Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Aslan y Tash' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LewisSiDiosNo.jpg

domingo, 9 de mayo de 2010

Aslan y Tash


Si Dios no escuchase
es un libro muy personal de C. S. Lewis, que fue publicado póstumamente, y que se compone de veintidós cartas que son respuestas personales del autor a un amigo. En ellas no intenta dar explicaciones teológicas completas sino hablar de distintos aspectos de su relación con Dios: de su participación en la liturgia, de su modo de rezar, de su creencia en el Purgatorio, etc. Cuando Lewis entregó el manuscrito a su secretario, Walter Hooper, estaba ya muy enfermo y le indicó que, si alguien decía que se contenía en él algo incorrecto, que le dijese que siempre había intentado ser fiel a Jesucristo tal como se decía en La última batalla de un personaje llamado Emeth.

Recuerdo la escena: cuando Emeth, un joven guerrero calormeno que combatió lealmente por Tash, cuenta su encuentro con Aslan más allá de la muerte, explica que intentó excusarse ante él por haber servido a Tash (el dios-demonio de los calormenos) , y Aslan le replicó: «Hijo, todos los servicios que has hecho a Tash los cuento como servicios hechos a mí». Ante lo cual, Emeth dice que le interrogó:

—«“Señor, ¿es entonces cierto, como dijo el simio, que vos y Tash sois uno y el mismo?” El León emitió un gruñido tal que tembló la tierra, aunque no iba su cólera dirigida contra mí, y dijo: “Es falso. No porque seamos uno, sino porque somos opuestos, tomo a mi favor los servicios que a él le has hecho. Y es que él y yo somos de tan diferente especie que ninguna vileza puede hacérseme, así como a él no puede hacérsele nada que no sea precisamente una vileza. Por tanto, si cualquier hombre jura fidelidad a Tash y le es en efecto fiel, su juramento es en mi nombre y seré yo quien le recompense su fidelidad. Y si cualquier hombre comete una crueldad en mi nombre, entonces, aunque diga hacerlo en nombre de Aslan, es a Tash a quien sirve, y es Tash quien acepta sus actos. ¿Vas entendiendo hijo?”».

C. S. Lewis. Si Dios no escuchase. Cartas a Malcolm (Prayers. Letters to Malcolm, 1963). Madrid: Rialp, 2004, 2ª impr.; 144 pp.; col. literaria; trad. de José Luis del Barco; ISBN: 84-321-3350-7.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo