Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Estatuas que cobran vida' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FletcherCorPied.jpg

jueves, 5 de noviembre de 2009

Estatuas que cobran vida


Un amigo londinense me recomendó este verano, entre otras novelas, Corazón de piedra, de Charlie Fletcher. La empecé con interés, porque la idea de partida es excelente, pero la terminé leyendo en diagonal, cosa que también hice con su continuación, Mano de Hierro, y que ya no me planteé hacer con la tercera parte, Lengua de Plata, que acaba de salir en castellano.

En el centro de Londres hay un mundo paralelo en el que cobran vida las estatuas. George Chapman, de doce años, entra en él cuando, después de romper de un puñetazo una pequeña cabeza de dragón en el exterior del Museo de Historia Natural, despierta un antiguo poder y se ve perseguido por la talla de un pterodáctilo. Cuando huye le ayudan el Artillero, la estatua de un soldado de la primera Guerra Mundial que desciende de un monumento a los Caídos, y una chica de su misma edad, Edie, que resulta ser un «vislumbre», una persona con la capacidad de ver la vida que se oculta tras las piedras. A partir de ahí, todo son carreras por Londres en medio de la lucha entre las estatuas de rasgos humanos o vitratos, y las estatuas de seres extraños o máculas, repetidos salvamentos de unos a otros en el último momento y discusiones entre todos para intentar comprender por qué han llegado allí y cómo salir de los sucesivos atascos.

En su género y con sus rasgos propios, son novelas bien escritas y bien construidas. La personalidad de los protagonistas evoluciona y no son demasiado caricaturescos, aunque también es cierto que muy raro sería no sufrir continuos sobresaltos con la de cosas tan raras que les ocurren. Muchos pasos del argumento no son predecibles porque los personajes de fantasía que ha creado el autor son originales y sus actuaciones también lo son. A favor hay que decir que, seguramente, muchos chicos que ya conozcan Londres, y algunos visitantes que conozcan las novelas, gracias a ellas mirarán su ciudad de otra manera y serán más conscientes de la historia que se oculta tras las estatuas. También las pueden disfrutar quienes sean aficionados a los thriller donde hay persecuciones y amenazas continuas, pero la verdad es que muchísimas escenas están narradas y pensadas para ser filmadas y no para ser leídas. Al menos para un lector como yo esto es un gran lastre, mayor todavía que la poca credibilidad de unos personajes humanos situados en medio de una acción tan desmadrada, y mayor también que la gran arbitrariedad del mundo fantasioso que crea el autor.

Charlie Fletcher. Corazón de piedra (Stone Heart, 2006), Mano de hierro (Iron Hand, 2007), Lengua de plata (Silvertongue, 2008). Barcelona: Ediciones B, 2008, 2009 y 2009; 332, 329 y 384 pp.; col. La Escritura Desatada; trad. de Irene Saslavsky; ISBN: 978-84-666-3618-6, 978-84-666-3619-3, 978-84-666-3620-9.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo