Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Malos antipáticos y buenos simpáticos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MagorianHenry.jpg

jueves, 13 de agosto de 2009

Malos antipáticos y buenos simpáticos


Por distintas razones, a pesar de que tengo cierta prevención hacia los melodramas dickensianos, me ha interesado Sencillamente Herny, de Michelle Magorian. Está bien escrito, sus muchas piezas están bien engranadas, no había leído nada de la autora y sabía que tenía libros premiados en Inglaterra que no he visto publicados en España.

La novela se sitúa en 1949, en una ciudad inglesa del sur, cuando la gente sufre las secuelas que ha dejado la segunda Guerra Mundial. El protagonista de la historia es Henry, un chico de quince años cuyo padre fue un héroe de guerra, que vive con su madre, su padrastro, su hermana pequeña Molly, y su abuela, madre de su padre. Los otros personajes principales son Pip, un chico pequeño y alegre, hijo de madre soltera; Jeffries, un chico culto, hijo de un desertor a quien salvó la vida el padre de Henry; Grace, una chica disléxica expulsada de muchos colegios y que tiene una voz extraña; y el profesor Finch y la señora Beaumont son los adultos de referencia, el primero porque obliga a Henry a vencer sus prejuicios y relacionarse con Pip y Jeffries, y la segunda porque actúa como una especie de hada que va solucionando dificultades.

La novela usa los recursos propios de los relatos populares y tiene algo de thriller. Carga el acento en la maldad de los malos y en la bondad de los buenos, que son los que podemos esperar según los criterios políticamente correctos de nuestro momento presente. La escritora domina el ambiente social que retrata, es detallista en la descripción del mundo del cine y de la fotografía según lo van conociendo los personajes, incluye referencias a libros y a libros infantiles de la época, es elegante y sobria en la descripción de situaciones duras. Y, como los personajes atraen, el lector acepta bien las inverosimilitudes psicológicas, las situaciones improbables y las soluciones previsibles.

Michelle Magorian. Sencillamente Henry (Just Henry, 2008). Barcelona: Oniro, 2009; 617 pp.; trad. de Pilar Ramírez Tello; ISBN: 978-84-9754-382-8.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo