Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La perspectiva en la historia' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ChestertonHI.jpg

jueves, 21 de agosto de 2008

La perspectiva en la historia


«Se habla mucho de la perspectiva histórica —dice Chesterton en la conclusión que pone a su Breve  historia de Inglaterra—, pero a mí me parece que hay demasiada perspectiva en la historia, pues la perspectiva hace parecer gigantes a los pigmeos y pigmeos a los gigantes. El pasado es un gigante visto en escorzo cuyos pies miran hacia nosotros, y a menudo son pies de barro». De acuerdo con eso, Chesterton cuenta la historia de su país sin fechas, en dieciséis capítulos, procurando centrarse no en los hechos sino en «la importancia de los hechos», y advirtiendo en su introducción que «los aspectos más olvidados de la historia inglesa no son pequeñas cosas oscuramente veladas por los especialistas, sino grandes cosas que estos ignoran».

Uno de sus intereses principales es desmontar los prejuicios tontos de quienes se creen superiores a sus antepasados. Por eso subraya que si tenemos una imagen bárbara de los primeros siglos de la historia, en parte se debe a que algunos historiadores sólo cuentan la vida de los destructores profesionales y se quejan después de que todo sea destrucción. También incide mucho en que si se intentan dar explicaciones históricas prescindiendo de la fe cristiana no se comprende casi nada, y señala cómo hay un «elemento en la Iglesia, almacenado como dinamita entre sus primeros cimientos», que renueva siempre el mundo, y ahí están los casos de Tomás Becket y Tomás Moro.

En especial Chesterton tiene un particular interés en reinvindicar la Edad media, sobre la que hace muchas consideraciones jugosas. En concreto, véase su afirmación de que los sindicatos actuales son «un fantasma de la Edad media»: «Los viejos gremios, con un mismo objetivo igualitario, exigían de manera perentoria la misma nivelación de los pagos y contratos que tanto se les reprocha hoy a los sindicatos. Pero también exigían, cosa que los sindicatos no pueden hacer, una destreza incomparable que todavía hoy asombra al mundo en las esquinas de los edificios en ruinas o en los colores de las vidrieras rotas». Así, dice Chesterton, los sindicatos modernos son como «un retorno al pasado de hombres que ignoran el pasado, como el acto inconsciente de un hombre que ha perdido la memoria».

Sin duda apreciará más esta obra quien más conocimientos tenga de las cuestiones históricas que sobrevuela. Pero, en cualquier caso, su lectura merece la pena pues los enfoques de Chesterton proporcionan una visión profundamente realista sobre muchos asuntos, y sus formulaciones nos ayudan a reconocer actitudes que se dan también aquí y ahora. Por ejemplo, cuando nos habla de un gobierno que «tuvo que recurrir al sencillo procedimiento de calmar a la gente con promesas y después quebrantar, primero las promesas y luego a la gente, tal como hemos visto hacer tantas veces a los políticos actuales». O cuando nos dice que «los patriotas suelen ir por detrás de su época, pues, acostumbrados a vigilar a sus viejos enemigos, descuidan a los nuevos».

G. K. Chesterton. Breve historia de Inglaterra (A Short History of England, 1917). Barcelona: El Acantilado, 2005; 256 pp.; trad. de Miguel Temprano García; ISBN: 84-96136-93-0.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo