Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Huellas de danza' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 24 de octubre de 2010

Huellas de danza


Algunos escolios de Gómez Dávila sobre Dios, la Providencia, la fe y la incredulidad.

Sobre Dios:

—«No hablo de Dios para convertir a nadie, sino porque es el único tema del cual valga la pena hablar».

—«Ni quien describe la condición humana necesita aludir a Dios, ni quien la interpreta puede omitirlo».

—«Dios no está en el mundo como una roca en un paisaje tangible, sino como la nostalgia en un paisaje pintado».

—«Dios es esa sensación inanalizable de seguridad a nuestra espalda».

—«Todo fin diferente de Dios nos deshonra».

Sobre la Providencia:

—«El historiador norteamericano no puede escribir historia sin lamentar que la Providencia no lo consultara previamente».

—«Las huellas de la Providencia en la historia no son huellas de viaje, sino de danza».

—«La ironía de los hechos ilustra mejor que el principio de finalidad las intromisiones de la Providencia».

—«“Necesariamente” es el adverbio más petulante en boca humana».

—«El providencialista olvida que el pecado barajó los naipes».

Sobre creer en Dios:

—«Lo importante no es creer en Dios, sino que Dios exista».

—«Hay que creer en Dios para poderles atribuir importancia a las cosas».

—«A Dios no se llega en toda época por el mismo camino».

—«Ciertas gesticulaciones sólo parecen grotescas al eunuco, así como ciertas otras sólo parecen grotescas al incrédulo».

Sobre el ateísmo:

—«El ateo nunca le perdona a Dios su inexistencia».

—«El ateo se consagra menos a verificar la inexistencia de Dios que prohibirle que exista».

—«El ateísmo auténtico es una página blanca; el ateísmo gnóstico esconde un texto escrito con tinta simpática».

—«Abundan los que se creen enemigos de Dios y sólo alcanzan a serlo del sacristán».

—«El máximo error moderno no es anunciar que Dios murió, sino creer que el diablo ha muerto».

—«La muerte de Dios es noticia dada por el diablo que sabe sumamente bien que la noticia es falsa».

—«Lo que acontece en tiempos de incredulidad no es que los problemas religiosos parezcan absurdos, sino que no parecen problemas».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo