Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un director de orquesta de las emociones' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
CullenHijaRem.jpg

jueves, 17 de septiembre de 2009

Un director de orquesta de las emociones


Haber leído tiempo atrás Los ojos de Rembrandt, de Simon Schama, me hizo conocer a Rembrandt. Tal vez por esa lectura previa me ha gustado mucho Soy la hija de Rembrandt, de Lynn Cullen.

Y, ya puestos, recuerdo unos comentarios de Schama sobre Rembrandt, a propósito del cuadro que hizo de su padre anciano y casi ciego, Harmen, cuando indica que ahí parece Rembrandt haber encontrado «el tema de toda su vida: la luz que habita en la oscuridad». Toda su trayectoria, afirma Schama, «fue un diálogo entre la visión exterior y la mirada interior», su característica más determinante llegó a ser un «gusto por la inminencia, por la construcción de la dificultad mediante detalles amenazadores realizados con astucia y reunidos luego bajo la bruñidora luz que se despliega sobre los personajes». Esto es lo que hace que Schama califique a Rembrandt «de dramaturgo más que de simple compositor de melodramas», o, en otro momento, de un director de orquesta de las emociones.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo