Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Historias de animales humanizados' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LobelCerdito.jpg

martes, 13 de octubre de 2009

Historias de animales humanizados


Hay dos formas básicas de contar una historia con animales humanizados. Una, la de las fábulas, donde los animales se comportan conforme a lo que básicamente parecen: el zorro es astuto, la serpiente sinuosa, la liebre atolondrada y el gallo un cantamañanas, por ejemplo. Otra, que pudo nacer y crecer en un mundo urbano donde muchos niños ya no estaban familiarizados con el mundo animal real, es la que ahora identificamos sobre todo con el mundo Disney, donde los elefantes vuelan, los osos son delicados, los grillos discretos y los cocodrilos afectuosos. Parte de los problemas de confección de algunas historias proceden de mezclar indebidamente los dos registros o, por parte del lector o espectador, algunas dificultades de recepción proceden de aplicar uno cuando debíamos usar el otro.

Teniendo esto en la cabeza uno se puede acercar a El cerdito, una magnífica y divertida historia ilustrada de Arnold Lobel, cuyo protagonista es un cerdito que vive feliz en la granja y, sobre todo, disfruta en su pocilga. Cuando la esposa del granjero decide limpiar toda la granja, y como quiere mucho al cerdito eso incluye suprimir su pocilga, el cerdito se enfada y se marcha. En su búsqueda de un buen lodazal donde retozar a gusto, pasa por una charca que ya tiene sus ocupantes, un almacén de chatarra en el que no hay un buen lodazal, y la ciudad donde sí encuentra uno que al final no es lo que parece.

Ahora, dejando al margen otras consideraciones y fijándonos sólo en el relato como tal, pregunta: ¿intenta el autor plasmar algún rasgo de la condición humana en el comportamiento del cerdito? Mi respuesta: básicamente no, porque en su historia el cerdito es cerdito y se comporta como tal, mientras que la ironía se dirige contra los hombres que se comportan tontamente, como ningún animal lo haría. Por tanto, no es una más de las Fábulas del autor, ni tampoco un relato de animales humanizados como Sapo y Sepo, sino una historia que podríamos llamar «realista».

Arnold Lobel. El cerdito (Small Pig, 1969). Sevilla: Kalandraka, 2009; 72 pp.; trad. de Xosé M. González Barreiro; ISBN: 978-84-96388-93-2.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo