Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Inducir sentimientos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
TrigoJasid.jpg

martes, 8 de diciembre de 2009

Inducir sentimientos


C. S. Lewis
pensaba que, durante su niñez, sus creencias religiosas no se habían desarrollado adecuadamente debido a que le insistían en que debía tener determinados sentimientos respecto a Dios y a Jesucristo, y, como los sentimientos no se pueden forzar, ese modo de presentarle vinculadas la reverencia y la obligación fue contraproducente. Con esa experiencia en la mente compuso las Crónicas de Narniasuponía que, si los niños llegaban a querer y admirar a Aslan por sí mismo, tendrían más fácil el camino para luego amar y admirar a Jesucristo. Opinaba que, tal vez así, sus sentimientos se verían menos inhibidos por las deficiencias que inevitablemente notarían cuando se les transmitieran las enseñanzas cristianas.

Esa misma intención, de provocar sentimientos afectuosos hacia Jesucristo, María y José, tienen algunos relatos navideños como, recientemente, La historia de Jasid, de Tomás Trigo. En este caso el narrador es Jasid, un perro muy joven, con mucho que aprender todavía, que regalan a José antes de que nazca Jesucristo y que, por tanto, vivirá todos los acontecimientos que seguirán. La historia cumple sus propósitos iniciales pero se sostiene bien por sí misma porque Jasid tiene personalidad propia, cuenta bien las cosas, hace comentarios chispeantes y también se suceden incidentes graciosos.

Tomás Trigo. La historia de Jasid (2009). Madrid: Palabra, 2009; 160 pp.; col. Libros Ilustrados; ilust. de Mar Ballesteros; ISBN: 978-84-9840-269-8.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo