Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Dos clases de personas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LewisGranDiv.JPG

sábado, 29 de marzo de 2008

Dos clases de personas


Ya que, días atrás, mencioné La Divina Comedia e introduje un comentario y un ensayo biográfico sobre William Blake, traigo ahora El gran divorcio: un sueño, de C. S. Lewis.

En el prólogo Lewis dice que preparó ese libro para refutar la tesis que defiende William Blake en El matrimonio del cielo y el infierno, según la cual es necesario terminar abrazando los dos extremos del mal y del bien. Lewis desea hacer notar «el gran divorcio», el abismo infranqueable que separa el cielo del infierno.

Para eso construye una ficción imaginativa que tiene semejanzas con La Divina Comedia. El autor tiene un sueño y, en él, el escritor George MacDonald es su guía en un lugar donde a los condenados se les ofrece una posibilidad de arrepentimiento. Sin embargo, todos ellos se afianzan en su situación: «En última instancia, dice George MacDonald al narrador, no hay más que dos clases de personas, las que dicen a Dios “hágase Tu voluntad” y aquellas a las que Dios dice, a la postre, “hágase tu voluntad”. Todos estos están en el infierno, lo eligen».

Son ideas que, con otro envoltorio, aparecen en las Crónicas de Narnia, por ejemplo en una escena en la que unos Enanos rechazan la comida de Aslan.

C. S. Lewis. El gran divorcio: un sueño (The Great Divorce, 1945). Madrid: Rialp, 1997; 153 pp.; trad. de José Luis del Barco; ISBN: 84-321-3137-7.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo