Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Atmósfera de corrupción' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

martes, 15 de mayo de 2007

Atmósfera de corrupción


Siendo joven, Graham Greene fue autor de cuatro libritos para niños, simpáticos y bien compuestos, que hace unos años se publicaron juntos con el título global Todo marcha sobre ruedas.

Aprovecho la ocasión para señalar algunos modos de actuar de los críticos cinematográficos que, según acabo de leer, al autor inglés le molestaban, y que también se pueden aplicar a los críticos literarios, claro está. A Greene le parecía mal que un crítico hablase de una obra con alabanzas desproporcionadas, superiores incluso a las promocionales, y decía que, así, «el crítico simplemente se suma a la atmósfera de corrupción, retórica vaga, publicidad pagada, ambiente general de Gran Negocio sin escrúpulos». También le incomodaba el que se usasen luego esas frases como herramienta publicitaria adicional y que, con eso, el ego del crítico se hinchase aún más. Y tampoco «le parecía bien que el crítico entrevistara también a la estrella del filme: su reseña podía convertirse en un reportaje, donde la opinión y el análisis se diluían».

José María Aresté. Escritores de cine.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo