Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un maestro de las novelas de espionaje' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Ambler.jpg

miércoles, 27 de julio de 2005

Un maestro de las novelas de espionaje


Eric Ambler,
cuya mejor y más conocida novela fue La máscara de Dimitros, está considerado el inventor de la novela de suspense y espionaje. Quien no le haya leído antes puede apreciar su pericia y su originalidad en Motivo de alarma, una historia realista sobre cómo un tipo cualquiera puede terminar en medio de un complicado enredo, con un argumento bien entretejido con los sucesos políticos del momento, en ese caso los de una Europa convulsa y al borde de la guerra.

Después de un corto pero magistral e inquietante prólogo, la intriga está estructurada en tres partes. En la Inglaterra de 1937, el ingeniero Nicky Marlow se queda sin trabajo y su novia le presiona para que opte a trabajar en la empresa de armamento Spartacus en Italia y por un año. Ya en Milán se le acercan personajes extraños que le hacen caer en la cuenta de que maneja una información valiosa para los servicios de espionaje, de que su predecesor no falleció en un accidente sino asesinado, de que aunque quiera no puede limitarse a cumplir su trabajo sin más... Finalmente debe huir de Italia pasándose a Yugoslavia, una última parte más floja en la que decae la tensión.

Con la voz del mismo Marlow tiempo después, Ambler cuenta las cosas con ritmo vivo pero tranquilo, es conciso en las descripciones y ataca cada capítulo con la nota justa, presenta personajes creíbles y no intenta que sus héroes sean unos genios. Destaca lo bien que se plantean las autoexcusas del protagonista: «...mi participación en el soborno se redujo meramente a consentir. A esta gente no la corrompí yo; ya estaba corrompida». Y que intenta justificarse con un «alguien tiene que hacerlo» cuando le hablan de que las balas que su empresa fabrica «un buen día pueden introducirse en los cuerpos de sus propios compatriotas».

Eric Ambler. Motivo de alarma (Cause for Alarm, 1938). Barcelona: El Aleph, 2005; 368 pp.; col. Clásicos Gimlet; trad. de M. Pais; ISBN: 84-7669-682-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo