Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Dos objeciones' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FarmerTrolls.jpg

jueves, 1 de junio de 2006

Dos objeciones


De Nancy Farmer, una premiada escritora norteamericana que publica largas historias, algo laboriosas pero claras y bien entretejidas, acabo de leer El mar de los trolls.

Es un relato fantástico en el que Jack, un chico de doce años, adiestrado por un bardo inteligente, debe cumplir una misión complicada entre seres muy singulares y otros no tanto, como la doncella guerrera que, en una ficción juvenil norteamericana, no puede faltar.

Una objeción: en el apéndice se dice que «la destrucción de la Isla Sagrada de Lindisfarne el 8 de junio del 793 horrorizó a los anglosajones del mismo modo que el 11 de septiembre horrorizó a los americanos», un comentario hábil para enganchar a ciertos lectores pero en mi opinión nada certero.

Otra: el sabio Bardo transmite a Jack que las distintas religiones son todas parecidas, aunque a la vez le deja claro que conectarse y fusionarse con la «energía vital» es la religión básica. Dejando de lado (aunque sea mucho dejar) que tampoco aquí parece haber una verdadera comprensión de la cuestión, el hecho de que se presenten algunas creencias cristianas como absurdas, según muestra el comportamiento rígido-fanático-estúpido del padre de Jack, es poco limpio, por decirlo suavemente.

Nancy Farmer. El mar de los trolls (The Sea of Trolls, 2004). Barcelona: Destino, 2006; 476 pp.; col. La isla del tiempo; trad. de Gemma Gallart; ISBN: 84-08-06077-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo