Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La primera condena de una burocracia deshumanizadora' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

viernes, 11 de noviembre de 2005

La primera condena de una burocracia deshumanizadora


Entre otras observaciones jugosas que se contienen en El telón, es luminosa la explicación que da Milan Kundera de la importancia que tuvo Adalbert Stifter y su novela Nachtsommer, que hace tiempo fue publicada en castellano con el título El veranillo de San Martín. Explica Kundera que Stifter puso de manifiesto con ella «el significado existencial de la burocracia» cincuenta años antes que lo hiciera Max Weber, el que pasa por ser el descubridor de la grieta cuyas dimensiones hizo notar Franz Kafka en sus tres grandes novelas, «tres variantes de la misma situación: el hombre entra en conflicto no con otro hombre, sino con un mundo transformado en una inmensa administración. En la primera novela (escrita en 1912), el hombre se llama Karl Rossmann y el mundo es América. En la segunda (1917), el hombre se llama Joseph K. y el mundo es un enorme tribunal que le acusa. En la tercera (1922), el hombre se llama K. y el mundo es una aldea dominada por un castillo».

Milan Kundera. El telón: ensayo en siete partes (Le Rideau. Essai en sept parties, 2005). Barcelona: Tusquets, 2005; 202 pp.; col. Esenciales; trad. de Beatriz de Moura; ISBN: 84-8310-411-3.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo