Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Viejas historias renovadas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
TortillaSopaNada.jpg

lunes, 14 de junio de 2010

Viejas historias renovadas


Es frecuente que, cada poco, veamos en los escaparates nuevas versiones de viejas historias, que así pueden volver a llegar a las generaciones actuales de lectores con un lenguaje renovado.

Un ejemplo es La tortilla corredora, de Laura Herrera y Scarlet Narciso, recreación chilena de The Gingerbread Man, un cuento popular que, hasta el momento, había citado en esta página en una versión clásica como ¡Corre, corre panecillo!, de Andréi Dúguin y Olga Dúguina y Arnica Esterl, y en una posmoderna como El apestoso hombre queso, de Lane Smith y Jon Scieszka.

Otro es Sopa de nada, de Darabuc y Rashin Kheiriyeh, nueva versión de Stone Soup, o Sopa de piedras, de la que hay en la página un álbum del mismo título firmado por Marcia Brown.

En La tortilla corredora una tortilla escapa primero de unos niños que la quieren comer y de distintos animales que se cruzan con ella después. En Sopa de nada dos pícaros animales, María Zorruna y Juan Gato, llegan a un palacio donde piden comida y se las ingenian para que su avaro dueño, Juan Rata, comparta con ellos una sabrosa sopa hecha con... nada.

Ambas historias comparten varias cosas: que giran en torno a la comida, que sus protagonistas son pícaros, que su rasgo estructural principal es el de repetir lo anterior e incorporar nuevo vocabulario en cada paso del argumento, que son historias sonoras para leer en alto y, en muchos casos, para ser compartidas entre adultos y niños.

La tortilla corredora es un álbum más sencillo, tanto por el argumento como por las ilustraciones, coloristas y con personajes bien reconocibles. Sopa de nada es más rico de vocabulario y sus ilustraciones, basadas en técnicas de serigrafía o imprimación y en colages que crean efectos de relieve, son menos llamativas y requieren más atención: porque tienen poco colorido (como corresponde, por otra parte, a una sopa de nada) y por el tipo de representación con figuras planas.

Scarlet Narciso. La tortilla corredora (2010). Texto de Laura Herrera. Barcelona: Ekaré, 2010; 36 pp.; col. Hojas sueltas; ISBN: 978-84-937212-1-3.
Rashin Kheiriyeh. Sopa de nada (2010). Texto de Darabuc. Pontevedra: OQO, 2010; 36 pp.; ISBN: 978-84-9871-225-4.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo