Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Ingenuidad y mezquindad' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
StuparichEscuelaT.jpg

viernes, 10 de diciembre de 2010

Ingenuidad y mezquindad


Es frecuente que decepcione un segundo libro de un autor cuando el primero lo leíste como un bombazo. Es lo que me ha pasado con Un año de escuela en Trieste, de Giani Stuparich, después del gran impacto que me produjo La isla.

El relato cuenta lo que anuncia el título, un curso escolar, el último antes de ir a la universidad, marcado por la presencia de una única chica que se ha incorporado nueva ese año. Esto provoca que muchos chicos cambien de conducta, buscando agradar a la chica que, aunque intenta ser una más, ve que no es posible; al final se lamentará de que sus compañeros la hayan «obligado a seguir siendo mujer».

El narrador simplemente presenta la cuestión y no hace juicios sobre la ingenuidad de la protagonista, ni sobre la mezquindad o el histerismo de otros personajes. Me atrevo a decir que muchos autores de hoy no serían tan honrados y buscarían dirigir mucho más las opiniones del lector. A mi juicio ahí está el principal mérito del relato, junto con ser una buena pintura de ambientes y personajes, a la vez tan distintos y tan iguales a los de otras novelas escolares.

Giani Stuparich. Un año de escuela en Trieste (Un ano di scuola, 1929). Barcelona: Minúscula, 2010; 94 pp.; col. Paisajes narrados; trad. de Francesc Miravitlles; ISBN: 978-84-95587-69-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo