Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un mensaje neto' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GopeguiMamaPaciencia.jpg

martes, 14 de diciembre de 2010

Un mensaje neto


El día que mamá perdió la paciencia,
de Belén Gopegui, es un libro con un mensaje directo de rechazo a determinadas figuras que, con frecuencia, las niñas admiran. La autora, que ha escrito el libro para su hija, igual que había escrito El balonazo para su hijo, tiene sobre todo la intención de ser clara: como cualquier padre o madre que desean hacerse comprender y no como un escritor que desea navegar sin mojarse mucho.

La historia cuenta que, un día, la madre de Mariú se levantó y dijo: «Me voy. Me habéis hecho perder la paciencia». Y como a Mariú siempre se le había dado bien encontrar cosas, intenta encontrar también la paciencia de su madre. Con ayuda de una extraña «princesa winx, witch y sirena», como ella misma le dice, Mariú entra en un mundo en el que termina encontrando las cosas que tienen que ver con la paciencia de su madre.

El libro está muy bien escrito. La narración tiene momentos con chispa pero, sobre todo, destaca por el estilo reflexivo de la protagonista, desde cuyo interior, en tercera persona, se cuenta todo. Ejemplo: Mariú desearía ser mayor pues, «si fuera mayor, podría poner una película sin pedir permiso. Pero como no lo era, tenía que preguntarle a su padre, y como su padre tenía que trabajar, no podía preguntárselo ahora». Un lío, vaya.

Belén Gopegui. El día que mamá perdió la paciencia (2009). Madrid: SM, 2009; 79 pp.; col. El Barco de Vapor; ilust. de Carlos Cubeiro; ISBN: 978-84-675-3974-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo