Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un pronto muy peligroso' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
PratchettWeeFree.jpg

miércoles, 25 de febrero de 2009

Un pronto muy peligroso


Otro libro más que podemos llamar heredero de Los incursores: Los pequeños hombres libres, de Terry Pratchett. Se puede considerar literatura infantil-juvenil debido a la edad de la protagonista y al argumento, aunque se diferencia poco de otros libros del autor salvo, tal vez, en que son menos las bromas de tipo intelectual.

En su centro está Tiffany Dolorido, una decidida chica de nueve años que vive con sus padres y hermanos en una granja. La señorita Lento, una bruja de los alrededores, descubre a Tiffany que también ella es bruja y parece tener grandes poderes. Más adelante, cuando su hermano pequeño Wentworth desaparece, Tiffany ha de salir en su busca. Van con ella un sapo consejero (un abogado antes de su transformación en sapo), enviado por la señorita Lento, y los pequeños hombres libres, los Nac Mac Feegles, unos seres de quince centímetros, con el pelo rojo y la piel azul, quizás debido a que llevan el cuerpo completamente tatuado, que hablan con un dialecto especial que, por escrito, se manifiesta en que usan tres erres donde nosotros usamos una.

El humor característico del autor se apoya en juegos de palabras, en inversiones bromistas de conocidos cuentos de hadas, en toques burlescos como el de que Tiffany no lleve una espada mágica sino una sartén, en sus ironías continuas con frecuentes «caídas» finales, bien en boca de algunos protagonistas —el sapo dice a Tiffany: «Nunca enojes a una mujer con una estrella pinchada en un palo, jovencita; tienen un pronto muy peligroso»—, o, sobre todo, en boca del narrador: «Tiffany era, en general, una persona bastante sincera, pero le parecía que algunas veces las cosas no se dividían fácilmente en verdades y mentiras, sino que había “hechos que la gente tiene que saber en estos momentos” y “hechos que no tienen por qué saber en estos momentos”. Además, no estaba segura de qué sabía en aquellos momentos».

Terry Pratchett. Los pequeños hombres libres (The Wee Free Men, 2003). Córdoba: Toromítico, 2008; 300 pp.; ilust. de Paul Kidby; trad. de Pilar Ramírez Tello; ISBN: 978-84-96947-59-7.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo