Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Los que tratan lo público como si fuera privado' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ChestertonUtop.JPG

sábado, 25 de julio de 2009

Los que tratan lo público como si fuera privado


The Utopia of Usurers,
el único libro de Chesterton que durante su vida no se publicó en Inglaterra sino en Estados Unidos, contiene artículos tomados del Daily Herald que se pueden leer en el contexto del escándalo Marconi. Tanto los nueve que van encabezados por el título del libro, como dos que son poemas, y como los otros diecisiete, son de crítica de los poderosos y de defensa de quienes sufren sus abusos, aunque tampoco se priva de atacar el servilismo de muchos. En su mayoría son ideas que desarrollará más extensamente en Eugenics and other Evils y The Outline of Sanity.

Después de un comienzo en el que Chesterton dice alinearse con los profetas que han anunciado malos augurios, no porque tenga sus dotes sino porque, como ellos, también él hablará enfadado y de cosas que confía en que no lleguen a ser ciertas, va tocando temas conocidos por sus lectores habituales. Dado el hilo conductor, son apropiados para ver de nuevo cómo a veces Chesterton se deja llevar por su espíritu de periodista combativo y enfatiza demasiado argumentos que son sólo de conveniencia o acentúa en exceso lo puramente irónico: por ejemplo, cuando manifiesta su preferencia por los pequeños comercios frente a los grandes por razón de su eficacia; o cuando bromea con el predicador de la eugenesia tan interesado en ayudar a los padres a seleccionar genéticamente a sus hijos pero que no triunfó, ni mucho menos, en escoger a sus propios padres.

Pero, en mi opinión, son defectos que no desmerecen ni su brillantez ni su valentía cuando arremete ferozmente contra quienes dividen a la gente entre quienes están encima y quienes están debajo, y que además tratan lo público como si fuera su propiedad privada («The Mask of Socialism»). O cuando afirma sin pestañear que la gente más ignorante de la Inglaterra moderna está entre la clase más alta, y, especialmente, la clase media alta («The Empire of the Ignorant»). O al explicar sus temores de que la sociedad evolucione hasta la situación en que se permitirá a un hombre fumar en la prisión a la que se la ha conducido precisamente por fumar («The Evolution of the Prison»). O al desmontar el argumento de quienes se jactan de tratar bien a los trabajadores señalando que, sí, los cuidan tan bien como a caballos de carreras pero no les dan más propiedades personales que a los caballos de carreras («The Lash for Labour»). O al señalar formas de practicar «The Art of Missing the Point» (El arte de no ir al grano, podríamos decir) en la vida política y explicar el motivo: «el punto es generalmente un punto agudo que, además, es agudo por ambos lados» y, por tanto, los partidos políticos suelen arreglárselas conjuntamente para evitarlo. O al criticar la pasividad de mucha gente y asegurar que la principal degradación de la clase media es la desaparición del apetito por la libertad («The Dregs of Puritanism», Los posos del puritanismo). O al señalar que la palabra «rebelión» no sirve para el movimiento social que cree necesario, pues haría falta un nombre que declare no que las tiranías modernas son malas sino que son literalmente intolerables («The New Name»).

G. K. Chesterton. The Utopia of Usurers, 1917. Edición en castellano, titulada La utopía capitalista y otros ensayos, en Madrid: Palabra, 2013; 176 pp.; col. Biblioteca Palabra; trad. de Álvaro Gutiérrez Valladares; ISBN: 978-8498408508.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo