Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de septiembre de 2006 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
sábado, 30 de septiembre de 2006

El análisis de Allan Bloom sobre la música rock en El cierre de la mente moderna es demoledor. Quizá sea excesivo afirmar, de toda la industria discográfica, que «tiene toda la dignidad moral del tráfico de drogas», pero sin duda no lo es asegurar que «es capitalismo perfecto, ya que abastece la demanda y ayuda a crearla». Y en muchísimos casos sí han resultado ciertas las consecuencias que describe: que un exceso de música rock desde la infancia condiciona (y estropea) las primeras experiencias sensibles, que son las que determinan el gusto durante toda la vida. A la observación de que muchos jóvenes acabarán superando esta música o, al menos, la pasión exclusivista por ella, Allan Bloom asiente pero a la vez señala que ya no podrán ya descubrir otras realidades más ricas: «Mientras tienen puestos los cascos, no pueden oír lo que la gran tradición tiene que decir. Y cuando, después de usarlos largo tiempo, se los quitan, se encuentran con que están sordos».

Allan Bloom. El cierre de la mente moderna (The Closing of the American Mind, 1987). Barcelona: Plaza & Janés, 1989; 395 pp.; col. Hombre y Sociedad; prólogos de Saul Bellow y Salvador Giner; trad. de Adolfo Martín; ISBN: 840123008X.

Enviar Imprimir
LodgeAutor.jpg
viernes, 29 de septiembre de 2006

Me ha gustado ¡El autor, el autor! una novela sobre Henry James que firma David Lodge. Está muy bien recogida la personalidad de James contra el fondo de los ambientes en los que se movía, su sentido de la amistad y su profesionalidad obsesiva, sus deseos frustrados de triunfar en el teatro, así como su desasosiego y sus celos ante las pocas ventas de sus libros frente al triunfo de novelas de mala calidad...., y más cosas, sobre las que reproduciré algunos textos más adelante.

David Lodge. ¡El autor, el autor! (Author, author, 2004). Barcelona: Anagrama, 2006; 495 pp.; col. Panorama de narrativas; trad. de Jaime Zulaika; ISBN: 84-339-7091-7.

Enviar Imprimir
JamesTuerca.jpg
jueves, 28 de septiembre de 2006

Henry James
incita continuamente a sus lectores a preguntarse por la fiabilidad de quien narra la historia. Así el narrador acaba siendo el protagonista principal: esto lo ejemplifica extraordinariamente bien Otra vuelta de tuerca, un formidable relato corto. Y, en general, es interesante pensar la honradez que supone que un autor sepa desaparecer detrás de sus personajes y que los deje ser como son, sin manipularlos como títeres.

Enviar Imprimir
Prydain5.jpg
miércoles, 27 de septiembre de 2006


Una serie de relatos de literatura fantástica deudores del Mabinogion son las CRÓNICAS DE PRYDAIN, de Lloyd Alexander.

Enviar Imprimir
BarbaNadas.jpg
martes, 26 de septiembre de 2006

Historia de Nadas
,
de Andrés Barba es un relato para primeros lectores bien escrito y bien construido, con personajes divertidos, tramos realmente ingeniosos, un punto de originalidad y conexión con los entusiastas del fútbol.

Enviar Imprimir
BlanchPortell.jpg
lunes, 25 de septiembre de 2006

Me han gustado las ilustraciones y la idea argumental de ¡Quiero una corona! La protagonista de tres años, Julia, ve un día un carruaje real en el que va un rey jovencito con corona, eso enciende sus deseos de llegar a tener una igual, y cuando tiene seis años consigue por fin que se la regalen. Las humorísticas ilustraciones, sobre fondo blanco, son dinámicas y expresivas, y llegan bien a los destinatarios pequeños. El argumento, aún teniendo una buena idea de fondo —cómo una niña se propone y acaba siendo una reina cuyos caprichos todos secundan—, no acaba de ser convincente: quizá el texto debería ser más conciso y, sobre todo, un relato así necesita «tener punta».

Ignasi Blanch. ¡Quiero una corona! (2005). Texto de Raimon Portell. Barcelona: La Galera, 2005; 36 pp.; ISBN: 84-246-3924-3.

Enviar Imprimir
domingo, 24 de septiembre de 2006

Victor Klemperer: «El dístico de Schiller sobre “la lengua culta que crea y piensa por ti” se suele interpretar de manera puramente estética y, por así decirlo, inofensiva. Un verso logrado en una “lengua culta” no demuestra el talento poético de quien ha dado con él; no resulta muy difícil darse aires de poeta y pensador en una lengua altamente cultivada.

Pero el lenguaje no sólo crea y piensa por mí, sino que guía a la vez mis emociones, dirige mi personalidad psíquica, tanto más cuanto mayores son la naturalidad y la inconsciencia con que me entrego a él. ¿Y si la lengua culta se ha formado a partir de elementos tóxicos o se ha convertido en portadora de sustancias tóxicas? Las palabras pueden actuar como dosis ínfimas de arsénico: uno las traga sin darse cuenta, parecen no surtir efecto alguno, y al cabo de un tiempo se produce el efecto tóxico».

Victor Klemperer. LTI – La lengua del Tercer Reich – Apuntes de un filólogo.

Enviar Imprimir
sábado, 23 de septiembre de 2006

—«El cine impide la mirada. La fugacidad de los movimientos y el cambio rápido de imágenes nos fuerzan constantemente a echar un simple vistazo. No es la mirada la que se apodera de las imágenes, sino que son éstas las que se apoderan de la mirada. Inundan la conciencia. El cine supone ponerle un uniforme a un ojo que hasta entonces había ido desnudo.
—Esa es una afirmación terrible —comenté—. El ojo es la ventana del alma, según dice un proverbio checo.
Kafka asintió.
—Y las películas son contraventanas de hierro».

No tendría por qué ser así, supongo, pero lo cierto es que así es en muchísimos casos.

Gustav Janouch. Conversaciones con Kafka.

Enviar Imprimir
JimenezLozAjuar.jpg
viernes, 22 de septiembre de 2006

El ajuar de mamá
es el título de la última recopilación de relatos de José Jiménez Lozano.

En uno, titulado El secreto de la nieve, se cuenta cómo el maestro explica en clase una cosa y, entonces, «los chicos se callaron e hicieron el silencio que hacían cuando habían comprendido las cosas, porque todas las cosas que se aprenden producen silencio mientras se adentran en el ánima...».

Y justo así actúan estos relatos, también los que hacen reír, y con ganas, como Cambio de mobiliario, sobre una hija que quiere convencer a la madre de que cambie el viejo Crucifijo de su casa por uno nuevo luminoso que cambia de colores y, cuando la madre contempla el artefacto que le traen, exclama:

—¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús! Ni podía imaginarme que hubiera tanto indongo en el mundo, aunque sea tan grande como dicen».

José Jiménez Lozano. El ajuar de mamá (2006). Palencia: Menoscuarto, 2006; 240 pp.; col. Reloj de arena; ISBN: 84-934653-6-4.

Enviar Imprimir
jueves, 21 de septiembre de 2006

Y, siguiendo con lo dicho ayer, otra fuente para muchos relatos de aventuras fantástico-mágicas es el Mabinogion galés. Es algo arduo, creo yo, pero no por eso menos influyente, como se verá.

Enviar Imprimir
miércoles, 20 de septiembre de 2006

Los entusiastas de las aventuras fantásticas no deben perder de vista que, buena parte de los orígenes del género, están en el clásico medieval La muerte de Arturo, de Thomas Malory.

Enviar Imprimir
martes, 19 de septiembre de 2006

Wayne Booth: «La mayoría de nosotros, especialmente si hemos leído mucho de jóvenes sin la guía de lectores más expertos, puede recordar malas interpretaciones» de libros que leimos entonces. «Tales erróneas interpretaciones no prueban otra cosa que la existencia de las mismas», pero «vienen de la incapacidad del lector de disociarse de un centro de conciencia depravado que se le presenta con toda la autojustificación seductora de la retórica hábil». De ahí que se pueda decir que, para enfrentarse a un narrador que posee el «control completo e ilimitado de los recursos retóricos», hace falta una particular formación literaria. Las observaciones de Wayne Booth se pueden ilustrar con un ejemplo que a cualquier lector de El Señor de los anillos le resultará familiar: para enfrentarse a la fuerza hipnótica de la voz de Saruman hace falta ser Gandalf o estar en compañía de Gandalf.

Wayne C. Booth. La retórica de la ficción.

Enviar Imprimir
Loof3cuentos.jpg
lunes, 18 de septiembre de 2006

Dos divertidos álbumes, para buscar en bibliotecas pues actualmente están descatalogados en España, son Mi abuelo es pirata e Historia de una manzana roja, de Jan Lööf, un popular autor sueco. A la derecha, cubierta de una edición sueca reciente de un libro que contiene tres álbumes del autor de los años setenta, esos dos entre ellos.

Enviar Imprimir
KlemoererLTI.JPG
domingo, 17 de septiembre de 2006

Me ha interesado el apasionado análisis de Victor Klemperer sobre la prostitución del lenguaje en el tercer Reich. Así, por ejemplo, comenta el rechazo que le provoca cualquier sentimentalización del lenguaje o cualquier patriotismo de campanario; o señala el escepticismo con el que reacciona cuando se habla del supuesto heroísmo de los deportistas: «se trata de un heroísmo demasiado ruidoso, demasiado lucrativo, demasiado satisfactorio desde la perspectiva de la vanidad para ser, la mayoría de las veces, auténtico». Como son consideraciones que comparto, aquí quedan.

Victor Klemperer. LTI – La lengua del Tercer Reich – Apuntes de un filólogo (LTI. Notizbuch eines Philologen, 1947). Barcelona: Minúscula, 2004, 3ª reimpr.; 414 pp.; trad. de Adan Kovacsics; ISBN: 84-95587-07-6.

Enviar Imprimir
sábado, 16 de septiembre de 2006

«Twenty Something», de Jamie Cullum, es una magnífica canción que resulta reveladora sobre tantos chicos que supuestamente han recibido una buena educación, pero que han crecido aprendiendo a escapar de los problemas y no a resolverlos, a esquivar la incomodidad y no a sufrirla. Y pasa el tiempo y, paralizados por la indecisión, acostumbrados a dejarse guiar por las emociones y las presiones del ambiente, prefieren seguir viviendo en una inmadurez adolescente:

«But I'm still having fun and I guess that's the key,
I'm a twenty something and I’ll keep being me.
I'm a twenty something. Let me lie in,
Leave me alone. I'm a twenty something».

Enviar Imprimir
viernes, 15 de septiembre de 2006

En El guardián entre el centeno, Holden Caulfield dice: «Si hay algo que odio en el mundo es el cine. Ni me lo nombren». Y en otro momento: «¡Maldito cine! Puede amargarle a uno la vida. De verdad».

Otra pista: el relato de Willa Cather titulado El caso de Paul (Paul's Case, 1905), donde se nos habla de un chico joven, menos lúcido e incluso más trágico que Holden, que cada vez que volvía del teatro donde trabajaba, «sufría todos los síntomas físicos de la depresión que sobreviene a un exceso: el odio a las camas respetables, a la comida vulgar, a una casa invadida de olor a cocina; una escalofriante repulsión por la insípida y desvaída existencia cotidiana, y un deseo patológico de cosas elegantes, luces tenues y flores frescas».

Willa Cather. Los libros de cuentos. Barcelona: Alba, 2005; 553 pp.; col. Clásica Maior; trad. de Olivia de Miguel; ISBN: 84-8428-289-9.

Enviar Imprimir
jueves, 14 de septiembre de 2006

«A mi modo de ver, la educación debería ser democrática en un sentido, y no debería serlo en otro. Debería ser democrática en su accesibilidad —sin distinción alguna de sexo, color, raza o religión—, para todos los que puedan —y quieran— aceptarla diligentemente. Pero una vez que los jóvenes están dentro de la escuela no se debe hacer ningún intento para establecer un igualitarismo fáctico entre los holgazanes y torpes de un lado, y los inteligentes e industriosos del otro. Una nación moderna necesita una clase muy numerosa de gente genuinamente educada, y formarla es la función básica de escuelas y universidades. Bajar el nivel o enmascarar las desigualdades es fatal».

C. S. Lewis. En el Prefacio a El diablo propone un brindis (Screwtape proposes a toast and other pieces). Madrid: Rialp, 2002, 4ª impr.; 152 p.; col. literaria; prólogo de Walter Hooper; trad. de José Luis del Barco; ISBN: 84-321-2935-6.

Enviar Imprimir
miércoles, 13 de septiembre de 2006

A propósito de la promoción de la lectura no está de más recordar que, como en muchas otras cuestiones, tampoco en esta funcionan las simplificaciones. Es loable querer hacer fácil lo difícil, pero no siempre es posible. Ninguna publicidad hace que un niño pase una página tras otra durante horas. Eso sólo lo consigue el mismo libro. Por eso pienso que la verdadera animación a la lectura es dar a conocer los mejores libros y confiar en la fuerza que tienen y en la inteligencia de los receptores.

Enviar Imprimir
GirinSirena.jpg
martes, 12 de septiembre de 2006

He leído varias novelitas de Michel Girin, todas protagonizadas por niños huérfanos y desamparados que acaban siendo protegidos por algún adulto. Respectivamente ambientadas en Filipinas, Colombia, Sri Lanka,y el Japón del siglo XVIII, la que ha tenido más éxito es La prisionera del mago, quizá porque contiene más acción; también El marino de Cartagena tiene un comienzo propio de «thriller»; la de más contenido ecológico es La playa de las tortugas; y la que más me ha gustado es La sirena de los ojos dorados pues, aunque uno de los hilos de la trama no está muy conseguido, la protagonista del otro, la pequeña Rumiko, es un personaje de los que gana el corazón.

Todas ellas son representativas de una tendencia de la literatura infantil-juvenil de hoy: se trata de aportar a los chicos del primer mundo conocimientos sobre lugares y ambientes menos conocidos y de aumentar su piedad hacia las situaciones tristes en las que viven muchos niños en algunos lugares. Además, como el autor es biólogo y experto en ecología, sabe introducir hábilmente datos acerca de su especialidad, lo que sube un punto más el atractivo de sus relatos. Ahora bien, desde un punto de vista literario haría falta mayor consistencia: las narraciones son a veces puramente periodísticas, los argumentos son poco más que esquemas y los desenlaces felices encajan bien con las expectativas de la mayoría de los lectores. Con todo, interesan y cumplen su función.

La playa de las tortugas (L’ille aux tortues, 1996). Zaragoza: Edelvives, 2004; 118 pp.; col. Alandar; trad. de Herminia Bevia; ISBN: 84-263-5498-X.
La prisionera del mago (La prisonnière du magicien, 1998). Zaragoza: Edelvives, 2003, 2ª reimpr.; 118 p.; col. Alandar; trad. de Pilar Careaga; ISBN: 84-263-5022-4.
La sirena de los ojos dorados (Le sirène aux yeux d’or, 1999). Zaragoza: Edelvives, 2005; 118 pp.; col. Alandar; trad. de Herminia Bevia; ISBN: 84-263-5613-3.
El marino de Cartagena. Zaragoza: Edelvives, 2004; 158 pp.; col. Ala delta, serie verde; ilust. de Montserrat Bosch; trad. de Pilar Careaga; ISBN: 84-263-5214-6.

Enviar Imprimir
DurandRoot.jpg
lunes, 11 de septiembre de 2006

Un álbum tridimensional, no tan espectacular como el de Robert Sabuda mencionado días atrás, pero excelente para chicos pequeños es La casa de Tomasa, ilustrado por Delphine Durand, una vuelta de tuerca más al clásico La casa que Jack construyó: si antes era The house that Jack built, ahora es The house that Jill built.

Enviar Imprimir
domingo, 10 de septiembre de 2006

Viene a decir Chesterton en Ortodoxia que hay diferentes actitudes ante los milagros.

Los creyentes los aceptan porque se ven obligados debido a las evidencias: ahí están las pruebas que la Iglesia pide para llevar adelante un proceso de canonización. Los descreídos los niegan porque se lo pide la fe que tienen en que no existen. Sorprendentemente, los segundos se tienen por tolerantes y consideran dogmáticos a los primeros.

Los creyentes los pueden experimentar porque tienen fe. Los descreídos rechazan que la fe sea necesaria. Pero, dice Chesterton, «es tan anticientífico como antifilosófico el sorprenderse de que ciertas
manifestaciones simpáticas no se produzcan en una atmósfera impropia y antipática. Es como si esperara yo la hora más luminosa del día para ver mejor un eclipse solar».

G. K. Chesterton. Ortodoxia (Orthodoxy, 1908). Barcelona: Alta Fulla, 2000, 2ª ed.; 187 pp.; col. Ad litteram; trad. de Alfonso Reyes; ISBN 10: 84-7900-123-2.

Enviar Imprimir
sábado, 9 de septiembre de 2006

Muchas personas adultas «juegan a policías y ladrones y a hacer el indio. Claro que no lo hacen corriendo por los senderos del parque municipal con un arco y una flecha en la mano... ¡No! Se quedan sentados en el cine y ven películas de aventuras. Eso es todo. La oscuridad del cine es la linterna mágica de su juventud perdida».

Gustav Janouch. Conversaciones con Kafka.

Enviar Imprimir
viernes, 8 de septiembre de 2006

A propósito de si se debería promocionar mejor la literatura infantil y juvenil en la escuela, hago mía la respuesta de Claudio Magris de que «la escuela no puede ser una vaca con infinitas ubres de las que manen todos los tipos de leche habidos y por haber». De la escuela debemos esperar la enseñanza de lo mejor. Aunque no siempre será posible que sea una enseñanza genial, en la escuela se debe hablar de los mejores libros y de ningún modo deberíamos aceptar que se recomienden en ella libros de bajo nivel, por más que las editoriales hagan unas promociones estupendas, o que los autores sean muy simpáticos cuando vienen a presentar sus libros, o que la televisión esté hablando mucho de alguno.

Claudio Magris. «La escuela: risa y libertad», en Utopía y desencanto.

Enviar Imprimir
jueves, 7 de septiembre de 2006

David Lodge: «La tarea que me impongo, lo que me esfuerzo por alcanzar —escribió Joseph Conrad en el prefacio a uno de sus relatos— sin otra ayuda que la de la palabra escrita que vosotros oís, consiste en haceros sentir, en haceros sobre todo ver. Esto, y sólo esto. Esto es todo, simplemente».

David Lodge. La conciencia y la novela - Crítica literaria y creación literaria (Consciousness and the Novel, 2002). Barcelona: Península, 2004; pp.; col. Atalaya; traducción de Miguel Martínez Lage, con la colaboración de Eugenia Vázquez-nacarino; ISBN: 84-8307-610-1.

Enviar Imprimir
miércoles, 6 de septiembre de 2006

Otro libro del que se celebra este año el 40 aniversario, un “thriller” juvenil que fue un hito (local) en su momento, es La casa bajo la arena, de Joaquin Carbó.

Enviar Imprimir
martes, 5 de septiembre de 2006

Dentro de la historia de la literatura infantil han tenido un importante papel algunos editores concretos, que han tenido alguna idea genial, que han sido los impulsores de autores decisivos... Algunos del pasado fueron: John Newbery, Jules Hetzel, Edmund Evans, Saturnino Calleja...

Enviar Imprimir
BalzolaMuniaLuna2.jpg
lunes, 4 de septiembre de 2006

Cuelgo la voz de Asun Balzola, fallecida en Madrid hace pocas semanas, una de las mejores autoras-ilustradoras españolas de las últimas décadas, y a la que debemos álbumes inolvidables.

Enviar Imprimir
domingo, 3 de septiembre de 2006

En su diálogo con Marcello Pera, hablando de la decadencia interior de las fuerzas espirituales que sustentaban Europa, el que fuera Cardenal Ratzinger decía: «Hay una extraña desgana de futuro. A los hijos, que son el futuro, se los ve como una amenaza para el presente; se piensa que nos quitan algo de nuestra vida. No se los percibe como una esperanza, sino como una limitación. Se impone una comparación con el Imperio Romano en su ocaso, que seguía funcionando como gran marco histórico, cuando en realidad vivía ya de los modelos que habrían de disolverlo, pues había agotado su energía vital».

Marcello Pera – Joseph Ratzinger. Sin raíces (Senza radici, 1004). Barcelona: Península, 2006; 144 pp.; trad. de Bernardo Moreno y Pablo Largo; ISBN: 84-8307-717-5.

Enviar Imprimir
sábado, 2 de septiembre de 2006

«Quizá la tragedia de la juventud y de la pasión decepcionadas es menos lastimosa que la tragedia de la vejez decepcionada en su interés por los bienes de este mundo».

George Eliot. El velo alzado (The Lifted Veil, 1859). Barcelona: Alba, 1999; 111 pp.; col. Alba clásica; trad. de Jose Luis López Muñoz; ISBN: 84-89846-88-X.

Enviar Imprimir
RomillyAlcibiades.jpg
viernes, 1 de septiembre de 2006

El ensayo biográfico de Jacqueline de Romilly titulado Alcibíades o los peligros de la ambición fue un gran éxito de público en Francia cuando se publicó, pues eran evidentes los paralelismos con algunas figuras públicas del momento, brillantes oportunistas sin principios. Pero no ha perdido actualidad en absoluto ni el libro ni uno de sus mensajes: que «la ambición es uno de los males de la democracia», que «cuando se prefiere la lucha en favor de uno mismo a la gestión para terceros, el principio democrático queda viciado». En fin, los interesados en la cuestión pueden también leer el Gorgias que, como dice Romilly también, «se refiere a la retórica, pero también, más allá de la retórica, a los éxitos prácticos obtenidos con desdén para la justicia».

Jacqueline de Romilly. Alcibíades o los peligros de la ambición (Alcibiade ou les dangers de l´ambition, 1995). Barcelona: Seix Barral, 1996; 277 pp.; trad. de Ana María de la Fuente; ISBN: 84-322-4762-6.
Platón. Gorgias. Madrid: Alianza, 1998; 304 pp.; col. El libro de bolsillo; trad. de Francisco Javier Martínez García; ISBN: 84-206-3654-1.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo