Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La prudencia como arte' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GraciánArtPru.jpg

domingo, 14 de septiembre de 2008

La prudencia como arte


Así como lo pasé bien con los libros mencionados de Catón, Marco Aurelio y La Rochefoucauld, he disfrutado de verdad releyendo El arte de la prudencia de Baltasar Gracián.

Es improbable que los héroes incombustibles típicos de thrillers hayan sido lectores de Gracián pero los novelistas o guionistas de esa clase de historias harían bien en conocer sus sabios consejos: el de saber «dormir sobre las preocupaciones más que desvelarse por ellas»; el de tener presente que «tontos son los que lo parecen y la mitad de los que no lo parecen»; el de que «conocer el eficaz impulso de cada uno es como tener la llave de la voluntad ajena»; el de que «la reserva es la marca de la inteligencia»; el de que «hay ocasiones tales que lo más sabio es demostrar no saber», pero hay otras que «valer y saberlo mostrar es valer dos veces», y otras en que «causa mayor veneración la opinión y la duda sobre dónde llega la capacidad de cada uno que la evidencia de ella, por grande que fuera».

Bromas aparte, vale la pena reparar en que una de las causas del atractivo de los héroes es precisamente la prudencia, una virtud que enseña a pulsar en cada caso los resortes necesarios para manejar bien las distintas situaciones de la vida: razonar sin precipitación, enjuiciar con claridad, decidir y actuar con acierto. A pesar de que algunos comentarios propongan comportamientos o actitudes tácticas complacientes que pueden ser rechazables —aunque yo no quiero ser ahora de los que «de los átomos hacen vigas»—, Gracián desgrana con elegancia formal y agudeza intelectual cómo ha de ser un comportamiento regido por la prudencia, entendida en este caso como un arte práctico, útil para todo y que «debe extenderse a parcelas que otros reservan para el azar».

La edición que cito presenta los aforismos retocados para hacer más legible el texto a cualquier público.

Baltasar Gracián. El arte de la prudencia - Oráculo manual (1647). Madrid: Temas de Hoy, 1994, 3ª ed.; 184 pp.; col. Clásicos; ed. de José Ignacio Diez Fernández; ISBN: 84-7880-346-7.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo