Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un relato deslucido' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
DohertyAbela.jpg

jueves, 14 de octubre de 2010

Un relato deslucido


Abela entre dos mundos,
de Berlie Doherty, es un relato intenso, que sin embargo se ve deslucido por algunos toques de poca verosimilitud narrativa, entre los que se cuentan algunas puntadas anticatólicas que son innecesarias para lo que se cuenta. Igual que otros libros que ya conocía de la autora, este tiene personajes bien caracterizados y está estructurado alternando puntos de vista de distintos actores del drama.

En Sheffield vive Rosa, de unos trece años, con su madre: aunque teme la llegada de una hermana o hermano adoptivo, como su madre le anuncia, le dan a ella la última palabra en la cuestión. Abela, de unos diez años, vive al principio en Tanzania, la envían luego a Inglaterra de una manera extraña, y pasa por varios lugares no muy acogedores antes de acabar en casa de Rosa. Todo se narra o en primera persona o en tercera persona pero desde dentro de Rosa y Abela.

Lo mejor es lo bien que se describen los ambientes y personajes ingleses, así como las circunstancias que rodean el proceso de adopción de un niño. Luego, sin duda, tiene mucho gancho el personaje de Abela, una niña valiente, y su historia es conmovedora. Pero, como ya dije en Filtros mentales europeos, no puedo evitar la desconfianza cuando un escritor occidental me cuenta lo que piensa y siente un niño africano (o, en general, de una cultura tan distinta de la suya). También chirrían algunas afirmaciones literaturizadas en boca de personajes niños, por ejemplo, cuando Abela dice cosas como que «puedo correr bajo el sol inclemente de África. Mis pies pertenecen a la tierra, forman parte de ella».

Y, en relación al sesgo que apunto arriba, lo más destacado es que resultan injustos y no están justificados por las necesidades del relato, los acentos del capítulo inicial sobre un sacerdote que dice misa en el poblado de Abela: es como si se quisiera provocar rechazo hacia su figura y hacia lo que hace. 

Berlie Doherty. Abela entre dos mundos (Abela, The Girl Who Saw Lions, 2007). Barcelona: Salamandra, 2010; 192 pp.; trad. de Máximo González Lavarello; ISBN: 978-84-9838-285-3.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo