Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un espía humorista' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

jueves, 24 de noviembre de 2005

Un espía humorista


El agente secreto,
firmado por William Somerset Maugham, es otro «thriller» clásico. Son varios episodios protagonizados por un escritor llamado Ashenden, que acepta trabajar como agente secreto al servicio de Su Majestad en los años anteriores a la segunda Guerra Mundial, y que viaja por el mundo con misiones variadas.

Abundan los personajes curiosos en esta narración aristocrático-humorística, en la que se introducen relatos dentro del relato que se alejan del hilo principal. No es una novela excepcional pero es fácil ver cómo, sobre la personalidad de Ashenden, se modelarán futuros agentes secretos.

Así, cuando es reclutado, su jefe le advierte con claridad: «Hay una cosa que debe tener en cuenta antes de empezar su trabajo. Si lo hace usted bien, nadie le dará las gracias, y si necesita usted ayuda, nadie se la proporcionará. ¿Está usted de acuerdo?» Naturalmente, Ashenden lo está.

Su visión de la jugada es la de un humorista consciente de que su papel es el de «una pequeña ruedecilla que formaba parte de una vasta y complicada maquinaria, y no podía nunca ver por sí mismo un desarrollo completo»; entiende que un principio fundamental «(y muy bueno, tanto en la vida como en el Servicio Secreto) era decir de la verdad todo lo más que buenamente pudiera decirse». Su jefe un día le dice: «Usted mira esto como un juego de ajedrez y no parece experimentar sentimientos ni por una ni por otra parte. No lo comprendo bien, pero reconozco que para ciertas clases de cometidos es precisamente lo que se necesita».

El narrador también dibuja bien el modo de ser del jefe, R., un tipo sarcástico que «no tenía ninguna facilidad en ver el aspecto cómico de una broma a su costa. Para ser capaz de esto es imprescindible saber mirar dentro de uno y ser al mismo tiempo actor y espectador de la comedia humana, y R. era ante todo un soldado, y a buen seguro consideraría la introspección como antipatriótica».

William Somerset Maugham. El agente secreto (Ashenden or the British Agent, 1928). Barcelona: Ediciones G.P., 1970; 306 pp.; trad. de R. García Adamuz; agotado.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo