Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Mentiras públicas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 11 de julio de 2010

Mentiras públicas


Algunos escolios de Nicolás Gómez Dávila sobre cuestiones políticas.

Sobre la vida política en general:

—«La política sabia es el arte de vigorizar la sociedad y de debilitar el Estado».

—«La política no es el arte de imponer las mejores soluciones sino de estorbar las peores».

—«La regla de oro en política está en no hacer sino cambios mínimos y en hacerlos con la mayor lentitud posible».

—«En el actual panorama político ningún partido está más cerca que otros de la verdad.
Simplemente hay unos que están más lejos».

Sobre las políticas de igualdad:

—«Desigualdad e igualdad son tesis que conviene defender alternativamente, a contrapelo del juicio social que impere».

—«La desigualdad injusta no se cura con igualdad, sino con desigualdad justa».

Sobre los estados modernos:

—«El Estado moderno fabrica las opiniones que recoge después respetuosamente con el nombre de opinión pública».

—«La divulgación irrestricta de noticias, impuesta por los medios de comunicación de masas, ha exigido que la mentira pública asuma, en el Estado, la función tradicional del secreto».

—«La mayoría de las tareas que el gobernante típico de este siglo se cree obligado a asumir no son más que abusos de poder».

—«El Estado moderno realizará su esencia cuando la policía, como Dios, presencie todos los actos del hombre».

Sobre situaciones de crisis:

—«El pueblo no se rebela nunca contra el despotismo sino contra la mala alimentación».

—«Mientras más graves sean los problemas, mayor es el número de ineptos que la democracia llama a resolverlos».

—«Nada más peligroso que resolver problemas transitorios con soluciones permanentes».

—«Mientras más complejas sean las funciones que el Estado asume, la suerte del ciudadano depende de funcionarios crecientemente subalternos».

—«Hoy no presenciamos una crisis sino velamos su cadáver».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo