Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Rejas en la cabeza' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
CescoCaballo.jpg

miércoles, 16 de junio de 2010

Rejas en la cabeza


Años atrás leí varios libros de Federica de Cesco. De todos ellos seleccioné, para Bienvenidos a la Fiesta (libro) Bajo el viento de la Camarga, un relato antiguo que me pareció que tenía autenticidad. Esto es lo que, a mi modo de ver, no hay en El niño que soñaba con un caballo, un relato recientemente publicado en castellano.

Feria de Abril en Sevilla. Felipe, doce años, desea un caballo a toda costa y le gusta dibujar caballos. Un día ve, montada en un caballo como el de sus dibujos, a una niña de once años, gitana (sin él saber que lo es: algo que parece raro en un chico sevillano), que se llama Alba, y charla con ella. Más tarde, cuando un amigo le dice a Felipe que los gitanos venden caballos, pide a su padre que se lo compre. Su padre, un hombre iracundo, al principio no quiere pero, al fin, accede, para encontrarse con que ni Alba ni su madre quieren vender el caballo.

La historia tiene tensión, está bien retratado el sufrimiento de Pablo por el alejamiento de su madre y por el nuevo noviazgo de su padre, y algunos toques ambientales suenan correctos. Pero están muy marcados los trazos caricaturescos de los personajes cuyos comportamientos se desean criticar, y resulta muy obvia la intención de combatir los tópicos antigitanos —aunque al presentar a los gitanos como seres excepcionales y no como gente normal me parece que se logra el efecto contrario—. Además, debo confesar que no llevo bien los consejos a lo Paulo Coehlo que da la madre gitana, Reyes, a Felipe. Una vez le dice: «Estás en la encrucijada de un camino. Atiende la llamada de tu corazón y encontrarás la senda correcta». Otra, más adelante, insiste: «Quien obedece los mandamientos de su corazón, con toda seguridad no se aleja nunca del camino de la justicia». También chirría mucho la clarividencia de Luna: «tienes que quitarte las rejas de la cabeza», le dice a Felipe, «sólo si amas la tierra como a tu verdadera madre y consideras a los animales y a las plantas sus hijos, serás un gitano y te sentirás libre toda tu vida». Demasiado para mí.

Federica de Cesco. El niño que soñaba con un caballo (Der Schicksalsritt, 2006). Madrid: Siruela, 2010; 189 pp.; col. ; trad. de Ángeles Camargo; ISBN: 978-84-9841-364-9.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo