Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Intentos de lectura - Divina Comedia (2)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
DantePur.jpg

sábado, 22 de marzo de 2008

Intentos de lectura - Divina Comedia (2)


Intenté leer en los años ochenta la Divina Comedia pero sólo llegué a terminar el Infierno.

Volví a intentarlo de nuevo en los noventa, estimulado por Lo raro es vivir, de Carmen Martín Gaite. En esa novela hay una profesora, que acaba siendo una especie de Virgilio para la protagonista, que un día sintetiza la Divina Comedia en clase: desde los infiernos «hasta llegar por fin, franqueando siete cornisas, a la ansiada cumbre de los jardines del Edén donde el poeta va a encontrar a Beatriz mirando al sol con ojos de águila y que le dice: “Te crea confusiones / tu falso imaginar, y no estás viendo / lo que verías libre de ilusiones”, un mundo transparente pero al mismo tiempo difícil de entender porque nos pilla desprevenidos, porque estamos acostumbrados al mal, un espacio algo frío tal vez, como lo es el ejercicio agudo de la inteligencia, pero tan dantesco como el que se acostumbra a calificar así por sus espantos, qué cara estamos pagando la exclusiva sublimación de lo sombrío y tortuoso, la excursión literaria por la boca del lobo». Me parecieron sugerentes esos comentarios y otros, como el de que a lo largo del viaje de Dante se nos revelan «aspectos complementarios del friso complementario de la vida y de la muerte, del horror y de la bienaventuranza, de lo cercano y lo distante». Y novelísticamente está bien resuelto cómo la consideración «dantesca» de Rosario Tena —«¿no les parece a ustedes emocionante salir del mal por las mismas escaleras del mal, lograr cambiar su rumbo sin negar su existencia?»—, tiene una clara correspondencia con lo que se cuenta en la historia.

Pues bien, volví a intentar la lectura, como dije, incluso fui tomando notas que aún conservo y recuerdo que hubo momentos de verdadero interés, pero entre que no es un thriller y que siempre hay otras lecturas más urgentes, esa vez llegué sólo hasta la mitad del Purgatorio.

Carmen Martín Gaite. Lo raro es vivir (1996). Barcelona: Anagrama, 1996; 231 pp.; col. Narrativas hispánicas; ISBN: 978-84-339-1035-3.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo