Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La gente que nos salva' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

sábado, 9 de enero de 2010

La gente que nos salva


The Apostle and the Wild Ducks and other essays
fue una de las recopilaciones de textos de Chesterton que, años después de su muerte, preparó su secretaria Dorothy Collins. Son cuarenta y tres artículos, que fueron publicados en distintos medios entre 1901 y 1936, y que se presentan distribuidos en cinco partes bien definidas. La primera, «In General», son catorce sobre asuntos culturales y sociales; «Here and There», once sobre viajes; «The Making of History», siete sobre la historia y los historiadores de su país; la cuarta, «On Literature», son diez. Y la última, «On Reflexion», se titula «What is Right with the World?»: es una explicación sobre el título de su libro Lo qué está mal en el mundo  y un desarrollo de la idea de que, mientras que la posición común progresista es que vivimos en un mal mundo que ciertamente irá a mejor (aunque sorprendentemente también sostenga que las vidas humanas terminarán en nada), la posición de Chesterton es que ciertamente vivimos en un buen mundo, incluso aunque empeore (además de que haya un más allá en el que todo será bueno).

En el primer bloque, «The Winter Feast» es un excepcional artículo sobre la corrupción comercial de la Navidad y sobre la incorporación de antiguos rituales paganos a las festividades cristianas. En «On Manners» se señala que tener malos modales y no tener modales no es lo mismo, igual que no es igual decir que un hombre no tiene vino o que tiene mal vino, y se concluye que mientras la gente sin educación puede no tener modales, muchos que se llaman educados tienen malos modales. «Public Monuments» es un comentario a esas estatuas en memoria de alguien que hacen pensar que es más devastadora la construcción que la destrucción, y una inteligente observación acerca del efecto emocional de algo: si un hombre corta un árbol y fabrica un mástil podremos calificarlo como destructivo o constructivo según si deseamos un bosque o hacer un viaje en barco.

Vuelve al tema en un artículo de la segunda parte, «Statues», donde, a propósito de algunas estatuas de políticos prominentes del pasado, señala que determinadas cosas no pueden nunca ser moldeadas en estatuas pues el arte de los escultores puede expresar ideas eternas pero no a políticos cuya principal habilidad fue la de ser acróbatas. «The Apostle and the Wild Ducks» habla de la necesidad de aprender a mirar alrededor, a propósito de una visita que hizo a una iglesia medieval. En «The Blindness of the Sightseer» señala que la forma moderna de viajar presenta las cosas fuera de su entorno y como prodigios valiosos por sí mismos, pero hay una diferencia esencial entre ver una vista como un ejemplo de su entorno y ver una vista como una excepción a su entorno: juzgar Italia por la torre de Pisa es como juzgar a la raza humana por la mujer barbuda del circo.

De la tercera parte se pueden destacar «A Theory of Tyrants», sobre que la marca esencial de la tiranía es su novedad pues un nuevo tirano es siempre un traidor y nunca llevará el uniforme del viejo tirano; y «On Anecdote of Persecution» donde comenta un incidente medieval y subraya que «los pecados del intolerante son rara vez considerados de modo tolerante». De los artículos del cuarto bloque, en otros lugares está publicado el texto de «Jane Austen's Juvenilia»: en Maestro de Ceremonias y como prólogo en el mismo libro. «Literature of Information» señala que quizás el interés de tantísima gente por la prensa que informa de curiosidades científicas e históricas es, simplemente, «la infantil e indiscriminada curiosidad de una gente aún joven que está entrando en la historia por primera vez». En «The Words of Strong Poetry» se dice que la nueva poesía califica determinados modos de decir como pomposos y otros como naturales pero, en realidad, esos que llama naturales son en realidad «conversacionales», y conversacional significa convencional —no hay más que pensar en que el argot es la forma más convencional de hablar— pero no es un modo expresivo como el de la poesía: «la forma común de hablar no es el modo por el que los hombres expresan sus emociones sino sólo el modo en el que no logran expresarlas».

Un artículo que figura en la primera parte, escrito después de la primera Guerra Mundial, «The English Spirit and the Flea», contiene un elogio del valor del inglés común (igual al que Tolkien atribuyó a los hobbits, como desarrollo un poco en Atractivo e influencia de las novelas de aventuras). Chesterton lo describe como una especie de distante optimismo, el mismo que se revela en la frase popular de que «en algún sitio el sol está brillando», y dice: «la Batalla de Waterloo no se ganó en los campos de juego de Eton [famosa frase del duque de Wellington], sino que la ganó la basura de la tierra. Y hoy también nos salva la gente que no hemos sabido educar, que no hemos sabido gobernar, aquellos a quienes no hemos sabido darles tierra o religión y que a duras penas hemos evitado que mueran de hambre. Es esa gente la que, cuando llega la hora del trabajo y del sufrimiento, da la nota que más se necesita y que más inesperada es: la nota de la frivolidad. Y fueron ellos, más que sus superiores en la sociedad, quienes vieron los cielos llenos de fuego y pensaron que era poco más que una picadura de mosca».

Notas en las que aparecen referencias a este libro: Una fiesta familiar.

G. K. Chesterton. The Apostle and the Wild Ducks and other essays, 1952.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo