Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Combatir el mal' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ChestertonTE.jpg

sábado, 14 de febrero de 2009

Combatir el mal


Como en El Napoleón de Notting HillChesterton sitúa La Taberna errante en una Inglaterra futura en la que se ha restringido el consumo de alcohol para facilitar el entendimiento con el islamismo. En ella se ha restringido el consumo de alcohol para facilitar el entendimiento con el islamismo. Pero dos rebeldes, el capitán irlandés Patrick Dalroy y el tabernero Humphrey Pump, viajan por todo el país llevando un barril de ron y un letrero que, allí donde se coloca, revelan al público que hay un establecimiento autorizado para despachar alcohol. Su perseguidor es Lord Ivywood, el politico que ha promovido la ley contra la que protestan.

El propósito principal de Chesterton con este relato era defender las formas de vida propias de los pueblos ingleses, que tenían como centro social los pubs, lugares de encuentro y de conversación en los que, naturalmente, también se bebe. Sin negar que la bebida es un gran problema para muchos, deseaba señalar que prohibirla no sólo no conduce a nada, sino que responde al afán controlador de los poderosos que, por otra parte, saben bien cómo evadirse de lo que prohíben a los demás.

En definitiva, Chesterton no defiende la bebida sino la sociabilidad y la libertad, y avisa, como subrayará muchas veces, la última en su Autobiografía, que «se ciernen ya en el horizonte vastas plagas de esterilización o higiene social, aplicadas a todos y que [parece que] nadie impone». En un artículo contemporáneo del libro decía: «creo que la mayoría de estas modernas restricciones no buscan en último término disminuir la bebida inmoderada, sino simplemente aumentar la riqueza inmoderada».

Además, como cualquier novela o texto de Chesterton, la lectura de La taberna errante puede abordarse con distintos y variados objetivos.

Uno, reconfortante aunque sea menor, es recrearse con las habituales descripciones coloristas del autor: «El sol, al ponerse, parecía haber reventado como una naranja cuyo jugo se desparramaba en franjas de rojo intenso por el horizonte».

Otro, descubrir orientaciones acerca de algunos tipos humanos: «No hay mal irreparable en el teórico que inventa una nueva teoría para cada nuevo fenómeno. Pero el teórico que primero elabora una nueva teoría y después ve pruebas de dicha teoría en todo, es el más peligroso enemigo de la razón humana».

Otro, entender la causa de algunos desasosiegos que no pocos sufren en la que se ha dado en llamar sociedad de la información: uno de los mayores artificios del periodismo moderno es «dejar de lado lo esencial de la cuestión, como si fuese algo que no corre prisa, y dedicarse con esmero a cualquier aspecto secundario».

Otro, aprender algo de historia: el destino del imperio, afirma Dalroy, «es una historia de cuatro episodios: victoria sobre los bárbaros, empleo de los bárbaros, alianza con los bárbaros, conquista por los bárbaros».

Otro, comprobar las dotes de profeta de Chesterton pues, ya en 1914, redacta una historia cuyo núcleo trata sobre unos tipos que proponen sustituir la cruz, ese signo tan duro y cortante, por una leve curva fácil de dibujar, como una ondita, como una hoja, como una plumita rizada…

Otro, reflexionar sobre si en nuestros tiempos «el peligro resulta peor que la resignación» o, por el contrario, quizá «la resignación resulta peor que el peligro»: Dalroy tiene claro que hay algo peor que la muerte a lo que, sin embargo, algunos dan el nombre de paz.

Y otro más, disfrutar con el combativo y luminoso buen humor de un tipo tan audaz que opina que «combatir el mal es el origen de todo placer y hasta de toda diversión». Quien olvida o ignora esto no podrá comprender a Chesterton.

G. K. Chesterton. La Taberna errante (The Flying Inn, 1914). Madrid: Acuarela Libros, 2004, 2ª ed.; 348 pp.; trad. de Tomás González Cobos y José Elías Rodríguez Cañas, con la colaboración de Ione B. Harris y Jonathan Gleave; prólogo de Santiago Alba Rico; ISBN: 84-95627-04-3.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo