17651-34-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
CelejAbueloPirata.jpg
martes, 14 de mayo de 2019

A los muchos álbumes que hablan de los recuerdos de un abuelo, y que con frecuencia también mencionan la llegada de la muerte —El ángel del abuelo, Mejillas rojas…—, y a los que abundan sobre abuelos que fueron piratas en alguna época —Mi abuelo es pirata...—, se suma ahora Mi abuelo pirata, de Zuzanna Celej y Laia Massons. La narradora es una niña que habla de que su abuelo los llevaba cada domingo, a ella y a su hermano, a la isla de los tres piratas, que era el nombre que daba él al parque cercano, y allí les contaba recuerdos que mezclaba con relatos fantasiosos. La historia cambia de tono y de ritmo cuando ingresan al abuelo en el hospital. Las ilustraciones, en tonos apagados, combinan dibujos acuarelados de las figuras con collages, siluetas y recortes. Resulta un acierto la forma de representar los recuerdos del abuelo, que aparecen debajo de la superficie del parque donde los cuenta a sus nietos, como si ahí hubiera un océano debajo de nuestro mundo, o como si se quisiera representar que hay mundos de afecto e imaginación que sostienen y alimentan nuestro mundo…

Zuzanna Celej. Mi abuelo pirata (2019). Texto de Laia Massons. Barcelona: Akiara books, 2019; 24 pp.; trad. de Isabel Llasat; ISBN: 978-84-17440-29-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
GustiAlcantPirataV.jpg
lunes, 13 de mayo de 2019

Un libro eficaz para prelectores, de los que consigue de lleno lo que pretende, que se publicó hace años y se acaba de volver a editar: El pirata valiente, de Gusti y Ricardo Alcántara. Su protagonista es el pirata Juanito, «tan feroz / que nadie se atreve a levantarle la voz». Lo vemos en escenas sucesivas en su barco y en acciones de combate, con su espada de oro macizo que «pincha como un erizo», hasta que su madre lo llama a merendar y, «rápido como el viento / baja la escalera muy contento». Las ilustraciones son simpáticas, los versos son graciosos, y el argumento presenta bien cómo la imaginación de un niño nunca estorba su apetito.

Gusti. El pirata valiente (1989). Texto de Ricardo Alcántara. Pontevedra: Kalandraka, 2019; 14 pp., cartoné; ISBN: 978-84-8464-449-1. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
PortadaCSLewisLogos300.jpg
sábado, 11 de mayo de 2019

Acaba de salir C. S. Lewis: un descubridor de mundos, en Ediciones Logos, Argentina. Es una edición mejorada y muy ampliada de Una magia profunda: este se centraba casi por completo en analizar las Crónicas de Narnia y el libro actual ofrece una visión más completa de la figura y la obra de Lewis. Desde la página de la editorial se puede acceder a la lectura de los primeros capítulos.

Enviar Imprimir
LeeMatarUnRuis.jpg
sábado, 11 de mayo de 2019

He puesto datos de nuevas ediciones de Matar un ruiseñor, Elvis Karlsson, Cuando Hitler robó el conejo rosa.

Enviar Imprimir
BlakemoreInvencion.jpg
viernes, 10 de mayo de 2019

Me ha interesado La invención de uno mismo, de Sarah-Jayne Blakemore (de quien había leído ya Cómo aprende el cerebro). Es un libro subtitulado «La vida secreta del cerebro adolescente» y en él expone los estudios neurocientíficos que se han hecho sobre cómo evoluciona y funciona el cerebro de un adolescente. La conclusión (para un lector como yo) es que sí, sabemos algunas cosas, pero no, no sabemos con certeza la mayoría. Por ejemplo, al hablar de los estudios de neuroimagen sobre mentalización (o teoría de la mente, o la capacidad que vamos adquiriendo al crecer de comprender la mente de los demás), indica que nos encontramos ante «un concepto complejo y bastante impreciso» que no se puede abarcar fácilmente pues en él no se trata de reconocer formas simples.

Lo más práctico para todos está en el capítulo titulado «Educar el cerebro». En él se habla del impacto de la neurociencia en nuestras ideas sobre la educación y en cómo «el uso de la neurociencia para inspirar la estrategia educativa no es sencillo». La autora explica bien el «encanto seductor de la neurociencia» y cómo «la incorporación de términos neurocientíficos (innecesarios y de escasa utilidad)» en cuestiones educativas las hace más convincentes, pero, afirma, «me temo que algunas de estas afirmaciones sobre el cerebro no tienen ningún fundamento real». Señala que así como de las medicinas que salen al mercado se hacen muchas pruebas previas, no se hace lo mismo con los métodos pedagógicos nuevos y sería necesario someterlos a pruebas rigurosas antes de ponerlos en práctica en las aulas.

Sarah-Jayne Blakemore. La invención de uno mismo (Inventing Ourselves, 2017). Barcelona: Ariel, 2018; 281 pp.; trad. de Joan Soler Chic; ISBN: 978-84-344-2941-3. [Vista del libro en amazon.es]
Sarah-Jayne Blakemore y Uta Frith. Cómo aprende el cerebro. Las claves para la educación (The learning brain, 2008). Barcelona: Ariel, 2008, 3ª impr.; 301 pp.; trad. de Joan Soler; prólogo de José Antonio Marina; ISBN: 978-84-344-5305-0. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HeurtierSweet.jpg
jueves, 9 de mayo de 2019

La historia en la que se basa Sweet sixteen, de Annalise Heurtier, es extraordinaria: en 1957 nueve chicos y chicas negros fueron a clase a un instituto de Arkansas al que solo iban blancos; con apoyo de sus familias, de algunas instituciones que promovían la integración racial, y del ejército de los Estados Unidos, soportaron el rechazo social y de sus propios compañeros, agresiones incluidas, durante un curso. En capítulos alternos la ficción sigue a una de las chicas negras, Molly Costello, que durante ese curso tiene que celebrar la fiesta de cumpleaños a la que se refiere el título, y a una chica blanca, Grace, con cuyos ojos vemos cómo veían a Molly sus compañeros, que acaba teniendo problemas por simpatizar con Molly.

La novela podría ser mucho más completa (seguramente hay buenos libros periodísticos sobre la cuestión que yo no conozco). Pero puede pensarse que simplificar las cosas tal como lo hace también es una manera de conseguir que algunos lectores jóvenes tengan una primera y mínima información sobre estos acontecimientos. El relato en sí mismo es tenso. En él hay referencias a cuestiones de actualidad de la época, como a la música de Elvis Presley, fáciles de captar para lectores jóvenes de hoy. Sin embargo, para entender un poco los motivos de los comportamientos propios de aquellos ambientes, el racismo irracional de unos y las formas de hacerle frente de otros, conviene ahondar más en la historia previa de los estados del sur de los Estados Unidos.

Hay algunos diálogos poderosos como, por ejemplo, el que tiene Molly con su abuela Shiri cuando le pregunta si sirve de algo ir al colegio en esas circunstancias:

«—Sí. Tengo confianza en el Señor. Las cosas cambian, incluso aquí en el sur. En Montgomery, puso Su mano en Rosa Parks. Y ahora, en Little Rock, la ha puesto en vosotros nueve. En ti, Molly Costello.

Miró fijamente a su abuela. Nunca se le había ocurrido verlo así. Tal vez era verdad que Dios la había puesto aquí y ahora para que se cumpliera Su designio. Le gustó esa idea. Se sintió aliviada. Eso significaba que ella no era responsable de nada».

Annalise Heurtier. Sweet sixteen (2013). Lleida: Milenio, 2017; 184 pp.; col. Nandibú; trad. de Cristina Ridruejo Ramos; ISBN: 978-84-9743-767-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MikovaPiquerasVarvara.jpg
miércoles, 8 de mayo de 2019

Varvara. El cuaderno de bitácora de una ballena, narración de la escritora checa Marka Mikovà ilustrada por Daniel Piqueras, es un libro informativo, con forma de relato, sobre una hembra de ballena gris. La historia empieza cuando nace y termina cuando tiene un ballenato, después de una migración de 22500 kilómetros, desde la isla de Sajalín, Rusia, hasta Baja California, México. Se cuentan muchas cosas de todo tipo, sobre las ballenas y sobre otros animales, en tercera persona pero desde la perspectiva de Varvara, que piensa, siente y charla con su madre, su abuela, y toda clase de animales. Se dan más datos en las notas, que se ponen al final, en un apéndice dedicado a la ballena gris. La narración se acompaña de unos buenos dibujos descriptivos. Aunque yo prefiero, en casos así, un libro informativo llamémosle clásico —no me convencen ya casi nunca este tipo de ficciones «realistas» sobre animales que actúan y se relacionan como humanos—, también supongo que un libro ameno y bien construido como este puede tener una buena recepción y ser más eficaz que otros entre lectores jóvenes.

Marka Mikovà. Varvara. El cuaderno de bitácora de una ballena (2018). Madrid: Narval, 2018; 124 pp.; ilust. de Daniel Piqueras Fisk; trad. de Diana Bass; ISBN: 978-84-948765-8-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
AzabalMachadoBaja.jpg
martes, 7 de mayo de 2019

Baja de esa nube, de Mar Azabal y Germán Machado, podríamos asemejarlo argumentalmente a Distinta, citado hace unos días. La protagonista y narradora es una niña que cuenta cómo, en distintas ocasiones, le dicen que baje de las nubes, y en cada caso la vemos absorbida por su imaginación de distintos modos. Al final nos dice que tiene debajo de su cama una escalera por la que trepa cada noche cuando su madre la deja en su cama (un toque que me ha recordado En el desván). Este momento narrativo explica que el libro venga encuadernado por el lado largo y se abra verticalmente. La narración es amena y también son sugerentes las ilustraciones. Además, como se indica en esta cálida reseña, algunas escenas reflejan escenarios locales que, a ciertos lectores, les ayudarán a sentirse identificados con el relato.

Mar Azabal. Baja de esa nube (2018). Texto de Germán Machado. Barcelona: Ekaré, 2018; 32 pp.; ISBN: 978-84-948110-5-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
BurninghamOxenburyBebe.jpg
lunes, 6 de mayo de 2019

De Esperamos a un bebé se subraya que es el primer álbum que compusieron juntos Helen Oxenbury y su marido John Burningham, pero no sé si colaboraron así más veces: a mí no me consta. El relato tiene la calidad gráfica de Oxenbury y la incisividad propia de Burningham. Los protagonistas son un niño y su madre: en una doble página el niño pregunta cosas a su madre sobre su futura hermana o hermano, y en la o las siguientes se imagina cosas que hará o querrá hacer en el futuro (y que con frecuencia teme o le desagradan). Esas cosas suelen aparecer en una sucesión de viñetas mudas donde se ve al bebé futuro feliz en medio de sus travesuras y del caos que desencadena. He visto que hay lectores a los que no les gusta la historia para dársela o leerla en alto a sus hijos pues prefieren no airear ante ellos algunos pensamientos o comentarios negativos o quejosos del hermano mayor. Sea como sea, el álbum es en sí mismo excelente y sirve como pequeño catálogo de curiosidades y, sobre todo, de temores anticipados que pueden bullir en el interior del mayor ante la futura llegada del pequeño. Además, se puede unir a otros que hablan de lo mismo como, de los mencionados últimamente, Soy pequeñita.

Helen Oxenbury. Esperamos a un bebé (There's Going to Be a Baby, 2010). Texto de John Burningham. Barcelona: Juventud, 2019; 48 pp.; trad. de Susana Tornero; ISBN: 978-84-261-4545-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
GoscinnyPeqNicolas.jpg
sábado, 4 de mayo de 2019

He puesto datos de ediciones más recientes de La guerra de los botones, Corazón, y de todos los libros de El pequeño Nicolás.

Enviar Imprimir
McCulloughAmerica.jpg
viernes, 3 de mayo de 2019

América: quiénes somos y en qué creemos es un libro que reúne discursos del historiador norteamericano David McCullough (de quien he reseñado ya Los hermanos Wright, 1776, Un camino entre dos mares) en distintos ámbitos, normalmente ceremonias de homenaje o de graduación. En ellos se cuentan anécdotas de historia norteamericana, se habla de gente poco conocida que merecería ser biografiada, se aplaude a personas que han hecho un buen trabajo político, se pondera el funcionamiento de la democracia representativa en los Estados Unidos. En varios, en los que da consejos a recién graduados, les habla de la importancia de leer mucho y, sobre todo, de leer historia. Algunos párrafos son estos:

—«Leed historia. Sobre todo, leed historia. Estamos donde estamos, cada uno de nosotros, gracias a otros. (…) Leed libros. Intentad comprender el motivo por el que suceden las cosas, por qué son como son».

—«Leed. Leed por gusto. Leed para dar una mayor dimensión a vuestras vidas. Leed historia, leed biografías, leed acerca de las vidas de los demás. Leed a Marco Aurelio y a Yeats. Leed a Cervantes, enseguida; no esperéis a tener más de cincuenta años como hice yo. Leed a Emerson y a Willa Cather, a Flannery O’Connor y a Langston Hugues».

—«Leed. ¡Leed, leed! Leed los clásicos de la literatura americana que no habéis abierto nunca. Leed sobre la historia de vuestro país. ¿Cómo podemos decir que amamos nuestro país y no estar interesados en su historia? Leed la historia de Grecia y de Roma. Leed sobre los grandes puntos de inflexión de la historia y de la ciencia, de la medicina y de las ideas.

Leed por placer, claro. A mí me encanta leer una buena novela de suspense o de misterio. Pero tomaos en serio —leedlos con atención— los libros que han superado la prueba del tiempo. Estudiad una obra maestra, analizadla, estudiad su estructura, su vocabulario, su intención. Subrayad, tomad notas al margen y, unos años más tarde, volved a cogerla y leedla de nuevo. Haced uso de las bibliotecas públicas. Iniciad vuestra propia biblioteca y ved cómo va creciendo. Hablad de los libros que leéis. Preguntad a otros qué están leyendo. Aprenderéis mucho».

David McCullough. América: quiénes somos y en qué creemos (The american spirit, 2017). Barcelona: RBA, 2018; 189 pp.; trad. de Jorge Rizzo; ISBN: 978-84-9056-912-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
FauvelBilletCatherine.jpg
jueves, 2 de mayo de 2019

La guerra de Catherine, un premiado cómic de Claire Fauvel y Julia Billet ambientado en la segunda Guerra Mundial, en Francia, presenta escenarios como los de Un saco de canicas o Twenty and Ten. La historia comienza en 1941 y su protagonista es Rachel, alojada en un internado donde la han dejado sus padres y donde, bien orientada, descubre su pasión por la fotografía. Cuando la persecución contra los judíos arrecia, debe primero cambiar su nombre, y llamarse Catherine, y luego cambiar de vivienda varias veces en los años sucesivos. La narración gráfica, que lógicamente se apoya mucho en las fotos que hace la heroína, es excelente. El tono es amable a pesar de la dureza de las situaciones, que se apuntan pero no se describen ni se muestran. Al final del libro hay algunas fotografías de los personajes reales que han inspirado la historia.

Claire Fauvel. La guerra de Catherine (La guerre de Catherine, 2017). Guión de Julia Billet. Barcelona: Astronave, 2018; 156 pp.; trad. de Alba Borja Pagán; ISBN: 978-84-679-3205-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
FeiSellierLouisDragon.jpg
miércoles, 1 de mayo de 2019

El nacimiento del dragón es un vistoso, interesante y original álbum firmado por Catherine Louis (ilustraciones), Wang Fei (historia, caligrafía y sellos), y Marie Sellier (texto), que habla de por qué muchos en China ven al dragón no como un animal malvado sino como un animal que simboliza la paz.

La historia cuenta que, antiguamente, los hombres, las mujeres y los niños de China vivían bajo la protección del pez, del ave, del caballo, de la serpiente y del búfalo, y se hacían la guerra entre sí en nombre de sus animales protectores. Y entonces los niños de todas las tribus de China decidieron crear un animal que amparase a todos los hombres a la vez: que fuese ágil como el pez, libre como el ave, rápido como el caballo, astuto como la serpiente y fuerte como el búfalo.

Normalmente, la disposición en la doble página es la siguiente: los textos en castellano están en la página izquierda y los textos en chino-mandarín en la derecha; luego, las ilustraciones, como serigrafías, ocupan un cuarto de la doble página y, en algún lugar de las dos páginas, se presenta un sello caligráfico. Hacia el final del álbum hay ilustraciones que ocupan la doble página completa y tienen más color. Por último se dan explicaciones sobre los sellos, la caligrafía, el orden de los trazos y algunos consejos para practicar y jugar.

Catherine Louis (ilustraciones), Wang Fei (historia, caligrafía y sellos), Marie Sellier (texto). El nacimiento del dragón (La naissance du dragon, 2006). Pontevedra: Kalandraka, 2019; 40 pp.; col. Libros para soñar; trad. de Pedro Almeida; ISBN: 978-8484644446. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo