Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de junio de 2018 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
martes, 26 de junio de 2018

Envío por adelantado el boletín del mes de junio porque no publicaré notas los próximos quince días.

En bienvenidosalafiesta: notas de junio.

En las notas de la semana pasada he puesto selecciones de los mejores libros leídos en los últimos seis meses. Esta es la selección de las selecciones. Además, álbumes que no figuran ahí pues son nuevas ediciones en España, o reediciones de libros antiguos, son Diez deditos, El arca de Noé y El dragón Albert. Un libro que tampoco incluí en las selecciones, que es extraordinario y que citaré más veces, es Breviario de saberes inútiles.

En Libros para jóvenes: notas de junio.

En medium he seguido poniendo reseñas de relatos que tratan sobre la muerte: Hermana muerte, La Casa del Álamo, Los lisiados serán los primeros, El río.

AVISO
Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
lunes, 25 de junio de 2018
Enviar Imprimir
FariasAlgunosN.jpg
sábado, 23 de junio de 2018

He actualizado los datos editoriales de Algunos niños, tres perros y más cosas, Cuentos para jugar y Cuentos escritos a máquina (libro citado en la voz de Gianni Rodari).

Enviar Imprimir
LeysBreviario.jpg
viernes, 22 de junio de 2018

Breviario de saberes inútiles. Ensayos sobre sabiduría en China y literatura occidental, de Simon Leys, es un grandísimo libro, por su extensión y por su contenido, al que vale la pena echarle tiempo. Una buena descripción de los ensayos que contiene, sobre cuestiones literarias y sobre cultura china, está en esta reseña. En esta nota pongo algunos comentarios y, en otras posteriores, mencionaré más textos.

Un punto que aborda Leys, en un texto de 1999 en el que comenta extensamente una gran biografía de Víctor Hugo, es el de la dificultad intrínseca de las biografías literarias: no sólo porque los gigantes, vistos de cerca, pueden ser desagradables (como comprobó Gulliver, dice Leys), sino por esta verdad básica: «lo único que podría justificar nuestra curiosidad es precisamente lo que por necesidad debe escapar al análisis del biógrafo: el misterio de la creación artística».

En «El Orwell íntimo» un artículo sobre las cartas de George Orwell (cuyo origen exacto la editorial se ha olvidado de poner en el apartado «Procedencia de los textos») habla de su escrupuloso sentido de la justicia y, para mostrarlo, cuenta que mandó a la editorial una corrección final a Rebelión en la granja en la que decía: «en el capítulo VIII (...) escribí: “todos los animales, incluido Napoleón, se lanzaron de bruces al suelo”. Me gustaría modificarlo por “todos los animales menos Napoleón”. Pensé que la modificación sería hacer justicia a Stalin, pues durante el avance alemán él se quedó en Moscú».

En el artículo «Roland Barthes en China» (Barthes et la Chine, 2009), Leys responde a ciertos elogios que recibió Barthes por su honestidad y valor, diciendo que «Barthes tenía sin duda cualidades, pero no estas». Concluye diciendo que «ante los escritos “chinos” de Barthes (y de sus amigos de Tel Quel), le viene a uno a la mente de forma espontánea una sola cita de Orwell: “Hay que formar parte de la intelligentsia para escribir semejantes tonterías, ningún hombre corriente podría ser tan estúpido”».

Simon Leys. Breviario de saberes inútiles. Ensayos sobre sabiduría en China y literatura occidental (The Hall of Uselessness, 2011). Barcelona: Acantilado, 2016; 592 pp.; trad. de José Manuel Álvarez-Flórez y José Ramón Monreal; ISBN: 978-84-16748-07-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
jueves, 21 de junio de 2018

Una selección más estricta de los libros mencionados días atrás sería esta:

—de los álbumes para prelectores: Autobusito, La ciudad, Un platito de leche en el cielo, ¿De qué color es?;

—de los álbumes para primeros lectores: ¿Mau iz io?, La merienda en el parque, Irene la valiente;

—entre los muchos álbumes antiguos excelentes, unos que se han editado en España por primera vez (como el último citado) y otros que se han reeditado en cuidadas ediciones, se ha de citar la serie que componen Lluvia de cocodrilos, Sopa de pollo con arroz, El uno era Juan y Miguel, un cuento muy moral.

—de los libros de conocimientos: Un mundo asombroso, Ahí fuera;

—un libro infantil (o no tanto) antiguo y reeditado de nuevo: Bambi.

—cómics juveniles bien hechos y muy amenos: Sonríe y Hermanas;

—una novela juvenil diferente: El mono del asesino;

—una gran novela del Oeste: El virginiano;

—un libro de relatos cortos divertidos e inteligentes: El río que se secaba los jueves;

—un libro para padres: Elogio de las familias sensatamente imperfectas;

—un libro para entusiastas del arte: Cuaderno del Prado;

—un libro enciclopédico Cien años de literatura a la sombra del Gulag (1917-2017).

Además, y como ya dije, en mayo salió una nueva edición, revisada y ampliada, en formato electrónico y en papel, de Gramática de la gratitud. Su contenido lo explica este pdf con las primeras páginas.

Enviar Imprimir
miércoles, 20 de junio de 2018

Las mejores novelas, libros de relatos y un cómic, leídas en los últimos seis meses:

   La muerte espera en Herons Park. Christianna Brand;
   El señor Lambert. Jean-Jacques Sempé;
   Chica en guerra. Sara Nović;
   Los cautivos y otros relatos del Oeste. Elmore Leonard;
   El río que se secaba los jueves. Víctor González;
   El soborno. John Grisham;
   La semilla de la bruja. Margaret Atwood.

Distintos libros de no-ficción:

   Hazlo tan bien que no puedan ignorarte. Cal Newport;
   Cien años de literatura a la sombra del Gulag (1917-2017). Adolfo Torrecilla;
   Cuaderno del Prado. Ximena Maier;
   El meteorólogo. Olivier Rolin;
   En defensa de España: desmontando mitos y leyendas negras. Stanley G. Payne;
   El cobertizo que alimentó a un millón de niños: la extraordinaria historia de Mary's Meals. Magnus Macfarlane-Barrow;
   Cuando era niña me gustaba leer. Marilynne Robinson;
   Falso testimonio. Rodney Stark.

Enviar Imprimir
martes, 19 de junio de 2018

Álbumes «para mayores» que más me han gustado en los últimos seis meses:

   Encontramos un sombrero. Jon Klassen;
   La merienda del parque. Cecilia Moreno y Pablo Albo;
   Waterloo y Trafalgar. Olivier Tallec;
   Lost in translation. Ella Frances Sanders;
   ¡De aquí no pasa nadie! Bernardo P. Carvalho e Isabel Minhós;
   Ratoncita y el muro rojo. Britta Teckentrup.
 
Álbumes y libros informativos:

   Animales del norte. Dieter Braun;
   Un año con los picapinos, Un año con los gorriones, Un año con las golondrinas. Thomas Müller;
   Los tres manzanos. Gerhard Oberländer;
   Luca y la llave mágica: un cuento sobre la fiebre. Jack Mendoza y Puño;
   Aventuras y desventuras de los alimentos que cambiaron el mundo. Flavia Zorrilla y Teresa Benéitez;
   Mujeres de ciencia. 50 intrépidas pioneras que cambiaron el mundo. Rachel Ignotofsky;
   La aventura atómica del profesor Astro Cat: un viaje por el mundo de la física y El profesor Astro Cat y el sistema solar. Ben Newman y Dominic Walliman;
   Ahí fuera: guía para descubrir la naturaleza. Maria Ana Peixe Dias, Inés Teixeira do Rosário y Bernardo P. Carvalho;
   Herbario. Adrienne Barman.  

Libros infantiles:

   Odd y los gigantes de escarcha. Neil Gaiman y Chris Riddell;
   El libro de Gloria Fuertes para niños y niñas;  
   Saltamontes va de viaje. Arnold Lobel;
   Una gran ascensión. El Club Alpino de los animales. Clifton Bingham y G. H. Thompson;
   La fea costumbre de conejo y La pelma del nido. Julian Gough y Jim Field;
   Elio. Diego Arboleda y Raúl Sagospe;
   Caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo. Patricio Pron.

Cómics y libros juveniles:

   ¡Sonríe! y Hermanas. Raina Telgemeier;
   Mi hermano persigue dinosaurios: la historia de Gio, un niño con un cromosoma de más. Giacomo Mazzariol;
   Muéstrame la eternidad… Daniel Hernández Chambers;
   El tigre. Joël Dicker;
   El mono del asesino. Jakob Wegelius;
   El virginiano. Owen Wister.

Enviar Imprimir
lunes, 18 de junio de 2018

Los mejores álbumes para prelectores leídos en los últimos seis meses:

   Autobusito. Taro Gomi;
   Un platito de leche en el cielo. Kevin Henkes;
   ¡Hoy voy a volar! y Mi amigo está triste. Mo Willems;
   La vida de los minihéroes. Olivier Tallec;
   ¿De qué color es? Vladimir Bobri y Suzanne Gottlieb;
   ¡Oh! Un libro con sonidos. Hervé Tullet;
   ¡Te voy a comer! y A comer…¡con los monstruos!. Agnese Baruzzi;
   La ciudad. Ingela P. Arrhenius;
   Buenas noches a todos. Chris Haughton;
   ¡Quiero ir el primero! Richard Byrne.

Para primeros lectores:

   El ratón que quería hacer una tortilla. Maria Dek y Davide Cali;
   Marta en el País de los Globos. Albertine y Germano Zullo;
   El elefantito preguntón. Loes Riphagen;
   La jirafa Serafina. Laurent de Brunhoff;
   Lo que papá me ha dicho. Pauline Martin y Astrid Desbordes;
   Empanada de mamut. Tony Ross y Jeanne Willis;
   El chaleco de Ratoncito. Noriko Ueno y Yoshio Nakae;
   El gigante más elegante. Axel Scheffler y Julia Donaldson;
   La azotea. Manu Callejón y Laura Gamero;
   Mensaje importante. Gabriel Gay;
   El globo rojo en la lluvia. Liniers;
   ¡Vale, buenas noches! y ¡Pero si yo te quiero! Benji Davies y Jory John;
   Un viaje con Noé León;
   El mejor libro para aprender a dibujar una vaca. Ronan Badel y Hélène Rice;
   ¿Mau iz io?. Carson Ellis;
   El viento de marzo. Vladimir Bobri e Inez Rice;
   Björn. Seis historias de un oso. de Delphine Perret;
   Vuela. Lesley Barnes.

Mañana pondré más álbumes.

Enviar Imprimir
OlaizolaCucho.jpg
sábado, 16 de junio de 2018

He puesto datos de nuevas ediciones de Cucho y Bibiana, y he ampliado los comentarios que ya tenían en el interior de la voz de José Luis Olaizola.

Enviar Imprimir
OddieRomanceCh.jpg
viernes, 15 de junio de 2018

Otro de los libros que he tenido en cuenta para la nueva edición de Gramática de la gratitud (y, antes, para Un enamorado de la verdad), y que me sirvió para comprender (y espero que para explicar) mejor algunas cosas, fue el de William Oddie titulado Chesterton and the Romance of Ortodoxy. The Making of GKC 1874-1908.

Es un libro que ya tuvo en cuenta Ian Ker en su biografía pero que conviene conocer: yo lo leí después del de Ker y me ayudó a entender la mente de Chesterton. Es una biografía que abarca desde su nacimiento hasta el año 1908 y la publicación de Ortodoxia, el libro con el que Chesterton declaró abierta e inconfundiblemente lo que creía —debido a su variada producción y a su tono humorístico muchos tenían una impresión falsa sobre él—, y el libro en el que hacía una narración completa y mostraba el fin de su proceso de desarrollo intelectual y de autodescubrimiento —nada común por su autodidactismo, aunque sin duda fueron muchos los apoyos externos que tuvo—. El libro está dividido en dos partes, cada una de las cuales tiene cuatro capítulos, y sigue ordenadamente la evolución intelectual y espiritual de Chesterton. En cada etapa el autor señala sus momentos claves, cita los documentos que los acreditan, e insiste varias veces en la importancia de la cronología para entender las cosas.

Es, también, el primer libro en su género: en su introducción Oddie señala la sorprendente ausencia de trabajos académicos previos sobre Chesterton y el menosprecio hacia él por parte de quienes más deberían valorarlo: en el Oxford Handbook of English Literature and Theology de 2007 no aparece citado ni siquiera con un breve párrafo. El autor, que trabajó directamente con los muchos documentos chestertonianos que habían sido catalogados y ordenados en años anteriores —diarios, cuadernos de notas juveniles, testimonios, borradores de publicaciones y publicaciones, etc.— y que se conservan hoy en la British Library—, precisa las afirmaciones inexactas de algunos biógrafos o señala puntos a los que no dieron la importancia que tenían. Incluso corrige o matiza al mismo Chesterton pues explica que, en su Autobiografía, no es del todo y siempre fiable: por un lado, Chesterton tenía la inclinación a presentarse a sí mismo con menos cualidades de las que tenía; por otro, algunos juicios sobre sí mismo del final de su vida no se corresponden del todo con sus propios testimonios en el pasado.

William Oddie. Chesterton and the Romance of Ortodoxy. The Making of GKC 1874-1908 (2008). New York: Oxford University Press, 2008; 401 pp.; ISBN: 978-0-19-958201-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
JamiesonPatines.jpg
jueves, 14 de junio de 2018

Sobre patines, de Victoria Jamieson, es otro cómic con algo de autobiográfico, elaborado con una destreza compositiva comparable a la de Sonríe y Hermanas, y con un cierto parecido argumental con Sonríe al menos porque aquí también la heroína es abandonada por su mejor amiga (un punto habitual en los relatos de chicas adolescentes). Pero lo principal de la historia es que la protagonista se aficiona, inesperadamente, al Roller Derby, un deporte de contacto: todo se centra, entonces, en las escenas de aprendizaje y entrenamiento duros hasta el momento en el que las principiantes del equipo disputan su primer partido.

Es, sin duda, un cómic notable como tal: la secuencia de momentos narrativos está cuidada; las figuras son simpáticas y expresan bien sus emociones; los fondos son lisos, o casi, para las escenas de diálogos, y reflejan bien los escenarios urbanos o deportivos de otros momentos; se hace avanzar la narración con cartas, rótulos o carteles oportunos; hay excelentes viñetas de los personajes en movimiento, y de choques y caídas, que a mí me han recordado algunos mangas japoneses de acción... También se representan bien los momentos de desánimo de un entrenamiento exigente y la importancia del espíritu de sacrificio por el equipo.

Otra cosa es la opinión que me merece el deporte del que se habla: no hay que ser muy perspicaz para saber que provocará muchas lesiones, algunas muy graves, puesto que todo se basa en derribar al contrario mientras patina. A mí también me parece ridículo que, como en otros deportes se fomente un espíritu agresivo en gestos y actitudes; y no digo nada de los nombres que se ponen las jugadoras: la gran estrella en la que fijan las niñas que comienzan se llama Dentellada de Arcoíris (para mí esto es difícil tomármelo en serio..., pero ellas parece que lo hacen).

Victoria Jamieson. Sobre patines (Roller Girl, 2015). Madrid: Maeva, 2018; 248 pp.; trad. de Sonia F. Ordás; ISBN: 978-84-17108-38-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BarmanHerbario.jpg
miércoles, 13 de junio de 2018

Herbario, de Adrienne Barman, es un álbum de conocimientos paralelo a Bestiario. Tiene también una estructura en capítulos que cabría llamar descriptiva e intuitiva, incluso a veces cómica. Así, los primeros son «Los cítricos», «Las enamoradas del agua», «Las aromáticas», «Las autóctonas», «Las oscuras», etc. Las ilustraciones desprenden simpatía: se ponen los nombres de los centenares de plantas y vegetales que figuran, se indican algunas curiosidades y datos de algunas especies, y, en cada doble página, la diversión la ponen algunos animales y humanos que pululan por las imágenes. Como muchos álbumes de este tipo facilita un acercamiento desenfadado al tema que sirve para pasarlo bien y, de paso, aprender un poco más.

Adrienne Barman. Herbario (Drôle d’encyclopédie végétale, 2018). Barcelona: Zorro Rojo, 2018; 200 pp.; trad. de José Luis Villanueva Cañas; ISBN: 978-8494728464. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PerretBjorn.jpg
martes, 12 de junio de 2018

Björn. Seis historias de un oso, de Delphine Perret, contiene seis relatos amables y simples, digamos que minimalistas tanto en el argumento como en las imágenes, el primero en la línea de los de Sapo y Sepo y las segundas como dibujos de Sempé, por citar referencias bien conocidas.

Cada relato presenta una escena de convivencia cordial entre el oso Björn y alguno o algunos de sus amigos, la comadreja, el tejón, la ardilla, el zorro, el búho, la liebre y el herrerillo. Así: «El sofá» trata de que traen un sofá a la cueva de Björn pero allí ocupa mucho espacio; «Carnaval» de cómo montan todos una fiesta de disfraces; «Nada», o de cómo se pasa el tiempo sin hacer nada; etc.

En cada página se ven uno, dos o tres dibujos de línea, muchas veces de las caras de los personajes o mostrándoles en alguna posición o gesto característico. La narración con palabras va en frases breves y escuetas, siempre con mayúsculas.

Delphine Perret. Björn. Seis historias de un oso (Björn, six histoires d’ours, 2016). Barcelona: Juventud, 2018; 60 pp.; trad. de Teresa Farrán; ISBN: 978-84-261-4500-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BarnesVuela.jpg
lunes, 11 de junio de 2018

Vuela, de Lesley Barnes, es un álbum excelentemente compuesto. Al abrirlo vemos que las guardas son la primera doble página de la historia: en ella figura una princesa en su habitación y las palabras que acompañan la escena dicen: «Érase una vez una joven princesa que tenía un pájaro. Cada mañana, se sentaba delante de su jaula y le pedía: canta, pajarito, canta. De aquel pico salían melodías maravillosas hasta que, un día, la princesa dejó la jaula abierta». Si levantamos la solapa que tapa la jaula vemos salir al pajarito. A continuación, en las siete dobles páginas restantes, vemos a la princesa perseguir al pajarito: por el salón de baile, por la cocina, por el desván, por todo el castillo, por el jardín... En cada escena hay alguna puertecilla o recoveco con solapa para ver si allí está escondido el pajarito y, también, se propone un juego al observador: buscar diez objetos (como llaves) o seres (como mariposas) dibujados en ella.

Lesley Barnes. Vuela (Flyaway, 2016). Barcelona: La Galera, 2016; 16 pp., con solapas en cada una; ISBN: 978-84-246-5754-3. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
OxenburyFoxDiezD2.jpg
sábado, 9 de junio de 2018

He puesto datos de nuevas ediciones recientes de Diez deditos y de El arca de Noéy de otra edición de Historias de dragones.

Enviar Imprimir
CarpentierFrancesBlogg.jpg
viernes, 8 de junio de 2018

Un libro que me ha hecho entender algunos aspectos de la personalidad de Chesterton, y que he utilizado en la nueva edición revisada y ampliada de Gramática de la gratitud, es The Woman Who Was Chesterton, de Nancy Carpentier Brown.

Es una biografía de la esposa de Chesterton, Frances Blogg, que se apoya mucho en sus propios testimonios: unos procedentes de diarios suyos que se conservan, y otros, la mayoría, de la gran cantidad de cartas que escribió. Después de dos capítulos dedicados a los datos que se poseen de la familia de Frances y a su vida de soltera, los siguientes tratan, el tercero, de la vida del matrimonio en Londres hasta 1908; el cuarto, de su vida en Beaconsfield hasta la enfermedad grave de Chesterton en 1915; el quinto, de los viajes que hicieron en los años siguientes y del bautismo como católico de Chesterton en 1922; el sexto, del proceso de conversión a la fe católica de Frances; el séptimo, de lo que supuso la incorporación de Dorothy Collins como secretaria, chófer y ayudante para todo de Chesterton en 1926; el octavo, de los últimos años de la vida de Chesterton; el noveno, en el que figuran muchos poemas de Frances, de los dos últimos años de su vida; y el décimo, titulado «El destino de Mrs. Chesterton», recuerda los obituarios que se le dedicaron, recapitula sus méritos y, en particular, subraya que la obra de su marido fue posible gracias a ella.

La autora se dirige a quienes ya conocen mínimamente a Chesterton por lo que no se detiene a glosar los acontecimientos importantes de su vida más allá de lo que le afectaron a Frances. Habla con detalle de las desgracias que se sucedieron en su familia de sangre; del sufrimiento con el que vivió su infertilidad y de las operaciones a las que se sometió por ese motivo; de los dolores de columna y el insomnio que padeció durante años debidos a una leve cojera que se le diagnosticó muy tarde, etc. Recalca su atención permanente a su marido: a que fuera correctamente vestido, a que fuera puntual, a corregir su desaliño, a poner orden en sus cosas, etc. Debido al eco que, a la muerte de Frances, alcanzó el libro Los Chestertons, Carpentier subraya, una vez más, la falta de veracidad de las afirmaciones de Ada Chesterton sobre Frances. Otro punto que aclara bien es el de cuáles fueron las relaciones de los Chesterton con Dorothy Collins: de una gran confianza en todos los sentidos pero no, como se ha dicho a veces, como si fuera la hija que nunca tuvieron.

Frances queda perfilada como una persona culta, con aficiones literarias, que hablaba francés y alemán y, menos, italiano. Antes de casarse fue conferenciante y ensayista, ocupaciones que, después de su matrimonio, prácticamente abandonó. Sí continuó escribiendo poesía, mucha para niños. En su juventud se acentuó su religiosidad, algo que influyó en la de su futuro marido; también, como él, simpatizó con las ideas socialistas en sus años jóvenes y tenía una viva preocupación social. Fue una persona bondadosa, que sabía observar y escuchar con paciencia, y que siempre procuraba que los demás se sintieran cómodos. No le gustaba la fama y le pidió expresamente a su marido que no la mencionase en su Autobiografía. Sufría con el clima inglés, nuboso y lluvioso, y ansiaba el sol y el calor. A pesar de su fragilidad demostró una fortaleza y serenidad enormes cuando tuvo que afrontar situaciones difíciles, como fueron varias muertes trágicas en su familia o las enfermedades graves de su marido.

En el libro no hay informaciones nuevas respecto a lo que habían ya contado los biógrafos anteriores de Chesterton, pero la autora sabe hacer ver las cosas con una luz nueva y redimensionarlas mejor para que el lector comprenda el alcance del comentario que hizo Titterton sobre Frances indicando que era «la mejor mitad» de Chesterton. Así, cualquier conocedor de Chesterton, que sabe bien de su trato cordial con muchas personas, incluidas algunas, como Shaw o Wells, de trato difícil y distantes de su modo de pensar y de vivir, quizá no se ha parado a pensar en el papel que jugaron la bondad y amabilidad de Frances en que se mantuvieran esas amistades durante toda la vida: por ejemplo, fue Frances quien cuidó a la esposa de Wells durante una enfermedad. O, por ejemplo, apunta Carpentier que Frances no sólo era favorable al voto femenino, sino que también era amiga de algunas sufragistas importantes de la época, por lo cual queda claro que las combativas opiniones de Chesterton respecto a esa cuestión ni mucho menos estaban modeladas a partir de lo que pensaba Frances, tal como decían biógrafos previos.

Luego, la biografía explica bien que los Chesterton, cuando tuvieron claro que no podrían tener hijos, decidieron dar prioridad a su trato con niños: elegían compartimentos con chicos cuando viajaban en tren; planeaban continuamente actividades para diversión de los hijos de sus familiares, amigos y vecinos; invitaban a quienes conocían a pasar temporadas con ellos y entonces les leían libros, cantaban canciones y organizaban representaciones teatrales con ellos, actividades cuyo peso recaía en Frances principalmente, incluida la redacción y producción de las pequeñas piezas dramáticas. De hecho, fueron padrinos de unos veinticinco niños.

Nancy Carpentier Brown. The Woman Who Was Chesterton (2015). Charlotte (North Carolina): TAN Books, 2015; 306 pp.; prefacio de Dale Ahlquist; ISBN: 978-1505104783. Edición para Kindle, ACS books, 2015; ASIN: B013KT1MLI. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
CrosanApple.jpg
jueves, 7 de junio de 2018

Apple y Rain, de Sarah Crossan, es una novela difícil de categorizar —colegial, de conflictos familiares, de maduración, de primer desengaño y primer amor...—, que resulta interesante por algunos asuntos que plantea y que, por lo que conozco (que no es mucho), es superior a las habituales entre las que presentan chicas adolescentes que comienzan a tontear.

Apple tiene trece años y pocos meses. Vive con su abuela Nana pues su madre la dejó poco después de dar a luz y se marchó a Estados Unidos para ser actriz. Su padre vive en Londres, espera un hijo con su novia, y no le hace mucho caso. Los conflictos, que se irán anudando, son: su abuela es estricta y la controla mucho; vuelve su madre y le propone vivir con ella, y Apple accede, pero pronto descubre, por un lado, que tiene una hermana de diez años llamada Rain que no se comporta de modo muy normal, y, por otro, que la responsabilidad no es lo fuerte de su madre; su mejor amiga Pilar la deja de lado y se va con Donna, la más vistosa de la clase que, además, no se lleva bien con Apple; le cae muy bien un chico mayor con el que coincide en clase de música pero que ni la mira y, al mismo tiempo, aparece un nuevo vecino y compañero de clase, Del, simpático pero un poco desastrado; un nuevo profesor de lengua les empieza a leer poemas y a proponerles en clase que ellos hagan los suyos y Apple conecta muy bien con esto. Se darán previsibles situaciones un tanto trágicas para reorientar algo las cosas.

Por un lado es evidente que la novela podría ser mucho mejor. Hay personajes, como el padre, que simplemente desaparece una vez presentado al principio. Tiene algunos clichés suavizantes y comerciales propios de tanto libro juvenil: aparición del vecino rarito que acaba ayudando a Apple (aunque sea un tanto turbio pues espía a sus vecinas con prismáticos); resolución demasiado positiva (es rarísimo salir indemne de algunas conductas como las que se cuentan); conexión del libro con algunas prescripciones escolares (aunque esto se haga bien: la autora parece ser una buena poeta y en el argumento aparecen textos de Lewis Carroll, de Rupert Brooke, de Seamus Heaney...).

Por otro, atrae la figura de Apple, una chica lista, un tanto áspera, que sin embargo toma una mala decisión cuando se va con su madre, pero no se atreve a dar marcha atrás y ha de hacer frente a la responsabilidad de atender a su hermana de la que su madre huye. Pero, sobre todo, la novela refleja muy bien qué puede ocurrir cuando la madre tiene una conducta que no solo es egoísta e irresponsable, sino que, para ganarse a su hija, actúa como su alcahueta, punto que la narración acaba presentando como algo indigno y sórdido pero que también disculpa demasiado (esto se ve claro si hacemos algunos ejercicios mentales de sustitución: ¿y si en vez de la madre fuera el padre quien se comporta así...?). Además, el lector que se plantee cuál será el futuro de los personajes tal vez piense, como yo, que aunque Apple sea una chica reflexiva y valiosa, comienzan muy pronto, y no muy bien, sus relaciones amorosas con Del.

Con todo es una novela que puede hacer pensar un poco a ciertos lectores y de la que se puede decir, elogiosamente, que aunque tenga toques comerciales, como dije, no está planteada de modo «comercial». Es obvio que, aunque sea una novela premiada (lo que sería impensable con el ejercicio de sustitución que digo atrás...) será difícil que guste mayoritariamente: por sus contenidos poéticos y su interés en presentar la poesía como algo curativo, y porque las situaciones por las que pasa la protagonista son realmente duras para ella e incómodas para los lectores.

Sarah Crossan. Apple y Rain (Apple and Rain, 2014). Rocaeditorial, 2018; 271 pp.; trad. de María Angulo Fernández; ISBN: 978-84-17092 -40-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ThompsonBingham.jpg
miércoles, 6 de junio de 2018

A principios del siglo XX, en la línea de los relatos populares protagonizados por animales que se comportan igual que los hombres —como fueron los de Beatrix Potter o los de Leslie Brooke—, y en el momento en el que se propagaba la pasión por el monte y la escalada —como se cuenta en Las montañas de la mente—, se publicó Una gran ascensión. El Club Alpino de los animales, un relato en versos graciosos de G. H. Thompson con unos dibujos realistas de Clifton Bingham.

El león Leo, el hipopótamo Hipo, Jumbo el elefante y Bruno el oso, que es el montañero experto, fundan el Club Alpino. Con algunas excepciones, normalmente las palabras que cuentan el relato van en la página izquierda y, en la derecha, se presenta una ilustración grande, a color o en blanco y negro. Debajo de estas ilustraciones grandes en la página derecha va un texto que actúa como el título de cada paso que dan los héroes: «Preparación de la ascensión», «En marcha», «Jumbo espera hasta que se descongele el glaciar», «Una escalada atlética», «Jumbo se salva de la grieta», «Leo deja la cordada», etc.

Relato ingenuo en su planteamiento que hoy parecerá políticamente incorrectísimo a muchos, pues no son pocos los riesgos que corren los héroes. Los dibujos son sugerentes y cómicos, como es de suponer. El texto en castellano busca las rimas pero, acertadamente, sin la preocupación de versificar por completo el texto: «Qué euforia / volver a casa para contar esta historia», dice Hipo; su compañero no lo ve claro: «el elefante solo de pensarlo, tiene sudores fríos. / Todas las paredes le parecen desafíos. / ¿Sabéis cuál es la clave de sus avances? / La experiencia de los guías para solucionar los percances».

G. H. Thompson. Una gran ascensión. El Club Alpino de los animales (The Animal’s Alpine Club, 1910). Madrid: Desnivel, 2017; 64 pp.; trad. de Ana Torres Garijo; ilust. de Clifton Bingham; ISBN: 978-8498293906. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
WinterNasreen.jpg
martes, 5 de junio de 2018

Como vivimos en un mundo quejoso, en el que la mayoría de las protestas que oímos a nuestro alrededor tienen poco fundamento, vienen bien las historias de casos reales que nos hacen comprender mejor y redimensionar las cosas. Entre los álbumes en esa dirección de Jeannete Winter, uno que no había citado aquí aún es La escuela secreta de Nasreen. Una breve nota de la autora, al principio, explica los cambios sucedidos en Afganistán, en 1996, cuando tomaron el poder los talibanes y se impusieron muchas limitaciones a la vida social de las mujeres. Su historia se centra en las escuelas secretas para niñas que se pusieron en marcha entonces: a una niña llamada Nasreen, que no habla desde que sus padres desaparecieron, su abuela la lleva a una escuela secreta. En ella, la maestra y una amiga lograrán que Nasreen se abra y sus horizontes cambien. El relato se cuenta con imágenes en donde se presentan escenas esquemáticas, recuadradas en tonos púrpuras y grises más sombríos cuando se representan amenazas y algo más claros para las escenas en la escuela.

Jeannete Winter. La escuela secreta de Nasreen: una historia real de Afganistán (Nasreen's Secret School: A True Story from Afghanistan, 2009). Barcelona: Juventud, 2013, 2ª ed.; 48 pp.; col. Albumes Ilustrados; trad. de Laura Iglesias; ISBN: 978-8426138088. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
ByrnePrimero.jpg
lunes, 4 de junio de 2018

¡Quiero ir el primero!, de Richard Byrne, un álbum para compartir, tiene toques metafictivos, como es tan habitual hoy, y un hilo argumental que es un simple paseo de los personajes. Se abre la historia con un cartel que pone «Bienvenidos al principio del cuento». Cinco elefantes —Elina, Elo, Elton, Elvis y el pequeño Elfi— van a ir a la charca que hay «al final de este cuento». Elfi quiere ir delante pero, de acuerdo con las reglas de los elefantes, le corresponde ir el último. Pero a él se le ocurre dirigirse al lector para que intervenga y así le ayude a conseguir sus objetivos de ir adelantando uno a uno a los demás. La estructura del relato facilita la secuencia de las ilustraciones. Casi todas ellas ocupan la doble página, salvo algunas donde hay dos o tres, verticales, que muestran los pensamientos de Elfi o sus llamadas al lector. Las figuras son elementales, robustas y graciosas.

Richard Byrne. ¡Quiero ir el primero! (I want to go first, 2017). Madrid: Bruño, 2018; 32 pp.; col. Cubilete; trad. de Pilar Roda; ISBN: 978-84-696-2133-2. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
WeirDragonAlbert.jpg
sábado, 2 de junio de 2018

He puesto datos de nuevas ediciones de La flecha negra, Jardín de versos para niños y El dragón Albert.

Enviar Imprimir
viernes, 1 de junio de 2018

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de mayo.

De los álbumes para prelectores comentados las últimas semanas vale la pena conocer Autobusito. Para lectores algo más mayores, y para todos, es un gran álbum ¿Mau iz io? Es un gran álbum de conocimientos Un mundo asombroso. Son cómics juveniles divertidos Sonríe y Hermanas. Una inteligente novela shakespeariana es La semilla de la bruja y una popular del Oeste, históricamente importante, es El virginiano. En la línea de ensayos reivindicativos sobre cuestiones históricas es interesante Falso testimonio.

En libros para jóvenes: notas del mes de mayo.

En medium, siguiendo con relatos que tratan sobre la muerte, he puesto El perseguidor, y varias novelas infantiles históricamente importantes como Marcelino pan y vino, Un puente hasta Terabithia, Más allá del Viento del Norte.

Este mes también ha salido una nueva edición, revisada y ampliada, en formato electrónico y en papel de Gramática de la gratitud. En este pdf con las primeras páginas se explica el planteamiento del libro y se indican las diferencias con la edición previa.

[Este boletín se publica este mes, y se seguirá publicando en el futuro, en twitter, facebook y en esta misma página. Quienes, hasta la fecha, lo recibían en un correo a través de TinyLetter y desean seguir haciéndolo deben volver a pulsar en Boletín informativo y suscribirse; en ese formulario de suscripción, al pulsar View Letter Archive, se accede a los últimos boletines enviados.]

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo